FANDOM


Recuerdo como si hubiese sido ayer cuando la conocí, eras tan hermosa, tan dulce como un caramelo de miel. Nos conocimos en la secundaria, solo éramos amigos desde en ese entonces, cada vez que te reías tus hermosos ojos también lo hacían, no sabes las sensaciones que atraías hacia mí, era como una inyección de heroína recorriendo cada parte de mi cuerpo. Salíamos en cada recreo, conversábamos sobre cualquier tema, cada vez que sentías hambre yo te compraba una que otra cosa en los kioscos de la escuela, te daba en el gusto en todo lo que me pedías para solo verte sonreír, pero, desde siempre me guardé lo que sentía por ti, nunca me atrevía a contarte nada, tenía miedo que me dejaras de lado tan solo por expresarte mis sentimientos, tenía miedo de no volver a ver tu sonrisa que hacía que me llegara a excitar hasta el borde de correrme y mojar mis boxers, tenía miedo de no volver a ver tu figura y curvas delante de mis ojos, tus curvas eran perfectas y hermosas, siempre cada noche que me acostaba a dormir te recordaba y me masturbaba pensando en lo mucho que te amaba y quería estar contigo. Aún tengo fe en que algún día te lo diré y estarás conmigo. Siempre esperé en decírtelo, siempre lo hice… Siempre…

Un día cuando salíamos de la escuela, por algún motivo no estabas en clase, ése día y como yo era el bicho raro del salón no hablaba con nadie, nadie me tomaba en cuenta, siempre me molestaban por algún motivo, siempre fui objeto de burla y nadie me tomaba en cuenta, pero, me importaba una mierda no hablar con nadie, no me interesa, la única en quien prestaba atención eras tú y solamente tú. No logré contactarme contigo ese día, estaba tan preocupado de no saber de ti, no sabes la angustia que sentía.

Por fin tengo noticias sobre ti, estabas enferma, hoy fui a verte, te llevé chocolates para que estuvieses feliz, me encanta verte sonreír, no entiendo como tal belleza existiese dentro y fuera de una mujer.

-       Perdona, tengo que ir al baño Susan.

Fui corriendo al baño, ¡Dios¡, estoy completamente mojado, mi líquido seminal está en toda mi ropa interior, estoy tan excitado que siento ansias y ganas de masturbarme ahora mismo en tu baño, lugar donde pones tus nalgas perfectas y exquisitas, que dan ganas de besarlas y acariciarlas muy dulce mente.

-       ¿Estás bien Dennis?

¡Mierda!, Susan me está llamando, tengo que acabar rápido para salir un poco menos excitado, estoy muy erecto.

-       ¡Salgo enseguida Susan!, ¡estoy bien!

Todo salió perfecto, mi ropa interior sigue mojada, pero eso no me impedirá estar con Susan.

Susan por fin regresó a la escuela, se veía tan hermosa como siempre, al entrar me mira y me saluda como todas las mañanas, pero, ella se queda mirando al bravucón del salón, al chico más popular de la clase y él la mira también, ¡mierda! Estoy furioso, siento una ira enorme al ver que éste imbécil la esté mirando tan detenidamente y no le quita los ojos de encima.

-       Dennis tengo algo que contarte.

-       Dime Susan, ¿Qué es lo que pasa?

-       Estoy saliendo con Albert y me siento muy emocionada al estar con él, es un chico muy apuesto y muy amable.

-       ¡¿Qué?! Pero como sales con tamaño imbécil, él es un bravucón de mierda, le pega a todo el mundo y es una horrible persona.

-       No digas eso, él es un chico muy amable, es solo que…

-       ¡¿Es solo que Susan?! Él es una mierda de persona, se aprovecha de todos, no respeta a nadie, no deberías salir con una persona así.

-       ¿Sabes qué?, no te haré caso, él para mi es el mejor y punto.

Me siento muy furioso, no sé qué es lo que puedo hacer, él es una mierda y no se merece una chica tan perfecta como lo es Susan, ella debería estar conmigo y no con él, ella no se merece a tal mandril a su lado, no se lo merece.

-       ¡Hazte a un lado estorbo!

Albert, me empuja y caigo de espaldas contra el piso.

-       La próxima vez que te cruces en mi camino te aplastaré como a un bicho, ¿Lo oíste?

-       No seré pisoteado por ti ¡Hijo de puta!

Albert se voltea y me da una paliza, no tienes idea de con quién te estás metiendo hijo de perra, no tienes idea.

Regreso a casa todo mal herido, mi madre me pregunta qué fue lo que me pasó, yo le dije que nada y me fui a encerrar en mi cuarto en lo único que pienso es en lo que me dijo Susan, no puedo creerlo, no puedo creer que tal belleza se fuese a fijar en un maldito idiota que no vale nada y que se aprovecha de los demás.

DÍA UNO:

Estoy preparando todo lo necesario para mi venganza, solo necesito recolectar los materiales necesarios para poder cumplir mi misión y así terminar con todo esto.

DÍA 2:

Hoy no iré a clases, esperaré a que mamá se valla al trabajo y me quedaré solo en casa para preparar todo sólo necesito lo siguiente:

LISTA:

-       Cuchillo.

-       Cierra.

-       Soga.

-       Destapador de vino.

-       Bolsa de basura.

-       Martillo.

DÍA 3:

Por fin logro reunir los utensilios, estoy tan emocionado por el festival que se armará dentro de muy poco, es genial, por fin me desharé de éste perro mal nacido que tiene a Susan entre sus brazos, pero, ya no será tuya infeliz, ahora será mía, toda mía, después de que tú maldita existencia desaparezca.

He recibido llamadas de parte de Susan preguntando el porqué, no he ido a clases últimamente y yo solo escondiendo la ira al hablar le contesto y le digo que solo estoy enfermo y que no podré asistir dentro de los próximos días y que no se preocupara, es estoy bien.

DÍA 4:

Por fin ha llegado el tan esperado día en que esa basura desaparezca, hoy fui a la escuela sólo para ver a Susan, pero, la vi con ese maldito asno y se estaban besando, mi odio se acrecentó cada vez más, pero, debí contenerme hasta que sea la hora.

Al salir de la escuela me fui detrás de ellos como si fuese un espía, cada beso, cada caricia, cada mirada, cada tocada en el trasero hacia Susan me enfurecía más y más.

Llegó el momento en que ellos dos se separaron para irse a sus propios hogares, éramos él, yo y mis juguetes de tortura para él. Ya era de noche y no se veía nada, solo lo veía a él, decidí adelantarme para poder observarlo y golpearlo, me escondí detrás de un arbusto gigantesco, esperé a que pasara por delante de mí y lo golpee con el martillo en la cabeza, ya era tarde y no había ninguna alma en pena por la cuadra, sabía la existencia de una casa abandonada en el sector y arrastré el cuerpo cuidando de que no derramara sangre en el piso para no dejar rastros del acto.

Llegué a la casa abandonada, lo senté en una silla y lo amarré, lo miré con desprecio, lo escupí, de pronto, abrió los ojos y me miró.

-       ¿Qué diablos hago aquí? Y ¿Qué mierda me has hecho maldito bicho raro?

-       ¿Bicho raro dices?, ¡no eres más que un hijo de puta, no te mereces a Susan!

-       Aaaaah, así que por ella estás haciendo esto, ¿no es así?, pues déjame decirte que ella jamás se fijaría en un bastardo como tú, eres horrendo, nadie te quiere y nadie te querrá, además, ¿Sabes qué? No tienes idea de lo puta que es en la cama, no sabes lo bien que lo hac…

-       ¡Cállate bastardo!

Lo golpee con el martillo una y otra vez, hasta dejar su cráneo irreconocible.

-       ¡No eres más que una maldita basura!

Lo escupí.

Comenzó el trabajo, empecé con el cuchillo a cortar las extremidades, le abrí el tórax, corté los pulmones, el hígado, saqué el corazón y lo acuchillé cuantas veces quise, era un festín de sangre y tipas por doquier, fue hermoso, jamás pensé sentirme así de complacido, me excita ver tanta sangre, creo que me corrí ahí mismo. Seguí con las piernas y brazos.

-       ¡Mierda!, el cuchillo ya no funciona, utilizaré la cierra.

Corté los brazos y las piernas, sentí como los huesos crujían con cada corte, era algo indescriptiblemente hermoso y placentero.

Por fin terminé el trabajo y era hora de dejar la mierda de cuerpo en la bolsa de basura, fui a un barranco que quedaba muy cerca de allí y lo tiré. Por suerte traje de ropa de cambio y me bañé en el río esa noche para pasar desapercibido, mamá pensó que estaba durmiendo esa noche. Es hora de regresar a casa.

Al día siguiente regresé a la escuela y todo resultó normal… Como lo esperaba.

Me senté junto a Susan y me dijo:

-       Tienes cara de estar cansado Dennis.

-       Sí, es que me quedé despierto hasta tarde haciendo un proyecto.

-       Mmmmm… Bueno, hoy no vino Albert, estoy preocupada.

Otra vez ése maldito Albert, ni aún muerto me sigue fastidiando de alguna u otra puta manera.

-       Tranquila, debe estar bien, quizás se enfermó u algo por el estilo, no te preocupes.

De pronto entró al salón de golpe un compañero de nuestra clase.

-       ¡Chicos!, encontraron el cuerpo de Albert descuartizado esta mañana en un barranco.

¡Mierda!, lo descubrieron, tranquilo, nadie sabrá que fui yo, no hay pruebas, el crimen fue perfecto, no hay nada que pueda impedir de que Susan y yo podamos estar juntos, nada ni nadie podrá impedirlo… ¡NADIE!

TRES DÍAS DESPUÉS…

Susan aún sigue llorando por ese bastardo, he tratado de que olvide a Albert, pero, se me hace imposible, ese maldito mal parido hijo de perra sigue en la mente de Susan.

-       Susan, ¿Qué tal si después de clases nos vamos a charlar por allí?

-       Gracias Dennis, pero, no tengo mucho ánimo de salir, debes comprenderme.

Esto se me hace cada vez más difícil, no sabes la cuanto anhelo entregarte todo mi amor, amarte por siempre y hacer que mi semen logre encubar un hijo nuestro, ser felices por el resto de nuestras vidas.

-       Vamos Susan, solo será por un rato, no saldremos toda la tarde, solo iremos a un lago.

-       Está bien Dennis, tal vez me hace falta una salida…

Perfecto, por fin tendré una cita con Susan, por fin le haré saber que la amo y que estoy dispuesto hacer todo para que sea mía. Vamos de camino al lago, hay un silencio incómodo… ¡Demonios!

-       Y… ¿Qué tal te has sentido con respecto a lo de Albert?

-       Estoy horrorosamente mal, le tenía un gran cariño, era un gran chico y me hacía feliz…

¿Ésa basura te hacía feliz?, por la mierda que estás mal mujer.

-       Y… ¿No has pensado en que alguien más te pueda hacer feliz Susan?

-       No digas eso, no lo creo y tampoco quiero a alguien más en mi vida que no sea él.

Traté de acercarme para besarla y tocarle los senos, mierda estoy ansioso.

-       ¿Qué demonios estás haciendo?, ¡Déjame!, ¡suéltame!   

-       Sólo quiero darte amor, amada mía, ¡déjame quererte!

-       ¡No, déjame en paz maldito enfermo!

-       ¿Maldito enfermo?... ¡¿Maldito enfermo me has dicho?! ¡¿Sabes cuantas veces me he imaginado estar contigo?! ¡¿Tienes idea de cuánto he idealizado nuestra vida?! ¡¿Sabes cuantas noches me he masturbado pensando en tu perfecto cuerpo y hermoso rostro?! ¡¿Lo sabes?!

-       ¡Estás enfermo, jamás querría estar contigo!, ¡No eres más que un enfermo!

-       ¡Entonces si no estás conmigo, no estarás con nadie más! ¡Maldita puta!

Es en ese entonces en el cuándo decidí agarrar una roca gigante y comencé a partírsela en el rostro, hasta que Susan dejara de respirar, cayó sin vida en el pasto del lago, vi su cuerpo inerte y perfecto tirado ahí, ¡Mierda!, me vino una erección y comencé a eyacular nuevamente, miré por el sector por si había alguien, fui desnudándola y su cuerpo pareciera que fuese tallado a mano.

-       ¡Demonios!, es perfecta, voy a follarte maldita puta.

Eyaculé una y mil veces dentro de ella, fue grandioso…

Reporte de un diario local

Asesino violador anda suelto, su víctima fue  reconocida como Albert Thomsom estudiante de la secundaría Harryson. Se ha encontrado muerta una víctima más de éste tipo, su nombre es Susan West, que fue asesinada por piedrazos múltiples en su rostro y cabeza, además de ser violada múltiples veces por el asesino.

Se recomienda, que tengan mucho cuidado con él, está fugitivo de la policía. Su nombre es Dennis Clemson, se presume que es un estudiante de secundaria donde mismo provenían las víctimas, tiene 18 años y su familia también está dispuesto a encontrarlo. Posee un desorden mental severo. Si usted lo ha visto por favor contáctese al número de la policía: 911. Recuerde que es muy peligroso y reaccione con cautela.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.