Wiki Creepypasta
Advertisement
LimboP.jpg MORADOR DEL LIMBO
"Se estremece la tierra, ruge la espuma de los mares sobre las montañas, y el cielo arde en música de sombras y liras infernales"

Este es un descarriado del Limbo, penitente del Purgatorio con fecha de nacimiento en un guiño de ¡CreepyLooza! Abstente de la arena, que esto es más legal que tu jfa. Burló La Guillotina y a los Jueces del Infierno, así que cómete tu teclado.

“¿Habias oído de los rumores de esa sicaria super peligrosa?”

“ay, no de nuevo con tus datos horrendos, ¿puedes dejar de ver esos videos? Me pone los pelos de punta”

“¡no no! Este es muchísimo mejor, anda, déjame que te cuente”

“de todos modos me lo contaras, ya que…”

“bien, ¿has oído de…Jeff The Killer?”

“ah, es el tipo de ese horrible creepypasta”

“¿sabes que el tipo existe?”

“ah, ¿no? No no, es imposible”

“¡si! Esa sicaria que te mencione dice que existe”

“ah, no me digas, ¿esa sicaria también es un creepypasta?”

“bueno, si y no”

“¡ay no jodas! Solo me jodes”

“ no! Existe, dicen que tienes que buscar bien en la red profunda, saltando de pagina en pagina hasta encontrar la suya , mira”



“¿Nina The Killer? Que estúpido nombre”

“ella dice que se puso asi para llamar la atención de Jeff”

“¿Por qué? ¿esta enamorada o algo?”

“¡ni de coña! Lo odia, dice que quiere matarlo”

“¿y por que?”

“nadie sabe”

“esta historia se torna cada vez mas tonta, ¿Cómo quieres que te crea? Son solo cuentos de terror para dormir”

“tal vez, pero déjame que te cuente mas de esto”



24 de noviembre, 2014


Durante los últimos meses la estación de policía de chicago había estado hasta el cuello de casos, dos veces por semana se encontraban cadáveres nuevos, toques de queda fuertemente reforzados no había tardado en aparecer a la segunda semana, y las personas en la ciudad trancaban con doble llave sus puertas y ventanas, la ciudad se había sumergido en un gran caos desde que aparecieron los primeros cuerpos, apuñalados y destruidos en una plaza, una pareja iba de paso y al parecer alguien los ataco y asesino brutalmente, se encontró el hombre junto a la gran fuente y a la mujer a la salida del parque, seguramente en persecución.

Todos trabajaban en los casos pero el detective en jefe era David O’brain, quien desde hace 5 dias no había vuelto a casa a ver a su esposa y a su hijo, ¿Cómo hacerlo? Si casi a diario le venían con nuevas victimas, personas que no habían entendido el toque de queda o incluso…personas encontradas en sus casas.

- ¿Cómo se supone que encontremos un patrón si en cada asesinato es un desastre diferente? – David parecía fuera de sus cabales, había dormido solos una hora en las sillas de la sala de espera, su mente estaba cansada.

- el único patrón que tenemos es que mata con cuchillo, uno de cocina, por lo que encontramos en las heridas – explico uno de los policias, tenia su cara en el ultimo informe de la autopsia, que ni siquiera era de la ultima escena encontrada – eso y…las horribles sonrisas que les hace a las personas -

- este tipo es un jodido lunático, desmiembra, rebana y deja tripas por doquier – David recibió su café de una de las asesistentas, lo tomo y dio un largo trago, ese sabor amargo parecía su único consuelo y ancla a la cordura - ¿Cómo es que alguien tan lunático no deja ni una pista? ¿sudor, pelo, lo que sea? Ni siquiera un jodido testigo de improviso, es como una sombra – mientras mas hablaba David parecía mas molesto.

- un tipo con capucha blanca – una voz llamo su atención, al voltear, Erika Montez, otra detective que le ayudaba con el caso apareció con una carpeta amarilla – llegaron las imágenes de las cámaras de seguridad –

- ¿¡despues de que 12 personas murieran!? Me cago en los estúpidos… - vio que Erika le vio con reprimenda, hablaba de la alcaldía en si, debía mantenerse a raya cuando se referia a ellos, David solto un suspiro resignado y se acerco a Erika - ¿se vio un tipo con capucha blanca? –

- si, pero no es muy alentador – David empezó a pasar las hojas, pareciendo desesperado al percatarse que no había nada – no se ve la cara, su imagen…por alguna razón esta mas pixelada que el resto de la imagen y jamas logra verse su cara, solo se ve un tipo con capucha blanca, jeans negros, tenis, su cabello luce extraño, negro tal vez y largo, y en comparación con las victimas quizás mide 1.79m – explico Erika viendo la mirada desesperada de David, no podía entender como alguien asi se estaba burlando de ellos.

- ¿¡esto es una jodida broma!? ¿¡y por que hay saltos de tiempo en las cámaras!? – pregunto el detective alzando la carpeta.

- eso mismo les pregunte pero, dijeron que la cámara solo empezó a fallar – comento la mujer cruzándose de brazos.

- …. – David avento la carpeta contra la pared en un arranque de ira, cuando pensó que encontraría algo, no había nada, solo una mancha borrosa en el lente.

Erika suspiro mirando la figura estresada de David, no podía culparlo de sentirse asi, esta agotado, viendo tantos cadáveres, gente muerta, incluso…niños, David trabajaba para hacer la ciudad un lugar seguro para su familia, para la justicia de aquel sitio, y ahora no podía, sentía que estaba contra una pared, y ella también.

Se acerco acariciando el hombro del hombre mayor, que al sentir el tacto amable bajo un poco los hombros, suspiro pasando su mano por su cabello.

- será mejor que busquemos de nuevo entre las pruebas, y buscar gente que encaje con la descripción que tenemos – dijo el hombre inclinándose a tomar la carpeta.

- si – Erika asintió y se inclino a ayudarlo, pero de pronto un policía llego con una desagradable noticia.

- ¡David! ¡encontraron nuevos cadáveres! – hablo el policía.

- ¡Si Carlos no me digas! Ponlos con el montón – David ya parecía cansado de oír lo mismo.

- no, David, hay una sobreviviente – el detective volteo rápidamente, incrédulo de lo que escucho.

David estaba ahora en el hospital, tenia a un policía y una doctora a ambos costados, veía a través de la ventana a una niña en una camilla, tenia parte de la cara vendada, y estaba pegada a unos tubos, dormida y recién operada, a diferencia de su familia que había muerto de apuñalamiento, ella solo recibió apuñaladas en su hígado, el cual sufrio daño pero no tardo en regenerarse gracias a la atención medicada adecuada.

- ¿Cómo que estaban de campamento? ¿no escucharon el toque de queda? –

- no, son turistas, llegaron hoy de Inglaterra – explico la enfermera mirando con profundo dolor a la niña que luchaba por su vida.

- ¿y les parecio buena idea un campamento…? – se quejo el detective recibiendo el informe que habían hechos los policías de la escena del crimen.

- el señor y la señora Monic y Joel Hopkins llegaron esta mañana con sus hijos, Christian y Nina Hopkins, habían alquilado una casa rodante, eran unas vacaciones, al parecer iban a recorrer el país o algo pero…bueno – el policía explico lo sucedido mirando a la niña.

- entiendo, ¿todos fallecieron excepto ella? – pregunto David mirando al policía.

- el padre estaba vivo cuando los encontramos pero de camino murió desangrado – explico.

- ¿no estaban…? –

- no, había un guardabosque cerca, cuando escucho los gritos llamo rápido a la patrulla, no tardo en llegar ya que había una cerca patrullando y lo encontraron atacando a Nina – apunto a la niña – le había abierto la mitad de la cara –

- ¿y que vieron? – David parecía impaciente de escuchar una descripción.

- la misma capucha, no logramos atraparlo, el tipo escapo saltando por los arboles como un jodido animal, y perdimos el rastro rápido, como si se hubiera desvanecido en el aire – explico el policía.

- ¿cree que sobreviva? – David ahora se fijo en la doctora.

- esta estable ahora, pudimos cerrar las heridas y mantenerla estable…pero es difícil saber, recibió dos puñaladas en su hígado…bueno, una, la otra lo esquivo, y la segunda no fue demasiado profunda pero sigue siendo peligroso – explico la doctora.

- ¿Cuándo crees que sea apropiado que hable? – pregunto el detective.

- por ahora esta en recuperación, dele una semana, además, también es ver si puede hablar por la herida en su cara – dijo la doctora, David suspiro, no quería presionar a la niña, que había sido atacada y ahora era huérfana por un lunático.

La semana pasaría rápido, y para sorpresa de muchos, esa semana el ultimo ataque fue el de la familia Hopkins, David había estado reuniendo la misma información, pero velaba porque Nina sobreviviera la recuperación, y que pudiera decirle que sucedió.

La doctora le llamo un jueves, ya era diciembre y David esperaba resolver este problema antes de navidad, no solo por desear pasarlo con su familia, deseaba que todos en chicago disfrutaran con su familia.

El detective entro al cuarto, Nina estaba sentada, comiendo con ayuda de una enfermera como podía, aunque abria su boca lentamente por el dolor de la gran herida en su mejilla izquierda, la cual tenia una enorme gaza.

- Nina Hopkins, ¿cierto? – el detective se sento a su lado, la niña dejo de masticar, y miro al detective a su lado, David sintió un terrible escalofrio bajar por su espalda al ver los ojos de Nina, había una mirada muerta, pero llena de odio y rencor, no hacia él, hacia alguien mas.

- si… - su voz sonaba débil, y con su mano aparto la comida, ya no quería mas, la enfermera entendió y tomo todo para retirarse, una vez la mujer salio, David volvió la mirada a la niña, algo tenso por su mirada, no parecía la mirada de alguien de su edad.

- vienes de Londres, ¿verdad? – pregunto el detective abriendo una pequeña libreta.

- sabe quien soy, pregunte lo que va a preguntar y apresúrese a dejarme en paz – su voz, cortante como un cuchillo de carnicero, desvio la mirada a la ventana, David hizo una mueca, no esperaba su reacción.

- supuse que debes estar en shock todavía –

- shock no es la palabra con la que definiría como me siento – dijo sin mas - ¿quiere saber que paso verdad? –

- si puedes contarme lo que recuerdas – David incito a Nina a hablar con un tono calmado, Nina mantuvo silencio por breves segundos.

- …para ser honesta, nunca espere que esto parecía – explico – se supone que el no existe… -

- ¿Quién? ¿sabes quien mato a tu familia? –

- su nombre es Jeff…Jeffrery Wood, en las historias de internet dicen que solo es ficción pero…allí estaba, podría creer que es un imitador pero…pero sus ojos, su sonrisa macabra, su piel como caucho… - explico Nina, no miraba a David, pero parecía consternada – fue…fue tras ellos por mi culpa –

- Nina, no te culpes de esto, en el trascurso de un mes ha matado a 16 personas incluyendo tu familia -.

- pero el mismo lo dijo… - comento la niña – “tenía planeado matar a un viejo imbécil, pero cuando te vi hablando tan entusiasmada de mí, no podía no hacerlo” – imito su voz llena de locura, sosteniendo su mejilla, parecía a punto de ahogarse en lágrimas.

- Tranquila, Nina…dime que paso desde el principio – comento el detective mirándole con preocupación, tocando su hombro, la niña tembló y lo aparto suavemente.

- …recuerdo…papá había aparcado allí, era una zona de acampada, el guardabosque dijo que no podíamos entrar, que había toque de queda, papá había planeado estas vacaciones desde hace meses, así que le pago al guardabosque porque nos dejara estar, sin preguntar por qué toque de queda o que sucedía – Nina parecía con remordimiento al recordar eso – llegamos, nos instalamos y Chris estaba conmigo en una de las tiendas, yo…de nuevo estaba leyendo esas historias de terror que me gustaban…hablaban de un personaje que se llama Jeff The Killer –

- ¿es el que mencionaste antes? – pregunto David.

- si…me parecían entretenidas, como algo de que reír o disfrutar, Chris y yo la solíamos leer pero…luego escuchamos un sonido raro, un sonido que me recordaba a esas películas de terror, el sonido de un cuerpo apuñalado, y un grito ahogado… - Nina bajo la mirada recordando todo frescamente, de sus ojos empezaron a salir lágrimas.

- puedes detenerte si quieres… - vio a la niña negar, respiro profundo, apretando con fuerza las sabanas de su cama, podía ver sus manos golpeadas y con morados en una de sus muñecas. - me apresure a salir y vi a un chico, quizás…18 o 19, alto, en la oscuridad no podía ver su cara por su capucha y el cabello cubriendo su rostro, tenia unos jeans negros y una hoodie blanca, y…pude ver…a mi madre en el suelo, estaba desangrada, grite cubriendo la cara de Chris, para que no viese nada… mi padre salió, le grito y el tenia un bate en la mano, intento pelearle pero…ese chico era muy rápido, empezó a cortarlo a cada que mi padre arremetía contra él, escuche a mi padre gritarme que tomara a Chris y escapara, no quise pero…volvió a insistir y cargue a Chris, que ahora estaba llorando asustado, empecé a correr a la salida del campamento, pero…vi algo que me lo impido –

- ¿algo no te dejo salir del campamento? – pregunto David confuso, Nina asintió.

- había algo en la entrada como…arboles negros, secos, intente acercarme pero sus ramas crecieron como púas – Nina explico aquello y sus manos empezaron a temblar, David parecía confundido – de pronto escuche una risa y una voz tarareando una canción, recuerdo que Chris me dijo algo – se detuvo un segundo – dijo…es Jeff Nina, ese es Jeff – comento tocando su cara – por un momento no quise escuchar a Chris, era mentira, ¿verdad? El no…podía existir – dijo en voz baja, respiro y continuo contando – sabía que nos estaba siguiendo así que empecé a correr a través del borde del bosque, los arboles aparecían mediante corríamos y desaparecían cuando dejábamos el camino atrás – explico – podía escucharlo seguirnos, caminar pero se escuchaba tan cerca…entonces corriendo como pude me tropecé, era un tronco, me lastime el tobillo – David checo su pierna, tena un yeso en su pie concordando lo que explicaba.

- ¿allí el…? –

- le dije a Chris que corriera, porque ya no podía caminar, que escapara, Chris no parecía dejarme pero empezó a correr…mi alivio duro tan poco cuando…e-él apareció enfrente de Chris – de nuevo Nina tiembla, sosteniéndose sus hombros, su mirada se vuelve al frente, sus ojos llenos de lágrimas y rojos – l-lo…lo levanto del cuello y…abrió… -

- Nina, Nina…no tienes por qué contar eso…la autopsia mostro que abrió su estómago y decapito, tranquila, sabemos que paso… - Nina sollozaba en voz baja, asintió con dificultad.

- grite pero…nunca se detuvo, intente arrastrarme pero me sostuvo de la muñeca – dijo la chica – recuerdo que se subió sobre mi y me corto la cara, y esa risa…esa maldita risa no sale de mi cabeza – la niña empezó a golpear su cabeza con ambas manos, David se apresuro a sostenerla.

- hey hey, tranquila…tenemos lo necesario, dime, ¿vistes su cara? – Nina levanto la mirada rápido, mostrándose asustada y enojada.

- ¿¡su cara!? ¡Eso no era una cara! E-era…como una ventana a las peores pesadillas que se pueden tener – explico – sus ojos, eran como dos hoyos horribles, sin parpados, secos…y su sonrisa abierta, grande, asquerosa, su cara era blanca y quemada – dijo con los ojos llorosos.

Nina the killer (2021).jpg

- Nina, porfavor se coherente, nadie puede vivir sin parpados -.

- ¿¡le parece que miento porque soy una niña!? ¡no miento, jamás poder sacar esa mirada de mi cabeza! ¡es Jeff! ¡es Jeff! – entre gritos los enfermeros entraron y empezaron a calmar a Nina, sosteniéndola contra la cama.

- Nina! ¡Cálmate vas a sacarte un punto! – grito preocupado el enfermero.

- ¡es Jeff es Jeff! ¡no va a poder atraparlo! ¡e-es Jeff! – sin más remedio la niña fue anestesiada mientras uno de los enfermeros saco a David.

Algo desconcertado por lo que escucho, el detective se quedó en el pasillo preocupado por la reacción de la más joven, la doctora salió cuando ya no se escuchaba nada, mirando con cierta severidad al detective, este se encogió un poco en hombros por la mirada.

- perdone, no esperaba que ella… -

- está bien, lo importante es que atrapemos al que le hizo esto para que esté tranquila, pero será hora de que se vaya, ya Nina ha pasado por mucho – explico la doctora soltando un suspiro.

David accedió y se retiró, estaba dispuesto a investigar lo dicho por Nina, sobre Jeff The Killer. Volvió a la estación de policía y allí en su computadora empezó a buscar sobre esta “historia”, obviamente no tardo en encontrarla, se catalogaban como creepypastas, historias urbanas de internet creadas por las personas, incluso esta historia era narrada por alguien, David veía la historia como poco correcta o muy fantasiosa, quizás al fin y al cabo si era un imitador.

Sin embargo no había que dejar cabos sueltos, el detective se comunico con el escritor de esa historia, preguntando sobre que mas podía saber sobre Jeff. Su creador, quien, para su sorpresa no tardo en responderle, pero no era lo que esperaba, solo había unas fotos tomadas con un celular probablemente, de recortes de periódicos, hablaban de dos accidentes, uno en una casa de los suburbios, donde un chico sufrió quemaduras de lejía luego de haber asesinado brutalmente a los niños de la fiesta, y fue llevado al hospital, su nombre, Jeffrey Woods. David ya tenia la atención, el segundo recorte hablaba de la muerte de la familia Woods en el mismo vecindario, como la casa fue quemada en cenizas y no se encontró rastro de Jeffrey.

David quedo sorprendido, parecía un recorte original, sin embargo busco en la base de datos del país sobre el caso, cosa que casi lo saca de su silla cuando no obtuvo resultados, nada, incluso al buscar ese periódico de ese dia en la red, había otra noticia, similar, con nombres diferentes, y con el resultado de que la familia murió por completo.

David se sintió timado, este chico le quería meter en su juego de que quizás existía, y había una sospecha de que ese mismo idiota sea el asesino.

No perdió el tiempo y se levanto para pedirle a los técnicos que rastrearan la ip del que le envio eso, Mike, el ingeniero no tardo en darle el resultado al cabo de unos minutos, diciéndole que era una señal de alguien en otro estado, el creador de dicha historia se presentaba con su nombre, no había rastro de que el fuese ese Jeffrey o si quiera pueda ser culpable de dichos asesinatos ya que ni siquiera habitaba en chicago.

- este tipo… - David volvió a su escritorio, tomando su teléfono logro conseguir su numero y le llamo, sono y sono…hasta que alguien contesto.

- ¿si…? – su voz sonaba nerviosa.

- ¿tu eres el que escribió la historia de Jeff The Killer no? – David sonaba severo, se escuchó un suspiro relajado.

- oye esta bien que te guste la historia pero no debes… -

- mi nombre es David O’brain, soy detective de la estación de policías de chicago, tu me enviaste los recortes falsos de Jeffrey Woods – hablo de nuevo con poca paciencia.

- … - silencio – no son falsas, lo que usted ve en la red lo es, es lo que el quiere – antes de que David pudiera explicar algo el chico colgó.

El detective se sorprendió al oír que colgaba, intento marcar de nuevo, pero ahora el número no estaba en línea.

David maldijo golpeando el escritorio mientras veía la pantalla, se estaba quedando sin opciones, y este caso solo daba más y más vueltas absurdas, de pronto el teléfono volvió a sonar, David se precipito a responder.

- ¡sabia que…! –

- ¿detective David? – era la voz de la doctora, sonaba alarmada, David se sorprendió, no era el chico, se repuso y se enfocó en lo que le decía.

- Doctora Eliz, ¿Qué sucedió…? –

- es Nina… -

-----------

Las noches en el hospital se volvían cada vez mas difíciles para Nina, no era la cama, el ambiente o la comida, eran las pesadillas, cada que cerraba los ojos veía los intestinos de su pequeño hermano en el piso, la escena le provocaba nauseas, ya incluso en la noche acostumbraba a despertar vomitando, no le sentaba nada bien a su hígado a decir verdad.

Pero esa noche estaba especialmente inquieta, despertó de una pesadilla, los árboles, la risa, Chris y…Jeff, pudo haberse calmado en ese instante, de no ser por que se dio cuenta que estaba amarrada a la cama de brazos y piernas.

Nina empezó a hiperventilar al darse cuenta de eso, aun mas, cuando se percató que no estaba sola en la habitación oscura, junto a su cama de hospital, sentado a su lado, pudo ver la figura causante de sus pesadillas, sentando allí como si nada, mirándola fijamente.

- no…no no – sollozo, buscando zafarse de las correas que la sostenían a la cama.

- eres una chica especial, ¿verdad Nina? – su voz sonaba ronca y sin humanidad, quizás su sonrisa era permanente, pero sin duda parecía disfrutar ver a la chica asustada.

Eso le dio repudio, no, no quería estar asustada, no de ese maldito, el que asesino a sus padres, el que abrió a su querido Chris como si fuera un pavo en navidad, no, no iba a temer de ese mal nacido. Frunció el ceño apretando sus dientes.

- ¡callate! ¡eres un maldito! ¡si vas a matarme hazlo! ¡no te tengo miedo lunático asqueroso! – grito la chica pero Jeff se aventó sobre ella, sosteniendo su rostro, abriendo un poco la herida de su mejilla, Nina chillo, pero no quito su mirada retadora y llena de odio.

- ¡jajaja! Bien dicho, bien dicho…pero no Nina, no vengo a matarte – su voz sono calmada, como si estuviera hablando con un amigo – eso ya paso, iba a matarte, pero…te encontraron, nos encontraron cuando iba a poner una linda sonrisa en tu rostro, eso no es algo que sucede a menudo

- uhg… ¿q-que demonios eres…? – dijo al recordar los arboles.

- quien sabe – empezó a decir alejándose un poco de ella, palmando la herida en su costado, saltándole un pequeño quejido a la joven - ¿Quizás un chico loco de los suburbios? ¿Quizás solo una historia? ¿Quizás un demonio? ¿O quizás la idea de un colectivo asustado?...¿O quizas todo? – Jeff empezó a reir como un lunático, de su boca salía baba que no era retenida por sus mejillas, ya que estas estaban abiertas.

Nina apretó sus dientes y al tener la mano del asesino cerca se lanzo a morderla, penetrando su piel de caucho sin mucho problema, se sentía desagradable bajo su boca, Jeff solto un pequeño quejido y aparto la mano, riendo entusiasmado.

- Sin duda no eres como Jane, eres mucho mas divertida…por eso te dejare vivir Nina, tu y yo – Jeff saco su cuchillo de su hoodie, y con su otra mano saco aguja e hilo – vamos a ser amigos por siempre ­–.


David no tardo en llegar al hospital al recibir la llamada de la doctora, se apresuro a ir con esta, la cual estaba junto a la habitación de Nina.

- ¿Qué sucedió? – la doctora vio a David con una cara asustada, y lo llevo a la habitación de Nina, lo primero que vio fue escrito en la pared “vete a dormir” con sangre al bajar la mirada se encontró con Nina, estaba viva, pero su mirada parecía ida y enojada, su otra mejilla estaba abierta - ¡Nina! – se acerco el detective a la joven, la cual lo miro con un ojo, y alzo la cabeza, dejando ver su otro ojo, sus parpados habían sido cocidos para quedar abiertos – mierda… -

- ….voy a matar a ese hijo de puta –

---------------------------------

David O’brain había pasado años siguiendo el paso de Jeff The Killer, aquella figura fantasmal que dejaba muerte a su paso, incluso, debido a ello, la alcaldía lo despidió, David no supo cual era la causa.

Después de la muerte de la familia Hopkins los asesinatos en chicago cesaron, pero continuaron en otro país, de la misma manera, durante mas meses, pero eso era un continuo, asesinatos que iban en masa y luego se detenían de la nada, siempre, sin pruebas suficientes para apuntar a alguien o a veces encerrando al equivocado, dependiendo de como funcionara la ley en dicho sitio. David pasaba tiempo con su familia, pero de vez en cuando hacia trabajo de detective privado, buscando aun mas pistas sobre Jeff, para exponerlo, había descubierto mucho de él, al parecer trabajaba con magia negra, desapareció hacia mucho del mundo, haciéndose pasar por una historia falsa, había logrado hablar con el escritor de su historia, el cual afirmo haberlo conocido y haber sido testigo de lo que paso, en su momento escribió la historia como una forma de lidiar con el trauma, y tiempo después la publico, pero sabia que Jeff lo mataría eventualmente por haberlo hecho, sin embargo no lo hizo, quizás, por el mismo hecho de que le gustaba la atención.

Sin embargo, David no iba a detener aquello, iba a exponer a Jeff aunque fuese lo ultimo que hiciera.

El timbre lo trajo de vuelta a la realidad, alguien había tocado a su puerta, David se levanto de su despacho, su esposa e hijos habían salido por las compras asi que estaba solo. Abrió la puerta encontrándose con una invitada peculiar.

- ¿si puedo…Nina? – David quizás no la hubiera reconocido de no ser por las marcas en su cara y el parche en su ojo, tenia esa mirada fría y vacía como el ultimo día que la vio, pero ahora era una mujer, de 19 años.

- Detective David O’Brain…ha pasado demasiado tiempo – su voz, como siempre cortante.

- no esperaba…verte – dijo algo sorprendido – oh, ven, pasa – dijo invitándola a pasar, la chica se encamino dentro de la casa, lucia muchísimo mas delgada que cuando era joven.

- Vine a hacer algo a la ciudad, y pase a saludar – comento la chica mirando alrededor con su único ojo.

- oh, ya veo… ¿Cómo has estado? Supe que te internaron en un orfanato después de tu recuperación -.

- si…y escape al mes – dijo sin mas, mirándole sobre el hombro – no me gusta la gente extraña, a decir verdad, jamas me han gustado –.

- ¿y como has…? –

- dejemos de hablar de mi, hablemos de usted, ¿su familia esta bien?, supe que…lo despidieron, lamento eso, me siento algo responsable, al fin y al cabo usted se creyó lo de Jeff y lo despidieron a cabo de eso -.

- ¿Qué dices? No, no no, Jeff existe, tu misma… ¿has ido a terapia a caso? – Nina soltó una risa amarga y sarcástica.

- ¿terapia dice? Por favor… - volteo entrando a la sala de estar, con las manos en el bolsillo de su gabardina.

- no no, tu misma fuiste su víctima, lo vimos, ¿Por qué ahora dices eso? -.

- porque solo fueron alucinaciones, me diagnosticaron esquizofrenia, ¿recuerda? – dijo alzando una ceja y mirándole, el psicólogo del hospital la había tratado y con todo lo sucedido le diagnosticaron esquizofrenia traumática – explico.

- pero…uhg, espera, traeré mis archivos – dijo el hombre queriendo exponer sus pruebas, subió al segundo hiendo a su despacho, empezó a tomar unos papeles, pero algo no le cuadro…ella misma dijo que era Jeff, incluso juro que iba a matarlo, sus palabras no concordaban con la de alguien “curado” y que asimilaba sus alucinaciones, ¿verdad? Parecía tan…rencorosa.

David de pronto miro a la puerta, medito y antes de bajar, se sentó en su escritorio, empezando a teclear la base de datos de la policía de chicago, aún tenía acceso gracias a la ayuda de Erika, empezó a buscar los datos de Nina en el sistema…

Nada

Nina no existía, no había ningún rastro, en su lugar, estaban otros nombres, eran las fotos de sus familiares, pero con otros nombres, y según los archivos habían muerto, todos, incluso la hija mayor había fallecido en el hospital y tenía un acta de difusión.

David no pudo entender lo que leía, busco incluso los datos de internación en el hospital, y su revisión psicológica, no existía tal cosa porque esa persona que buscaba no existía.

- ¿Qué…? -.

- al menos… - la voz de Nina se escuchó por el pasillo mientras se asomaba por la puerta con una escopeta en mano, Nina tenía esa misma mirada fría de siempre, como si lo que estaba haciendo no tuviera importancia.

- ¿Qué demonios…? – David se mantuvo en su sitio, buscando su arma bajo el escritorio - ¿Cómo…? –

- solo lo hacké, hace unos años, acta de nacimiento, incluso la existencia de mis padres dejo de existir, y de Chris – explico – si si, Jeff existe, bravo detective, misterio resuelto, ¿ahora va a querer saber un poco de la verdad antes de que riegue sus sesos al suelo? –

- ¿Por qué haces esto…? ¿de qué hablas? -.

- ja…Jeff es un asesino, pero no es un tipo convencional, bueno, eso lo sabemos tu y yo ¿verdad? – Explico – pero no es solo él…son varios, es como…si viviesen en otro plano – explico la pelinegro – o como una secta secreta, pero tenemos que no existir en la sociedad para tener más acceso a ese otro sitio donde esta Jeff…si quiero llegar a él, debo hacer lo mismo que él –

- ¿Qué? ¿Matar y desaparecer? Nina tu… -

- ah no, cállese, nada de moral, ni de si Chris le gustaría verme así, ¡me importa una mierda! Ellos están muertos, ¡muertos! Y lo único que me mantiene con vida…es mi odio a Jeffrey Woods – explico – usted se interpone en eso, usted es el único que sabe que existo, y que puede poner el peligro el que yo no mate a Jeff…si el mundo supiera que el existe y la policía lo buscase como un asesino más, ¿Qué crees que pasaría? –

- ¿Qué…? –

- ¡el bastardo se mataría! ¡Quitándome a mí, mi único deseo! No permitiré que eso pase…perdóneme detective – sus disculpas sonaron hipócritas – no es personal, y agradezco su intento de hacer justicia, pero la única justicia que yo quiero es por mi propia mano – explico Nina, David no dejo que terminara, y sacó su pistola, bien cargada y disparo al pecho de Nina…pero ninguna bala salió.

- ¿Qué demo…? –

- ah… que audaz – Nina rio amargamente – otra cosa de los asesinos como nosotros, es que…no somos convencionales – dijo Nina mientras de la habitación empezaba a salir púas negra por todos lados, que se volvieron manos, tomo su mano con su arma y la apunto a su cabeza – me ahorra el show – Nina levanto la escopeta y la guardo de nuevo en su gabardina mientras salía del despacho de David.

- ¡NO, NINA-¡ - el grito fue cortado por el sonido de un disparo, y el cuerpo cayendo.

La habitación volvió a la normalidad como si nada hubiera pasado, en la computadora no había ninguna búsqueda de Nina Hopkins, y la asesina salió por la puerta trasera, yéndose lejos de la vista de todos.

Camino por las calles con total calma mientras su celular sonaba, la chica saco el teléfono, recibiendo un mensaje, un nombre, una dirección, y un pago, era lo necesario para cumplir el trabajo.

- bien, a trabajar…duerma ahora detective, es una lástima… -.

Autora: Alegotic-twevel

Advertisement