FANDOM


«Y vivieron felices y comieron perdices... Sólo bromeaba, ahora están todos muertos o locos»

~ H. P. Lovecraft


Nuestro hijo le tiene miedo a la oscuridad, desde que era pequeño, sentía un pavor inmenso al dejarlo solo en una habitación oscura, si le obligásemos a dormir con la luz apagada, se pasaría llorando toda la noche. Alarmados, decidimos ir al médico, fue él quien nos dijo que nuestro hijo padecía Nictofobia, mi mujer se asustó mucho, siempre fue muy protectora. 

El doctor nos recomendó no dejar solo y a oscuras a nuestro hijo, las consecuencias podrían ser fatales, a partir de aquel día, intentamos dejarle siempre la luz encendida, y él, a cambio, no ha vuelto a perturbar nuestro sueño con sus gritos, sus lamentos eran tan fuertes que llegaban hasta los sordos oídos de los muertos.

Ssad

Hasta que, en una negra noche, todo cambió...

Yo dormía profundamente hasta cuando sentí que algo agitaba mi brazo, alcé los ojos y me encontré con la llorosa mirada de mi hijo.

-Papá, tengo miedo- Sollozó.

-¿Qué ocurre?- Le pregunté, mientras que le abrazaba.

-Hay un monstruo debajo de mi cama- Me dijo, mientras me miraba fijamente a los ojos.

-Pero si te encendí la lámpara, ¡no deberías tener miedo!- Intenté convencerle.

-Pero el monstruo me susurro “¡Luces Fuera!” y apagó la luz.

-Bueno, puedes dormir con nosotros, pero solo esta noche- Mi hijo me sonrió de una forma extraña. Aun hoy yo no soy capaz de explicar esa sonrisa. 

Al día siguiente, la brillante mañana me despertó, cuando me levanté, escuché unos ruidos en el cuarto de baño, no vi a mi mujer ni a mi hijo en la cama, así que supuse que mi esposa estaría en el baño, y el pequeño habría vuelto a su cama, nunca debí ir a comprobar esto último, nunca debí agacharme a recoger esos juguetes.

Fue entonces cuando vi un bulto debajo de la cama, ese bulto era mi hijo, él, llorando, me dijo “Papa, hay un monstruo encima de mi cama”.

Lo último que recuerdo de aquel día es que me dirigí corriendo al cuarto de baño.

Ahora, en esta celda acolchada, cuatro paredes me sonríen burlonas. Nunca encontraron el cuerpo, ni lo encontrarán... Yo tengo fobia, fobia a la oscuridad... No, a la cosa que se oculta en la oscuridad...