FANDOM


Amigos imaginariosEditar

Muchos de nosotros hemos tenido amigos imaginarios en algún momento de nuestras vidas, pero algunos seres que habitan en zonas indescriptibles, toman la forma de los pensamientos humanos para poder manifestarse en nuestro mundo.

¡La razón por la que digo esto es porque ellos mismos me lo dijeron!

Mi experienciaEditar

Siempre he sido uno de esos chicos que les gusta utilizar su imaginación casi todo el tiempo, un día creé un amigo imaginario debo admitir que no era muy original estaba basado en una serie que era muy famosa en esos tiempos, nos la pasábamos bien juntos era alguien amable y divertido, sé que suena extraño hablar de esa forma sobre un personaje que no existe y más cuando proviene de mi propia mente, pero cada día sentía que era más y más real, en una ocasión logró lastimar a una niña de mi clase, al llegar a casa corrí rápidamente a mi habitación y me encerré con llave con el propósito de alejarme un poco de él.

-¿Qué tratas de hacer?- Una voz en el cuarto me erizó la piel.- Tratabas de esconderte de mí, ¿no es verdad?

-¡No! ¿Por qué haría algo como eso?- Respondí entre susurros.

-¡Tú no me engañas! Al igual que esa niña, debo admitir que disfruté mucho el cortarte la mano.

-¿Por qué la lastimaste?- Un grito se escapo de mi garganta.- Tú deberías ser bueno y amable, se supone que eres mi amigo.

Se acercó un poco y me miró a los ojos, de inmediato un escalofrío atravesó todo mi cuerpo. Su mirada había cambiado por completo, sus ojos emanaban un rojo intenso.

-¡Yo soy amable contigo! Pero el que se atreva a tocarte o tan solo mirarte será asesinado y no podrás evitarlo, me aseguraré de que esa persona sufra un dolor tan intenso que el mismo infierno será un lugar de descanso para lo que quede de su cuerpo.

Los días siguientes fueron horribles, siempre mantenía mi mirada al suelo y cuando alguien se me acercaba salia corriendo para evitar que este fuera lastimando, cada día su presencia se volvía más notoria incluso mi familia comenzaba a notar que algo me perseguía pero lo tomaban como boberías.

Pasada una semana me había enfermado y no pude ir a la escuela, una fiebre rotunda invadía todo mi cuerpo, acostado en mi habitación solo observaba como él me miraba sentado en la silla de la habitación. Solo pensaba en la forma de deshacerme de él, me sentía cada vez peor, lo único bueno era que no podía hablar con nadie y de esa forma podría proteger a los que quería.

Pero paso algo inesperado, Alejandra la niña que él había lastimado paso por mi casa con la intención de hablar conmigo y mirar como me encontraba.

Mi desesperación se convirtió en angustia, no quería que él matara a nadie, sabia que era capaz de hacerlo no tenia la menor duda, así que me levante y trate de bajar las escaleras, pero inmediatamente él se me atravesó y de un golpe me devolvió a la cama, cerrando la puerta y mirando con una cara de maniático me dijo:
Ghost of change by lostknightkg-d6yb1do
-¡Tú eres mio! Nadie te tendrá más que yo. Su voz se volvió gruesa y su aspecto dejó de ser atemorizante para ir más allá.

Un golpe en la puerta nos sacó de la conversación.

-¡Mi amor! Alejandra te está esperando en la sala, baja rápido para que pueda verte.- La voz de mi madre me dió consuelo y valor.

Me levanté del suelo y con un gran grito desesperado dije:

-¡Alejate de mí! Largo, no quiero verte nuca más.

Un gran golpe me volvió a tirar al suelo, lleno de dolor traté de levantarme pero me alzó cogiendo mi camisa y lanzó contra la puerta rompiéndola por completo. Mi pequeño cuerpo reposo en las escaleras, en donde él estaba, y se acercaba cada vez más.

Pensé que era mi fin, qué podía hacer yo, tenia una fuerza descomunal, me había dado por vencido pero un rayo de esperanza llegó a mi corazón y con un último intento desesperado me levanté entre la sangre que había derramado y grité a todo pulmón:

-¡Largo, yo te inventé! ¡Tú no eres nadie sin mí! Vete y no vuelvas nunca.

-¡Maldito, cállate!- Gritó desesperado mientras empezaba a revolcarse en el suelo- Estoy tan cerca, no dejaré que un mocoso como tú me impida volver a la realidad.

-¡VETE! LARGO.- Esas últimas fueron lo que salió de mi cuerpo maltratado me desmaye.

Al abrir los ojos lo primero que pude ver fue una gran habitación iluminada por los primeros rayos del sol. Una flor se encontraba en un pequeño jarrón de vidrio, y al mirar hacia la silla noté la figura de alguien más. Me levanté de la camilla para ver mejor y al observar lo que se encontraba en el asiento quedé plasmado.

Un niño como de mi edad me observaba con sus hermosos ojos azules, vestido de blanco.

Me sobresalté y traté de levantarme pero él me interrumpió diciendo:

-¡Calma! No trato de lastimarte, mi nombre es Mokuba, soy tu nuevo amigo. No soy como el otro que conociste, yo soy diferente considerarme como su reemplazo.

Me acorde de él y mis ojos se llenaron de lagrimas:

-¿Qué era esa cosa? Dije entre sollozos.

Abrazándome me dijo entre susurros:

-¡No puedo decirte! Solo considérame como tu nuevo amigo. Me soltó y mirando hacia la puerta continuo, al parecer tu familia estará aquí en un par de segundos será mejor que me vaya.

En un parpadeo Mokuba desapareció, a veces, al verme al espejo puedo notar el rostro de Mokuba observándome como si tratara de protegerme de él. No volví a saber nada y estoy feliz de ello. En ocasiones hablo con Mokuba y le cuento todos mis problemas sé que es diferente.

Sé que él todavía existe y trata de buscar la forma de volver, pero Mokuba estará allí esperando para detenerlo.

¡Así que la próxima vez que crees o tengas un amigo imaginario ten mucho cuidado! Pues solo tal vez pueda ser como él y trate de apoderarse de tu vida.