Wiki Creepypasta
Advertisement

Un terrible escalofrío recorre mi espalda, en la garganta siento como si un

torrente de lava hubiese pasado por él, no puedo más, cada noche es lo mismo, me

recuesto e intento dormir, pero amanezco en el bosque, tirado, con un inmenso dolor

en el cuerpo. 

Desde hace días me siento extraño. Como si no fuera yo, la luz del sol, no la

soporto, siento que me quema, solo la oscuridad me place, tengo un terrible miedo

de entrar a la iglesia, la última vez que lo intenté sentí que en mis hombros

llevaba todo el peso de aquel templo y un dolor atravesó mi pecho, y tuve que salir

inmediatamente. 

La otra noche salí a caminar, porque un dolor me estremecía, tenía hambre, mucha

hambre, y una sed insoportable. 

Tomé toda clase de bebidas pero no me aplacaron esa sed, abrí el refrigerador, y

encontré en un recipiente un montón de carne cruda, sin pensarlo, tomé entre mis

manos aquello y empecé a exprimir la sangre que salía de la carne, tembloroso y

sudando, me la bebí, casi de inmediato aquella sed desapareció. 

¿En qué me estoy convirtiendo?, no lo sé, pero hago cosas extrañas, puedo moverme

más rápido que antes y saltar muy alto, cuando me siento acosado mi rostro cambia,

se vuelve pálido, mis manos se crispan, y lo más desesperante, es que me crecen los

colmillos, no sé qué puedo hacer... 

Yo no creía en los vampiros, esas para mí eran tonterías, pero creo que terminé

convirtiéndome en lo que yo no creía. 

He buscado la muerte en una de mis largas caminatas nocturnas, he cruzado un

puente, me paré en el barandal y me dejé caer al vacío, pero he caído de pie, es

como si pudiera levitar, salí sin un rasguño, no lo entiendo. 

Sólo me queda aceptar mi realidad, mi corazón ya no late, me siento vacío, como si

estuviera hueco, ya no siento miedo, solo esa terrible sed que aparece cada noche,

me atrapa, me enloquece y estoy dispuesto a hacer lo que sea por un poco de

¡SANGRE!

Advertisement