Wiki Creepypasta
Advertisement

Era una noche especialmente fría y solitaria. Estaba acostada en mi cama y con la mente parcialmente perturbada.

La oscuridad comenzó a ser más fúnebre, el frío más intenso y solo opté por dormirme. Pero de repente me sentí vigilada. Intenté ignorar lo que sucedía, mas el frío era extremo; no lo aguante.

Abrí los ojos y vi a los pies de la cama un hombre etéreo. Con una larga túnica blanca, reposaba –de piernas cruzadas- sobre el aire. Estaba levitando, y mi perturbada mente no alcanzó a comprender del todo.

Su rostro reflejaba una larga existencia, y una terrible enfermedad. No poseía cabello alguno, pero sí una abundante barba. Sus ojos eran sostenidos por unas pronunciadas arrugas, y su penetrante mirada llegaba más allá de mis ojos. Sentía que estaba hurgando en mis pensamientos. A pesar de su intimidante presencia, no sentía miedo alguno.

Desconozco cuánto tiempo pasó. Fueron eternos segundos sentada en mi cama, asfixiada por la tensión del momento. No nos movíamos, ni pronunciábamos siquiera una sílaba. Era una tortura: nada sucedía.

Este suspenso se rompió bruscamente. Mi habitación quedó en total penumbra, y daba la sensación de estar en el vacío de la existencia. No tenía la más mínima noción de algo. Y el hombre me preguntó, con una voz agradable y fría al mismo tiempo:

-¿No crees en mí?- No respondí. Estaba extasiada con su presencia. -Te mostraré mi existencia-.

En ese preciso instante, sonó mi alarma. Desperté, sin recordar nada. Aún estaba fuera de lugar, sintiendo ese vacío en mi cuerpo. Lentamente, lo sucedido se me mostró con total nitidez -un recuerdo-, y lentamente, un terrible pánico se apoderó de mí.

Advertisement