FANDOM


Hola, me gustaría presentarme.

Mi nombre es William. Pero esto tiene poco que ver conmigo... Se trata de Waldo. Su nombre es en realidad William también, pero los dos odiábamos cuando alguien gritaba "Hey William!" Y ambos teníamos que voltear como idiotas para ver a cuál de los llamaban. Y siempre tenía puesto ese maldito suéter a rayas... Así que le di le apodo en cuarto grado. Waldo es mi mejor amigo... Él siempre ha estado ahí para mí. Él fue mi primer amigo desde que me mudé... Lo conocí en octubre, y todo el mundo me dijo que me alejara de él... Incluso mis padres, hasta cierto punto... Pero no les hice caso haciendo honor al rebelde que soy, y siempre estábamos el uno para el otro.
Waldo

Es una tontería, para ser honesto... Somos tan parecidos... El mismo interés por la música... Mierda... Podríamos pasar semanas enteras pasando el rato en mi patio escuchando a Alice Cooper. Esa es la cosa... ¿Alguna vez has tenido a ese mejor amigo? ¿Qué es más como un hermano perdido? Bueno, eso es lo que Waldo es para mí. Siempre fue mi paño de lágrimas, mi pequeña cantidad de tranquilidad en una habitación llena de gente de caos... Algo pasó sin embargo...

Mi mamá siempre me dijo "Waldo es una mala influencia para ti, y no deberías hablar con él nunca más." Y un día... Simplemente desapareció... Lo perdí... Perdí a Waldo... La única cosa en este agujero de mierda que es la vida que yo consideraba decente se había ido...

Lloré por semanas... Meses... Esperando a que Waldo viniera de milagro de nuevo con una de sus ridículas frases que eran más cursis que un juego de los Packers... Pero no pasó nada. Pasaron 246 días y... Fue entonces cuando sucedió...

Me desperté... Y oí un grito... Corrí a la habitación para ver qué diablos pasaba. Ha... Había sangre por todas partes... Mi madre estaba acostada allí... Ni siquiera sé si era ella... La mitad de su piel estaba destrozada... Mutilada de la cintura para abajo... Y en su frente la frase "Ven a encontrarme." Corrí a la otra habitación para ver si mi hermana y su padre estaban bien... Estaban... Su... Su piel hervida... Y esas mismas palabras inquietantes que resonaban en mi conciencia de una manera repugnante...

"Ven a verme."

Lloré... Me senté y lloré... Yo no sabía qué hacer... ¿Era el siguiente? Me fui a lavar la sangre de mi cara en shock... Estaba demasiado mortificado para intentar ponerme en contacto con las autoridades... Fue entonces cuando lo encontré...

Waldo estaba aquí todo el tiempo ...

"¿Dónde está Waldo?" ¿preguntas?

Bueno... por no decir mucho... encontré a Waldo... Y nunca en mi vida me había visto mejor con un suéter de rayas...