FANDOM


Hoy es Halloween. Son las 2am, estoy ansioso y no puedo dormir. Siempre me ha gustado todo lo relacionado al terror, desde chico he leído a E.A Poe y a Stephen King. Prefiero este día mil veces antes que mi cumpleaños. No puedo esperar ni un minuto mas. Ya tengo todo planeado con mis amigos, los disfraces, quién hace cada cosa y a qué hora salimos. Presiento que va a ser un día inolvidable, sin dudas la mejor noche de brujas que viviré. Cierro los ojos…

El sol por fin se esconde, la noche ya era un hecho. Y un viento recio sacude los árboles.

Se hace tarde y mi hermano no llega. Seguro se fue con su novia, aunque él sabe perfectamente que nos tiene que acompañar. Lo hace a propósito -pienso-. Un par de momentos después llega fumando y riéndose, mi mamá está en su habitación asique no lo ve. Yo solo quiero salir, por eso le aviso a los gritos que Pat ( mi hno ) llegó y sí me deja salir ya. Contesta si, pero que tengamos mucho cuidado.

Al fin puedo salir, estamos disfrazados y listos para recorrer la manzana. Mi hermano charla con alguien a lo lejos. Sinceramente no me interesa si lo pierdo o no. Pasamos casa por casa pidiendo golosinas, la mayoría aceptan y quienes se atreven a negarse, sufren con nuestro arsenal de huevos. Mi mejor amigo, Frank, se encarga de llevar el botín de guerra, botín que de hecho es cada vez más grande. Y Bastian de arrojar la munición. Todo va perfecto, incluso mejor de lo que soñé.

Llegamos a mitad de manzana. La siguiente casa parece estar con las luces apagadas, me acerco a la puerta a investigar. Vamos a la otra -dice uno de mis amigos-. Lo ignoro, en la ventana creo ver una sombra. En el preciso momento escucho un trueno, un trueno que cruje por todo el cielo acompañado de una intensa llovizna. No puedo evitar recordar una vieja película de terror que comienza igual. No sabemos que hacer, busco con la mirada a mi hermano pero no lo ubico. Mi corazón acelera sus latidos. La gente que hace poco estaba en la calle festejando como nosotros, ahora huyen por doquier. Incluso noto compañeros del colegio corriendo espantados hacia sus casas. Creo que todo pasó cómo en una fracción de segundos. Doy media vuelta y tengo un hombre en frente.

Es anciano, de baja estatura y con un rostro agradable a la vista. Parecido a uno de mis abuelos ya fallecido. Deberían pasar -nos dice-. Recuerdo en seguida cuando mi madre me repetía de chico que evitara los desconocidos. Pero estamos tan bañados en agua y lejos de casa (además de haber perdido a mi hermano) que casi llorando inclino mi cabeza diciendo sí. Él nos mira con una sonrisa y señala con su mano que pasáramos dentro. Observo las luces prendidas. Sobre una mesa gris golosinas y hacia la derecha un pasillo largo. Desde fuera el lugar no se veía tan grande -intuí- De igual manera estoy tranquilo y feliz de no estar en medio de la calle, solo y empapado.

Cierra la puerta, nos dice que por favor nos sentáramos. En eso se va y vuelve con toallas. Parece un hombre gentil -pienso-. Mientras nos secamos nos cuenta que espera a sus nietos para festejar, ellos suelen visitarlo para éste día pero aún no habían ido. Se sienta rápido.

__ ¿No quisieran acompañarme a tomar la media tarde con unos deliciosos dulces? – dice el anciano – __ No, muchas gracias, ya tenemos una bolsa repleta recién juntada. -respondo- __ Oh! me he olvidado que hoy ustedes son los que mas tienen. __ Creo que se me cayeron Johnny, no sé dónde están – me dice Frank. (Bastian lo mira enfurecido).

Yo evito el disguto y simplemente acepto la invitación. Las golosinas son tan extrañas, tienen un color verde opaco y su sabor es agrio pero al tragar se torna dulce. Mis amigos se llevan a la boca dulce tras dulce. Como somos 3 en cuestión de minutos terminamoe la bolsa. Creo que nos podemos quedar hasta que termine la tormenta. Y ¿por qué no? Después de todo mi hermano nos abandonó.

Huelo un olor náuseabundo en el aire como si algo estuviera pudriéndose. Me mareo, la cara del anciano se deforma al compás de los adornos de la casa , los colores son intensos y ya no tengo control sobre mi cuerpo. La cabeza pesa mas que de costumbre. Miro a mis amigos desplomándose al piso (voy por el mismo camino) el anciano rie efusiva-mente sin embargo yo, yo ya no lo escucho.

Me duele la cabeza y no logro sentir mis extremidades, me veo desnudo encadenado a una pared. Mis amigos están igual, estoy desorientado, todo da vueltas. El anciano está ahí, de nuevo, como en la puerta, mirándonos fijamente aunque ahora lleva puesto un guardapolvo blanco. El lugar también es otro, está iluminado por todas partes. Cuadros con imágenes de la anatomía humana y una estantería gigante con herramientas. Llego a la conclusión que estoy en algo parecido a un quirófano.

__ ¿Ya despertaron los pacientes? __ ¿Qué? ¿Qué pasa? __ Pasa que me amo este día. Uno de los pocos en los que puedo perfeccionarme con niños estúpidos como tú. __ Suéltame por favor!! __ Todos dicen eso, como si fuera tan fácil. Debieron pensarlo antes de acercarse. Pero claro en Halloween ustedes pasan puerta por puerta, ustedes se divierten, ustedes no piensan. Y hoy con la lluvia hasta ha sido más fácil.

Se pone unos guantes largos, toma una de sus herramientas mientras tararea algo. Me desespero e intento quitarme las cadenas, pero no hago mas que dañar mis muñecas. Veo a Bastian y a Frank mirando para todos lados, aterrorizados. No entienden nada. El viejo se acerca y me dice al oído: tienes que ver esto.

Se acerca a Frank, toca su estómago con una mano y con la otra le clava una pinza. Lo miro y él suelta un grito que jamás escuché en mi vida, comienza a llorar mientras desangra. El viejo saca algo del bolsillo y con eso abre su estómago. Estoy atónito, ni siquiera puedo parpadear. Frank se mira y patalea con desesperación. Siento su dolor, siento como esa pinza abre mis tejidos. Extrae algo, vomito. Ahora sostiene un recipiente con sangre. Bastian tiene convulsiones. No resisto mas esta situación, cierro los ojos…

No sé que pasa, Frank me mira aunque ya sin gritar, sin llorar, sin hacer ningún tipo de movimiento. Sé que está muerto y que el próximo seré yo. El dolor en mi espalda es fuerte. Esto no está pasando – pienso-. Observo a Bastian y le pregunto si está bien. No contesta, mira al piso. El viejo no está, intento otra vez liberarme, nuevo fracaso. Escucho pasos, es ėl otra vez, ahora con algo más grande en la mano.

__ Al fin despertaste, ya era hora. __ ¿Qué quieres de nosotros? – le respondo casi susurrando- __ Quiero que te diviertas, después de todo hoy es Halloween ¿No?

Se mueve donde esta Bastian (él no hace más que mirar la nada misma). Dibuja como un rectángulo en su pecho con los dedos y posteriormente le hace un corte transversal. Vuelvo a gritar, trato de avisarle a Bastian (como si el pobre pudiera hacer algo). Pero él no está, sé que está vivo pero su reacción ante tal horror parece irreal. Solo noto que traga saliva mientras le abren el pecho. No quiero ver más, pero el viejo se da cuenta y me obliga a ver tomándome la cara. Puedo ver su corazón bombeando sangre. Como bombea cada vez mas, como bombea cada vez menos y deja de latir

__¿No es algo espectacular la anatomía humana? Siempre me gustó ver este tipo de espectáculos, aunque siempre lo hago a solas. Aunque ahora estoy contigo. Creo que te estoy dando un regalo antes de… bueno, debes saber ¿no? -me dice a carcajadas-.

Frank y Bastian están muertos, ahora sí me toca – me digo-. No puedo evitar temblar del miedo que está recorriendo mi ser, no sé lo que éste hombre puede llegar a hacerme. Lo qué si sé es que moriré (en el día de los muertos). El viejo se lleva los cuerpos de mis amigos arrastrándolos, uno arriba del otro, desmembrados.

Vuelve desnudo, se acerca a mí y con su cinturón me golpea las piernas,ya no siento nada. Pasa su insípida lengua por todo mi cuerpo y con sus arrugados dedos toca mis labios. Luego me dice: Hoy es el día y se agacha lentamente. Yo ya lo sé, solo queda cerrar los ojos…

Hoy es el día, hoy es el día

Hoy es el día, hoy es el día

Escucho esa frase por todos lados… Y una voz conocida

Hoy es el día, hoy es el día

Hoy es el día, hoy es el día

11am

__ Hijo ¡¡hoy es el día!! levantate (creo estar en mi habitación) ¡Sé que es el día que estabas esperando Johnny, por eso levantate! Hoy es el día. HOY ES HALLOWEEN.