Wiki Creepypasta
Advertisement

Era la noche del 19 de septiembre, vivo en una casa de tres pisos con mi madre, mi padre y mi hermano menor. Ellos habían decidido salir de la ciudad hacia donde mi hermano mayor y pasar la noche allí, la casa es demasiado grande, y mi habitación por lo tanto también lo era.

Había tenido que ir a trabajar, por eso no me había ido con mi familia, llegué a mi casa a eso de las 9:30 pm y me dirigí hacia la cocina a comer algo, preparé y comí. Me dirigí hacia mi cuarto pero escuché un ruido en la puerta, baje rápido, estaba abierta, pero nadie había entrado, me detuve en el corredor a mirar anonadado, pero no había nadie, cerré y subí a mi cuarto, me encerré.

Eran ya las 11:30 pm y no podía dormir, había algo raro en el ambiente, no era solo frío, era como una presencia, pero no era humana, era más tenue, esa sensación tan horripilante de un frío profundo, pero estaba solo, ¿quién podía ser?

Como si no fuera suficiente ya el miedo que me invadía, alguien tocó la puerta de mi cuarto, ¿cómo es posible?, estaba totalmente solo y algo o alguien había tocado la puerta, como pidiendo permiso para entrar, pensé:

"A quién sea le daré al menos un golpe por asustarme de esa manera", tomé en mi mano derecha un bate de béisbol y con la mano izquierda gire la perilla.

Estaba por abrir la puerta, al girar la perilla no tuve tiempo de jalar la puerta, algo la empujó hacia mí, era un viento tenebrosamente frío, tenebrosamente fuerte, en medio del shock encendí la luz pero, efectivamente, no había nadie, aún así se sentía como si alguien estuviera conmigo, esa sensación que esta cerca, que te mira, que te observa.

El cuarto se opaco, ¿neblina en mi cuarto?, la verdad decidí ir a dormir en cama de mis padres, cerré la puerta y me fui a su cuarto.

Eran casi las 01.00 am y me recosté en cama de mis padres, la ventana de mi cuarto se veía de frente desde el cuarto de mis padres, la luz estaba apagada, pero aún así se veía movimiento en las cortinas, no hallaba explicación lógica a los sucesos de esa noche pero, tenía por seguro que había alguien conmigo, no estaba solo en casa, y mi compañía no era muy amigable. A las 1.45 am, alguien encendió la luz de mi cuarto, no podía reaccionar del miedo que me invadía, la hora, todo lo sucedido, estaba solo pero había alguien cerca, alguien que no podía ver, algo sobrenatural. La puerta de mis padres no podía cerrarse bien, y algo la empujó, era la misma energía que entró en mi cuarto, la reconocí al instante, ese frío intensamente tenebroso, esa macabra sensación de que no estás solo, ese miedo.

Llegaron las 3.00 am y la presencia que había invadido el cuarto de mis padres se había convertido en un extraño humo, pero el frío seguía allí, empezaron a moverse los objetos, el televisor se encendió en un canal que no recibía nada de señal, pero se escuchaba una voz, el miedo no me dejaba entender; Como pude salí corriendo hacia la puerta de la casa, ésta ya no se abría, estaba encerrado en mi casa con algo o alguien muy poco amigable.

Corrí hacia mi cuarto y entré, al llegar noté que ese tenebroso frío ya no estaba, cerré la puerta de mi cuarto, y como pude moví mi armario contra la puerta, me acosté en mi cama y tapé mi cara con las cobijas, se escuchó el silbar del viento alejándose, sentí que la presencia se alejaba de mí. Destapé mi cara en medio de la oscuridad, no vi nada, no sentía ese espantoso frío sepulcral.

Me senté en mi cama, miré mi reloj, eran exactamente las 3:34 am, lo recuerdo perfectamente. Para mentalizarme a mí mismo me dije:

-Estoy solo...- Alguien me respiró en el oído, y me susurró:

-¿Estás seguro?...

Advertisement