Wiki Creepypasta
Advertisement
Presencias ocultas varo

Hoy voy a contar experiencias reales que tuve en mi casa. Suelo escribir bastante y muchas de mis historias tienen algo de real y de mentira. Pero éstas son totalmente ciertas y lo voy a contar tal cual pasó. 

Me he quedado solo esta semana ya que mi mujer se fue de viaje de trabajo. Tengo cuatro perros y dan buena compañía, pero eso no es lo que da miedo aunque muchos penséis lo contrario. 

El primer día que me quedé solo me subí a escribir, como suelo hacer, y escucho ruidos en el cubo de la basura. Lo primero que pensé fue que había sido uno de los perros, bajé en silencio para sorprenderlo y me los encuentro a todos en el sofá mirándome como recién despertados. Pensé que uno de ellos era muy listo y en cuanto me escuchó moverme se fue al sillón, así que cerré la puerta de la cocina para que no pudieran entrar.

No pasaron ni diez minutos y volví a escuchar que alguien hurgaba en el cubo de la basura. En fin, imposible que fueran los perros. No voy a decir quién fue porque no lo sé ni quiero saberlo. Cuando se lo conté a mi hermana me dijo que me fuera a dormir a su casa si tenía miedo, pero no era el caso, con cuatro perros. ¿quién tendría?

Otra cosa que me pasó hace dos días (el cuarto desde que estoy solo), me desperté angustiado sin saber por qué, supongo que tuve una pesadilla y no la recordaba al despertar. El caso es que sentí que algo se acercaba en la oscuridad, aunque creía que era parte de un sueño, fue una imaginación muy vivida ya que tenía los ojos cerrados y no veía ni escuchaba nada.

Solo me entró un frío repentino muy desagradable y la extraña certeza de que había alguien ahí. Pensé que cualquiera de los cuatro perros ladraría instantáneamente si fuera así. Pues justo en ese momento el más grande pegó un bote en la cama y se puso a ladrar como un loco. No tengo que decir que se me quedó la piel de gallina y me tapé hasta la cabeza esperando a que la perra se calmara y tumbara de nuevo, qué miedo pasé. 

(Debería añadir que esa misma a veces tiene pesadillas y nos despierta ladrando igual -cosa que nuestros corazones sufren con especial fuerza- No sé si fue casualidad o que siempre que salta es porque ha sentido algo, quién sabe, prefiero pensar lo primero o me volvería loco).

Nada más, solo esas anécdotas. No son gran cosa, pero os juro que me ha pasado de verdad. Sino que mierda de historias serían.

Advertisement