FANDOM


Agosto 21

El cardenal en mi ojo derecho no me permite ver, pero comienza a deshincharse. El cigarro es mi único confidente, a quien relato mis penas. Ni mi novio entiende lo que me sucede, y me aferro desesperada al cazador de sueños que me regaló. Es hermoso. Gira en su lugar, cuidándome de todos los demonios nocturnos y monstruos pesadillescos.

Se escuchan los llantos de mi madre y los chillidos de mi hermana. De no ser por mi trabajo, me la pasaría encerrada y ni el cazador de sueños me protegería.

Doy otra cobarde fumada y entiendo que no puedo hacer nada para zafar de esta situación.

Agosto 22

Gritos. Llanto. El cazador de sueños se encuentra sobre mi cama, y no comprendo por qué. Está deshilado, desteñido, tornándose de un repulsivo verde. Ya no es agradable verlo, pero me sigue pareciendo hermoso.

Escuché a mi padre decir que su amigo se encargará de los problemas. No quiero entender a qué se refiere. Pocas horas después de esto, los gritos de mi hermana cesaron. Supongo lo peor.

Fui al baño. Todos dormían, excepto mi hermana. No la encontré en su cuarto y dudo que haya decidido dormir con mis padres. Escuché que me llamaban por mi nombre varias veces desde el exterior, pero no me atreví a salir. Me quedan solamente cinco cigarrillos.

Iré a descansar.

Agosto 23

Sucedieron dos eventos extraños:

Mis ventanas están selladas. El cazador de sueños está incompleto, y dudo que alguien haya entrado a mi habitación.

Una cadena bloquea la puerta al exterior, y el salir es imposible. Afuera se encuentra mi padre, vigilando la casa. Se disfraza en la oscuridad de la madrugada. Regresé a mi cuarto.

No comí nada, y los cigarrillos se me agotan.

Mi hermana no se encuentra por ninguna parte. Papá dice que se fue con mí tía Mimi, y no le creo, pero mejor no cuestionarlo. Ya casi no veo a mamá. Su cara está llena de manchas bordo y café, y por momentos susurra.

Comienzo a tener hambre, y el olor extraño que proviene de alguna parte no ayuda.

Agosto 24

Papá me golpeó otra vez. Ha perdido completamente la razón. Esos no son sus ojos, no es él. Mamá tiene cortes en sus brazos. Esta situación me está matando ¿Qué voy a hacer con solo dos cigarros? No puedo salir, y nadie viene a preguntar por mí. Rezo porque se den cuenta de mi ausencia.

Dios, por favor. Solo me quedan dos cigarros.

Agosto 25

El cazador de sueños está roto por la mitad. El repulsivo color verde se transformó en un negro incoloro. Ya no comprendo, ¿será mi padre? Es imposible, considerando que mis días transcurren aquí.

No he visto a mi madre. Solía escuchar sus pasos por el suelo, pero ya no. La casa está en silencio. Iré a ducharme, necesito mantener mi dignidad, principalmente ahora que me quedan dos cigarros.

¡Santo Dios! ¡Mi hermana estaba en la tina! ¡Ahogada en su propia sangre! Su peluche a su lado, morada e hinchada. Casi me desmayo de la impresión. Pobre de ella.

No puedo salir de mi propia casa, y no hay nadie presente.

Enciendo mi penúltimo cigarro. Puede que esté loca realmente, pero no puedo asegurarlo. No he comido en varios días, y estoy aislada del exterior ¿Qué me sucederá? Solo papá lo sabe.

Agosto 27

Mamá estaba en su habitación, sangrando por las muñecas. Me abandonó en la lucha contra el demonio que es mi padre. Decidí enfrentarlo. Nadie viene, y dudo que alguien lo haga. He abandonado toda esperanza en mis amistades ¡No me quedan cigarros! Y el cazador de sueños ha desaparecido.

Me arreglaré con lo que tengo. Poseo una navaja. Papa está afuera, gritando, esperando que salga. Golpea mi puerta.

Lo he decidido. Tomaré la navaja y un pequeño pedazo de hierro. Dios me acompañe.

(Sin Fecha)

Ha costado. Fue una lucha intensa, pero lo conseguí. Mis esperanzas eran escasas, pero me zafé de aquello que me atormentaba ¡Por fin podré salir a comprar cigarrillos!

Dejo escrito esto en el diario de mi hija ¡Ah, hermosa soledad! ¡Todo para mí! Solo sin la chillona de mi hija menor, sin mi estúpida esposa y sin la escritora de mi hija mayor. Les hice un favor al quitarle la vida. Y me hice un favor al alimentarme de su carne ¡Es tan sabrosa! ¡Sabrosa como el silencio que ahora reina en la casa!

Debo comer y, supuesto que vendrán visitas, limpiar, pues debo de preparar todo. Creo que esta carne servirá. Espero que así sea, no quiero desenterrar nada. Debo preparar todo para las visitas.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.