FANDOM


¿Qué pasó con todo el mundo?

No hay nadie. Hombres, mujeres, niños, animales todos desaparecieron.

Encendí el televisor y no emitían ningún programa. El canal de noticias estaba en blanco. Luego encendí la radio pero el ruido de fondo indicaba que nada se emitía. Toda mi familia había desaparecido. Incluyendo mí lindo novio.

En vez de caer en un estado de locura mi corazón está completamente tranquilo.

No experimenté miedo, ni tristeza, ni dolor ni ansiedad ni preocupación alguna.

Son las 7:06 A.m, allá arriba en el cielo está pasando algo muy extraño. No encuentro al sol por ningún lado y ni siquiera hay nubes por donde ocultarse. Mi casa está en un buen lugar para ver todo el firmamento del cielo. Pero por más que busco…no hay sol. Es un cielo azulado perfecto.

Por supuesto intenté llamar a emergencias pero la línea estaba  caída. Ni siquiera pude conectarme al Internet.

Entré a mi casa y busqué la mejor ropa que guardaba para ese día especial con mi novio. Quizás no había nadie que me mirara pero siempre tuve curiosidad sobre vestir de esa forma erótica. Falda corta, blusa semitransparente mostrando mi ombligo, lápiz labial rojo y de último deseche mis anteojos por lentes de contacto. Sentí solo una pequeña euforia de liberación. El hábito pudo sobre mi voluntad y me tome una foto para guardarla en mí celular.

Bajé a la cocina para prepararme un desayuno con huevos. Comí sin llenarme demasiado, acompañé con un poco de licor que papá guardaba en la alacena. Sonreí. Ahora mamá no está para regañarme diciendo que no estoy en edad para beber. Al terminar mi desayuno salí a la calle a explorar.

Grité muchas veces “¡Hola! ¿Hay alguien ahí?” No parecía que nadie respondiese. Entonces una idea recorrió mi mente y no tardé en ponerla en práctica. Yo solo era una mujer y no puedo asegurar que esté completamente sola. ¿Qué pasaría si me encuentro con alguien que desee dañarme? Necesitaba un arma y sabía exactamente donde conseguirla.

Casa de Evelyn

El padre de Evelyn es un hombre estricto que ejerció como soldado hace una década. Para entrar a esa casa tuve que romper la puerta con un objeto pesado. Evelyn es la persona que siempre intenta burlarse de mí. Pero por amigos que tengo por contacto supe que en realidad ella envidiaba mi belleza natural. Así que entrar a la fuerza a su casa mientras Evelyn no está me invadió un sentimiento de satisfacción.  Me dirigí a la segunda planta de la casa cuando encontré la habitación de sus padres solo tuve que buscar en la gaveta sin llave para extraer el arma. Una vez que conseguí el arma me pasé por la habitación de Evelyn. La manija de la puerta no se mueve, tiene llave. Fácil, usé el arma y de una patada entre a la habitación de Evelyn. Mantuve la calma. En una ojeada detecté el celular que ella tanto adora. Me acerque y lo recogí como si tratase de oro. Revisé entre sus mensajes conversaciones que tuvieran que ver conmigo y no me decepcionó. La obsesión de Evelyn en demostrar su desprecio  hacia mí era desbordante narcisismo.

“Esa perra de Natasha se cree mejor que yo” “Como odio que el chico más popular se le haya declarado a esa perra, no hay duda que el amor es ciego” “Es inconcebible, la vez pasada le vi comprando unos condones en la farmacia, no tardé en contarle a sus padres el suceso. Me habría encantado ver su cara cuando su madre le regañaba ja ja ja”

Habían más de doscientos mensajes que solo habla de mí. Lancé una mirada al armario donde guarda su ropa. Abrí el armario, estuve a punto de tomar la ropa violentamente pero me detuve. A este armario le han dedicado mucho esfuerzo femenino en elegir los vestidos más hermosos. Pero a pesar de su buen gusto creo que le falta algo…un poco de gasolina y fuego son el toque final. El humo oscureció la habitación de Evelyn, cargué el bote de gasolina y lo vacié en la cama. El olor de la gasolina impregno la escena. Me quedé parada observando cómo las llamas se comían los vestidos que Evelyn usaba para presumir sus gustos. Apuesto a que muchas noches se desvelaba sobre esa cama para criticarme pero ahora solo se convertirá en carbón. Cuando mis pulmones ya no aguantaron el humo salí de la habitación, bajé las escaleras y salí de la casa. No me importaba si el resto de la casa se hacía cenizas.

Soy una bruja

Luego de caminar por el pavimento una sombra se movía en el suelo. Me detuve y al girarme me encontré frente a una mujer extraordinariamente hermosa. Había un aura siniestra rodeando su cuerpo, siendo cautelosa deslizo mi mano sobre el arma que escondía en mi espalda.

-Oh, querida Natasha. Me alegra saber que la nueva bruja tiene agallas.

-Así que sabes mi nombre.

-Por supuesto que lo sé. Y no te sorprenda que todas las demás lo sepan.

-¿Quiénes?-

-Obviamente la demás brujas.

Dirigí la mirada a sus pies y pude notar que ella estaba flotando. No tiene los pies en suelo.

-Oh. ¿Te sorprende esto?

Saqué el arma y apunté a su corazón.

-Espera un poco. No dispares.

-Entonces dime quién eres y cómo es posible que puedas flotar.

-De acuerdo, soy la bruja Melena del año 3000 antes de la era común según tu calendario. Soy inmortal y he vivido desde tal tiempo con el propósito de encontrar a una discípula con talento.

-¿o sea que tienes como cinco mil años? No entiendo, ¿las brujas no deberían ser un simple cuento ficticio?

-Natasha, tu solo tienes diecisiete años y piensas que ya conoces el mundo. Yo he tenido el suficiente tiempo para adquirir toda la prudencia posible sobre nuestra existencia para que sea percibida solo como un cuento, dependiendo de qué tiempos hablemos. Hay época en la que nos mostramos a los mortales normales. Esta época es una de nuestras favoritas. ¡El siglo XXI! Sobre todo el día de hoy conocido como el día de Halloween.

La bruja Melena junta sus manos, el viento se intensifica. Me cubro el rostro hasta que siento un hormigueo en mi mano. La dureza del metal de mi arma fue reemplazada por carne y plumas.

Agité mi mano por asco soltando esa cosa.

-Tranquilízate mi querida Natasha. Déjame explicarte lo que voy a hacer. Desde hace unos siglos comenzamos a interesarnos en este día particular. Quisimos enseñar varias de nuestras habilidades mágicas a las personas pero descubrimos que solo funciona en mujeres. Muchos hombres desearon nuestro poder y créeme que de verdad probamos de todo. Hasta sexo. Sin embargo las mujeres apenas eran capaces de hipnotizar a un ratón. Era un esfuerzo que excedía nuestras capacidades. Pero vimos un destello de esperanza y descubrimos que las hijas de las brujas que tenemos mediante sexo son muy perceptibles a la magia. Descubrimos quienes eran más talentosas debido a su belleza. Es un poco selectivo pero resulta que entre más belleza natural posea un chica más fácil le es aprender magia. Hoy en día es cuando más probable es que nuestras hijas despierten poder dormido.

-Espera, ¿quieres decir que mi padre y tú?-

-Bueno sí. Yo soy tu madre biológica. Tuve que usar un hechizo de hipnosis para que tu padre se enamorara de una mortal. Así te criaste con tus dos padres. He venido aquí con el propósito de ver si tenías potencial, y no me has decepcionado.

-Yo no he hecho nada.

-¿En serio? Mira a tu alrededor. No existe ningún ser humano ni animal. Lo que pasó fue una manipulación del tiempo. Eso no lo había logrado ninguna bruja novata. Aunque usar este poder demasiado tiempo puede cansarte. No olvides que tu tiempo sigue corriendo y a diferencia de mí envejecerás y morirás como cualquier mortal.

-No tienes que recordarme eso. Realmente pensé que estaba completamente sola.

La bruja Melena sonríe y mira a mi espalda. En la lejanía brotaba humo de una casa.

-Si Natasha. Eres traviesa pero esa parte es lo que más me gusta. Es muy fácil aburrirse en el tiempo. ¿No crees que deberías activar el flujo del tiempo otra vez?

-No sé cómo hacer eso.

-Ya veo, lo hiciste inconscientemente. Bien yo me encargo.

La bruja melena vuelve a juntar sus manos y un viento muy fuerte agita los arboles. De repente el silencio era reemplazado poco a poco por distintos sonidos. El eco de un perro ladrando, los pasos de personas sobre el pavimento, el motor de coches alejándose, gritos de personas preocupadas. En un instante pude ver a las personas y a los animales. Todo había vuelto a la normalidad.

Mi madre la bruja estaba viéndome dulcemente y me señaló la casa de Evelyn que estaba casi completamente envuelta en llamas. Fijé mi atención en los gritos de las personas corriendo hacia esa casa preguntándose de donde salió ese fuego.

La inconfundible voz de Evelyn gritaba desesperadamente por salir a través de la ventana.

-¿Por qué no se ha quemado junto con la casa? Melena?-

-El flujo del tiempo. Solo piensa en la escena de una película que está en pausa.  Tú puedes cambiar cualquier cosa como mover un sofá, enterrar el cuchillo al protagonista pero a menos que reproduzcas de nuevo la película así ellos no serán afectados por tus cambios.

Un sonido de vidrio rompiéndose hizo eco en el aire por detrás de la casa de Evelyn. Tome del suelo el arma que había vuelto a la normalidad y la escondí en mis ropas. Entonces corrí rodeando la casa, intentaba acceder por el patio trasero pero un candado me impedía el paso. Yo era una bruja, por instinto concentre mi mirada en el candado y pensé en la palabra “abrir”. Para mi sorpresa el candado hizo lo que le pedí. Ya con el paso abierto pisé el césped y me encontré con una ventana rota y a una Evelyn arrastrándose por el suelo. Había unas pocas quemaduras en su piel. Inmediatamente pensé en el arma que tenía escondida y se me ocurrió una idea espeluznante. Sonreí.

Los movimientos rápidos que hacían Evelyn eran para apagar las llamas revolcándose en el suelo. Concentre mi mirada y dije a las llamas que se apagaran. Los bostezos de alivio y adoloridos de Evelyn fueron seguidos de unos gimoteos de dolor tanto físico como emocional. Con toda la calma le pregunte muy coquetamente:

-Evelyn, veo que has tenido un mal día de octubre.

Ella recostada en el suelo intento voltearse pero no pudo. Me acerqué a ella para que me viera la cara.

-Na..Natasha.

-Si, soy yo.

-Me duele el cuerpo.

-Ya me lo imagino. Cada movimiento que haces debe producirte un ardor inimaginable.

-Necesito, una ambulancia.

Evelyn levantó su brazo pidiéndome ayuda. Qué extraño, ¿Dónde está el odio que ella sentía por mí?

El sonido de un camión de bomberos se detiene frente a la casa de Evelyn. Entonces saco el arma y se la enseño a una quemada Evelyn.

-¿Qué vas a hacer con eso…Natasha?-

-Simple. Voy a darte una orden…quiero que tomes esta arma y salgas por ese portón. Luego veras a los vecinos reunidos con sus cara preocupadas. Quiero que uses el arma para matarlos. Hiere a los bomberos también. Mata a todos los que puedas excepto a mí, claro.

Evelyn mira asustada la pistola. En contra su propia voluntad su brazo coge el arma. Se levanta muy pesadamente y camina lentamente hacia la entrada.

-oh, otra cosa Evelyn.

Ella se detiene. Y en su rostro pude ver una cólera mezclada con confusión

-No tienes permitido decirle nada a nadie sobre esto, ya sea escrito o hablado.

Y si quieres un consejo esconde el arma primero antes de usarla.

-Si…si…-

Mi madre la bruja Melena me recibe con una sonrisa y me pregunta porque tardé tanto.

-Madre, si flotas ellos lo notarán.

-No te preocupes por eso mi niña. Soy invisible para los demás.

Un grupo de bomberos se acerca a Evelyn y le envuelven con una manta. Los vecinos se le acercan para consolarla.

-Mi niña Natasha. Ella sobrevivió al incendio. ¿Qué quieres hacerle ahora?

Sonreí cuando Evelyn con unos ojos de rabia sin poder controlar su cuerpo revela el arma que ocultaba bajo sus vestidos. Dispara a diestra y siniestra. Los vecinos caen al suelo manchados de sangre luchando por mantenerse con vida. La anciana cojeando intenta quitarle el arma pero Evelyn le muerde el brazo. La anciana grita de dolor y la suelta acariciando el área afectada. Evelyn apunta a la cabeza de la anciana y jala del gatillo. La anciana muere. Dos bomberos la atacan de espalda, pero Evelyn dispara su arma al brazo de bombero de la izquierda. El otro y Evelyn caen al suelo debatiéndose por el arma. El bombero se levanta rápido con la pistola en mano pero Evelyn salta y le muerde la oreja arrancándosela de un tajo. Sin perder tiempo los demás vecinos corren a refugiarse alejándose de la psicópata. Evelyn dispara a dos mujeres y un niño que estaban cerca. Los tres caen al suelo muertos. Evelyn nota que su pistola está vacía y decide recoger una piedra para seguir atacando a los demás. Dos de los bomberos que usaban la manguera le dieron de lleno en la cara con un chorro de agua. Evelyn cae al suelo mientras sus ropas se empapan completamente. Ella intenta levantarse pero sus fuerzas le fallan, entonces se desmaya.

Mi madre la bruja Melena que está a mi lado observa esta escena con sorpresa.

-Matar a Evelyn sería demasiado aburrido madre. Es más entretenido si extiendo su sufrimiento por el resto de su vida.

-Mi querida Natasha, tienes una manera muy particular de usar tus poderes.Aunque debo admitir no soy nada inocente tampoco. Sobre este suceso solo te pido que no atraigas la atención de las autoridades. Fuera de eso no hay ningún problema. Pero sigo pensando que esto (señala a la masacre que acaba de suceder) es una buena iniciación para ti.

-Debo regresar a mi casa. Debo preparar las compras que necesitaré para el día de Halloween.

La bruja Melena me entrega un collar inusual.

-Toma este objeto. Es una muestra de que eres mi aprendiz. Te enseñaré todo lo que sé. Te recomiendo que compres muchas calabazas. Esta noche te mostraré ante todas mis aliadas las brujas. Ah…a puesto que las demás sentirán envidia por no tener a una hermosa aprendiz que tiene el poder de manipular el flujo del tiempo y la hipnosis en su primer día.

………………………………………………….

El señor Halloween

Al llegar casa mis padres asombrados de mi manera de vestir me vieron con ojos de furia. Mi madre ya estaba por abofetearme cuando apliqué mi hipnosis. “Nuestra hija Natasha puede vestirse como ella quiera”

Ambos padres repitieron las palabras. Ya más tranquila subo hasta mi habitación y me reviso en el espejo.  Cabello negro, ojos verdes y un traje muy erótico. No sentí admiración por mi belleza. Sentía que eso era solo un factor superficial que dependía de la suerte. ¿Qué pasaría si tuviese una cara con ojos más juntos, cejas unidas, nariz muy alargada?

Cerré mis ojos y me concentré en lo importante. Hoy es día de Halloween. Sentí una perturbación en el aire. Presentí un extraño peligro. Debía esconderme. Observe que la luz de mi cuarto se oscureció por completo. Todo objeto que emitía luz se apagó. A través de la ventana no había nada de nada. Parecía un vacío absoluto. Lo único que me permitía ver a mi alrededor era una extraña luz azulada que se emitía del collar que me dio mi madre la bruja Melena.

Salí fuera de mi casa y en vez de mi barrio urbano no había más que arboles adornados de calabazas. Lo extraño es que se diseminaban en una hilera.  Cuando me acerque todas las calabazas se encendieron en una luz naranja para iluminar un sendero. Supongo que como bruja estas cosas deben ocurrir con mucha frecuencia.

El ulular de lechuzas se hacía más estridente. El sonido era tal que necesité taparme los oídos porque no soportaba tanto escándalo. Entonces les grité que se callaran. Afortunadamente lo hicieron. Camine en silencio todo el sendero.

Parecía un camino interminable, entonces recordé la habilidad de flotar de mi madre Melena. Lo puse a prueba, intenté solo saltar pero no funcionó. Me imagine que pesaba como una pluma pero no surtía efecto. Intenté algo interesante, mantuve la respiración para atrapar el aire dentro de mi cuerpo e imagine ese aire en forma caliente para asemejarme a un globo con helio. ¡Funcionó! Sentí como ese “fuego” se desplazaba en todo mi cuerpo aligerando mi peso. Recorrí el camino con muchísima rapidez. No me cansaba en absoluto. Pero el efecto dura poco tiempo, así que repetí el proceso  de vuelo varias veces.

Las calabazas que adornaban el sendero me llevaron hasta un cementerio gigantesco. Antes de ver mejor el panorama mi madre Melena me esperaba al final del camino.

-Oh, mi preciosa Natasha. Esto es increíble, aprendiste a volar por tu cuenta.Eso es más que talento, es un prodigio.

Un alboroto se escuchaba cerca de ahí. Allá entre esos pilares se reunían varias mujeres vestidas toda clase de prendas. Nos acercamos flotando. Eran muchas mujeres…cerca de unas veinte. Pero había alguien más. Una criatura con un saco negro que usaba como cabeza una calabaza. Creí que solo era un disfraz. Pero al acercarme un poco comprobé que en el interior de esa calabaza había una llama ardiendo.

La criatura me vio.

-No te preocupes Natasha, solo es el señor Halloween.

-Madre, su cabeza….

-Sí. En esta época él decide usar una calabaza como cabeza. Es solo un icono temporal. Tal vez eso cambie con el tiempo en el futuro.

El señor Halloween se acerca y dice claramente.

-¡Melena! Es un gusto verte de nuevo aquí. Oh. Ella es tu aprendiz ¿no es así?-

-Si, señor Halloween. Ella es mi hija Natasha. Una autentica bruja con el espíritu de Halloween. Ella le sorprenderá.

-Es…un gusto conocerlo señor…Halloween.

-JAJAJA No me temas pequeña. Yo solo seré el anfitrión. Si tienes de quien preocuparte es de las demás aprendices.

-Así es Natasha, esto es un día especial. Las demás aprendices serán tus competidoras.

Un conjunto de murciélagos vuelan por el cielo en círculos. El señor Halloween entusiasmado camina hacia los murciégalos y en un simple movimiento de sus manos el terreno comienza a temblar. A pesar de que estaba flotando caí al suelo, excepto Melena que seguía en el aire sin inmutarse. La voz del señor Halloween se alzaba sobre todo murmullo.

-Escuchen, soy el señor Halloween y les doy la bienvenida a otro 30 de octubre. Puede que muchas de ustedes desconozcan que estamos haciendo aquí. Así lo diré de la forma más simple. Esto es una competencia para sobrevivir. ¿Quién ganara? No lo sé. Pero aquellas brujas aprendices que pierdan morirán.

-¿Morir?-dijo una aprendiz de cabello rojo.

-¿Qué sucede Marianne? ¿Ya te acobardaste?-le responde su madre bruja.

El señor Halloween pide que todos las aprendizas se acerquen. Son un total de diez, incluyéndome.

-Bien, todas ustedes que tienen ese collar en sus cuellos prueba que son representantes de cada una de las bellas brujas a sus espaldas. Si  ganan tendrán mi permiso de usar magia en el mundo humano, las que pierdan bueno eso se sabrá en el duelo.

-Espere un poco señor Halloween.

-¿Eh? Aprendiz de la bruja Adriana las preguntas son hasta el final del duelo.

-¡Pero solo habrá una sola sobreviviente! ¡Y mi nombre es maría!

-Exacto. Solo habrá una sola sobreviviente. ¿Por qué debería desperdiciar tiempo en responder preguntas de las nueve que van a morir? Pero como el resultado no lo puedo saber entonces esperare a que una gane para saciar su curiosidad. Mientras tanto solo son cadáveres andantes. Pero estamos en un cementerio así que esas tumbas vacías que prepare para las que pierdan considérenlo un bonus extra. Además el cuerpo muerto de una bruja tiene que ser enterrado en este mundo, y he ahí cual es mi trabajo exacto. Yo soy el enterrador de cadáveres mágicos.

El señor Halloween chasquea los dedos y los murciélagos se dispersan  por todo el cementerio hasta perderse de vista. El señor Halloween vuelve a chasquear los dedos y una densa neblina cubre el panorama. Ya veo, nuestra visión será entorpecida.

-Escuchen aprendices, cuando vuelva a chasquear los dedos ustedes aparecerán en algún lugar del cementerio. Su trabajo será sobrevivir de los monstruos que encontrarán o de ustedes mismas. Además estoy al tanto de su recién conocimiento respecto a la magia así que envié a mis murciélagos que vuelan por ahí. Si los capturan obtendrán una pista de sus habilidades. Y ahora… (Chasquea los dedos)

La competencia. 

Nadie había cerca. En cuanto el señor Halloween chasqueo los dedos nos transportó instantáneamente  a lugares aleatorios. He sido arrastrada hasta este extraño evento pero no caeré por esto. 

Caminé un poco pero mejor decidí ir flotando para no llamar la atención con las pisadas. Aunque me pregunto si eso tal vez funcione. El collar que tengo en mi cuello brilla intensamente, eso es peligroso. Intenté apagarlo pero no pude. En ese caso lo coloqué entre mis pechos para amortiguar su luz. Pero recordé que usaba una blusa transparente. Tenía otro sitio donde ponerlo...pero eso es muy vergonzoso. 

Con la luz de mi collar que resplandecía pude llegar hasta un campo de mazorcas. Era un cultivo muy grande pero lo más extraño fueron esos muñecos espantapájaros. Se veían muy…reales.

Debajo de uno de los muñecos estaba una tumba que decía “Aquí yace el cuerpo del señor espantapájaros, no hagan ruido” Me acerque flotando hacía él. Me detuve ante la repentina pisada que escuché a mi izquierda. Tenía que decidir entre acercarme o irme. Yo poseía la ventaja de flotar. Entonces se me ocurrió una idea. Intenté atraer a la dueña de aquellas pisadas que sin duda son humanas. Mi instinto me decía que este espantapájaros reacciona al ruido cercano. Solo debía conseguir un conejillo de indias, y la oportunidad era perfecta. 

Mi collar seguía emitiendo una luz azul, es perfecto cebo entre esta densa neblina. Floté directamente hacia el sonido de aquellos pasos, en cuanto vi la luz  morada que emitía su collar se detuvo de caminar. Aunque nuestras luces era lo único que veíamos podía notar una posible mirada de reto. Intenté moverme un poco lento como si intentara huir, la dueña de aquella luz morada no dudó en seguirme. Floté directamente hacia el espantapájaros que según mi memoria era este camino, en solo dos minutos de persecución comprobé a través del sonido de los pasos de mi perseguidor una confianza absoluta.

En cuanto llegué al espantapájaros sentí una oleada de alivio y continúe flotando en línea recta. Cuando mi perseguidora llegó hasta el espantapájaros y se topó con su tumba un ruido surgió de ese muñeco. La aprendiza estaba envuelta en aquella niebla pero distinguía sus sombras, parece que el espantapájaros está sujetando con fuerza a la chica. El grito de ella y del muñeco llenó el aire. Del cielo una clase de ave gigantesca surgió rápidamente. El espantapájaros quien sostenía a la aprendiza intentó gritar más fuerte para llamar al ave que en seguida vuela hasta ese lugar y en un acceso de caza violentamente la sujeta en sus garras; el espantapájaros suelta a la aprendiza. Se eleva hasta el cielo, diez segundos después escuché los sonidos de huesos partidos.

Del cielo cae un montón de carne con vestidos desgarrados. Al acercarme vi el collar morado que deja de brillar. Esta parece ser la tal María que quiso preguntar algo al señor Halloween.

Una muerte brutal.

Encontré algo entre sus ropas, una hoja de color negro con texto en blanco.

“Murciélago de la verdad, el color de tu collar indica cual arte natural dominas mejor…morado, habilidad de invocación”

El texto del papel cambia

“Murciélago de la verdad, el color de tu collar indica cual arte natural dominas mejor…azul, habilidad del tiempo”

En cuanto intento romperla para que las demás competidoras no lean la hoja se agita en mi mano e inmediatamente toma la forma de un murciélago hasta que aletea perdiéndose en el cielo. Ya veo así es como se distribuyen las pistas.

Siendo completamente cuidadosa me enfrente a diversas brujas aprendizas pero siempre encontré la forma de ganar. Solo dos de las que enfrenté tenían pistas de murciélago. Extendiendo mi conocimiento sobre mi habilidad. El flujo del tiempo no afecta a las demás brujas aunque sea novata. De todos modos no sabía cómo usar ese poder de nuevo. La otra pista decía que la hipnosis si funciona con las otras brujas. Aunque eso depende de la voluntad de cada quién.

El suelo vuelve a temblar y escucho la voz del señor Halloween.

-Esto es interesante, 8 de las diez competidoras ya han sido eliminadas. Las únicas faltantes son Natasha de la bruja Melena y la aprendiza Marianne de la bruja Eylym. Para facilitar su encuentro voy a eliminar la neblina justo AHORA.

Con toda la claridad posible distinguí el collar verde que brillaba a unos trescientos metros de mí. Éramos las únicas competidora que quedaban y solo una sobrevivirá.

Los murciélagos podían verse claramente en el cielo, ahora que no hay neblina podía tomar uno fácilmente. Allá a lo lejos la aprendiza Marianne hizo algo porque las tumbas comenzaron a moverse.

Cadáveres deformes salieron del suelo. ¿El poder de esa bruja es el de los muertos? Parecía una película de terror.

Tuve fácil pasar entre los muertos andantes, se movían muy lento. La aprendiza Marianne sorprendida de que yo no saliese corriendo de miedo se prepara para hacer algo. Tuve un error de cálculo porque pensé que si evitaba volar por las tumbas estaría bien, pero no esperaba que las ramas de un árbol medio muerto me atraparan. Muertos cadáveres de todo objeto orgánico, incluyendo plantas. Ese es  su poder.

No podía moverme debido a que esas ramas me sujetaban muy bien.

-Vaya. Así que tú eres Natasha. No me esperaba que supieses flotar, pero te tengo atrapada.

-Aun estoy viva. Y no pienses que ya ha terminado.

-¿En serio y que vas a hacer al respecto?

Cerré mis ojos e imagine que el aire que atrape en mis pulmones se hacía caliente, pero esta vez me lleve hasta los límites porque incluso el árbol estaba flotando. Pude conseguir arrancarlo de raíz mientras flotaba en el aire.

-¿Eres capaz de volar con todo ese peso encima?-dice Marianne asombrada.

-Pues, toma. Te lo devuelvo.

El árbol cae de lleno sobre Marianne. Solo pude observar su brazo manchado de sangre. El resto del cuerpo esta molido y seguro no se podría reconocer su rostro.

La voz del señor Halloween dice ceremoniosamente:

-Tenemos a una ganadora de la competición 30 de octubre de este año. Es Natasha de la bruja Melena. Enhorabuena.

Inmediatamente fui transportada junto a mi madre bruja y compañía. Las demás brujas estaban histéricas pero sin elevar la voz discutían una tras otra. El señor Halloween interviene aconsejar paz y dice:

-Por favor tranquilícense mis queridas amigas inmortales, recuerden lo que pasó hace cuatro mil años cuando decidieron pelear las unas alas otras. Casi acaban con todos los seres vivientes. Y desde ese día hacemos esto para evitar mayores calamidades. Y ahora le doy mis felicitaciones a usted señorita Natasha. Ha demostrado una fuerza e inteligencia como nunca lo he visto.

Mi madre Melena me rodea con sus brazos y me besa en las mejillas.

-Como el señor Halloween te doy la potestad de usar magia a tu antojo.

El señor Halloween me quita mi collar y los desmenuza con sus manos. Aquella luz que brillaba se dispersa en un polvo y en forma circular se adhiere a mi cuerpo. Sentí un placer cuando ese poder se combino conmigo, es como si me dieran algo que había deseado hace mucho tiempo.

Las demás brujas son despedidas del lugar con la cara aunque decepcionada demostraban orgullo. Mi madre Melena era la verdadera contenta. Ya por fin nos alejábamos de ese lugar y reencontramos el sendero de calabazas, Melena me dice que me quiere y está orgullosa de mí.

-Debes irte.

-Pero…yo no quiero dejarte Melena. Madre.

-Nada de eso. No es una despedida. Solo ve y disfruta el Halloween normalmente. Yo tengo cosas que hacer. Mañana en la mañana tu y yo comenzaremos nuestra relación de maestra  y alumna. Y ahora…te veré luego cariño.

Melena chasqueó los dedos.

Regresé a mi casa de nuevo. Estaba frente a mi espejo. Parecía que todo haya sido un sueño pero levanté mi mano hacia mi almohada, ésta flota en el aire. Sonreí.

Ya estaba por anochecer (extraño porque pensaba que era de noche desde hace rato), y al bajar a la sala de mi casa vi muchos dulces en una canasta naranja. Mis padres decoraron el frente con muñecos y luces espeluznantes.Todo el vecindario estaba ya preparado para la noche de Halloween

Mi madre aparece en a la puerta y me pregunta que si sabía lo que ocurrió con la familia de Evelyn.

-Mas o menos. Pero ahora buscaré mi traje para el día de Halloween. Creo que el de bruja me queda perfecto.


Dulce o truco? Obviamente saben que voy a escoger. Feliz Halloween