FANDOM


  • ADVERTENCIA*

Historia con temas y escenas de gore,sexo explícito y otras mierdas así.

Se recomienda la discreción del lector.

- Maine-

1 de noviembre de 2015

Abigail estaba encerrada en su cuarto escondida en un rincón,desde ahí podía escuchar los gritos de sus padres peleando.

Ella era apenas una niña de 10 años,su gran belleza que poseía al nacer fue poco a poco muriendo desde que las peleas de sus padres comenzaron,cuando apenas tenía memoria.

Escucha como los gritos cesan,por lo que decide salir de su alcoba.Camina por el pasillo lleno de estúpidos cuadros que están ahí solo para recordarle la razón de porque todas esas peleas ocurren,retratos de lo que alguna vez fue una pareja feliz y llena de amor.

No ve a nadie en los cuartos del pasillo así que baja por las escaleras,puede escuchar el motor de un auto viejo en el patio,el ya no está,termina de bajar y busca a su madre.

- ¿Mamá?- dice suavemente

Busca por todas partes,hasta que ve una silueta en el comedor.

- ¿Mamá?- dice con el mismo tono que hace rato

- Largate Abigail....-responde la silueta-

- Pero mamá,yo solo...-

- ¡Que te vayas de aquí!-

Abigail puede ver que el rostro de su madre está lleno de golpes,esa debe ser la razón por la cual nunca sale.

Ella logra distinguir como su madre aún carga el bulto que llegó al hogar hace dos años entre sus brazos,detesta esa cosa.

- ¿¡No me escuchas niña estúpida!?- Grita su mamá - ¡VETE!-

La criatura que tiene en su regazo comienza a llorar,Abigail siente la fuerte mirada llena de rencor de su madre en ella así que se va.

Abigail sube corriendo de vuelta a su cuarto,a ella ya no le afectan todos esos maltratos,se ha vuelvo completamente insensible.

Cuando llega a su cuarto,cierra la puerta con llave y se tira en la cama.

- Como quisiera tener padres como los de mis amigos- pensaba entre sollozos - No quiero estar aquí-

- No estás sola Abby-

- ¿Quién dijo eso?-

Abigail se voltea en la dirección de la que vino la voz,viendo una vieja y polvorienta muñeca de porcelana con un vestido de encaje blanco y negro que estaba en una estantería.

- Así es Abby,yo soy tu mejor amiga-

Ella no podía creer lo que estaba escuchando,rápidamente se levantó de la cama y se dirigió a la muñeca,cargando a esta.

- ¿Quién eres?- pregunto Abigail.

- Me llamo Luna,y soy tu mejor amiga- respondió Luna.

Abigail no veía que la muñeca moviera los labios al hablar,ya que la cara muñeca era de porcelana bien cuidada,pero aquellos ojos verdes esmeralda parecían tener vida.

- No entiendo,porque eres.... -

Ella no pudo terminar de hablar,porque escuchó a alguien subiendo las escaleras.

Abigail rápidamente dejó a la muñeca en donde estaba y quitó el seguro de la puerta.

Un hombre fornido,de aspecto cansado,irrumpió en la habitación de la niña.

-¿¡Qué mierda haces puta!?-

- N...nada papá..- respondió Abigail.

- Ven aquí corazón,papi está cansado de trabajar y mami ya está dormida- dijo el hombre de forma extraña- ¿No quieres jugar?-

La niña percibió el alcohol en el aliento de su padre,sabía perfectamente que ya no podía hacer nada cuando el está borracho,pero valía la pena intentar.

-N....n...no-

- ¿¡No!? -

El tipo cerró la puerta y se acercó a la niña..

- ¿Q....qué haces?- dijo Abigail- ¡No te me acerques!-

El hombre hizo caso omiso a las súplicas de la chiquilla y se subió encima de ella para acariciar sus muslos mientras arranca la ropa interior de la niña.

Una vez le quitó las bragas,el hombre se paró enfrente de Abigail y se bajó la cremallera del pantalón.

Abigail intenta retroceder,pero su padre la agarra de su cabello y le da un fuerte golpe.

Su padre logra atrapar a la niña y subirse encima de ella.

La chiquilla grita por ayuda,pero el tipo le da varios golpes.

-¡Shhh!¡Cállate!¡Vas a despertar a mami!-

El hombre procede a destrozar el himen de Abigail,a ella le duele,solo siente los movimientos de vaivén que su padre hace,chocando su cadera junto con la de ella.

Ella aún grita por lo que el señor la golpea,esta vez hasta hacerla sangrar.

Los segundos parecen una eternidad para Abigail,ella solo quiere que esta pesadilla termine,el dolor sigue,puede sentir su entrepierna húmeda.

-Así se hace mi niña- dice su padre mientras hace gestos extraños.

Una vez el tipo dejó de violarla,salió de la habitación y ella se cubrió con las sábanas y comenzó a llorar,ese llanto mezclaba furia y tristeza.

-¿Qué pasa?-

- ¿No ves lo que me acaba de hacer ese idiota?-

- No sé que te ha hecho Abby-

- El....me..lastimó...-

-No dejaré que nadie te lastime de nuevo....lo prometo-

-Al día siguiente-

Abigail despertó,deseando que todo lo que pasó ayer fuera una pesadilla. Se levanta,apenas puede pararse,le duele todo el cuerpo,se tropieza con la puerta,todo va bien hasta que mira hacia abajo.

Su camisón blanco está manchado de un oscuro líquido rojo en la parte inferior,ella,temblorosa,lo alza lentamente sólo para ver sus genitales cubiertos de sangre y un pegajoso líquido blanco.

Ella suelta fuertes sollozos,desea que todo sea un sueño.

Intenta abrir la puerta,pero está muy débil como para hacerlo.

Sus sollozos se convierten en alaridos de tristeza al seguir recordando su asquerosa y aterradora experiencia.

- ¿Por qué lloras Abby?-

Ella rápidamente se calla,recuerda la muñeca.

Se gira a ver el misterioso juguete,lo ve en la polvorienta estantería,mirándola.

- N...no es nada...-

Luna sigue hablándole.

- ¿Cómo qué no es nada?¿Y de qué llenaste tu pijama?-

Abigail llora fuertemente.

- El....me lastimó Luna-

- ¿Y qué te parece si nosotras le hacemos algo?-

La niña está impactada ante tal pregunta.

-N....no...no quiero hacerle nada a mi padre...-

-Vamos Abby,si no hacemos nada,el lo va a seguir haciendo,y además ¿No lo hacía antes? Digo,esa forma en la que te miraba mientras dormías desde el pasillo no es para nada normal..-

Abigail,tiene ganas de vengarse,siente esa convicción.

-N....no estoy..segura de esto Luna-

Ella sigue pensando en que decir,puede decir que sí y hacer pagar su sufrimiento,o puede negarse y seguir sufriendo.

-H...hagámoslo..-

-¡Perfecto Abby! Ahora hay que buscar donde ``dar en el clavo" para que ese hombre no te lastime nunca más.-

-¿A qué te refieres?-

- Debemos planear que hacer para dejarlo tan lastimado que ya no te quiera hacer nada-

-Pero primero- agregó Luna -Debes darte un baño-

Abigail mira sus piernas,están cubiertas de sangre.

Ella sale al pasillo,vistiendo su camisón ensangrentado.

Su madre está tan ocupada cuidando a su hermano que no presta atención a las condiciones de su primogénita.

Abigail entra al baño,se quita el pijama mientras prepara la tina,ella ya no siente nada.

Una vez la tina se llenó,procede a sumergirse.

Ella nota como el agua se tiñe de un color ligeramente rojizo cuando ella entra,siente un poco de repulsión ante tal escena.

Después de eso,ella toma la esponja del tocador del baño y empieza a limpiar su lastimado cuerpo.

En el momento de lavar su zona íntima,no puede contener el asco y temor que siente,la esponja está un poco fría,siente dolor con el contacto del utensilio,no puede evitar que unas lágrimas salgan de sus ojos.

El llanto se intensifica,le duele mucho.

Ella nota como unas gotas carmesí brotan de sus genitales,pero lo ignora amargamente y sigue lavando.

Una vez terminó,sale de la bañera e inmediatamente quita el tapón para hacer que el agua llena de inmundicia sexual se vaya por las alcantarillas.

Rápidamente se cubre con una toalla y se va del baño.

Llegando a su cuarto,pone seguro a la puerta y empieza a secar su oscuro cabello.

Aún siente ese asco y terror que tuvo hace momentos,no puede soportar el hecho de que su propio padre la haya violado.

- ¿Al fin terminaste Abby?-

-Y...ya..-

-Perfecto,ya sé que vamos a hacerle a tu padre-

-¿Q...qué debo hacer...?-

-¿Recuerdas las pastillas que toma tu mamá?-

Abigail recordó un frasco de pastillas color rosa que vio en la cajonera de su mamá.

-S....si se que pastillas son...-

-¿Tu papá tiene botellas de cerveza el el refrigerador?-

Ella piensa en las veces en las que su padre llegaba borracho a casa,siempre había botellas de bebidas alcohólicas en la nevera.

-Claro..que sí tiene cervezas-

-Me pregunto que pasaría si ponemos una pastilla en las bebidas de tu papà....-

Abigail se puso nerviosa.

-N...no es buena idea hacer eso.-

A pesar de que la muñeca no podía expresar ningún gesto,Abigail sentía la fuerte mirada de Luna clavada en sus ojos.

-¿No?-

Ella lo reflexionó,su padre era un ser miserable y ruin que solo le estaba dando dolor y tristeza en su vida ¿Debería hacerlo pagar?..

-Creo que estaría bien si solo ponemos una pastilla...-

Acto seguido,Abigail se puso otro camisón,salió al pasillo y fue al cuarto de sus padres.

No tardó en visualizar el frasco en la cajonera de su madre,rápidamente se dirigió a el,su mamá no estaba en la habitación.

Llegó hasta el frasco y lo tomó.

- Recuerda Abby,solo una pastilla-

Abigail sacó una sola pastilla rosada del frasco,después lo cerró y bajó por las escaleras.

Se fue directo al refrigerador,su madre aún sigue con su atención puesta en su hermano así que no ve los golpes que tiene su hija.

La niña rápidamente abrió la nevera,tomó la cerveza que se veía recién abierta y puso la pastilla,previamente hecha polvo,en la botella.

Una vez terminó de envenenar la bebida,la dejó donde antes y regresó a su cuarto.

- ¡Abigail! ¡Que te han hecho!-

Abigail ignora a su madre como ella la ha ignorado,sube corriendo las escaleras y llega a su cuarto,una vez ahí solo queda esperar...