FANDOM


Hola... Me presento, mi nombre es Absalón, y estas primeras lineas que lees fueron las últimas que escribí. Nunca pensé que hacer esto fuese entretenido... Pero quizás lo haga más seguido, depende de qué tan aburrido me encuentre. Algo que quiero que tengas en cuenta es que me gusta la sinceridad y no te voy a escribir maravillas de donde no las hay, también estoy “orgulloso” de lo que ahora soy aunque no lo aparento y suelo expresarme con cierto mosqueo y en ocasiones hasta de forma apática, aclarado esto... Comencemos:

¿Te han contado historias sobre vampiros?

¿Cuántas?

Dime, ¿qué es lo que sabes sobre ellos?

¿Que son apuestos, atrayentes, hinoptizantes, que se vuelven cenizas a la luz del sol, que lloran lágrimas de sangre, que leen la mente, que mueren con una estaca en el corazón, que les temen a los crucifijos, que los ajos los repelen?

¿Piensas que todo eso verdad?... O adoptaste esa nueva “teoría” de que no salen a la luz del sol porque brillan como diamantes, déjame decirte que si la belleza fuese maldición más de uno quisiera estar condenado al infierno.

Conozco el dolor de la muerte y el frío que se sufre en esos momentos. Conozco los pensamientos que cruzan por tu mente en el momento en que te sientes morir. Conozco el arrepentimiento que siente el corazón por todo aquello que callamos y los errores que cometimos. Sé de las lágrimas que se agolpan en los ojos por querer tener cerca a las personas que se ama.

Sé que en el instante que crees ver la luz hacia otro plano ya no sientes odio en ti porque hay sentimientos más grandes que se apoderan de los segundos que te quedan de vida. Y sé que mientras esa luz te llama ruegas por una nueva oportunidad para enmendar los errores... 

Pero sobre todo eso, sé de lo mucho que te arrepientes de que esa oportunidad se te sea dada... Cuando no te correspondía. 

Y “vives” muriendo noche a noche porque de día te es imposible. Tocar la luz del sol no te convierte en cenizas sino que deja el descubierto el monstruo que eres y toda esa belleza irresistible se torna en grito de terror palpante.

Cada vida que tomas se convierte en un peso sobre tu cuerpo. Y no es que no podamos reflejarnos en un espejo, la verdad es que odiamos hacerlo. Porque nosotros sea de noche o sea de día podemos ver lo que en realidad somos. Y eso es un gran agravio a la belleza que portamos. Aunque sólo nosotros podamos ver ese verdadero reflejo.

¿Te gusta nuestra máscara?

Yo la aborrezco.

Pero... Ya qué.

¿Sabes cuántas vidas tengo en mi haber? En realidad no me he preocupado por llevar una cuenta exacta pero hay que tener en cuenta que el año tiene 365 días y por cada día una noche... Y cada noche es una nueva víctima la que danza nuestro vals de la muerte. ¿Quieres hacer cuentas? Tengo más de 270 años de muerto.

Vaya... Muchas víctimas, ¿no? Pero no te asustes que algunas de esas noches he tenido que sobrevivir con sangre no humana. Pero esas veces son escasas, muy escasas, toma en cuenta que somos exterminadores de la especie de la que provenimos, a parte el sabor no es el mismo. Ah, para que te tranquilices más te digo que muchas veces no los asesinamos por que si hiciésemos eso ya no habría de qué alimentarse... Después de todo no soy el único sobre la tierra.

Sabes cual puede ser una de las ventajas de estar muerto... Nunca tienes sueño, puedes estar 24 horas corridas sin dormir y no sentirte debilitado por eso. Nosotros somos enemigos del día, por tal razón fingimos dormir en la oscuridad; porque ella es nuestra aliada, bajo sus alas parecemos ángeles caídos, cuando en realidad – como ya dije – somos demonios aterradores, y repito esto para que entiendas... Que eso que deseas – esa inmortalidad que depende de la mortalidad de otro – es una condena y no un disfrute.

¿Podemos morir ya estando muertos? Sí, sí podemos. Mas es tan doloroso que pocos se atreven a esa forma de suicidio y también es un castigo que se implanta a los traidores. Sólo hay que dejar de ingerir sangre y con lentitud tu cuerpo se irá marchitando... Deshidratándose hasta que sólo quede lo que en realidad deberías de ser... Polvo, huesos, etc. Suena simple, pero no lo es; imagínate cómo tus órganos dejan de funcionar con lentitud colapsando uno seguido del otro... He visto a muchos fallecer de esa manera... Como un escarmiento para los míos. Algunos eran mis amigos.

… … …

¿Qué es lo que obtienes al ser inmortal? Hay que ser lógicos... Inmortalidad y una hermosura mítica. ¿Flotar? ¿Leer las mentes? ¿Hechizar? ¿Ya no sentir dolor, etc.?

Vamos lentos... ¿Levitar? En serio se piensa eso de nosotros, somos cuerpos sólidos sujetos a las leyes de la gravedad. ¿Cuándo has visto que un muerto flote? Eso es ridículo, aún cuando alguien muere deja un cuerpo sólido que se sigue rigiendo por la misma ley que cuando estaba en vida. Para que quede más claro, nosotros no flotamos. Lo que sí podemos hacer es movernos a una velocidad que supera lo normal, porque nuestras capacidades se multiplican y volvemos a un estado primitivo, Nuestros sentidos se disparan y hay que aprender a controlarlos, cuesta hacerlo mas no es imposible.

¿Sabes que podemos oír el sonido de una ligera pluma de ave al caer como si de un lápiz se tratase? El sentido del olfato también aumenta... Y eso es bueno cuando el aroma que percibo es agradable. La vista mejora en mucho, podemos ver a grandes distancias y los colores son más nítidos, y sí podemos ver en la oscuridad de una manera más “clara”, un ejemplo puede ser... Imagínate una noche cerrada, sin luna y sin estrellas y sin ninguna otra fuente de luz alrededor... Para mí sería como estar en un atardecer, espero me entiendas.

Yo puedo leer tu pensamiento... Mas eso no es difícil, la mente compárala a una señal de radio sólo hay que encontrar la frecuencia correcta, muchas veces no es necesario el leer las mentes... Porque eso es algo de lo que uno más tarda en aprender, sólo hay que ser buenos observadores, todos los gestos cuentan. Un consejo, no seas tan expresivo.

Hechizar, hipnotizar... Cuando tienes control sobre ti mismo aprendes a controlar a los demás. Una mirada arrebatadora y ya están en tus manos, aunque hay unos que se hacen los difíciles, pero créeme si te digo que todos caen, sólo haz lo que hace el buen cazador: ten paciencia. 

El dolor... ¿Alguien muerto puede sentir dolor? No digas que no porque no lo sabes... ¿O acaso has escuchado a un muerto hablar? A mí no me tomes en cuenta. Dicen que morir es como dormir pero sin soñar... Cuando tú duermes hay ciertas cosas que llegas a sentir sin llegar a despertar. Yo no crucé esa luz que separa el espíritu del cuerpo, por lo tanto estoy encerrado aquí... Sólo que al estar “muerto” para mí esto ya es una prisión, bueno en realidad lo es para todos, pueden ser que unos traten de negarlo ¡pero mienten!

Y como dije nuestros sentidos se disparan... Al sentido del tacto le pasa lo contrario... Es como tener la piel adormecida, casi no sientes nada. No puedo sentir mis dedos sobre mi mejilla, ni el roce de unos labios sobre los míos, ¿Dónde está el placer que muchos piensan que hay en esto? A mí no me parece divertido, después de tanto tiempo eso lo relego a un lado. Si te golpean muy, muy fuerte puedes llegar a sentir dolor por breves instantes y después como si te anestesiaran… la sensación desaparece.

… …

A muchos no les gusta el ser lastimados físicamente, yo era uno de ellos, pero es una forma de saber que estás vivo, porque sientes... Porque te duele, y porque ese dolor te hace derramar lágrimas. 

A nosotros nos gustan las batallas... Es en ellas cuando recibimos los golpes más duros y por breves instantes recordamos lo que era el estar vivo. ¿Por qué? Es que ahora ya no se siente nada... Ya que esa sensación de entumecimiento te acompaña siempre a partir del momento de que eres creado y aunque al principio es incómodo te llegas a acostumbrar a ella. Créeme te puedes acostumbrar a muchas cosas ya estando muerto, a muchas cosas...

Ya no sé qué poner... ¿Qué más dudas puedes tener acerca de los vampiros?

Esas son las más relevantes, ¿no?

Espera, creo que ésta también es una... ¿Nos podemos enamorar? Tenemos un corazón, que late con sangre ajena pero aún así sus latidos son constantes. Sí podemos, y es algo difícil de describir... ¿Alguna vez te has enamorado? Pienso que en eso no hay diferencia. Los sentimientos nunca dejarán de ser sentimientos.

¿Vivimos bajo algún reglamento? Sí, lo hacemos. Tenemos leyes que rigen nuestro comportamiento. Podemos hacer lo que queramos pero siempre hay límites, como en toda sociedad bien organizada.

¿Sanamos rápidamente de las heridas superficiales? Sí, nuestras células trabajan de una manera mucho más rápida haciendo que una ligera herida que tardaría unos tres días en sanar cierre en segundos. Por si te lo preguntas, esas pequeñas heridas que uno se hace con la orilla de una hoja de papel no las sentimos… tienen que ser más profundas. 

¿Nos enfermamos? Solo diré esto… Estamos muertos. Nuestro organismo muta y por lo tanto trabaja de una manera diferente. Otra ventaja: Nunca enfermamos de gripe.

Enemigos... Sí los hay, desgraciadamente los hombres-lobo existen, aunque hay un tratado de paz entre ambos clanes desde hace siglos, así que ellos no son nuestros enemigos o al menos yo no los veo de esa manera, aunque su olor no es muy agradable. Bueno, a ellos no les tememos ni ellos nos temen a nosotros. Algo más, no nos odiamos somos como una ¿familia? distanciada de la que poco nos importa saber pero que estamos concientes de la mutua existencia. Guerras destacables sólo hay dos, y ninguno de los clanes sufrió demasiadas perdidas. Yo no participé en ninguna, ni siquiera existía cuando eso pasó.

Caza-vampiros. Esos sí son nuestros enemigos y en contra de la creencia popular la mayoría de ellos no son mortales... Algunos son traidores. Otros pertenecen a otras especies de seres sobre naturales. Monstruos que nos envidian porque al menos nosotros tenemos una cara hermosa que podemos mostrar en las noches y ellos no... Nuestro número ha disminuido por culpa de estos caza-vampiros.

Pero créeme, su lado es el que ha sufrido más perdidas. Y en esos enfrentamientos sí he estado y siento gran placer al ver su sangre correr, huyendo de sus cuerpos. Porque esa sangre para nosotros está maldita... Una de nuestras leyes es no beber sangre de estos enemigos. Eso sería como ingerir carroña. Qué asco.

Algo gracioso... Es la enmienda numero 51: No hablar con tus alimentos. Esa es una de las leyes que más se rompen, porque en verdad que es divertido hacerlo. Muchos creemos que es de las pocas que se hicieron para hacernos sentir “malos” cuando la quebrantamos... Pero en realidad no tenemos ni idea de por qué fue escrita. Aunque lo que yo sospecho es que tiene otro significado… “no hables de más, cuando los pienses dejar vivos” creo que así suena mejor.

Qué otras dudas puedes tener... No lo sé. Tampoco estoy aquí para responderlas, sólo lo hago porque es de día y estoy aburrido. En realidad, ya está atardeciendo.

Antes de irme te doy un consejo... Nunca mires a los ojos de aquellos que no son capaces de sostener su mirar en un espejo. Una de dos, o tiene baja autoestima o es un vampiro... Así como yo. Y, seamos sinceros, ninguno de los dos te conviene. Y no digo esto porque me agrades o algo parecido... Sólo que, hay que hacer las cacerías un poco más divertidas ¿No crees?

Así que me despido… Hasta la próxima. Disfruta lo que te queda de vida.

Que yo disfrutaré lo que me queda de muerte.


Firma. Absalón.