FANDOM


CreppyGold CAMPEÓN DEL LIMBO
"Los regalos de los dioses no pueden ser destruidos con facilidad por los mortales."

Alza tu mirada, insulso mortal, y contempla con respeto al gran campeón del Limbo que, tras un Big Bang de imaginación, creatividad y/o consumo intensivo de drogas, se convirtió en el Amo y Señor del ¡CreepyLooza!


-Este sujeto, todos hablan sobre él, como invocarlo, que son el, que les gusta, nacen más historias a partir de la original, los llamados The Killers, son todo lo mismo, que el original, la misma arma, el mismo aspecto, todos fanáticos y fanáticas, locos por el, creo se llama Jeff, no estoy muy seguro. Esto sonara tonto, pero a partir de esa historia muchos lo imitan, salen por la noche, pero los atrapamos, algunos no son muy buenos imitando por lo que es más fácil atraparlos, otros son tan buenos como el original, pero son demasiados y no te pediría esto si no necesitara ayuda de verdad… Jeff podría seguir haciendo de las suyas sin que nos importe, pero no, ahora no podemos ignorar lo que pasa, sus fanboys, fangirls se están descontrolando, aparecen 10 cuando acabamos uno, esta chica Jane The Killer su mano derecha creo que es ella o será Mina o Nina en fin como sea que se llame… Jeff la ataco, pero ella le mostro su admiración, el la apuñalo cerca del corazón, prometiéndole que si sobrevivía el la volvería a ver y así fue, ella se convirtió en el primer Killer que no quería matarlo. Si la encuentras, no importa el medio, tienes que hacer que te diga donde esta Jeff y no permitas que te engañe, es muy astuta, además nunca deja nada más que un rastro de cuerpos por lo que diferenciar a un imitador de ella no será fácil, si encuentras a el hermano de Jeff, Lu o Liu como sea acabalo, también ha esa chica Jane, que no quede rastro de ningún Killer, acaba con sus fanáticos, bórralos de la faz de la tierra, que sea como si nunca existieran ¿Entendiste?

-Sí.

-¿Qué quieres además de tu paga?

-Dos cuchillos de carnicero, una pistola Desert Eagle calibre 50, y un traje negro.

-Muy bien ¿algo más?

-¿A qué hora salen los Killers a la calle?

-Después de las 23:30.

-Quiero cuatro hombres esperándome, en la puerta de este edificio a las 23:25.Y que nadie más salga aparte de nosotros, ellos y la policía que es inevitable que este.

-Hecho puedes irte.

Salgo de la oficina, esta su secretaria esperándome afuera.

-Le entrego lo que solicitó, excepto su paga, que se le dará una vez finalizado el trabajo.

-Muy bien.

-Espero que tenga suerte y que no muera tan joven, ¿Tiene la misma edad que ese asesino?

-Solo la aparento-dije, con una sonrisa.

-Suerte.

Salgo del edificio, me dirijo hacia el hotel, pero siento como si alguien me siguiera, puede ser uno de ellos, sea quien sea no debió seguirme, ahora son dos encapuchados, entro en un callejón (esta oscuro, ambiente perfecto), me detengo, las pisadas se detienen también, hasta que uno de ellos dijo:

-Sera mejor que no lo hagas.

-El problema es que debo hacerlo si quiero recibir mi paga.

-Como quieras, pero no saldrás vivo de este callejón-Dijo una sonrisa idiota.

-Eso lo veremos.

El encapuchado me atacó, tomé la pistola, su cara muestra asombro, dos balas, una al pecho, la otra a la cabeza, cayo el primero, el otro esta helado, ni siquiera pudo moverse, me acerco y le digo:

-Si quieres vivir, lo mejor será que vayas a llamar a los otros y les digas que me esperen en el parque a medianoche.

-Es-es-tá... está bi-en-respondió. Mientras observaba a su amigo muerto en el suelo.

-Ahora lárgate.-Dije.

Llegué al hotel, dejo las cosas en la cama, me voy al baño, me lavo la cara, voy a la cocina y saco una caja de jugos de la heladera y me siento a mirar televisión, pasa un rato, ya son las 23:00, me levanto, me pongo el traje y la máscara y me voy al punto de reunión. Llego a la entrada del edificio, son las 23:24, viene llegando un auto negro, de este bajan cuatro hombres también de traje, con máscaras y armados con cuchillos.

-Qué suerte que llegaron a tiempo, odio esperar, síganme, vamos al parque.

-¿A qué?

-Somos los anfitriones de una pequeña fiesta en el parque, está mal hacer esperar a los invitados.

Era medianoche, la plaza estaba desierta, unos encapuchados con cuchillos salen de entre los árboles, serán unos, 8 nada que no pueda controlar por mí mismo, afortunadamente, llevo cuatro hombres a mi lado. Empiezan a correr. Son algo bajos de estatura, pero no importa, les hago una seña para que ataquen, los cuatro corren mientras espero el momento adecuado para atacar, al final terminó cuatro contra cuatro y cuatro contra uno, no importa, uno me ataca, tomo los cuchillos y lo esquivo, ahora es otro, este no tiene tanta suerte, me agacho enterrando el cuchillo en su garganta, ya son tres, dos atacan al mismo tiempo, entierro un cuchillo en el brazo de uno, tomo su cuerpo y giro, su compañero lo apuñala por la espalda, mientras yo le corto el cuello, al parecer se conocían, porque el otro me insulto, su ataque es furioso, tonto, ya solo quedan dos, atacan al mismo tiempo, pero uno de ellos se resbala con la sangre de su compañero, tropieza, grave error, entierro un cuchillo en su cuello y otro en las costillas trabándolo entre estas para usarlo como escudo, igual que antes su compañero lo apuñala, ya queda uno, este ataca, saco la pistola, una sola bala en su cabeza, mi pelea acabo.

-Bien hecho, terminamos por hoy, mañana empezamos a cazarlos, esperen en el mismo lugar a la misma hora.

Me voy al hotel, sé que no atacaron todos en la plaza, por suerte son unas veinte cuadras, van a tener tiempo de alcanzarme, aunque desearía que no lo hagan, me siguen, es solo uno, creo que es ella, Nina voy a dejar que me alcance, me detengo, escucho una voz:

-Oye gatito, creíste que te dejaría escapar, como si nada, después de que un pajarito me dijo que me buscas.

-No fue un pajarito, fue la secretaria de mi jefe la que te dijo por miedo a que la mates, pero tú lo hiciste de todos modos.

-Sí, sus gritos fueron asombrosos, primero pensé que podría divertirme con ella, pero al primer corte soltó todo, eso me decepciono un poco, -No me mate por favor, no-.

Dijo en un tono un poco burlón, eso realmente me molesto.

-¿Porque no viniste sola?

-Porque no seré yo quien te acabe, yo solo vine a disfrutar del show.

-Viste la fiesta en la plaza, ¿qué te hace pensar que las cosas van a ser distintas aquí?

-Los que mataste en la plaza no pasaban de los 13, ellos eran principiantes, fanáticos débiles, los débiles no van con nosotros.

-Que la fiesta comience.

Dije sonriendo, mientras dos encapuchados se acercaban, desabotone mi saco, saque mi arma, apunte, dispare una bala, la esquivo, otra más lo mismo, me lanzo su cuchillo deje que se entierre en mi brazo, cambio la pistola de mano desentierro el cuchillo, disparo con la zurda esquiva la bala, lanzo el cuchillo que da en el blanco, atravesó su cuello justo en la yugular, el otro empieza a correr, guardo mi arma saco los cuchillos, los metales chocan , este es más rápido que los otros, pero no lo suficiente, me agacho, esquivo su ataque y corto su espalda, gira y corto su cuello, ya cayeron los dos, ella ríe como una loca y habla:

-Jajajaja, que hermoso que fue, cayeron como muñecos, voy a tener que encargarme yo, no puedo creerlo, Es hora de dormir, mi príncipe.

Empieza su ataque, corre rápido hacia mí, esquivo sus cuchillos con elegancia, como si estuviéramos bailando, su rostro desfigurado me mira con odio, ataca de nuevo, doy una vuelta, saco mis cuchillos dando un pequeño corte en su cara, casi que me divierte pero no puedo subestimarla demasiado o será mi fin, ataca de nuevo, decido dejar de jugar, los metales chocan, me dio un fuerte golpe en la panza, no puedo evitar agacharme, ataca mi cuello, bloqueo con mi brazo, golpeando su ojo de paso, retrocede:

-Mi hermoso rostro, ¿Cómo te atreves?

Ataco de nuevo, ahora más agresivo, más fuerte, más rápido, casi no logra esquivarme, me agacho una de mis manos se apoya en el suelo, mis piernas por mero reflejo hacen una barrida, ella cae se, levanta rápido, solo para recibir un rodillazo en la cara, cae de nuevo su cara esta partida, cubierta de sangre, sumado a su rostro quemado, no es una escena muy agradable, lanza un cuchillo a mi cara, por suerte la máscara de gatito es de metal, alguien viene corriendo su arma refleja la luz de la calle, ataca, me agacho tomo su brazo, lo rompo, este suelta un grito horroroso mientras me golpea con su otra mano, tome la pistola, tres balas en su pecho hicieron que deje de gritar como un cerdo, ella aprovecha la situación para atacarme por la espalda, esquivo su ataque, me agacho doy un rodillazo en la boca de su estómago, mi puño golpea su mandíbula, por el golpe ella perdió su arma, esta indefensa, la agarro de los pelos y la levanto, ella me insulta, me golpea, es insoportable, saco la pistola y la golpeo con el mango, por fin cerro la boca, la cargo sobre mi hombro y empiezo a caminar hacia el hotel, solo faltan dos cuadras para llegar al hotel, un vehículo se acerca despacio, hasta que una voz atreves de un parlante dice:

-Oiga, usted alto, baje ese cuerpo y levante las manos.

Mierda, lo que me faltaba un policía haciéndose el héroe, abre la puerta del patrullero, mientras me apunta con su arma yo sigo dándole la espalda no puedo dejar que reconozca a quien llevo sobre mi hombro, me saco la máscara y se la pongo a ella, ahora puedo darme vuelta.

-Tranquilo oficial, venimos de una fiesta, solo que mi amiga bebió demás y bueno tengo que llevarla a su casa.

Respondí con total naturalidad, solo espero que me crea.

-Entonces no le molestara que revise a su amiga.

Temí que dijera eso, dejo caer el cuerpo, el oficial dispara, esquivo la bala, tomo su mano, le arrebato el arma, dos balas, una en su pierna, la otra en su mano, este cae al suelo, empieza a arrastrarse hasta el patrullero, lamentablemente me hubiera gustado que quedara solo en esto, pero como me quite la máscara, él podría identificarme, rompo los cables de la radio, lo ayudo a subirse al patrullero, tomo su arma lo golpeo con ella en la nuca, queda inconsciente sobre el volante, pongo el vehículo en marcha, el patrullero sale disparado por la calle, lo guio hasta una bomba de nafta, salto, el patrullero choca contra las bombas pero no explota, no puedo evitar sentir frustración, no paso como en las películas, me acerco hasta el patrullero, saco mi encendedor y lo tiro sobre el capo empapado de combustible, el fuego comienza a consumirlo todo, vuelvo a donde deje el cuerpo, por suerte sigue allí, lo vuelvo a cargar y empiezo a caminar de nuevo hacia el hotel:

-Buenas noches, Señor.

-Buenas noches.

Llego a mi habitación, arrojo el cuerpo sobre la cama, voy hacia el placar, tomo unas sábanas, las rasgo y las uso para atarla al respaldo de la cama, voy a la cocina, saco una cajita de jugo de la heladera, voy a la habitación, me siento en una silla a esperar que despierte para empezar el interrogatorio. Mierda me quede dormido, miro la cama, ella sigue ahí, pero esta despierta, miro la hora 7:55, ya es hora de las noticias matutinas pensé, me levanto y prendo el televisor:

-Noticia de último momento Una matanza en el parque principal estremece la ciudad esta mañana, las víctimas son adolescentes de unos 12 y 13 años de edad, la mayoría fueron asesinados con armas blancas excepto uno que recibió un disparo en la cabeza, estos jóvenes comparten un mismo aspecto en común, todos ellos llevaban mascaras blancas con enormes sonrisas marcadas en sus rostros, además se descubrió que estos jóvenes portaban armas blancas en el momento de su muerte, estos jóvenes tendrán algo que ver con la ola de asesinatos registrada en esta semana, de la cual no se sabe quién es el autor de los hechos, averígüelo luego del espacio publicitario.

Me levanto, apago el televisor, me acerco a la cama, ella me mira con odio, no puedo evitar sentir un escalofrió correr por mi espalda, tomo la silla y la ubico al lado de la cama.

-Bien, Nina quiero que me digas lo que quiero saber.

-Que eres condenadamente feo, eso, o ¿que eres condenadamente feo?

-Al menos yo no queme mi cara para seguir a un idiota deforme, que le importan una mierda sus fanáticos.

-No es cierto, Jeff nos ama, y cuando te encuentre no te perdonara, por lo que has hecho.

-Jajaja, que ilusa eres, Jeff los odia, por culpa de sus odiosos fanáticos, tu querido Jeff no puede ser único, todos tratan de imitarlo, pero no son como el, nunca serán como el, y si del dependiera los dejaría morir en la menor oportunidad.

-Mentira solo quieres jugar conmigo.

-Lamento que no puedas ver la verdad que esta frente a ti, ¿Por qué crees que siempre llega la policía cuando más están disfrutando?, ¿Por qué cuando fueron cincuenta de ustedes a ese barrio se encontraron con lo mejor de la policía esperándolos? Entiende Jeff los quiere muertos y hará lo que sea para conseguirlo. Ahora dime donde está.

-Busca en mi ropa, una nota.

-Tengo que decir que no me agrada la idea de buscar entre tu ropa.

-Solo hazlo.

Con desconfianza reviso los bolsillos de su campera, no hay nada.

-¿En dónde está?

-Tendrás que buscar bajo mi ropa.

-Mierda.

Lo menos que quiero hacer es buscar bajo su ropa.

-Que pasa, ¿Tienes miedo?

-No.

-Tendrás que cortar mi ropa con tu cuchillo.

Demonios, no quiero.

-Deja de hablar estupideces.

Tomo mi cuchillo, corto su remera y ahí está la nota, debajo de su maldito sostén.

-Anda tómala.

-Por supuesto que lo hare.

Saco la nota, la abro, una dirección y una palabra clave.

-¿Y ahora qué?

-Ahora te matare, iré hacia la dirección, matare a Jeff, cobrare mi paga y nada más.

-Eres un tonto si crees que entraras allí tu solo.

-Bueno, te dejare vivir, iré hacia la dirección, te usare para entrar y te matare. Son detalles, pero el resultado siempre será el mismo.

Pase el día dentro de mi habitación, ya es de noche, miro el reloj son las 23:00, me pongo el traje, cargo la pistola, limpio los cuchillos, desato a la soplona y me voy caminando con ella hacia el punto de reunión, alguien nos sigue, son las 23:25, viene llegando el auto, se detiene bajan los cuatro y uno pregunta:

-¿Quién es ella?

-Es nuestra invitada a la fiesta de esta noche.

-¿Adónde iremos esta noche?

-Aquí.

Le dije, entregándole la nota, llegamos a la dirección de la nota, era una fábrica a las afueras de la ciudad, ella bajo del auto, golpeo la puerta, y dijo la palabra clave.

La puerta se abrió, entramos y ahí estaba, esperando con un cuchillo en la mano, el original, el verdadero Jeff The Killer, mire a los que estaban conmigo y dije:

-Solo yo contra él, ninguno de ustedes interferirá, ¿Entendieron?

-Como quieras.

-Hola Jeff, sabes a lo que vine, ¿Cierto?

-Sí, lo sé.

-Espero que sea rápido.

-Yo espero que sea lento, doloroso y hermoso.

-Bien, ¿Qué estas esperando?

Grite, Jeff empezó a correr, esto va a ser grandioso, pensé, esquive su ataque, saque mis cuchillos, los metales chocaron, una, dos, tres veces, un tajo superficial rasgo mi camisa tiñéndola de una leve mancha roja, eso estuvo cerca, ataco, se agacha, doy un cabezazo, su frente sangra, sus ojos muestran más odio, ataca, atajo los dos cuchillos con mi brazo, mientras entierro el otro en sus costillas, ni si quiera lo sintió, patea mis costillas, creo que rompió un par, mi sangre corre más fuerte, ataco con más fuerza y más rápido, esquiva, hace una pausa y habla:

-Me sorprende, que alguien pueda hacerme frente.

-No te sorprendas demasiado, recién estamos empezando.

Dije, mientras me saco el saco, y tiro la pistola lejos.

Ataco de nuevo, tomo el brazo que porta su arma, entierro mi cuchillo en su hombro, algo frio se mete en mis costillas, lo sujeto con fuerza y lo azoto contra una pared, desgarrando su hombro y parte de su pecho, al mismo tiempo que el desgarraba mi cuerpo, la sangre es mucha pero no siento nada, ataco de nuevo, esquivo sus cuchillos, apoyo mi mano en el piso, hago una barrida perfecta, Jeff cae, me levanto rápido, pateo una de sus manos, haciendo que pierda su arma mientras piso la otra, me agacho, me preparo para acabarlo, pero un cuchillo atraviesa mi hombro, me doy vuelta y miro, era ella Jane The Killer:

-Aléjate de él, si alguien va a matar a Jeff seré yo.

Grito, desentierro el cuchillo de mi hombro, y se lo tiro, se enterró en su estómago, no puede esquivar un cuchillo y quiere matar a este idiota, pensé, en eso Jeff pateo mi espalda haciendo que me salga de encima de él, tomo mis cuchillos, ataco, el esquiva, mi rodilla golpea su estómago, se agacha, golpeo su cara con fuerza, cae hacia atrás, su cara sangra ,voy a rematarlo, un cuchillo detiene mi ataque, otra vez ella, que fastidio, trato de cortar su cara, se agacha, alcanzo a cortar un mechón de pelo, lanza una estocada contra mi cara, el cuchillo se parte al chocar contra mi mascara, con la mano que me queda libre, le doy una cachetada, ella cae, Jeff se levanta, me alejo de él, estoy sangrando, me saco la camisa, tomo una botella de vodka, y roció el alcohol sobre las heridas, me saco la máscara, tomo un trago, el alcohol quema mi garganta, tiro la botella y sonrió, Jeff me mira, suelta una carcajada y ataca, Jane lo toma de una pierna haciéndolo caer:

-Jeff, no puedo matarte si no estás peleando conmigo, dejare que termines con ella y volveremos a lo nuestro.

Jeff pateaba su cabeza, ella tomo el cuchillo y lo enterró en su pierna, Jeff se levantó, Jane también, empezaron a pelear, los metales chocaban dejando escapar pequeñas chispas, no puedo evitar sentir ganas de intervenir, tengo que intervenir, no puedo controlarme, tomo los cuchillos y corro a toda velocidad, atajo los cuchillos de Jeff y Jane, piso un pie de Jeff, lo pateo con mi otra pierna, cae de espaldas, esquivo el ataque de Jane, doy media vuelta y entierro mi cuchillo en su cuello, ella escupe sangre por su boca mientras cae muerta al suelo, Jeff se levanta, ataca rápido, yo soy más rápido, doy media vuelta como si estuviera bailando, me agacho entierro el cuchillo en sus costillas, se da vuelta, lo esquivo, entierro el cuchillo en su estómago, una, dos, tres , la cuarta fue a su cuello, la sangre brotaba de su boca como una fuente, saco mi cuchillo de su cuello, Jeff cae arrodillado, escupe más sangre y queda inmóvil en el suelo, Jeff The Killer murió.

Me acerco a Nina, y le digo:

-Espero que hayas disfrutado el show.

-Si lo disfru………..

Mi cuchillo se entierra en su estómago, su boca se inunda en sangre y cae muerta al suelo, mancho mis dedos con sangre y escribo en las paredes: “No más Killers”.


Creado por: Sonif

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.