FANDOM


Nunca fui muy sociable de chica, no era por algún problema ni nada, sólo que no me gustaba estar con gente que no conocía, ni me interesaba hacer amigos, tenía mis amigos imaginarios, animales y humanos, supongo que tenía 5 o 6 años cuando aún jugaba con ellos, a los 11 ya tenía amigos de verdad; amigas y amigos y dejé a mis amigos de fantasía.

Tenía trabajo, una casa, salía con mis amigos, un día, cuando volví a casa me dispuse a ir a dormir pero algo a la mañana me despertó, sonaban pasos. Pensé que era un ladrón y fui con el cuchillo de cocina en la mano, recorrí toda la casa, no había nadie, tranquila, dejé el cuchillo sobre la mesa y me fui a dormir. Al siguiente día bajé a desayunar, pero me caí de la escalera, sentí como si me hubieran empujado, no le di importancia y me fui a trabajar.

Llegué tarde a casa, estaba muy cansada y me fui a dormir. De nuevo escuché los pasos, salí a a ver y no había nada, pero por el rabillo del ojo vi una sombra correr, salí corriendo a mi cuarto. Cerré la puerta con llave, no sabía que era eso, me calmé y me fui a dormir. A las 2:00 am o por ahí me pareció escuchar voces hablando, ladrando, algunas llorando, riendo, pensé que sólo estaba soñando y me dormí hasta que alguien dijo "Todavía seguimos aquí" en ese momento me desperté, me levanté y miré el reloj, eran como las 9:00 am.

Fui corriendo al trabajo, antes de salir con el auto, en la ventana me pareció ver a alguien sonriendo. Me dio miedo, me refregué los ojos y ya no había nada, tal fue mi espanto que pedí turno para el oculista. Tenía miedo de volver a casa, terminé quedándome en casa de mis padres.

Al anochecer me despertaron unos pasos, creía que fue papa, que es sonámbulo, la puerta se abrió sola, aquello me aterró, salí a ver que pasaba. No había nada ni nadie, cerré la puerta y me fui a dormir pero por alguna extraña razón no me podía dormir por esa incómoda sensación de vigilancia.

Al día siguiente volví a mi casa. El día fue del todo normal, cuando me fui a dormir escuché ruidos como si estuvieran arrastrando algo, a la mañana siguiente cuando volví de trabajar había policías y ambulancias. El policía me preguntó si yo vivía aquí, le dije que sí y le pregunté que había pasado. Cuando el policía me mostró la "escena del crimen" allí estaban mis padres y amigos, todos muertos en la sala con el cuello cortado y rasguños. Lo más perturbador era que los cadáveres no tenían los órganos, estaban vacíos. Me culparon de asesinar a mis amigos y a mis padres, pero yo se quién lo hizo fuer...

-Carta encontrada en la celda del prisionero 453896, junto con su cuerpo degollado junto a una nota "AÚN SEGUIMOS AQUÍ" ​

firma: anónimo

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.