FANDOM


   Basado en el Popular juego: Amnesia: The Dark Descent.Editar

27 de Julio. 1838Editar

Mi nombre es Joshua. Escribo esto por pedido de mi amada madre. Ella me ha pedido que redacte todo lo que haré, durante mi ausencia en mi hogar. La razón: Trabajaré como sirviente personal para Alexander de Brennenburg. Nuestra actual situación de pobreza, me ha forzado a buscar un empleo, aunque no sea digno, para poder brindarle a mi madre y a mis hermanos el alimento y la vida que se merecen. Para ello, tendré que desplazarme al enorme castillo de Brennenburg, el cual será mi hogar durante un tiempo.

Hace frío, hay mucha niebla, suficiente para perderse fácilmente por el camino. Estoy escribiendo desde la carroza que me ha enviado el barón Alexander. Al subir, casi ni pude notar el rostro del conductor; ni me miró. Sólo vi un poco su negra vestimenta, y su aire misterioso, pero estaba más preocupado por las lágrimas de mi madre,mientras me despedía. Darwing y Lucía se alegraban por mí; sabían que haría un buen trabajo, y por supuesto, sería recompensado. Con todo mi corazón, amo a mi familia. Sueño, con el dinero que gane, llevarlos a vivir a un pueblo, o a una ciudad, y que mi madre y mis hermanos, vivan felices.

...

Ha pasado, por lo que puedo ver por la luz del día, dos horas. Desde la ventana de mi elegante cabina en la carroza, vislumbro entre la densa niebla el inmenso castillo de Brennenburg. Me cuesta mucho visualizar, si su altura llega hasta las nubes del cielo. El pesado aire de este diminuto lugar en Prusia, es lo suficiente para erizar la piel hasta el caballero más valiente. 

Ciertamente estoy un poco nervioso. Daré todo mi esfuerzo en este, mi trabajo, y la salvación para mi familia. Alexander me ha prometido una interesante suma de dinero, el cual sé que al tenerlo, lo invertiré sabiamente, para sacar a mi familia de la inmundicia. Sueño con llevarlos a vivir en una zona comercial, cerca de alguna ciudad, y ver a mis hermanos menores y a mi madre felices de vivir bien, como resultado de mi arduo esfuerzo.

Ya estoy llegando. Veo al señor Alexander por la ventana.

...

Estoy en la habitación de los invitados. Será mi cuarto personal durante mi estadía aquí. Mi amo Alexander me ha recibido con una cálida bienvenida. Me llevó a un enorme comedor, me dio una taza de té y una bandeja de comida exquisita. Admito que me sentí un poco avergonzado, pues yo soy el que debió hacer esas cosas para él, pero da igual, es mi primer día, y agradezco mucho su recibimiento. Alexander es un hombre muy misterioso, habla siempre con un tono sombrío, y su mirada continuamente causa que mi cuerpo y mi sangre se hielen. Pero sé, que bajo esa sombría capa, está el alma de un buen hombre. Sin embargo, durante mi recibimiento, con un tono casi paternal, el cual nunca tuve, me preguntaba acerca de mi amada madre, mis hermanos y mis motivos por trabajar en el castillo. De vez en cuando, decía algún que otro comentario que me hacía dibujar una sonrisa en mi rostro. Él también sonreía.

Cuando hacía eso, me sentía cada vez más relajado, pero por supuesto que nada se comparaba con estar en mi cálido, amoroso y humilde hogar.

Mi habitación es realmente amplia. Se divide casi en tres partes. La zona de la elegante cama, la parte de la entrada, con un escritorio, unas velas y una lámpara, y una zona donde están un ropero elegante y un par de adornos de pared. La decoración es bastante sofisticada: alfombras de la más fina tela, algunos cuadros y ornamentos, y objetos como libreros y armarios de madera que casi puedo apostar que son de cerezo.

Tan solo al entrar al castillo, pude notar lo grande que es. Debe haber muchas habitaciones y salas. Supongo que tendré que acostumbrarme, porque estoy seguro que probablemente me pierda en las entrañas del esta gran estructura. Su interior es casi tan siniestro como el exterior... Durante el pequeño recorrido que me dio mi guía, el barón Alexander, podía observar sus largos pasillos, revestidos con una tenebrosa y antinatural oscuridad, en los cuales claramente lograba escuchar el golpeteo de mis propios pasos con ecos al rededor.

...

He empezado hoy mismo con mis labores. Alexander me ha llevado a un estudio, y me ha pedido que lo limpie. Hay varios libreros, con títulos grabados en los lomos sobre temas de arqueología, ciencias y cultura antigua. Además, vi algo así como uno que tenía que ver con el ocultismo y prácticas mágicas, y me sentí tentado por echarle un ojo, pero mi amo me acababa de llamar, y tuve que asistir con su pedido.

Alexander me ordenó que le ayudase a llevar un par de cajas, por algunos pasillos que se encontraban bajando unas grandes escaleras. Estaba tan oscuro que él me guió con una lámpara de aceite. Antes de llegar a una puerta, mi amo me dijo que dejase las cajas en la entrada, él los llevaría adentro. Extrañado, le pregunté si no necesitaba que las llevase adentro (algunas eran pesadas, y podía jurar que escuché dentro de ellas unas cadenas o algo parecido), pero me contestó que no. Con su permiso, me retiré. Mientras me alejaba, una tenue luz iluminó un letrero que anunciaba Mazmorras. Inmediatamente me puse nervioso y salí de allí.

Ahora estoy en mi cuarto. Ya casi de de noche. Luego de pensar un poco, supuse que en los tiempos en el que este lugar fue puesto en pie, eran necesarias las mazmorras. Tal vez los usa como lugar de almacenamiento o algo así. Pero algo que me extraña: El sonido de las cadenas, y el hecho de que no me dejara entrar. Creo que me llama mi amo...

...

Es medianoche, luego de limpiar un poco más y servirle la cena, estoy agotado. Pero valdrá la pena. Mi amada madre y mis hermanos, necesitan el dinero que se me ha prometido.

28 de Julio. 1839. Editar

Me he levantado temprano, y Alexander me ha pedido que le quite un poco el polvo a unos libreros, estantes y escritorios, ubicados en diversos cuartos. Estoy en mi pequeño descanso. Varias veces me perdí en unos oscuros corredores. Siempre llevo una lámpara para iluminarme, y de vez en cuando logro alumbrar mi camino encendiendo un par de antorchas con unos encendedores (yo los conozco como yesqueros).

Me intriga el hecho de que sea el único sirviente presente. En toda la exploración que he hecho al lugar, sólo vi a una persona además de mí: Alexander. No descarto la idea de preguntarle acerca de esta abrumadora soledad.

...

Estoy en mi hora de comer. Me he preparado una cena que se ve muy apetitosa, a diferencia que con mucho sudor en la frente, logro llevar a mi casa, pues es poca la comida, y de baja calidad. Pero mi familia me agradece, y me sonríe.

Le pregunté a mi amo sobre el tema de estar sólo nosotros dos, pero mi miró fijamente. Juro por Dios que sentí temor, e iba a disculparme por dicho atrevimiento de hablar, pero él repuso:

-Pues Joshua. Sólo puedo decirte, que estaba buscando a alguien especial... A alguien... Como tú.-

-Gracias -Respondí. -Disculpe por haber preguntado eso.-

-No pasa nada, mi joven amigo.-

Fue aterrador. Pero es cuestión de adaptarme a su personalidad.

...

Ya es de noche, y estoy verdaderamente agotado. Estuve tan ocupado haciendo cosas que casi no pude escribir en el diario. Alexander se ha ido a dormir, y yo haré lo mismo.

...

Algo me despertó. Creo que eran... Se escuchaban como... Voces... Pequeñas voces fuera de mi habitación. No sé qué es lo que sea. Parece que son casi las 3 de la madrugada. Esas voces otra vez.... Iré a revisar.

...

No puedo explicar bien lo que pasó, pero no puedo negar que estoy un poco asustado:

Me levanté y caminé sigilosamente hacia la puerta de mi habitación, los murmullos seguían y cuando estuve a un paso de distancia de la puerta que daba hacia el exterior, juro que escuché un leve llanto que hizo que retrocediera... Eso fue lo que creí escuchar. Estaba temblando, y sentí un espantoso escalofrío. Estoy seguro que era el llanto de una niña. Sudaba cada vez más, y sentía que con más velocidad, latía mi corazón. Tomé la manilla de mi puerta, y la abrí de golpe y sin dudarlo. Tan fuerte la empujé que golpeó la pared.

Nada... No había absolutamente nada. Solo la débil luz nocturna que entraba por los grandes ventanales y que golpeaban a una fuente escaleras abajo, frente a mi habitación. Me giré a la derecha y bajé con mis piernas temblorosas hasta el centro del extenso lugar. Fui hacia la fuente, y en el agua que brotaba de la boca de una estatua de la cabeza de un infante pequeño, me lavé un poco el rostro. Tal vez estaba alucinando. Pero no puedo decir que me sentí bien al hacerlo...

Luego de unos minutos regresé, subí las escaleras; esta vez por el lado izquierdo. Ya estaba más calmado. Cuando tenía la mano en la manilla de mi puerta:

``Toc, toc´´

Ese leve sonido... Provino desde el interior de mi propia habitación. En ese momento, el miedo, que al principio sentí, reapareció y ahora con el doble de fuerza. No sé por qué, pero miré hacia atrás y sentía como si las oscuras sombras se agrandaran e intentaran atraparme. Sentí... Que las cosas se movía a mi alrededor. Escuchaba cada vez más fuerte el llanto de esa niña de nuevo... Y mi vista... No lo sé... No podía ver claramente. De golpe entré a mi habitación. Y una especie de rugido provino desde afuera, y sólo se interrumpió... porque lancé con todas mis fuerzas, la puerta para que se cerrase. El sonido del cierre de esa maldita puerta hizo que todo se detuviese.

Incliné nerviosamente mi frente en ella, y temblorosa mente me giré hacia atrás. El escritorio de mi cuarto. Todo parecía en orden... Pero cuando fui a tratar de dormir de nuevo en mi cama, una fuerte brisa, o al menos eso es lo que creo, levantó fuertemente el edredón, arrojándolo cerca de mis pies...

Hace más o menos una hora desde eso... No he podido dormir... Escribo esto desde un rincón cercano a la puerta... Tengo mucho miedo... No sé si algo me está observando, pero siento que es así... Trataré de...

30 de Julio. 1839. Editar

Casi no pude dormir anoche. No me alejé ni un segundo de la puerta; dormí pegado a ella. Tal vez, o fue todo un sueño y mi psique débil y cobarde me manejó para que terminara acostado allí, o... Todo fue real. Es de mañana... Escucho una puerta afuera... Debe ser el barón... Creo que debo ir a trabajar. Estoy tan cansado...

Nuevamente es mi descanso, pero fue más temprano. Estos varían de acuerdo a la decisión de mi amo. Le vi entrar directo al pasillo subterráneo que guía a esas sombrías mazmorras. Y no ha salido de allí. Pero me ha pedido que no le molestara. Creo que es mejor, pues reposaré un poco, pues sigo muy cansado, por más que he tratado de permanecer completamente despierto. Pedí permiso para una taza de café. No es suficiente, necesito otra...

Algo que me extraña, y es muy fortuito para mi, es que a diferencia de otras personas, Alexander no ha puesto muchos problemas con respecto al tema de la comida. Me dijo que era libre de comer lo que deseara durante mis descansos. Sabía que era buen jefe.

...

Alexander me ha pedido que dentro de 10 minutos, le llevara una bandeja con lo que parece ser carne de primera calidad, según lo que me dijo. Lo más extraño es que él mismo lo preparó. No quiso que yo le cocinase; claro, me parece algo poco usual, pero tal vez de vez en cuando, no desea sentirse como un viejo inservible con un sirviente personal. Espero no lea esto, me despediría.

...

Le llevé la bandeja. La carne, el vino y las raciones de arroz, ensalada y pan, hacían que la bandeja se viera verdaderamente apetitosa. Cuando entré a su estudio, me dijo que mirase bien la carne. Me preguntó de qué criatura terrenal era la carne, es decir, su procedencia. Obviamente carne roja, pero no tengo muchos conocimientos de carnes de primera. En mi familia de vez en cuando podía llevar sobras de carne de reses viejas que compraba con lo que ganaba en un buen día, así que le dije que era de una res.

Rió. Luego me dijo que la probase. Lo hice, sabía realmente muy bien. Me preguntó lo que opinaba de su comida, y respondí que era deliciosa. Igual no podía nunca decir lo contrario. Luego me retiré, no sin antes desearle buen apetito.

...

Limpié por aquí y allá. Todavía no ha salido Alexander desde la oscuridad de esos pasajes. Creo que iré a buscarlo. Espero que no le haya ocurrido nada. Su cuerpo es un poco viejo, y aunque sepa guiarse, se es posible olvidar el camino correcto. Además es muy tarde. Iré en su búsqueda.

...

¡Oh Dios mío! Me ha pasado algo muy aterrador ¡Estoy muy aterrado! ¡Padre Santo, cubridme con tu Sagrado Manto! 

No sé si lo que pasó fue producto de mi imaginación, pero cuando fui a abrir la puerta con rumbo a las mazmorras, escuche unos fuertes gritos de un hombre... Los primeros eran de terror... Los siguientes... De dolor.

En ese momento sentí un fuerte escalofrío, y los vellos del cuerpo se me erizaron con una rapidez inimaginable. Lentamente retrocedí, sin dejar de mirar esa puerta y...

-¡Ahhhhhhhh!-

Salí corriendo mientras rezaba unas oraciones. ¡Padre mío, protegedme! No sé si pueda dormir esta noche...

...

31 de Julio. 1839. Editar

No he descansado mucho. Es casi de mañana. No he visto a Alexander en varias horas. Trataré de calmarme. En estos momentos, el calor materno me tranquilizaría... Pero estoy solo...

...

No sé cómo lo hice, pero me dormí. Alexander me despertó entrando a mi alcoba, y me dijo que me levantara.

-Señor, me había preguntado si le había ocurrido algo. Temí por usted, puesto que no lo vi salir anoche. Pero usted me dijo que no le interrumpiese.-

-Joshua, hicisteis bien. Y agradezco vuestra preocupación. Pero me quedé hasta tarde haciendo un par de cosas. Ahora levantad, tenemos un invitado muy importante-

Mi amo me presento a Aggripa, un hombre también un poco viejo, pero muy agradable en lo que a mi concierne. Alexander me dijo que estarían ocupados en una de las bibliotecas, y me dijo que llevase en una carreta pequeña, varios cajones de madera a un pequeño almacén, castillo abajo, limpiara un poco más, e hiciese la cena.

Al terminar mi labor, que aunque no lo pareciese fue bastante agotable, le serví la cena a Alexander y a su invitado, parecían que estuvieron discutiendo. Luego, los escuché hablando algo sobre un orbe o algo así. Y una esencia vital... Y un tónico...¿Amnesia?

Y aún no he olvidado ese grito de tormento...

Entonces, Alexander se acercó a mí, luego de la cena:

-Entonces, Joshua. ¿Te sientes bien aquí? ¿Te gusta el trabajo? -Era la primera vez que me decía algo que no fuera una orden...

-Sí señor. A veces me cuesta guiarme, pero me acostumbraré. Y usted me agrada mucho-.

No sé por qué dije eso, pero pareció gustarle. Luego me dijo que me fuera a dormir.

P.D: En uno de esos cajones grandes de madera, emanaba un olor, como a carne podrida...

01 de Agosto. 1839. Editar

No he vuelto a ver a Aggripa, pero no preguntaré nada. Alexander me ha pedido que le llevase una bandeja con caldo a su despacho personal. Se ubica cerca de algo que me pareció, la entrada a un prebisterio. Su despacho, está en el centro de una gran sala, con otras puertas que han permanecido bloqueadas. Se debe subir por unas escaleras de caracol, y se encuentra su despacho.

Tardé más tiempo de lo que pensé haciendo un suculento caldo de pollo. Se lo llevaré, como me ha pedido.

...

¡Estoy, muy nervioso! Al llegar a allá... Le vi limpiándose sus manos, con un pañuelo... Se limpiaba sangre... Sangre...

Al darse cuenta de lo que miraba, me abofeteó, me ordenó que saliese, y que tocase la puerta primero... Pero yo estaba paralizado del miedo... No sé como pero volví a tener control de mi cuerpo, y salí de allí, algo presuroso.

Las cosas aquí están cada vez mas extrañas. Me apetece empacar mi poca ropa que traje, e irme. Mi sentido común me dice una cosa... Pero mi voluntad y corazón otra...

...

Sólo quiero olvidar esos malditos eventos que he presenciado...

02 de Agosto. 1839. Editar

Limpiar por aquí y allá. Pero casi no he visto a Alexander. Me dijo que no le molestara más, estaría en su despacho. Terminaré mis deberes por hoy más temprano de lo usual.

...

Todo está en un impecable orden. Incluso limpié una extraña fuente que está frente a la entrada de mi cuarto. Pero Alexander sigue en su despacho. O al menos eso creo.

...

¿Qué habrá detrás de esa puerta que lleva a las mazmorras? La curiosidad me está carcomiendo. No sé qué hacer, ni pensar...

...

Está decidido... Entraré... Descenderé a la oscuridad.

...

¡Dios mío! ¡He visto el propio diablo! ¡Ave María Purísima, no dejes que me lleve! Voy a trancar la puerta de mi alcoba... Dios... ¡¿Qué era eso?! ¿Qué...?...

03 de Agosto. 1839. Editar

Estoy temblando... Parece que me desmayé, y un reloj... Marca que es de madrugada... Con sudor frío, y lleno de pavor, re... redactaré lo que sucedió:

Bajé con una lámpara a la entrada de las mazmorras, y al entrar, casi me pierdo en esos pasillos y corredores cubiertos con rocas, y bloques derrumbados, cubiertos con moho. Habían varias, celdas o cuartos de retención... En la entrada de uno al final de un pasillo, detrás de una puerta, me pareció ver algo... No sé por qué lo hice, pero la abrí... Ya entreabierta, algo la empujó suavemente, y en el suelo vi sangre fresca... Retrocedí un poco, y esa... cosa... abrió la puerta de golpe...

Lo único que vi era sus ojos muertos, su cuerpo cosido y gris y... esa boca... Sin mandíbula inferior... Casi como un triángulo... Extendió una mano con garras para alcanzarme, y dejó escapar un fuerte gruñido... Caminaba torpemente, y era más... grande que yo... Creo que no tenía conciencia... Esa bestia, dejó escapar un rugido proveniente del mismo infierno:

-¡Gruuaaaahp!-

Di la vuelta y salí corriendo, y escuché que me seguía... Doblé una esquina y corrí hasta un cuarto y cerré la puerta. También había un poco de sangre allí. Con una mesa vieja, bloqueé la puerta, y me escondí en una esquina, agachándome y apagando la lámpara, para que esa cosa no me viera. Entonces, empezó a destruir poco a poco la puerta... Supe que esa mesa no sería un gran obstáculo, y con otro golpe, logré ver otra vez esa monstruosa boca. Empecé a rezar...

Tenía que defenderme, o eso es al menos lo que creo que pensé... No sé cómo, pero mis ojos se adaptaron a la oscuridad, y vi a mi izquierda, y cogí un madero puntiagudo... Mi única salvación...

Cuando logró romper completamente la puerta, y arrojar fuertemente esa mesa, destruyéndola contra la pared, noté que no me veía... La oscuridad. Aproveché eso, y lo golpeé en la cabeza... El... El monstruo dio un traspié para atrás y cayó. Me levanté rápidamente y traté de escapar, pero esa cosa me sujetó de mi pierna izquierda... ¡Dios mío, pensé que moriría!

Le clavé la punta del madero en un costado del torso, y de un golpe, me rasgó una parte de mi pierna. Cojeando, pero presurosamente, me dirigí a la superficie. Volví a encender la lámpara, y escuché el fuerte grito del monstruo tras de mí. 

Mi ángel de la guarda debió ayudarme, pero aún así, llegué a mi alcoba. Mi pierna... Está... Sangrando... Debo detenerlo...

...

Me hice un torniquete, y tomé sin permiso un poco de láudano para calmar el dolor... Debo decirle a mi amo, lo que vi, debo... Ir a su despacho... Seguro está allí...

...

¡Me arrepiento! Dios mío...

Cuando llegué al despacho, no había nadie. Pero leí un documento en el escritorio de Alexander... Eso era... Maldición, eso era... El tónico de Amnesia... Es para torturar... Extraer esencia vital... Activar algo... Repetir... Y...Convertir...

Él me vio leyéndolo...Me miraba... Con odio, pero... sorprendido al mismo tiempo. Lo rodeé y salí de allí... No sé en qué momento llegó para allá...

Voy a empacar mis cosas... ¡Me largo de este infierno oscuro!

...

Estaba dirigiéndome a la salida... y... Él estaba allí parado...

-Joshua, ¿Qué sucede? ¿Estás bien?-

Lo vi... Tenía un cuchillo... Un cuchillo...

Me di media vuelta... Corrí... 

No sé a dónde ir... Lo que sí sé, es que él debe pagar. Las autoridades lo harán pagar...

...

Lo soltó... ¡El maldito Alexander soltó ese monstruo en el castillo! ¡Estaba cerca de mi habitación! Me obligó a entrar otra vez a las mazmorras... Soy un ratón rodeado de infernales gatos...

Alexander delante... El monstruo detrás mío, acercándose sin todavía verme... Las... Mazmorras... Mi única esperanza... Tengo náuseas... Voy a (ESCRITOS IMPOSIBLES DE LEER).

...

Volví a mi alcoba. No sé qué demonios hacer... La salida principal está bloqueada... Y la... ¡Dios,esa cosa está fuera de mi cuarto! Está allí ¡Romperá la puerta!... 

... 

Esa cosa... Creo que se fue. Me escondí en uno de los armarios de mi alcoba... La puerta, está tan destruida... ¿Cómo puede existir algo así?... Mi única luz es la de mi lámpara... Todo está tan oscuro... Yo... Yo... Debo escapar... Ya sé... Romperé la venta... 

... 

... 

Por Dios. ¡Por Dios! Estoy... Sangrando tanto... ¡Dios mío! Ojala, luego de derramar estas amargas lágrimas...  

No sé cómo tengo fuerzas, ni puedo ver lo que escribo... Estoy en el suelo... 

Me torturó... ¡El maldito Alexander estuvo torturándome! Debió golpearme mientras escribía. ¡Soy un desgraciado estúpido! ¿Por qué me puse a escribir en este mugroso diario en vez de escapar? ¿¿Por qué?? ¡¡¡Dios!!! ¿En serio me merezco esto?... ¿Qu... Qué hice mal? 

Sólo recuerdo despertar en una sala de bloques de piedra... Suspendido en el aire... Sujetado desde mis extremidades... Él, estaba allí parado... Nunca olvidaré esas sucias palabras... 

-Entonces, Joshua. ¿Sabes por qué estás aquí?

Yo... Le grité, con todas mis fuerzas... Que me dejase ir... Le dije que no diría nada... Sobre mi familia... 

-Escucha... No me interesa nada. Pero por supuesto, no debiste leer nada de mis documentos personales. No sé por qué lo hiciste. Te pudiste haber saltado esta... opción del destino. Pero no...- 

Sacó un cuchillo grande y... Me cortó en mis brazos y piernas. Siguen sangrando... 

-Veo que no paras de llorar... ¿Te apetece algo de comida? ¿Carne tal vez? -El maldito, cortó una parte de mi pierna, rompiéndome un poco el pantalón... Me lo ofreció... De comer... Lo que probé el otro... El otro día... Era... Era... 

-No me gusta hacer esto... -Poco a poco el maldito reía- Pero te daré un buen motivo para llorar... Además, tienes algo, que yo quiero...

Me contaron historias de esa máquina... Nunca... Nuca creí que yo sería su victima algún día... Empezó a girar una rueda... Mis brazos y piernas se estiraban... Y se estiraban... Fue... El peor dolor que jamás sentí... Fue espantoso... 

Recuerdo... Gritar incontrolable mente... Mi garganta se desgarraba... Sangre salía desde mis... ¡Dios mió! 

Ese calvario duró más de una hora... Pero sin duda no quería matarme . Luego me desmayé... Alguien me trajo acá y escuché su voz diciéndome, que escribiera para mi amada madre... Se fue... 

... 

Esto... Es una celda... Piedra... Ratas cerca de mi... Todo está... Negro... Oscuro... Mi vista... ¿Qué le sucede?  

La única luz viene de una ventada de la puerta... Debe ser una antorcha... No sé qué hacer. 

... 

Escucho a alguien afuera... Está llorando... Es una mujer... No sé que hacer... Voy a ver... 

... 

Ella... ¿También?... Está en una celda frente a la mía. 

-Gracias a Dios, alguien más... ¡Ayúdame, te lo suplico! -Me decía ella.- 

Al parecer, también la torturaron.  

-No recuerdo, nada Ayúdame!

-¿Quien eres? -Le dije -Calla. Te va a oír...- 

No sé cómo, pero al ver a alguien más nervioso que yo, hizo que yo paresia tranquilo. Lo que escribo no plasma el terror que ella tenía en los ojos. Lloraba, tenía sangre en sus manos y cara... Me dijo que estaba lastimada. Tratamos de agarrarnos las manos, pero su celda estaba separada de la mía... Seguía llorando... Me suplicaba que la sacara... Le dije que se calmara, que no podía hacer nada por ella. La calme... Y le dije que me dijera si la herida era mortal...  

Me dijo que no sabía, pero no salía mucha sangre; no lo suficiente para que fuera peligroso, pensé. 

Le dije que estuviera allí... Y empecé a buscar en mi celda alguna manera de escapar... Nada. Todo era sólido y fuerte... Le dije que hiciera lo mismo... Nada. 

No había mucho que hacer... 

-Me llamo Lisa, y (COMENZABA A LLORAR) no se que estoy haciendo aquí... -Seguía llorando... Fue tan amargo verla así... Le dije que me dijera lo que recordara... -Yo, no recuerdo nada... No sé que hago aquí... No se, por qué... Tengo tantas heridas... - 

No sabia que hacer... Le dije mi nombre... Pero, Decirle o no lo que sabía sobre ese tónico... P... Se lo diré. 

... 

Se asusto más... Me dijo que no recordaba nada... Le dije que tampoco sabía por que yo estaba aquí, pero es un hecho... Sigue llorando... Luego, mencionó que recordaba, a lo que creyó eran sus padres... 

... 

-Lisa, trataré de sacarte de aquí -Le dije. -Solo tranquilízate...

-Por favor, no quiero morir -Es lo único que me decía... Me esta mirando... Me sorprende poder ponerme de p... 

Parece que alguien... Le dije que se hiciera la muerta... Es el... 

...          

Vamos a salir... Iba a matarme... me hice el muerto... Tenía un hacha... Iba a llevarme... Alguien grito su nombre... Esa vos era de... Ag..Aggripa?... Dejo el hacha... Creyó que yo no oía... Salio corriendo... Voy a sacar a ella...          

...          

Y esta conmigo... Estamos en otra celda... Destruí con el hacha la cerradura de su puerta, pero hice mucho ruido... Escuchamos algo y nos escondimos... No se a donde fuimos esto es un maldito laberinto...          

Ella, es tan hermosa. La pobre, maltratada, torturada, esta desnuda... Quiero sacarla... Esta llamando a sus padres... Me dice que quiere verlos... Buscaremos una salida...          

...          

Esa cosa esta afuera, ella esta conmigo... Tiene miedo... Vi un hueco por donde podemos salir que esta en la pared pero apareció ese monstruo y nos escondemos en otra celda... Tan oscuro... no lo oigo... Estoy tan débil... Ella...          

...          

Esta acurrucada sobre mí... Tan linda... Su cabello, suave y dorado. Su rostro, casi angelical. Tiembla... Teme... Me miro, directamente... Sus ojos, llenos de lagrimas... Su tristeza... Es la mujer más hermosa que he visto nunca... Ahora que estoy con ella, creo no sentir dolor... Para tantas heridas que tengo...          

Le di me camisa, para que se limpiase la cara, manchada con lágrimas y sangre... Luego le dije que se tapase con ella.           

Otra vez me miro... Me dijo:          

-¿Que escribes? -          

-Lo... Lo que siento... Mi madre me ha pedido que lo haga-          

-¿Tu madre?-          

-Si. En realidad, vine aquí porque Alexander me prometió dinero... Mi madre, mis hermanos... Somos muy pobres...-          

-No recuerdo nada... Pero, siento, que también tengo a mis padres esperando por mi... O al menos quiero verlos...-                    

No sé como cambio el tema pero recuerdo que me dijo:          

Joshua, tengo... miedo - No le dije que yo igual por no ponerla mas nerviosa... -¿Vamos... a salir...?-          

-Sí... Te lo prometo -          

Apenas le dije eso, me sonrió, me abrazó, y se durmió. Su cabeza quedo sobre mi hombro... Siento su aliento en mi cuello...           

La abracé... La tengo en mis brazos...          

...          

Nos desmayamos... ¡No puede ser!... Perdimos mucho tiempo... No sé como, pero desperté... Sentía un temor incomparable... Hace tanto frío...          

La antorcha de afuera se apagó... La desperté para salir... Después de todo... Creo que se lo prometí...          

Escucho a Alexander lejos... O eso creo... Va...Vamos a salir...          

...          

Esta gritando mi nombre, ese maldito... Tenemos qu... NOOO... Otra vez....          

...          

¡Dios perdóname! ¡No pude hacer nada por ella! ¡¡¡No pude!!! Yo lo prometí... ¿¿Porque??? 

... 

Cuando... Cuando fuimos a ese túnel en la pared... En ese espacio tan estrecho y oscuro... Escuchamos que esa cosa caminaba... No pudimos verla mientras corríamos... Tropezábamos... La heridas... Entramos al agujero... 

Ella se detuvo... Me giré. Le dije que siguiera... Empalideció... Sus ojos... Ella... Se acercó lentamente a mí... Llegó hasta estar cerca de mi boca... tenía terror en sus ojos... Estaba temblando... Le salían lagrimas... Apretó sin culpa sus pechos sobre mí... Se acercaba más... Quiso sujetarse a mí con sus brazos... Pero... 

-Ayúdame...-

¡Esa cosa la arrastró fuera! ¡La arrastró! ¡Vi como la descuartizaba al... acercarme para...! Tengo su sangre en mi cara... Sus gritos... Dios mío... Sus gritos de horror mezclados con lo de dolor... No me lo perdono... No me lo perdonaré... Escribo esto... Con lágrimas...

Una luz me hizo... ver claramente, cómo, ese demonio la desgarraba... Ella gritaba... Mi nombre...No pude... Se lo prometí... Luego, se calló... En silencio... Se, se la comía... Esa luz, ¿Era Alexander?

...

Volvieron los dolores y ardores... Llegué al final del túnel. Una habitación un poco iluminada.Llegué a través de una escotilla por el suelo... Encontré una lámpara... Poco aceite... Hay varios pasillos... Deben llevar a afuera...

Yo iba delante de ella... Si, hubiese sido más rápido... Ella pudiese... Estar conmigo ahora.

Alexander debe estar gritando mi nombre

...

Hay más corredores... Esto debe ser un laberinto...

...

Llevo más de una hora recorriendo este castillo... Encontré mas aceite, pero se gasta rápido...

Sólo quiero salir...

Mi vista se está nublando... Oigo... Llanto... Creo que me voya desm...

...

...

Creo que me desmayé... Está tan oscuro, apenas veo nada... Me siento mareado...

Creo que... Estoy sobre... Tela, alfombra... alfombra... Tengo sueño...

...

La estoy viendo... Es Lisa... Está parada frente a mí. ¿Cómo puede ser posible? Ella... Me está llamando... Me... Guía...

Me está llamando, me guía por estos pasillos...

Parece que ya se curó... No sangre... Ella me dice que vaya con ella...

...

Tan hermosa... Tan...

...

Está frente a una puerta... Me sonríe... Quiere que vaya con ella... Quiero ir con ella...

Entró... Voy...

... Me está esperando...

...

No hay nadie... ¿Dón...? Allí está... Detrás de mí... Me... Me dio un beso... Yo...

...

Me está abrazando... Me señala el diar...

...

...

¡¿Por qué?! ¿Por qué me está pasando esto,? ¿¿Por qué a mi?? Maldita

seaa...

Era... Falsa... Debí saberlo... Pero creo que en ese momento no era yo...

Pero la sentí... Lo juro sentí su piel, su cabello... No puede ser...

Me besaba, con ella, me sentía bien... Hizo que me sentara, apoyando mi pared a un ropero... Ella, se sentó, sobre mi... Y, me besaba... Quería que la acariciara. Su piel, tan suave y delicada...

... Era, hermosa... Fue un momento hermoso... Me sonreía... Sus labios, eran tan dulces... Si hubiese sido mi opción, ese momento nuca acabaría...

Pero ese no era yo... Volví a mi cuerpo...

Lentamente le sujeté la cara, con mis dos manos. La miré a los ojos... Y le... Le pregunté:

-¿Eres real? ¿O sólo un sueño en esta pesadilla?-

Dejó de sonreír, y separó su rostro del mío... Iba a decirme algo, o al menos eso parecía. Creo que sabía lo que iba a decir. Me miró con tristeza, a punto de llorar, y con un dedo iba a taparme la boca. No sé que más quería hacer. Me di cuenta y dije:

-Tú... No eres real. Eres... ¿Qué eres?-

Empezó a llorar... Pero, sus lágrimas era... De sangre, y un... líquido negro... Rompió en llanto y me decía No con la cabeza...

-Tú... Tú estás... -Negaba con la cabeza. No quería que terminara la frase. Se movía extraño. Temblaba y empezó a tratar de interrumpir la frase sacudiéndome y besándome más... Se tornó incluso violenta... Al fin pude decir

-Tú, estás muerta- Dije por fin...

Me miró fijamente, con tristeza... Ya nada pudo detenerlo... Creo que lo que quería es que viviera en esa... maldita alucinación...

Abrió la boca para decir algo... Pero, lo único que vi fue una inmensa e infinita oscuridad dentro de su boca... Su mandíbula estaba casi... cayéndose...

Y todo empezó a temblar... Las cosas y... decoraciones se rompían y volaban por los aires...

La oscuridad se expandía... Y... Esa... Hermosa mujer, que antes estaba sentada frente a mi, mirándome, acariciándome y besándome tanto... Que deseaba que no me fuese de allí... Se convirtió... En... ¡L¡Lo que sostenía en mis manos, no era su rostro!! ¡¡Era una maldita calavera y huesos!! ¡¡Tantos huesos a mi alrededor!!

¡La oscuridad! Iba a atraparme, corrí de ese maldito cuarto... Corrí y corrí hasta no sé cuanto, hasta quedar sin aliento... Estaba muy cansado, casi no podía más... Esa alucinación... Consumió lo que me quedaba de fuerzas... Lo que vi, no fue real ... Pero era lo que mi mente deseaba ver... Pero, juro que lo sentí como si todo fuese real... Lo juro...

...

¡¡¡Me golpeó!!! La oscuridad ¡Me golpeó! NO veo. oscur...(IMPOSIBLE DE LEER).

Estoy sangrando... Me duele... Dios mío... Escuché un fuerte grito de dolor... Alguien...

...

¡Otro me persiguió! Otra de esos... Demonios... Está afuera... No puede ser... ¿por que?? La peyta la BLOQUEÉ pero ¡Va a romper la puerta en poco tiempo! Me lastimó el pecho... Sangro mucho... Hay mucho... vino al rededor mío... Y... ¡Cuerpos!... El vino... ¿Acaso hizo eso?... Lisa, lo sientooo ¡¡No pude cumplir mi promesa!!

Alexander, esto es tu culpa, MI ULTIMA VOLUNTAD ES QUE SUFRAS... QUIERO QUE MUERAS LA VAS A PAGAR... POR MÍ, POR MI FAMILIA, POR LISAY POR TODOS A LOS QUE MATASTE... ¡¡¡¡Te veré en el INFIERNO, Alexaanderrr!!!!

¡Está rompiendo la puerta! ¡Oh Dios mío! ¡Madre hermanos Lisa lo siento no pude ayudarlos ¡Dios apiadate de mi al... (Texto cubierto de sangre)

...

...

 Suspiró. Estaba más tranquilo. Menos mal no escapó, pensó dentro de sí. Lo había hecho bien. Sin embargo, le costó algo de sangre por perseguirlo...

Empezó a escribir en un par de páginas del diario arrebatado del joven, para luego arrancarlas y llevárselas consigo...

04 de Agosto. 1839. Editar

Pobre hombre... Me caía bien pues logré sacar mucha esencia vital, de su miedo... Pero no debió meterse donde no debía. Pudo haber sido un buen espécimen. Aguantar mucho más... No sé cómo se las arregló para llegar tan lejos, parecía tan cobarde. Parece que no cumplió su promesa... Parece que tuviste alucinaciones, y muy hermosas, por lo que leí... Lástima que no eran, completamente reales...

Tuviste suerte, de haber muerto por uno de mis sirvientes, y no por mi mano. Lo que nunca supiste, es que yo estaba muy cerca de ti... Estaba dispuesto a capturarte, cuando comprobé que mis sirvientes no son completamente leales... Eso me costó una gran parte de mi carne y la sangre de mi brazo y pierna de lado izquierdo... Pero, no se puede retroceder el tiempo...

Eras cobarde, y no sé si hubiese sacado mucho de lo que necesito...

En cambio...

Pero ella... Era realmente bella, todavía podía aguantar. No hubiese pasado esto, si no hubiera dejado el hacha cuando el miserable de Aggripa se despertó, estaba ansioso de ver su expresión al ver, su... Estado. Pero fue un error. Un maldito error dejarte allí... Yo me confié... Tal vez hasta dejaste este diario en una posición distinta en al que yo lo dejé. Por cosas como esas, esos pequeños detalles, me cuestan mucho...

Lástima. De ella, pude haber extraído mucha esencia vital de ella, pero no tuve tiempo. No hay opción. Tendré que buscar a más personas... Una familia tal vez... Una niña y una madre... Ya sé a quienes...

Ahora debo prepararme. Dentro de algunos días, llegará Daniel. Mi invitado especial. Al fin podré, con su llegada, abrir el portal. Pero tal vez, me divierta más con él antes de partir de este mísero mundo, hecho peste.

Pero antes, comenzaré a trabajar contigo, Joshua. Me quitaste a Lisa, un buen espécimen, al llevarla contigo, ahora te quitaré tu humanidad.

...

   Entonces, Alexander, encendió todas las velas del cuarto. Miró un estante vertical con herramientas para cortar. Tomó una sierra de mano, miró el cuerpo casi completamente destruido de Joshua. Sonrió, y empezó a transformarlo por completo.

...

...

   Sólo podía continuar. Debía encontrarlo y matarlo... Daniel llegó a una habitación llena de cuerpos, y estanterías con vinos.

Vagos recuerdos llegaron a su mente, y mientras más llegaban, más aumentaba su odio hacia Alexander... Unos recuerdos de, Wilhelm, y sus hombres... Más le dolía la cabeza.

Escuchó algo, y se giró tras de sí, sólo para ver y enfrentarse a una criatura. Enfrentarse a, lo que alguna vez, fue un leal y humilde sirviente llamado Joshua.

Original de Joshua888Joshua888 (discusión) 04:32 14 ago 2016 (UTC)

Incorrecto

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.