FANDOM


Dejas de caminar. Algo esta mal.

Tu respiración se atrapa en tu pecho. Un dolor… tu brazo se queda adormecido.en su brazo.

Estás en el centro de un puño. Aplastándote.

Caes al suelo. Personas preocupadas se acercan.

No ves nada.

Ves tu vida. No es un parpadeo ante tus ojos. En cambio, está tomándose su tiempo.

Eh. ¿Qué hay sobre eso? Todos estos años y nunca has votado.

Nunca has elegido un restaurante. “Me vale con lo que sea”, siempre fue tu respuesta. Recuerdos aburridos.

Cuando comenzó la guerra no te apuntaste a las protestas y manifestaciones con tus amigos. Ni te alistaste a combatir como hizo tu hermano. Seguiste con tu vida, preguntándote si te elegirían en algún momento.

No has ido a la iglesia. No tienes un equipo de fútbol preferido. ¿Acaso tienes un color favorito?

Te despiertas.

Estás sentado. ¿Un banco? Hace calor. Es como un horno. Un horno lleno de huevos podridos. Su ojos lentamente se abren. Te rodea una habitación cavernosa llena de gente. Todos llevan trajes y abrigos, a pesar del calor insoportable.

El chirrido de metal contra metal llega a tus oídos. Un sonido familiar. De trenes. Te tambaleas ligeramente, y consigues ponerte en pie. Lo ves más claro ahora: una enorme estación de trenes. No hay ventanas, no hay luces… y sin embargo está débilmente iluminada. Caminas vacilante hacia adelante.

Andando a través de la estación, llegas a un estante de folletos promocionales. Debe haber cientos, todos en ranuras ordenadas a lo largo de la pared. Tu mano se cierne sobre uno, otro y otro. No.

Te horrorizan sus títulos:

“¡Descubre el hermoso Lago de Azufre!” “¿Cuál es el castigo adecuado para usted?” “Su guía para una nueva eternidad de dolor”

Caminas atrás. Haces contacto visual con el revisor. Está vestido con un viejo uniforme gastado. Sus ojos brillan con diversión.

“¡Hola!” Te llama. “Creo que estás dándote cuenta de donde estas, ¿eh?”

Sin palabras, asientes.

“El siguiente paso es elegir un tren, amigo. ¡Escoja su castigo! A peor, más rápido se llega.” Sonríe. “Después de todo, nadie quiere estar atrapado aquí para siempre.”

Te fijas en ello. Cada tren tiene un destino con letras brillantes.

ANGUSTIA

MUTILACIÓN

DOLOR

TERROR

Caminas hacia las plataformas. ¿Cuál deberías elegir? Todos suenan terribles. Pero algunos son peores que otros, ¿verdad? Avanzas prudente hacia la Angustia.

Al instante sientes un sentimiento trágico de pérdida. Por un momento, al entender lo de que verdad se siente al tener una verdadera pérdida rasgando tu interior para siempre. Apenas puedes respirar.

Las puertas comienzan a cerrarse. Te alejas, hacia el Dolor. Una cegadora, punzante, sensación de desgarro llena tu conciencia. Retrocedes .

El aroma de las mareas de sangre de la Mutilación te impregna cuando sus puertas se cierran de golpe.

Miras atrás. Las puertas del Dolor están cerradas. No. Intentas abrirlas, pero el tren empieza a marcharse. Te giras para ver al Terror salir de la estación.

Estás solo en la plataforma.