FANDOM


Lo importante primero: estoy a dieta en estos momentos... Cuando hablamos de caer en una dieta de cualquier estilo, hay algo que las personas "saludables" no logran entender de aquellos que somos gordos: ¡La fuerza de voluntad es un don con el que se nace!

Una de las leyes de Murphy establece que lo bueno o es insalubre o engorda o es ilegal, y esto describe perfectamente el problema en cuestión. ¿En este mundo son las personas racionales aquellas cuyo sentido común es más fuerte, y son personas instintivas cuando estos son superados por la emoción y su impulso animal?

En estos momentos, yo soy el gran padre de todas las personas instintivas; no importa la dieta, técnica, la presión de mis compañeros: mi mono interior era el más fuerte; aún así, me esclavizo a ponerme las botas. Cada vez me deprimo más. Sé que es por mi bien, y lo hago por mí mismo, no para los demás; aunque esa información no quiere entrar en el naufragio de mi sistema cerebral.

Someterme a dietas fue la única forma de liberarme de la esclavitud de mi mente, una manea de romper el todo... La regla: reprogramar el sistema con la terapia de aversión.

Empecé con la técnica clásica: me castigaba de andar picando comida con una banda elástica en mi muñeca, que jalaba cuando cometía una falta para que esta me lastimara; fue en vano.

Traté entonces con el pincharme a mí mismo con una aguja, pero tampoco sirvió. Hundí en mí la aguja varias veces en una herida real, pero el efecto siguió siendo nulo. Probé con la escarificación, con arrancar mis uñas, y nada sirvió.

Traté en desesperación de amputar mis dedos, pero el efecto fue el mismo que en los intentos anteriores.

Mis manos se ven como un espectáculo de horror, pero mi animal interior seguía siendo el más poderoso. Y una vez más, mis pies se movían en dirección a la cocina, a pesar de las órdenes de mi cerebro; mis manos tomaron dos rebanadas de pan, una taza de margarina y un cuchillo, a pesar de lo que me dictaba mi mente. Y entonces, llegó mi madre. ¡Oh, por favor, que no diga nada, no diga nada!

- ¿Estás comiendo otra vez?

No digas nada.

- ¿Michael?

Que se calle ahora mismo. Ahora.

- ¿Hola?

¡ES MI COMIDA, NO LA TOQUES! ¡MÍA!

¡MÍA, MÍA, MÍA, NO LA TOQUES! ¡ES MÍA! ¡ALÉJATE DE MI COMIDA!


Ayer fue hallado el cuerpo sin vida de una mujer mayor, muerta con un cuchillo de mantequilla. Junto a ella se encontró a su hijo mayor, con graves mutilaciones y aparentemente en salvajismo, atiborrándose de toda la comida que hubo a su paso...

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.