FANDOM


Odio cuando mi esposa deja las luces encendidas.

Como un reloj, sobre las nueve, salgo para cerrar el corral y fumarme mi último cigarrillo. Y, como un reloj, la veo moviéndose por la casa, encendiendo las luces de la cocina, el salón, el despacho y finalmente las escaleras. Dejando el dormitorio a oscuras.

Entro y apago todas esas luces. La cocina, el salón, el despacho, las escaleras y me reúno con ella en la oscuridad.

Solía ocultarme de ella a veces. Me decía que estaba comprobando las esquinas, asegurándose que todo estaba bien antes de acostarse.

“Para eso estoy aquí.” Le decía.

Ya no me preocupo de ello. No me he vuelto a quejarme de las luces desde que ella murió hace dos años.

Ahora, cuando ella deja las luces encendidas, simplemente las apago de nuevo y me reúno con ella en la oscuridad.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.