FANDOM


Cuenta la leyenda del hombre, que vengó sangre por sangre sus desgracias, que fue, en sus principios, un joven que carecía de familia y amistades tras una serie de tragedias personales. Era muy iluso y no aprendía de sus errores. A él se le aplicaba perfectamente el dicho: "Cría cuervos y te sacarán los ojos". Cansado de sí mismo, cuando odió su destino y odió su ingenuidad, no proyectó más excelso plan que el de arrebatarse la vida. Ató una soga a una de las vigas del techo de su casa, preparó el banco para sus pies y al disponerse a saltar, una voz en su conciencia le aulló con prepotencia:

"¡Perro necio! ¡Todos los que te hicieron daño pagarán! Vive un día más."

Describir el desarrollo de su venganza no es dable aquí. Una carnicería sin límites, una sed de sangre y un rencor infinito... Todos aquellos que se burlaron de su confianza, que se aprovecharon de su suerte, que le arrancaron el amor de su vida, el puesto de trabajo en la empresa, el cariño de sus padres... Ninguno escapó de su venganza, de su odio por su destino, por su ingenuidad. Entonces la voz retornó a su conciencia, y estaba inundada de los gritos de sus víctimas. La voz reía y se confundía con los espantosos aullidos de sus víctimas, que le exigían su muerte. "¡Mátate! ¡Muere! ¡Ya purgaste nuestras faltas! Ahora es tu turno."

El hombre, ya adulto, desapareció. Se ignora qué fue de él, pero hay quien supone que las almas de sus víctimas lo condujeron al inframundo entre lamentos y cadenas. Sin embargo, él cumplió su palabra, y aunque no descubran sus restos al fondo del abismo, el acantilado de la región conoce muy bien a su huésped perpetuo.

Ocultate
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.