FANDOM


Nunca más vuelvo a ir a un cementerio, gracias  a eso tengo un fantasma en mi espejo. 

Cementerio1
Tengo una amiga que cree en cosas de fantasmas, demonios, etc. Yo no creo en esas cosas, o por lo menos no lo hacía, así que cuando me invitó al cementerio porque quería sacar unas fotos no encontré motivos para decirle que no.

Fuimos al Cementerio de la Recoleta, ya que ahí hay tumbas de personalidades reconocidas tanto de la política como del espectáculo, muchas esculturas para fotografiar y una que otra leyenda urbana que le da un poco más de emoción a la cosa. Estuvimos un par de horas, sacamos unas cuantas fotos y creo que hice algo que no tendría que haber hecho.

Si bien la mayoría de las bóvedas están bien cuidadas y limpias hay un sector por donde parece que nunca pasaron los de mantenimiento. No sé si será porque los familiares dejaron de pagar o qué pero lo cierto es que en ese sector en particular las bóvedas están con las puertas rotas, algunos ataúdes en el suelo y  uno, que llamó poderosamente mi atención, estaba semiabierto. 

Maldita sea la curiosidad que me picó en ese momento y me hizo acercarme, es obvio que no estaba pensando con lógica, de otro modo jamás lo hubiera hecho. Me asomé y miré dentro del ataúd, telas de araña y un esqueleto, nada muy extraño, lo único desagradable era que tenía aún algunos pelos, me pareció raro porque el pelo se descompone pero no presté tanta atención, sin embargo mi estupidez me llevó a hacer algo más estúpido todavía y decidí sacarle una foto al cadáver. -"No lo hagas, su espíritu se va a enfadar"- me dijo mi amiga, a lo que le conteste que ya estaba muerto y que no creía que se fuera a enterar siquiera.

Fui a dormir esa noche pensando en lo ridículo de la frase "su espíritu se va a enojar" "¿qué va a hacer, asustarme?" pensé yo.

Desperté a la madrugada escuchando golpecitos en la ventana de mi habitación, el único problema es que yo no tengo ventana ahí, sólo un espejo, un espejo enorme sobre una cómoda de madera.

Asustada decidí no moverme y prestar atención a los sonidos a ver qué pasaba, y empecé a escuchar sonidos de arañazos en la madera del mueble, pensé que era mi gata, pero al mover levemente la pierna sentí que estaba durmiendo a mis pies.

Ella se despertó igual de sobresaltada que yo y empezó a bufar, en dirección al espejo, supongo. No sabía qué hacer, escuchada sonidos de todo tipo, arañazos, crujidos, golpes, susurros, estática, todo junto. Estaba aterrada. Mi gata se fue corriendo hacia la cocina y de repente todo se puso en silencio, "cosas de mi imaginación" pensé yo, hasta que se empezaron a escuchar los pasos. 

Uno, otro, y otro más en dirección a mi cama y sentí que alguien estaba parado ahí, instintivamente cerré los ojos con más fuerza aún, como si eso me fuera a teletransportar o algo así y sentí de repente una mano helada en mi cara, por algún azar de la vida abrí los ojos y junto a mi cara vi al mismo cadáver que había fotografiado esa misma tarde, me miró con sus cuencas vacías y me dijo "No vuelvas a molestar a los muertos". Luego escuché cómo se iba caminando de nuevo en dirección a mi espejo.
Fantasma-en-el-espejo
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.