FANDOM


Un domingo, voy a la casa de mi padre. Fui a mi cuarto y vi mi juego de cartas de Yu-Gi-Oh! Tenía mis favoritas; el mago oscuro y el dios de Ra. Encontré, además, una carta trampa; posesión maldita. Revelaba las cartas de tu contrincante y la carta más fuerte que tuvieras en el campo o en el cementerio.

Después de haber almorzado, mi sobrino quiso jugar. Tras haber estado jugando un rato, jugó posesión maldita. En medio de la partida, sin embargo, se cortó la luz. Él técnico tardaría horas y habría que esperarlo.

Trampa falsa

Fui a la habitación de mi padre. Hablamos del pasado y le pregunté de mi madre. Siempre lo hacía. Nunca me había dicho nada. Ese día, no obstante, me contó todo. Había practicado brujería. Incluso había intentado practicarla conmigo. Había maldito nuestras pertenencias. Cuando mi padre la había dejado, ella se había suicidado.

Mi sobrino se durmió y mi hermanastro lo recogió. Por la noche, oí cómo alguien se ahogaba. Corrí a la habitación de mi padre; le salía espuma de la boca. Llamé a emergencias y fue hospitalizado en la habitación sexta del Central.

Dormí en el hospital. Al alba, en la cama de mi padre, la carta trampa. En ella, su cara. Ponía:

«Esta carta ha sido usada. Ya tiene un individuo a su merced. Hasta que no se pierda el alma del usuario, no se podrá usar de nuevo. Para reusarla con rapidez, se tiene que donar un turno».

Quemé la carta. Fui a casa de mi padre y llevé su ropa y sus cosas para cuando despertara. Al volver y decirle al recepcionista que visitaría la habitación sexta, sin embargo, se rió de mí; esa habitación no existía.

Mi padre ha desaparecido hace seis meses. Nadie lo conoce.