FANDOM


BOB-Dibujo censurado

Dibujo de BOB censurado por las reglas de la Wiki.

Andrew se despertó de un sobresalto, él sabía lo que estaba pasando y su corazón se hundió, el sonido del vidrio rompiéndose abajo había hecho lo mismo con sus nervios. Eso había entrado. Después de semanas de vigilarlo y acecharlo, la criatura había decidido entrar. Las puertas del patio, hechas completamente de vidrio, le proporcionaron la entrada perfecta.

Andrew acostado en la cama, en la negrura solamente iluminada por la pequeña cantidad de la clara luz que la Luna proporcionaba a través del espacio entre las cortinas. Él escuchó a la criatura, oyó para ver si eso estaba dentro, orando secretamente que todo estuviera en silencio. El terrorífico agrietamiento del cristal debajo de sus pies confirmaba su peor miedo. Eso finalmente hizo su camino dentro de su hogar.

Con esta aplastante realización Andrew, ahora temblando, agarró su bate de béisbol de titanio y se arrastró abajo aún más dentro de la oscuridad, determinado a confrontar esta cosa de una vez por todas, aunque esperando secretamente, que corriera lejos cuando lo viera como normalmente lo hace. Andrew estaba en el fondo de las escaleras, escuchando. Al principio todo lo que oyó fue el agrietamiento del vidrio debajo de los pies de la criatura, entonces, por primera vez, él escuchó a la bestia, respirando pesadamente como si su garganta estuviera bloqueada por flema. La espantosa "cosa" gruñó y castañeó, acercándose gradualmente a Andrew.

Ahora fuera de la cocina, la criatura estaba finalmente fuera del cristal. Caminaba casi en silencio ahora, extrañamente más ágil de lo que parecía, considerando especialmente cómo torpemente corría afuera. Andrew comprendió lo que tenía que hacer. Él agarró su arma con fuerza y... se congeló, incapaz de moverse. Sabía que debía atacarlo pero simplemente no podía. Sus dientes, sus ojos, su piel. Humano, pero no del todo. La bestia estaba en la sala de estar ahora y se acercaba por segundo, y Andrew todavía estaba demasiado aterrorizado para moverse, aunque no tenga brazos, era el encarnamiento del terror para Andrew.

Andrew estaba en el fondo de las escaleras, temblando. Lo oía cada vez más cerca, el enfermante sonido de su distorsionada respiración amplificada por la oscuridad casi absoluta. Eso estaba cerca de Andrew, él tenía una oportunidad para matarlo y no iba a desperdiciarla.

La criatura pisó en la entrada de las escaleras, Andrew estaba escondido justo en la izquierda. Se balanceó con fuerza de caída, golpeando al ser en el pecho con el bate. Este se tambaleó hacia atrás, luego se detuvo y miró a Andrew, sus diminutos ojos salvajes miraban fijamente en el alma de él. Sintió un miedo profundo a la criatura que se diferencia de cualquier cosa que haya experimentado. La criatura dejó salir un siseo gorgoteado hacia Andrew, mostrando todos sus enfermizos y deformados dientes en el momento.

El ente pateó a Andrew en la tripa, dejándola al aire. Él cayó al suelo del dolor, incapaz de respirar. Rodó sobre su espalda y se arrastró hacia la pared que estaba detrás de sí. La criatura lo observó hasta que llegó a la pared, en ese punto ésta caminó hacia él y miró hacia abajo a Andrew como si lo estuviera juzgando, acostado ahí, sin ayuda. La criatura estampó en su jarrete, rompiendo el hueso. Lágrimas empezaron a fluir de los ojos de Andrew, el dolor era tan intenso que pensó que iba a vomitar.

BOBjpeg

Andrew, ahora incapacitado, no tenía ninguna parte para ir y no podía pelear. La criatura metió su pie en el estómago de si víctima, presionándolo, rasgando en su carne con sus largas y sucias uñas. Con el pie ahora completamente dentro de su abdomen, Andrew empezó a escupir sangre. Lágrimas fluían por su cara. Se desmayó del dolor, y luego falleció. La criatura se asomó sobre lo que era ahora su cadáver ensangrentado. Descendió su cara hacia su ya muerta presa y luego arrancó una pieza sangrienta de carne de la barbilla de Andrew, dislocando de un lado su mandíbula en el proceso. Continuó por rasgar y eviscerar el cadáver hasta que todo lo que fuera el estomago pudiera devorar. Luego la criatura se fue... Calmadamente. Silenciosamente. Con un puro y profundo odio en su corazón. La criatura se fue, de la misma manera que entró, a través de la puerta del patio rota.