FANDOM


Todo ocurrió cuando a penas tenía la edad de siete años, momento en el cual tuve un aterrador sueño que me sigue atormentado hasta el día de hoy. En él me encontraba sentada, como cualquier día normal, en mitad de clase junto con mis compañeros de pupitre, a los cuales decidí invitar a venir a mi hogar una vez finalizaran las clases.

Tras unas horas de haber terminado las clases, mis compañeros lograron llegar a mi casa. Los recibí muy emocionado por haber venido, nos sentamos y empezamos a platicar. Durante la conversación les interrumpí un momento para decirles que iría a por algo de comer para todos, a lo que ellos asintieron con la cabeza. Dios, solamente me tardé unos 10 minutos, pero cuando regresé de comprar me encontré con una de las peores imágenes que ni mi cerebro podía asimilar: todos se encontraban muertos.

El terror que sentía en ese momento era tanto que lo único que pude hacer fue soltar todo, ¡joder, incluso mi madre, mi abuela, mi tío y mi perro, quienes estaban en otra habitación para evitar molestarnos demasiado, estaban muertos! Todos habían sido asesinados, y ahora yo... yo... estaba solo. Todo esto provocó que un mar de lágrimas brotaran de mis ojos y que apartara mi mirada hacia un lado, logrando que viera un mensaje escrito en una de las paredes:

"BIENVENIDA AL JUEGO".

Bloddy Smile
Cuando terminé de leer aquel espeluznante mensaje me desperté de repente, comprobando que nada de lo que había visto había pasado de verdad, me alegré al saber eso. No obstante, mi felicidad no duró mucho al darme cuenta que, sobre la mesa que se encontraba al lado de mi cama, había una nota, la cual cogí, abrí y pude ver que contenía el siguiente mensaje:

"BUENA SUERTE :)".

Fue en ese entonces en que me terminé desmayando y cuando volví a despertar, vi que al lado mío se encontraba mi madre llorando. Le pregunté el por qué de su descontrolado llanto, a lo que ella me respondió que porque había estado inconsciente durante 3 días...

Desde aquel momento, han estado apareciendo múltiples cartas y papeles cuando despierto cada día, que me han estado atormentando con aterradores mensajes, como por ejemplo, "ESTOY AQUÍ" o "TE ESTOY VIENDO".