FANDOM


Historia Editar

"Donde te encuentras, pequeña niña estúpida?"

 -No hubo respuesta. "Vamos, sal, no te haré daño..."

-Tampoco hubo respuesta

 "She's here..."

La asesina se asomó debajo de la cama donde la niña se escondía. Sus ojos negros brillaban con la luz de la luna. Esa mujer daba miedo: tenía perforaciones, una herida que no dejaba de sangrar rodeada de carne muerta y una sonrisa de punta a punta... Esa era Lilith.

 "She is watching you"

Tomó del brazo a la pequeña y la ultima por matar pues ya había acabado de asesinar a sus padres y a su gran perro de raza Rottweiler. La niña rogaba que no acabasen con su vida, pero con un asesino en frente es inútil toda clase de intentos por salvar su vida. Lilith enterró su cuchillo en el pecho de la niña una y otra vez. La sangre recorría todo su cuerpo, desbordando como una catarata... el suelo era su río. Soltó el cadáver de la pequeña y lo pisó, repitiendo una y otra vez su frase, esa típica frase con la que cada asesino se identifica. Al escuchar el ruido de las sirenas de policía Ella junto a sus voces decidieron salir por la puerta trasera del lugar... Una vez más, Lilith se había salido con la suya.

Origen Editar

Todo comienza en la casa de los Tyler, una familia de clase “media” donde vivía la pequeña Lilith; niña de pocos años de edad con un fuerte carácter: le respondía a los mayores, decía malas palabras, etc.

 La pequeña tenía amigos imaginarios “ellos están aquí” decía todo el tiempo con una pequeña sonrisa inocente mientras te observaba con sus hermosos ojos celestes que brillaban exageradamente con el reflejo del sol.

 Una noche alrededor de las 3AM, Lilith se despertó de un golpe. Una puntada en el pecho le había interrumpido su sueño. Miró a su alrededor, lo único que vio fue la puerta entreabriéndose y una sombra salir por aquella. El dolor de su pecho aumentaba, tocó por arriba de la zona adolorida y al ver su mano se llevó una gran sorpresa… Estaba cubierta de sangre. Lilith intentó gritar pero algo dentro de ella no la dejaba. La sangre se derramaba por todo el pecho y sabanas, la niña comenzó a sentirse más débil, mas cansada, más… Muerta.

 Despertó en su cama, la puerta estaba cerrada y la habitación estaba a oscuras. Todo había sido un sueño, un maldito sueño que parecía muy real… Pero en el momento en el cual observó al techo dos ojos gigantes de color bordó la estaban observando, la silueta de una mujer cayó encima de la pequeña. Lilith comenzó a gritar, la silueta se acercó a la luz. Era una mujer exageradamente flaca, tez blanquecina y no llevaba ninguna clase de ropa, no tenia ojos y de sus cuencas brotaba sangre… Verla a la luz de la luna daba mucho miedo, y más a una niña de poca edad. Lilith comenzó a gritar y a patalear, la desconocida iba acercándose lentamente a ella mientras giraba su cabeza a 360 grados y reía de una manera “turbia”, por así llamarlo. El padre de Lilith llegó corriendo al cuarto y vio a su pequeña mirando a un punto fijo mientras gritaba.

-Lilith! ¿Estás bien? ¿Qué es lo que miras?

-A… A… Ella… ¡Ella va a atacarme!

-Lilith, ahí no hay nadie

-Sus garras filosas, sus dientes afilados… Ella va a matarme!

Su padre se acercó a ella y la abrazó fuerte

“Nadie va a atacarte, cariño. Yo estoy aquí para cuidarte”

Cuando Lilith se quedó dormida, su padre regresó a la habitación que compartía con la madre de Lilith.

-Que sucedió?

Preguntó preocupada

-Lilith comenzó a ver cosas, cuando yo llegué no había nadie.

Respondió su padre. Ambos se quedaron hablando de la reciente conducta de la pequeña, estaban preocupados. Desde ese día su madre observaba siempre la conducta de ella, vigilaba que no se haga daño o que les haga daño a los demás. Lilith continuaba gritando todas las noches

Quieren lastimarme, quieren matarme, quieren hacerme sufrir”.

La noche siguiente fue donde todo tuvo su explicación: antes de que su madre llevara a la niña a su cuarto, su padre insertó una cámara escondida entre todos sus muñecos para que Lilith no se diera cuenta.

“Buenas noches, cariño” –Dijo su madre dándole un beso de buenas noches en la frente mientras arropaba a su hija.

Lilith se acomodó y se durmió. Luego de unas cuantas horas, alrededor de las 3AM, la niña se despertó agitada… Frente a ella estaba aquella mujer extremadamente delgada con sus ojos bordó y su sonrisa de punta a punta que contenían unos dientes afilados y desbordaban un liquido de color rojo… Sangre…

“Oh, pequeña Lilith, se te nota asustada… Porque será ¿No?”

Dijo la desconocida mientras se iba acercando a la pequeña. Lilith comenzó a gritar y a patalear

Que modales tengo, no me había presentado antes. Yo soy Nyx, y soy tu peor pesadilla”

Dijo Nyx mientras tomaba uno de sus cuchillos que tenía en su cinturón. Rozó la punta filosa del objeto por el cuello de la pequeña, comenzó a sangrar. Las pequeñas gotas iban derramándose por todo el cuello.

-“Lilith!”

Gritó su madre al entrar a la habitación, tomó de los hombros a su hija y comenzó a sacudirla.

“No es real, nada de lo que ves es real. Es solo tu imaginación jugándote una mala pasada!”

Gritaba su madre mientras que Lilith lloraba. Lo que ella vio la dejó con piel de gallina, detrás de su madre se encontraba Nyx apuntándole con un arma. Lilith comenzó a ver borroso hasta que cayó desmayada. Su madre la cargó en brazos y fue directo con su padre… Pero no sin antes agarrar la cámara para poder ver lo sucedido.

-Cariño, enciende el auto.

-¿A dónde vamos?

-A un médico, Lilith esta grave. Se desmayó luego de observar algo detrás de mí.

Encendieron el auto, acostaron a Lilith en el asiento trasero y fueron directo al Hospital de guardia. En el camino su madre observaba la grabación.

Pero no entiendo… Lilith despierta y se queda paralizada viendo algo. Luego comienza a gritar y a hacer escándalo.”

Cuando llegan al hospital, el médico psiquiátrico se queda hablando un poco con Lilith sobre lo que sucede.

Ella está aquí, ella nos está mirando, ella me quiere ver sufrir, ella… Ella…”

Era todo lo que decía la pequeña. Los médicos decidieron internarla por unos días para observar sus actitudes. Sus padres no pudieron quedarse con ella, pero no porque no pudieran… No querían saber nada más de la pequeña.

 En la primera noche todo parecía normal, Lilith estaba durmiendo abrazada a un oso de peluche. De pronto, la joven comenzó a sentir mas y mas frío, al abrir sus ojos no vio nada a su alrededor, y no porque esté a oscuras, si no porque… No había nada más que vacío. Una luz se encendió en medio de la oscuridad, allí había una copia de Lilith pero a los 19 años. Era un espejo, un espejo que la niña hubiese deseado nunca ver. Su versión “semi-adulta” tenía el cabello de dos colores distintos, una sudadera rota y un short de mezclilla también roto. Ella sostenía un cuchillo cubierto de sangre y unas manos largas transparentes salían detrás de ella.

She’s here, she is watching you…”

Dijo la mujer del espejo que comenzó a mirar un poco más arriba de Lilith. Unas manos acariciaban su cabello mientras reía de una manera tétrica. Lilith comenzó a temblar pero algo dentro de ella no la dejaba gritar. Las luces se encendieron, era una de las enfermeras.

“¿Lilith? ¿Qué haces despierta tan tarde?”

-Ella está aquí… Ella nos está mirando.

Respondió Lilith que se encontraba en medio de la habitación mirando el suelo, las lágrimas caían de sus ojos, colocó sus manos en su cabeza y se sentó en la cama. Ella no podía creer cual era su futuro, pero a la vez sentía curiosidad de saber que la llevaría a la locura extrema.

Lilith, descansa lo que queda de la noche.”

Lilith no pudo dormir, la curiosidad la mantuvo despierta.

 ---

Los años pasaron y Lilith no volvió a saber nada más de sus padres, ni de su familia, ni de nadie. Estaba encerrada entre cuatro paredes sin que nadie la venga a visitar. No tuvo su fiesta de quince años y hace bastante que no salía a la luz del sol. Lilith se acostumbró a no dormir o dormir muy poco. Estaba pálida y había adelgazado bastante. Tenía ojeras y ya se había acostumbrado a Nyx y las demás visiones (o voces), ahora en vez de llevarse mal Lilith obedecía todo lo que ellas decían.

 Cuando la enfermera vino a traerle el desayuno Lilith estaba golpeando su cabeza contra la pared muy fuerte, brotaba sangre. La enfermera soltó la bandeja que contenía el desayuno y corrió hacia Lilith, separándola de aquella pared con la que ella se lastimaba.

 Los médicos decidieron trasladarla a un hospital “especial”, un hospital psiquiátrico. Lilith estaba encerrada entre 4 paredes acolchonadas junto una camisa de fuerza, todo para que no se lastime. Lilith gritaba seguido “¡Ella está aquí!”  Pero nadie le hacía caso… Hasta que un día… Se cansó. Decidió fingir “estar bien”.

En el momento que la llevaron a una habitación común, tomó del cuello al enfermero y lo partió a la mitad. Luego, se dirigió a la cocina y tomó un cuchillo de carnicero.

Ella está aquí, Ella te está mirando”

Asesinó a todos los que estaban en la cocina para poder escapar. Por fin volvía a sentir la luz del sol en su pálida piel… Y le molestaba. Robó ropa y accesorios, se tiñó el cabello como ordenaba Nyx para así “poder ser diferente”… Cuando quiso darse cuenta era la misma chica que vio en aquel espejo de pequeña.

Lilith actualmente tiene 19 años y aun corre desenfrenada por las calles destruyendo todo a su paso mientras busca sus padres para poder darles “una sorpresa”.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.