FANDOM


Que bueno es empezar un nuevo año escolar, mas que todo en mi posición… una posición muy favorable… no me quejo… ser el chico popular de la secundaria es de lo mejor, tengo muchos amigos, tengo muchas mujeres y si alguien esta en contra de mi tengo quienes me defiendan, tengo mi clan, mi grupo, mis verdaderos amigos. Otra de las cosas por las cuales es bueno este año es porque ya es el último año de clases, ya vamos a pasar a una nueva fase, la fase de la universidad. Muchos se alegran a venir a clases por el hecho de estudiar… pero… básicamente el hecho de que yo asista es para divertirme con mis amigos… podrán ser los mismos de siempre pero no los cambio por nada del mundo, son casi como mi familia, siempre han estado conmigo y me sentiría muy mal si algo les llegase a pasar.

Este año hemos tenido el placer de recibir a nuevos estudiantes a nuestro año, no es algo que se haga con mucha frecuencia así que hay que ver que tal resulta empezar a convivir con nuevos estudiantes, aunque ya que no tendremos suficiente tiempo para conocerlos y siquiera los conozcamos ya este mismo año se alejaran de nosotros, entonces mas bien no hay que encariñarse mucho con ellos.

Pareciera como si hubiera sido ayer el ultimo día que nos vimos, las costumbres no se han perdido, aun continuamos con los chistes estúpidos, las burlas entre nosotros y las risas interminables.

Al entrar al salón, por el hecho de tener a nuevos estudiantes, debemos presentarnos uno a uno, por supuesto, los nuevos estudiantes que nos tocaron a nosotros solo son dos así que tampoco será difícil acostumbrarnos a ellos. Los nuevos estudiantes son dos chicas… más chicas de las que ya hay…

La primera se levanta, mientras se coloca de pie puedo ir detallando cada centímetro de su cuerpo de arriba abajo… el uniforme le sienta muy bien ya que el pantalón le queda ajustado a la perfección resaltando su mayor atributo… tampoco esta mal de frente pero no soy un chico que se fije mucho en ello. Su cabello es un poco oscuro desde la base y se va volviendo totalmente rubio hasta las puntas… se llama Roxana, no puedo esperar a “relacionarme con ella”.

La segunda se levanta, su forma de vestir es llamativa debido a que no usa ropa muy ajustada, usa un abrigo con capucha, su cabello es castaño y lo lleva un poco desarreglado, al mirarnos deja ver sus lentes que esconden tras de ellos una mirada fría, siendo disimulada por una pequeña sonrisa que deja escapar por cortesía pero que de inmediato convierte en una línea recta y sin expresiones. Su nombre es Katherine, apenas dice su nombre se sienta y continúa con sus asuntos.

De inmediato las propuestas se hicieron llegar a Roxana quien como toda chica que le gusta eso, empieza a hacerse la difícil y a ponerlos a hacer fila.

Sinceramente dejando de lado a Roxana, me llamó la atención Katherine y en realidad no se porque, no tengo planes para ella pero me gustaría conocerla mas a fondo.

El día se acaba con gran velocidad y tan pronto como empezó ya estábamos cada uno dirigiéndose a su respectiva casa.

Luego de pasar algunos días, como dos semanas aproximadamente, luego de algunos encuentros “accidentales”, Roxana vino hacia mí y planeamos una cita, no quiero nada serio con ella así que creo que eso la decepcionara un poco ya que a ella le conviene estar de novia con alguien con una posición como la mía.

Luego de nuestra cita y que finalmente algo pasara entre nosotros, los rumores sobre una relación entre Roxana y yo empezaron a rodar por todo el instituto, yo para evitar ahuyentar a las demás chicas, tuve que desmentir esto, ya que al igual que con las demás chicas, lo de Roxana fue solo una noche y ya. Ella durante el tiempo en que estuvo el rumor fue tomando ventaja de ello y su popularidad fue aumentando entre las chicas, tanto que al igual que yo, se consiguió su grupo que la iba a acompañar durante lo que restaba de temporada escolar, y quien sabe, durante su periodo en la universidad.

Ya Roxana había tomado su puesto en la escuela como la chica popular a la que todos quieren imitar, con la que todas las chicas quieren pasar el rato, y con quien todos los chicos fantaseaban…­ Ahora a quien le había costado tomar su puesto allí, fue a Katherine, quien, mostrándose siempre despreocupada por ello, continuaba con sus hábitos sin tratar de imitar a nadie, estar con nadie, o literalmente, socializar con nadie. Día a día se sentaba en el mismo puesto a la hora de clases, durante el almuerzo se sentaba en la misma mesa (en la cual nadie mas se sentaba), y al llegar el final del día, sin mucho alboroto, tomaba sus libros, se levantaba y se iba. Durante este tiempo nunca llego a mostrar fascinación por los deportes, nunca se le vio escuchando música, y cuando había tiempo libre en el instituto, lo que hacia era o sacar de entre sus libros algo para leer o irse a la biblioteca. Algo que empezó a llamar la atención sobre ella, aparte de esta rutina que tenia, era su, para nada llamativa o atrevida forma de vestir, siempre llevaba puesto o un vestido que le llegaba a las rodillas, o un pantalón poco revelador… es decir que, así como nunca trataba de llamar la atención por su actitud, tampoco lo hacia con su forma de vestir, y este simple hecho les parecía muy raro a las chicas, tanto que luego de un buen tiempo empezaron a molestarla por ello. Típico, alguien no encaja y todos se ven obligados a fastidiarlo, pero Katherine no le tomaba importancia a esto, nunca se mostró rencorosa luego de que la hicieran caer el suelo, nunca trato de solicitar ayuda luego que le tumbaran sus libros, nunca mostró alguna objeción porque la llamaran rara, y la reacción de las chicas ante esto era aumentar la intensidad en vez de simplemente restarle importancia. Cabe mencionar que una de las que participaba en esto era Roxana quien, como la chica popular, tenía que imponer su forma de ser y que los demás la imitaran y obedecieran.

Luego de ya unos meses, incluso mis amigos comenzaron a mostrar cierta fascinación ante Katherine, pero no de una buena manera…


— ¿Y que onda con esa chica? Se la pasa todo el tiempo allí sentada, no habla con nadie y a la hora del almuerzo se sienta sola. ¿Es que acaso no tiene intenciones de socializar con nadie?

— Lo que pasa es que nadie se le ha presentado formalmente por el hecho de no ser atractiva, ya sabes que aquí todos buscan a la mujer con el único fin de pasar una noche con ellas y ya.

— Bueno pues tu tampoco puedes opinar mucho, ya que tu eres uno de esos que solo buscan a las chicas para pasar una noche y mas nada, ¿y eso que aun no te le estas aventando a Roxana?

— No hace falta, ya ella llego solita y ya planeamos una salida.

— Pues recuerda lo más importante, lleva protección — mientras decía eso, se introdujo la mano en el bolsillo y se saco un condón el cual me ofreció con una cara de burla.

— Obvio, pero no hace falta — dije mientras rechazaba el condón — ya yo tengo en mi casa.

— Ah, muy bien, siempre hay que prevenir.

— Y ya pasó lo que tenia que pasar hace algún tiempo…

— ¡Epa! Estas arrasando, ¿y que tal es ella?

— No me quejo, aunque, he estado con mejores…

— Ah, muy bien, muy bien…

Ahora que lo pienso, ya que Katherine simplemente no ha estado interesada en hacer vida social, he llegado a considerar ser su “guía” durante al menos un tiempo para que se empiece a acostumbrar a los demás y encuentre un grupo con el cual pasar el resto del año escolar…

Ah, que más da… lo voy a hacer.

Me levante de la mesa y mientras me acercaba a ella se escuchaban mis amigos diciendo cosas como: “¿Qué vas a hacer?”, “¿Estas loco?” y otras cosas a las cuales no le preste atención.

Katherine levanto la mirada y se me quedo mirando fijamente mientras yo me sentaba a su lado y le ofrecía la mano…

— Hola, bienvenida, mi nombre es Cristian…

— Si, ya lo se — dijo mientras apartaba la mirada y me dejaba con la mano al aire.

— ¿Como que ya lo sabes?

— Pues el día de ayer te presentaste ante todos en el salón, o acaso tienes memoria a corto plazo…

— Ajajá, no lo recordaba. Y tú eres… Katherine ¿cierto?

— Dije lo de la memoria a corto plazo como broma, pero ahora estoy llegando a ver la posibilidad de que sea cierto…

— Esta bien, no hago mas preguntas…

— ¿Y que necesitas? Aun no han asignado trabajos que necesites que yo haga por ti…

— ¿Qué crees que soy? ¿Alguna especie de bravucón o algo así?

— El chico popular, consigue lo que quiere cuando quiere y de quien quiera.

— ¿Cómo sabes eso?

— Todos lo hablan, al igual que como lo hacen ahora.

Voltee y vi como la mayoría de los que se encontraban allí estaban mirándome fijamente y susurrando cosas entre ellos…

— No, no necesito nada. Solo quería presentarme formalmente y ser como una especie de guía para que conozcas mas sobre la institución y aquellos que estudian en ella.

— ¿Y que obtienes con ello? ¿Estas tratando de ganar alguna apuesta? ¿O te pusiste como propuesta “ayudar a la nerd del salón”?

— No gano nada… mira, se que de seguro ya has tratado con personas como yo… bueno, no como yo, ya que yo no soy así…

— Si, si, ahórrate el discurso, no creo que vaya a ser lo suficientemente convincente…

Al principio me pareció un tanto gracioso el hecho de que cada cosa que saliera de su boca fuera sarcasmo… pero ya empieza a hacerse un poco molesto.

— Mira, yo no estoy aquí para tratar de convencerte de algo, solo quería ser educado, pero si no quieres que te hable… esta bien, no hace falta tantas indirectas…

Me aleje antes de que ella me dijera algo… voltee y vi que ni siquiera se molesto en reaccionar ante lo que le dije, pero esta bien, yo cumplí con acercármele y hablar, si ella no colaboro, ya eso es su problema…

— ¿Y que paso? ¿Qué te dijo?

— Nunca pude escuchar tanto sarcasmo en mi vida, simplemente me dio a entender que no estaba interesada en siquiera dirigirme la palabra…

— Wow, te rechazaron, bienvenido a nuestro mundo amigo…

— Ajajá, esta bien.

No volví a hablar con ella nuevamente, luego de aproximadamente una semana de haber hablado con Katherine, paso algo muy extraño durante el almuerzo.

— Hola, disculpa Cristian, ¿esta esa silla ocupada?

— Depende.

— ¿Depende de que?

— De si te vas a sentar o te vas a llevar la silla…

— Ehm, ¿Qué?

— Ay, no sirvo para esto, ajajá, siéntate. Esta bien, ¿y que necesitas?

— Esta bien, esta bien, no hace falta que me lo recuerdes… se que fui una estúpida la semana pasada y te trate muy mal…

— Nah, esta bien, se sintió bien que por fin me rechazara una chica… Y si supieras que, por lo general, los hombres se acercan a otras chicas aquí solo en busca de algo más, si sabes a que me refiero…

— ¿Y que tratas de decir? ¿Para eso me buscaste?

— No, claro que no.

— ¿Y por que? ¿No te parezco atractiva?

Se levanto y coloco sus manos una a cada lado de mi, recostándome y posándose sobre la mesa, quedando su rostro a poca distancia del mío… En verdad no la había detallado bien, pero ahora que lo noto, debajo de esa coraza de ropa, se ve que hay una hermosa chica esperando a ser descubierta…

— No es eso…

— ¿Y que es?

— Es solo que no eres mi tipo.

— Esta bien…

Continuamos charlando durante toda la hora del almuerzo, gracias a esta charla, continuamos sentándonos juntos cada tarde y poco a poco conocía más de ella. En verdad me parecía una persona fascinante e inteligente, en realidad me sentía muy a gusto hablando con ella. Con otras de las chicas con las que había hablado era ir directo al grano o sino desde que empezaba la conversación, tratar de seducirla o algo, pero con Katherine es diferente, en verdad es entretenido hablar con ella. Luego empezamos a salir juntos, que si al parque, al cine, y cosas así, y cada día iba descubriendo algo nuevo sobre ella, cada día iba viéndola de una manera diferente, cada día, el hecho de salir con ella se hacia prioridad, los horas se pasaban volando mientras estábamos juntos y al llegar a mi casa empezaba a contar las horas para volver a estar con ella. Nunca había llegado a sentir esto por alguien, pero ahora que lo veo con mis propios ojos, es algo espectacular…

Todo iba bien, las cosas cada día mejoraban cuando salía con Katherine, un día inclusive salio el tema de porque es que ella no tenia novio aun, y su respuesta fue obvia, nadie quería estar con ella por el simple hecho de ser “rara”… y pensar que antes, yo era de ese tipo de hombre… pero el estar con ella me ha hecho cambiar. El sentimiento cada día fue tanto que ya debía manifestarlo, pero estaba esperando el momento correcto.

El día de su cumpleaños, eso es, ese es el día, cuando salgamos juntos en la tarde se lo demostraré.

El día llego, pero como siempre, algo tiene que pasar… Me entere de una pelea entre Roxana y Katherine, no se como, ya que Katherine no es una persona propensa a pelear con los demás, así que debo ir a ver de que se trata todo esto.

Cuando llegué, lo poco que pude escuchar fue: “¡no te metas con el, ¿entendiste?! “, Katherine se encontraba en el suelo mientras Roxana y sus amigas le gritaban.

— ¡Oye! ¿Qué crees que estas haciendo? Pensé que te había quedado claro que tu y yo no íbamos a ser nada… ¿¡Tan difícil es entender eso!?

— No digas eso Cristian, yo te quiero, sino, ¿esa noche que significo?

— ¡Fue solo sexo y ya! ¡Yo te lo aclare ese mismo día para evitar este tipo de inconvenientes!

— ¡¿Entonces prefieres a esta nerd que a mi?!

— ¿Cómo que la prefiero a ella?

— ¿Ustedes no son pareja?

— ¡Claro que no! Solo somos amigos.

— ¿Y entonces por que siempre…?

— Nada, yo no te tengo que dar explicaciones a ti de nada, ven Katy…

Tome a Katherine de las manos y me la lleve a un lugar más tranquilo y lejos de Roxana, donde pudiéramos hablar con más calma...

— Gracias por defenderme allá…

— Esta bien, tenia que hacerlo…

— Mira, en verdad aprecio mucho tu amabilidad y a pesar de todo lo que están pensando los demás sobre ti, continúes hablándome, pero ya no debes continuar con esto, no es necesario…

— No se a que te refieres con lo de que “los demás piensan sobre mi”, pero sinceramente no me importa, además necesito que sepas algo…

-— ¿Que…?

— Lo sabrás en el momento correcto…

Luego de calmar las aguas, le propuse salir para celebrar su cumpleaños, ella con toda la modestia del mundo me dijo que no quería que yo me molestara y todo lo demás, pero obviamente yo no iba a desistir, así que no tuvo mas remedio que aceptar.

Luego de algunas horas mientras llegaba a mi casa y todo lo demás, me fui al sitio de encuentro, a ella le pareció raro que fuera un sitio tan recurrido, lo que ella no sabía es que yo tenía un sitio “especial” apartado de todo…

— ¿Y que era esa cosa que me tenias que hacer saber? — Estaba tan ansioso que simplemente tome su cabeza por la parte de atrás apretando fuertemente su cabello y la bese, como nunca lo había hecho con alguien mas, sus ojos se expandieron con sorpresa, pero luego se fueron cerrando lentamente y reacciono ante mi besándome de regreso… en verdad fue el mejor momento hasta ahora… no quiero que acabe…

Me apretó el rostro con ambas manos y me despegó… me miro por unos pocos segundos y luego volvió a besarme… esta ves con mas intensidad y fuerza como si tratara de devorarme… ella también lo anhelaba, lo puedo sentir…

— Quiero que me aclares algo…

— ¿Que sucede?

— Este beso… ¿esta relacionado con lo que acaba de suceder hace rato? ¿Trataras de provocar celos a Roxana?

— Roxana no es nada mío... yo te quiero a ti, solo a ti…

Luego de un rato besándonos continuamos con nuestra conversación…

— Esto significa que… ¿oficialmente somos novios?

— Pues si, pero… quisiera pedirte algo…

— Lo que sea…

— Quisiera que este noviazgo quedara en secreto…

— Ok, allí viene, íbamos bien…

— No, no te preocupes… es que no quiero que vaya a haber problemas de ningún tipo por esto, además de causar revuelo porque el “soltero mas codiciado” al fin tiene dueña…

— Esta bien, pero te juro que si esto tiene que ver con alguna otra cosa, la vas a pagar caro, muy caro…

— Esta bien, esta bien…

En verdad, esto del noviazgo es lo mejor que me ha pasado… Se que es básicamente lo mismo que había anteriormente pero ahora tengo el derecho de verla cada vez que quiera, de hablarle cuando quiera, y como ahora somos novios, puedo besarla sin inhibiciones, puedo abrazarla todo el tiempo que quiera, sin temor a nada. Lo único es que… ahora que lo veo, ella tenia razón respecto a que los demás pensaban cosas sobre mi… mis amigos ya no me tienen respeto… se han juntado con otros… yo pensando que ellos eran como parte de mi familia…

Las chicas también piensan que perdí el gusto, que me deje amarrar, que perdí mi hombría, entre un sin fin de cosas que hablan por allí. En verdad no me importa lo que piensen… aunque esto me esta afectando un poco… pero puedo manejarlo…

Luego de unos dos o tres meses de estar saliendo, y acercándose la navidad, me entere de algo…

— ¿Cómo que se han estado metiendo contigo nuevamente? ¿Y desde cuando?

— Desde luego de aproximadamente unas dos o tres de semanas de estar saliendo.

— ¿Y por que no me dijiste nada?

— No te quise preocupar, además que tu mismo quisiste que mantuviéramos el noviazgo en secreto por la misma razón… solamente no quise darte problemas…

— Yo debo ir a hablar con ellas…

— ¡No! Esta bien…

Salí dirigido hacia donde se encontraba Roxana y sus amigas, pero al llegar allá me encontré con que no solo estaba Roxana y sus amigas, sino también mis antiguos amigos.

— Necesitamos hablarte, es sobre la tal Katherine…

— Si van a tratar de separarme de ella, les digo que sus intentos serán en vano…

— Escucha lo que tenemos que decir… Desde que te empezaste a juntar con ella, has cambiado mucho Cristian… y dirás: “la gente cambia”, pero no es justo que te haga cambiar solo para mal… Cada vez que te buscamos para que salgas con nosotros no puedes, si queremos pasar un rato hablando, riéndonos un rato, tampoco puedes. Esto no tiene nada que ver Roxana… solo queremos lo mejor para ti… Queremos que vuelva el antiguo Cristian, el Cristian divertido, el Cristian despreocupado, el Cristian fiestero… ¿Qué paso? ¿Acaso no éramos como tu familia? Todos están hablando mal de ti… Tu apariencia se encuentra por el piso, las chicas ya no quieren saber nada de ti… Además, piensa, uno no puede colocar a una chica que solo te esta trayendo mal, por sobre tu familia… Recuerda los buenos momentos… Reflexiona… Esperamos que te hayamos hecho entrar en razón…

Intente gesticular alguna palabra, pero lo que me dijeron me dejo sin palabras… en verdad esta gente se preocupa por mi… en verdad me quieren… Y todo lo que me dijeron es cierto… Debería considerar la posibilidad… Pero yo quiero a Katy… Yo amo a Katy…

Toda la noche me la pase pensando sobre lo que me habían dicho, creo que tienen razón en preocuparse por mi, debería considerar lo que me dijeron, pero no, yo no le puedo hacer esto a Katherine… Bueno ya encontraré la manera de resolver esto…

Pues… Tomando en cuenta lo que mis amigos me dijeron, empecé a salir nuevamente y a juntarme con ellos algunos momentos… Allí vi que ellos estaban en lo correcto, en verdad extrañaba esto, en verdad, por unos momentos llegue a olvidarme de todo… inclusive de Katherine, no digo que esto sea algo bueno, sino que tenia tiempo que esto me pasaba, que no experimentaba esto de salir hasta tarde, de reírme igual que antes de forma interminable con mis amigos… Es algo que tenia que vivir nuevamente…

A Katherine no le pareció importante este hecho, lo aceptó y no opinó mucho al respecto. Es una reacción un tanto rara de su parte ya que lo que supuse es que me iba a regañar o que si es posible se ofrecería a salir conmigo, pero a ella según parece… ni le importó…

Cada día el contacto con ella empezaba a disminuir y mi contacto con otras personas empezaba a aumentar… más que todo con otras chicas… ufff... como extrañaba esto…

En parte… yo acepte a salir con ellos… no solo por querer estar de fiesta y todo lo demás… sino para probar a Katherine, para ver si en verdad ella sentía por mi todo lo que yo sentía por ella. Por eso, luego de algunos días de estar haciendo esto de salir hasta tarde y estar con otras chicas y fiestear y todo lo demás, me empecé a alejar poco a poco de Katherine, y lo que me dio la ultima señal fue el hecho de que ella se alejara de mi también, por eso empecé a dudar de que todo lo que ella supuestamente sentía por mi fuera real, porque sino ella hubiera buscado la manera de retenerme o de estar mas tiempo conmigo llamando mi atención… pero no, solo se alejaba mas y mas y ya estábamos hasta un punto en el que ni hablábamos, yo cada noche me quedaba esperando su llamada, que me mandara un mensaje, que fuera a mi casa… pero nada de esto pasó.

En lo único que empecé a pensar fue en el hecho de que ella era una persona muy tímida, un tanto cerrada a discutir o a llevar la contraria… ¿y si al alejarme de ella, ella también esperaba que yo la llamara, le enviara mensajes o fuera a su casa? Es decir, que si lo mismo que pensaba yo, lo pensaba ella… mi deber como hombre era buscarla y demostrarle que lo que siento por ella es mas fuerte… pero en esos momentos fui egoísta y solo pensé en mi… así que me alejé hasta el punto en que prácticamente la relación llegara a su fin.

Yo seguí con mi estilo de vida y en ningún momento la volví a buscar a ella, y como ella es una persona que no llama la atención, nunca tuve noticias de ella, ni siquiera por el hecho de estudiar en el mismo salón…

— ¿A la final que paso con esta tal Katherine?

— Pues éramos pareja, pero tal parece que la cosa no funcionó…

— Yo creo que era de esas interesadas que quieren hacerse famosas y todo lo demás…

— No, que va, ella no es así.

— Te digo, que si al menos tuvieron sexo, lamentablemente ella es una de esas…

— No, si supieras que no hicimos nada de eso, el tema ni siquiera salía a flote.

— Yo sabia que ella era rara, quien sabe que fue lo que le hiciste, se molestó pero por ser tímida no tuvo el coraje de decírtelo, y tú la dejaste ir…

— ¡Va pues! Primero querían que la pasara con ustedes y ahora están tratando de emparejarme con ella.

— Bueno, eso era lo que los demás querían, pero yo, como tu verdadero amigo te digo, que estabas mejor con ella que con nosotros…

En verdad me dejo pensando y reflexione sobre el caso, y tal vez el tenga razón, debería disculparme con ella… aunque tal vez ya sea demasiado tarde…

Tan despistado he estado todos estos días que ni cuenta me había dado que Katherine había dejado de venir al instituto, en un intento de buscarla tampoco la encontré en su casa, supuestamente fue a la biblioteca…

— Katherine, necesito que hablemos… — se levanto y trato de adentrarse entre los estantes pero logré rodearla…

— Mira, se que fui un imbécil, y lo siento, pero quiero redimirme ante ti…

— Por favor vete…

— Katy, lo siento…

— No me llames Katy…

— Vamos, no seas así…

— ¡Aléjate! ¡No te me acerques!

— Pero…

Las miradas de todos se posaron sobre nosotros, inclusive un hombre se acerco para ver que estaba pasando…

— Por favor, ve mañana al instituto para que hablemos con más calma, por favor…

— Lo pensare… pero por favor… vete ¿si? Vete…

Me fui, se que tal vez no vaya mañana pero me dio esperanzas, esta es mi oportunidad, en verdad lo siento, y mañana se lo voy a demostrar…

Bueno, luego de “ensayar mi disculpa” ya es de día y debo irme, espero que ella sienta que mis disculpas son sinceras… lo único que me preocupa es su condición, la vi muy seria, es decir, como que con la mirada baja y sus voz era suave, calmada, y un tanto oscura… además, ¿que hacia en la biblioteca tan tarde…?

Al llegar a la institución no la vi en el salón, y no salí de el en todo el día esperando a que ella llegara, como lo imagine, no vino.

Ya se esta haciendo tarde, no se porque aun sigo esperando… mejor me voy, mi oportunidad con ella ya pasó. No se porque fui tan idiota en hacerle caso a mis amigos, si ellos no me hubieran dicho nada esa vez esto no estaría pasando, pero creo que fue también mala por mi parte ya que yo tampoco debí haberles hecho caso, yo era feliz con ella… y mi oportunidad de ser feliz, y con ella, ya pasó… lo único que me calma es que tal parece que todo lo que hice no le afectó, la vi muy calmada también, pero si no quiso venir, ya esa es su decisión y debo respetarla, ella tendrá sus razones…

Mientras me voy pienso que este año no fue tan malo después de todo, y fue raro que llegara a su fin tan rápido, ya falta poco para el último día, todos están ansiosos, pero en estos momentos no se encuentra nadie en la institución, es raro verla de esta forma, vacía y en completo silencio… algo no me cuadra… escucho a lo lejos unos gritos, alguien esta gritando…

Mientras voy corriendo a ver que pasa, los gritos se intensifican, de repente cesan, pero al reanudarse es con mayor intensidad, son como unos lamentos que pasan de mayor a menor intensidad… llegue a la fuente de los gritos y… Wow…

Al abrir la puerta del baño de mujeres me encontré con algo que no me esperaba… las chicas que eran o son, no se, amigas de Roxana, están todas en el suelo, un gran charco de sangre se escurre hasta llegar a la puerta donde hace contacto con mis zapatos, cada una de ellas tenia el abdomen expuesto e inundado en su propia sangre ya que lo tenia abierto de forma exagerada mientras todos sus órganos internos iban saliendo lentamente y soltándose de los músculos que los mantienen en su sitio, una de ellas voltea la cabeza hacia mi y mientras lo hace, el pequeño trozo de piel y músculo que mantenía su cabeza en su sitio, cedió dejándola caer y expulsando mas sangre, no se como eso fue posible pero es que al ver todo esto, entré en shock y no se si todo lo que veo es real o no, lo ultimo que noto es que sus ropas están rasgadas y en las partes en las que no tienen heridas están golpeadas y se dejan ver algunos moretones… al tratar de avanzar y ver que o quien causo todo esto, se escucha otro lamento que dice: “Lo siento, no era nuestra intención…” y ese lamento se intensifica en un grito agudo que con cada impacto que recibe va disminuyendo su intensidad hasta que ya queda como un intenso suspiro que se une a unos gemidos y luego desaparece… Al intentar observar y ver quien esta causando todo esto, grito: ¿Quien esta allí? Sal y enfréntame, ¿por que atacas a estas pobres mujeres indefensas?

Lo que salio de allí me dejo completamente en shock, no lo podía creer, se acerco a gran velocidad y acerco su cabeza o mi oído, y con una voz muy suave y dulce me dijo: “Te estaba esperando”.

Un intenso dolor surgió en mi abdomen, al colocar mis manos para ver que era, note que mis manos se humedecieron con algo espeso, al subir mis manos note que era mi propia sangre y que salía en gran cantidad debido al gran corte que me habían hecho… de forma involuntaria un quejido sale de mi boca el cual inundo todo el lugar y poco a poco me voy encorvando hasta caer sin remedio al suelo…

— Katherine… ¿Por qué lo hiciste? ¿¡Por que!?

— En verdad quieres que de una razón, ¿En verdad la quieres? — La suavidad y tranquilidad en su voz es única…— supongo que el hecho de que les haya hecho esto a ellas ya es obvio, mi madre murió a causa de sus estupideces, esto no se iba a quedar así…

— ¡¿Tu madre murió?! ¡¿Y por que fue culpa de ellas?!

— No vengas a tratar de hacerte el interesado ahora… Mientras tú estabas de fiesta y con muchas mujeres, ellas se estaban encargando de hacerme la vida imposible… Deje de faltar a clase para poder cuidar de mi mamá la cual estaba enferma… Pero su instinto al verme en la calle fue encerrarme un sitio que ni siquiera yo sabia que existía… cuando logre salir y llegar a casa de mi madre descubrí que ella estaba en el suelo… muerta… — allí lagrimas empezaron a brotar y su cara se inundo de una tristeza infinita la cual trato de esconder bajando la cara y dejando que los pelos de su frente cayeran casi sobre sus ojos…

— En verdad lo siento mucho…

— Cállate si… Termina de morir de una buena vez… — La falta de sangre empezaba a hacer efecto y mis sentidos se iban extinguiendo de a poco mientras al comenzar a respirar con mayor rapidez mis latidos se aceleraron aumentando la perdida de sangre…

— En verdad estoy arrepentido… Yo te amaba… Yo te amo…

— ¡Deja de mentir! — allí empezó a llorar mas fuerte mientras me amenazaba con el gran cuchillo que estaba en sus manos… — Ya Roxana murió… no necesitas seguir tratando de complacerla y de seguir hiriéndome…

— Pero yo…

— Cuando empezaste a salir con ellas supe que te había perdido… pero yo todavía tenía esperanzas ya que, según tú, tú me amabas, ¿o no? Quise enfrentarte pero no tuve el valor de hacerlo y tu cada vez mas te alejabas hasta que empezaste a estar con otras mujeres y supe que todo ese amor que me habías jurado era completamente falso… fui una ingenua y una estúpida para creer en ti…

— ¿Como te enteraste de todo eso…?

— Todos lo hablaban… Y se burlaban de mí por eso… Todos…

— Katherine… acércate, toma mi mano…

— ¿Qué quieres de mi?

— Yo te amo, te ame, y siempre te amare, es cierto, todo eso fue una etapa que…

— ¡Que dejes de mentirme! — Tomo su cuchillo con las dos manos y empezó a apuñalarme una y otra vez mientras lloraba sin cesar y sus lagrimas caían a borbotones sobre mi… la luz se fue extinguiendo, yo no podía sentir casi absolutamente nada y lentamente fui cerrando los ojos de forma involuntaria… Lo ultimo que sucedió fue que ella se me acercó y me dijo entre llantos: “Si es amor lo que siento ahora… no se lo recomiendo a nadie y no quiero sentir esto nunca mas…” Posó sus labios sobre los míos… yo no podía sentir nada… y cuando se alejó vi que gesticulaba algo con sus labios como si tratara de decirme algo, posó su cuchillo sobre su estomago y se apuñaló varias veces hasta que cayó sobre mi sin vida…