FANDOM


Mis tíos me cuentan que cuando ellos eran pequeños siempre veían sombras y escuchaban voces, a menudo llantos y pasos por un pasadizo que hay en esta casa. Realmente yo no creía en esas cosas aunque sí me daban mucho miedo; bueno, no creía hasta que me ocurrió a mí.

Pasa que a mí me gusta encerrarme en lo que es el garaje de mi casa a escuchar música. Allí hay camas, guitarras, de todo algo así como un desván, pero en un garaje. Yo estaba escuchando música cuando escuché que tocaban la puerta. Salí a ver, pero no había nadie en mi casa. Al momento en que volteo, las cuerdas de las guitarras empezaron a sonar por sí solas. Salí corriendo de allí hasta mi sala.

Cuando mi abuelo falleció, mi prima y yo esa misma noche estábamos en mi casa preparándonos para ir al velatorio. Cuando estábamos en el mismo pasadizo, sentimos un frío inmenso en las piernas.

Cuando mi abuelo cumplió los 6 meses de haber fallecido, eran alrededor de las 11:30 o algo así. Yo miraba para el lado de la ventana y vi cómo un bulto se pasó a través de la cortina. No fue mi imaginación porque cuando mi prima volteó al ver mi cara de espanto, vio que la cortina se movía. Esa misma noche, mi primo estaba navegando en la Internet cuando sintió un frío intenso detrás de él. Al voltear, vio un bulto del tamaño de una persona, empezó a gritar y despertó a todo mundo en la casa.

Ahora mi prima y yo dormimos en el cuarto del abuelo, con mucho miedo por cierto, aunque ya nos acostumbramos en cierto modo al frío que se siente por algunas noches, las sombras a través de las ventanas, el olor de flores a medianoche y el presentimiento de que alguien está a los pies de nuestras camas, mirándonos atentamente.