FANDOM


Capitulo 1: Limpiando el barrioEditar

Proxys, ¿Qué son los Proxys? ¿Qué hacen? ¿A quién le sirven? Los Proxys, son gente controlada desde la mente, en este caso, mataremos a los Proxys del mismísimo y sobrevalorado “Slenderman”, cada

año se plagan por todo el continente, asesinan y torturan a gente inocente. Hoy vamos a vengar a esas personas caídas y recibiremos un buen pago por eso. Me llamo John the Murderer y este es mi trabajo; mis amigos Mike, Facundo y Nicolás me ayudaran en esta importantísima misión.
Tataratara
Misión #37 Matar a todos los Proxys.

-Bien, ahora escojan sus armas y equipamiento- Les dije a los demás.

-John, ¿Estás seguro de esto?- Me preguntó Mike.

-Sí, no te preocupes, tengo un plan- Le contesté

-¿Y cómo piensas matar a “Slenderman”?- Preguntó Facundo, haciendo comillas con los dedos.

-Je, que bueno que preguntas, esta es la forma.

Fui caminando hacia una caja con llave, tomé la llave, abrí el cerrojo, la abrí y tomé el dispositivo.

-Con esta bomba, chicos.

Los dos me miraron con una expresión de duda.

-¿Una bomba? ¿Enserio?- Se pregunto Facundo.

Mike no dijo nada, solo se me quedo mirando.

-No es una bomba cualquiera- Les aclaré.

-¿Qué?

-Mira, esta bomba antes de explotar emite un sonido agudo, y si mis cálculos son correctos, eso desestabilizará las moléculas de nuestra víctima, lo que lo debilitara antes de la explosión y causará que al explotar su cuerpo se desintegre por completo.

-Ja, me gusta como piensas.

-Espero que funcione- Dijo Facundo.

-¡Bien, escuchen, tenemos hasta el amanecer para matar a todos, así que moviéndose!- Exclamé

-¡Muy bien!- Dijeron los dos

Sin decir nada más Mike y Facundo se dirigieron hacia el arsenal para equiparse, mientras yo decidí llamar a Nicolás; tomé mi teléfono y marqué el número.

-Hola, en este momento no estoy en casa, llama mas tarde o deja un mensaje- Dijo la contestadora.

Colgué el teléfono y exclamé enojado:

-¡Maldición! Tendremos que ser solo 3 entonces… voy a prepararme-

Fui hacia donde estaban Facundo y Mike.

-Hey John, ¿Nicolás viene o no viene?- Me preguntò Mike

-Meh, no está en casa, seremos solo tu, yo y Facundo.

-Bien no importa, podemos cumplir esta misión sin su ayuda. John prepárate tu también.

-No te preocupes Mike, ya me preparo-

Abrí mi casillero, tomé dos revolvers calibre 28 especial, mi cinturón donde llevo cosas de ayuda y mi confiable cuchillo de pelea. Me abroché el cinturón alrededor de mi cintura, coloque la bomba especial, los revolvers y el cuchillo en él.

-¿Estás listo John?- Me pregunto Facundo con una Ak-47 en las manos.

-Sí, estoy listo, no perdamos más tiempo. Vayamos al auto.

Luego en el coche…

-Hey John, ¿Cuáles son las primeras víctimas?- Me preguntó Mike.

-Me alegra que preguntes, los primeros en caer serán estos tres de acá.

Luego de contestarle, le pasé una foto de los primeros proxys que atacaremos.

-Así que… Fox the proxy, Yiu mark y Max the proxy- Dijo Mike

-Sí, esos serán- contesté.

Pasados tres minutos, llegamos a nuestro destino y tomando mis armas dije:

-Facu, para el auto acá, nuestras victimas están en ese callejón.

-Muy bien- Contestó.

Paramos el auto, tomamos nuestras armas y bajamos.

-Bien, ahí están- Dije.

-¿Cómo los matamos John?- Me preguntó Mike.

Suspiré, me rasqué la cabeza mientras ideaba un plan y luego contesté:

-Escuchen, así lo haremos; Mike y yo nos acercaremos desarmados a ellos, y cuando intenten atacarnos Facundo saldrá por atrás y les disparara, así será mas facil ¿Entendido?

-Entendido- Dijeron los dos.

-Bien, vamos.

Mike y yo, entramos al callejón, los tres proxys estaban sentados en el suelo con una fogata en medio para calentarse. Tornaron su mirada amenazante hacia nosotros, uno de ellos tomó un cuchillo y se levantó.

-Vaya, vaya, un trió de idiotas esperando para matar personas- Dije tratando de provocarlos.

-Eres idiota, ¿Cierto? No tienes idea de quienes somos- Me dijo Fox.

-No es que sea idiota, es que no aguantarías dos segundos contra mí y mi amigo- Le contesté con la misma intención.

-Ya verás- Nos dijo Fox mientras se levantaba con un cuchillo en la mano.

Pero entonces Yiu Mark lo interrumpió diciendo:

-Fox, déjame pelear a mí.

-No Mark, yo peleare.

Fondo lol

-Vamos, sabes que soy mas fuerte que tú- Dijo sin que Fox la escuchara

Fox se preparo para atacarnos, pero de repente el cuchillo de Yiu Mark se enterró en su pierna, haciendo que de un grito de dolor.

-¡¡¡Ahhhhh!!! ¡¿Mark, que haces!?

-Cuando digo que yo peleare, es porque yo voy a pelear ¡Prepárense!- Dijo Mark mientras se preparaba.

Max tomó a Fox y lo llevó hacia atrás, sacándolo del medio.

Mark nos atacó, yo dí la señal gritando:

-¡Ahora!

Nos hicimos a un lado y Facundo desde atrás, disparó al corazón de Mark.

-¡Mark!- Grito Max, que hasta el momento permaneció callado.

Max the proxy estaba aterrado, el más fuerte de ellos había caído, aunque algo me inquietaba, Fox había desaparecido. Pero en un intento desesperado, Max nos arrojó un bote de basura, me agaché y lo esquive, haciendo que se choque contra el muro. El tonto intentó trepar las paredes para escapar, Facundo apuntó, pero antes de que jalara el gatillo, Mike le arrojó su navaja diciendo:

-¡No te vas a ningún lado! 

La navaja se clavó en su pecho. Max cayó al piso, tomó su último respiro y murió desangrado. 

-No puedo creer que tuve que usar mi navaja en el 2do proxy que cae- Dijo Mike luego de eso.

-Eh, Mike, yo iba a dispararle ¿Por que hiciste eso?

Mike suspiró, miró a Facundo y contestó:

-Las balas se acaban, es preferible guardarlas, pero mi navaja durará mucho más. Por eso lo maté yo- Aclaró Mike.

-Uh...

Yo estaba mirando la escena, sentía que alguien faltaba, pero que Max haya tirado ese bote me hizo olvidar. Entonces me acordé, era Fox.

-Chicos, ¡Fox ha escapado!

Los dos me miraron sorprendidos, entonces Mike dijo:

-¿Que? No puede ser, estaba acá hace unos segundos ¿Que tan sigiloso puede ser?

En ese momento empezamos a mirar para todas partes, con el fin de localizarlo. De repente alguien me arrojo un cascote a la cabeza, el cual al impactar se destruyó.

-¡Ahhhh!- Grité con dolor, agarrándome la cabeza.

Mis compañeros miraron hacia el techo, pudiendo notar una silueta similar. Mike arrojó su navaja nuevamente, pero él la esquivó y empezó a correr.

-¡Debe ser Fox! ¡Tenemos que movernos, vamos al auto!- Exclamó Mike.

Sin escucharlo, pegué un salto, me aferré a una ventana y trepé a los tejados. Comencé a correr para alcanzar a Fox a toda velocidad, dejando atrás a mis compañeros. Por cada techo que saltábamos, más me cansaba y más difícil era mantener el ritmo, así que sin perder más tiempo, tomé mi revolver, disparé tres veces pero no logré atinarle.

-¡Maldición!- Exclamé.

Pegó un salto, llegando al otro techo, acto seguido realicé esa misma acción. Luego de un par de techos más, la cuadra se acabó. Fox frenó de repente haciendo que me choque contra él y cayendo hacia abajo al mismo tiempo. Nos estrellamos contra el suelo, la caída fue muy dura. Ambos nos lastimamos dejando un pequeño charco de sangre en el suelo, luego me levanté lentamente y adolorido.

-B-bastardo- Dijo Fox mientras comenzaba a levantarse.

Saqué mi navaja de mi bolsillo aún con el dolor. El proxy se levantó lentamente preparado para pelear, comenzamos a girar en círculos, acto seguido ambos atacamos. Lo golpeé con una patada en el estomago, a lo que él respondió dándome un golpe en la cara, intenté clavarle mi cuchillo en el pecho, desgraciadamente lo esquivó, tomó un caño que estaba tirado e intentó golpearme, esquive dos de sus golpes, pero el tercero me dió en las piernas y me tumbó.

-¿Ultimas palabras?- Preguntó Fox.

A lo que yo contesté:

-Nunca te descuides, proxy.

Mi oponente, luego de esas palabras, rió. Aproveché su distracción y desde el suelo arrojé mi cuchillo, provocando que se entierre en su hombro.

-¡Ahhhh!- Gritó.- Pagarás por eso.

Él se arrancó el cuchillo y yo me levanté, tome uno de mis dos revolvers y traté de dispararle, pero antes de que pudiera jalar el gatillo me lanzó mi propia arma blanca, la cual se enterró en mi mano, provocando que suelte mi arma.

-Dajjj, idiota- Le dije enojado.

-Je, je, de parte mía- Me respondió.

Tomé el cuchillo y lo extraje con cuidado.

-Vamos, que pasa ¿El gran John ya se quedó sin ganas de pelear?

-Hmpf, no digas estupideces.

Traté de acuchillarlo nuevamente, pero se corrió a la derecha y solo llegué a rasgar su traje, trató de golpearme en la cabeza con el caño, pero en un movimiento certero lo esquivé. Lo tomé del cuerpo, sometiéndolo y lo llevé a la fuerza hasta un contenedor de basura, lo coloqué en el borde, tomé la tapa de este y comencé a golpearlo con esta.

-¡Hhh, hhh! ¡Para!- Gritó mientras comenzaba a sangrar.

Tomó una bolsa de basura del interior y freno mis ataques con ella, acto seguido me pego una patada de punta que me dió en el cuello, provocando que caiga al suelo y que escupa sangre. Me la limpié y me levanté, en ese momento, mi oponente me estampó la bolsa de basura contra la cara, haciendo que se abra y que su contenido se disperse.

-Je, ¡Esto es por mis amigos!- Exclamo el maldito.

Me pegó una trompada en mi mejilla, y yo en forma de agradecimiento lo tomé de la cabeza, y le pegué un rodillazo muy fuerte. Ese golpe lo dejo noqueado, luego dije:

-Nos vemos en la otra vida.

Comencé a levantar mi pie lentamente para luego pisarlo.

Ya a punto de pisarlo, junté fuerza, pero de repente ¡Pam! Me atacaron a traición golpeándome con un palo en la cabeza. Caí desmayado al suelo, y en ese pequeño tiempo que estuve en el suelo, pude escuchar a mis agresores diciendo:

-"Esta vez sí morirá..."

-"Pagara por lo que le hizo a los otros..."

Eso fue lo que llegué a escuchar, pensé que seria mi fin. Pero de repente se escucharon varios disparos, logré abrir mis ojos, se trataba de mis compañeros que llegaban al rescate ¡Bang, bang! Un disparo tras otro, escuché como los cuerpos de esos dos caían al suelo uno por uno, luego Mike y Facu se acercaron, me levantaron, me llevaron a la vereda e intentaron reanimarme.

-Vamos John, despierta- Rogaban mis amigos.

Los escuchaba como si tuvieran un eco y con un zumbido en mis oídos. Luego dejé de ver borroso y pude hablar.

-¿C-chicos?- Pregunté con dificultad.

-¡Despertó!- Exclamó Facundo.

Me acomodé en el lugar y me rasqué el cuello. Luego dijo Mike enojado:

-John, somos un equipo ¿Sabes?

A lo que yo respondí:

-Sí, lo sé y lo lamento... pero ese no es el asunto ahora mismo.

Volteé mi mirada hacia la derecha y me percaté de que mi enemigo estaba escapando y me levanté tambaleante.

-¡Dame tu pistola Mike!- Le ordené con la cabeza adolorida.

Sin dudarlo, me entregó su arma rápidamente. Me puse firme, apunté y disparé ¡Pam! ¡Pam! Su cuerpo cayó al suelo ensangrentado. Pensamos que ya habíamos acabado con este barrio. Sin embargo, la sirena de un carro de policía comenzó a sonar De repente un carro de policía vino a toda velocidad, sorpendiéndonos a todos.

-¡Chicos, la policía!- Exclamó Mike

-Maldición, ¡Escóndanse!- Ordene yo.

Nos metimos en un callejón de al lado, donde se encontraba lo que parecía una casa de vangabundo (Un sillón roto, una almohada y una sabana desgastada) Nos escondimos tras el sillón, guardando silencio.

-Shhh- Dije

El patrullero paró, de el, bajaron dos policías, llegamos a escuchar algunas de sus palabras, no estaban enterados de nuestra estancia ahí en ese lugar. Tomaron el cadáver y comenzaron a investigar el homicidio, aún sin enterarse de nuestra presencia. Todo parecía marchar bien, pero de la nada el "Dueño" del lugar salió y nos gritó.

¿Qué hacen aquí?! ¡Fuera, antes de que los mate!- Gritó el viejo.

-Señor, silencio por favor- Rogó Mike.

Pero el muy tonto levanto un hacha que tenía en las manos y acto seguido agregó.

-¡Se los advertí!-

Trato de atacarnos, sin embargo levanté mi arma de fuego y disparé contra él. Cayó al suelo como si nada, pero el ruido del disparo alertó a los policías.

-¡Eh!, ¿Quién anda ahí?- Pregunto el policía mientras levantaba su arma.

-John, ¿Qué hacemos? No podemos permitir que nos identifiquen- Me preguntó facundo.

Me tomé unos segundos para pensar… y ahí se me ocurrió algo.

-Bien, Facundo, agarra esa hacha, Mike, llama su atención.

-¿Llamarlos? ¿Por que?

-Solo hazlo y el plan saldrá bien.

-Ok, espero que no te equivoques.

Mike se paró despacio y empezó a gritar:

-Policía, ¡Ayúdeme!-

Mientras Mike los llamaba, aproveché a explicarle mejor a Facundo el plan.

-Señor, acuéstese en el suelo y ponga las manos en la espalda.

Mike se quedo en su lugar.

-Señor le he dicho que se…-

Facundo se levantó rápidamente y sin que pudiera reaccionar, enterró el hacha en el cráneo del policía. El otro empezó a disparar, pero mi compañero lo usó de cubrimiento, rápidamente, apunté con la pistola que Mike me había prestado y disparé contra el otro policía. Atravesé su cráneo con un disparo certero y cayó al suelo como una pluma. Luego para acabar dije:

-Ya esta, M, Facundo, cárguenlos y escóndanlos en ese contenedor antes de que alguien más los vea.

Sin decir nada más, los cargaron y los llevaron a un contenedor, en cuanto volvieron les dije:

-Escuchen, este barrio ya está limpio, descansen, luego los llamaré para la siguiente fase.

-Supongo que un descanso no vendría mal- Aseguró Mike.

-Ok, solo vayan a casa, por cierto, no se descuiden, siento que nos están mirando.

-Está Bien John, hasta luego.

-Adió.

Y sin decir más, todos marchamos para nuestras casas. Así para luego, atacar a nuestro siguiente objetivo.

Capitulo 2: Los verdaderos Proxys atacanEditar

Volviendo al cuartel, ya estaba herido y tenía sangre, solo quería recostarme un rato, pero algunas personas tenían otros planes.

Mi auto fue incautado por un tercer policía que escapó como cobarde, y no podía llamar a un taxi porque se darían cuenta de lo que anduve haciendo, no quedó otra mas que caminar. Estaba a tres cuadras de mi casa, pero comencé a escuchar ruidos, como si alguien me estuvieras siguiendo.

-¿A dónde vas con ese apuro?- Me preguntó una voz desde atrás. -Anda, date vuelta.

Me di vuelta lentamente, para mi sorpresa, se trataba de uno de los tres Proxys favoritos de Slender, Masky; en su brazo derecho sostenía una pistola y con el otro, un gato negro.

-Así que por fin nos conocemos… Proxy-

-Cuida tu lenguaje, supongo que es una linda noche… una linda noche para morir-

Dejó ir al gato y apuntó su pistola hacia mí.

Tomé mi revolver e intenté atinarle antes que él, pero se deslizó y esquivó mis disparos, me apuntó, yo para que no me diese tome un tacho de basura y me protegí, Masky me miró fijamente y acto seguido rompió las luces de la calle, lo que me dejo a oscuras. Estaba en desventaja ya que los Proxys suelen estar mucho tiempo en la oscuridad.

-Maldito desgraciado ¡¿Dónde estás!?-

De repente un cuchillo se enterró en mi hombro, reaccioné disparando tres balas hacia esa dirección, pero al parecer no le dí. Sentí el metal caliente de la pistola de Masky tocando mi cabeza y mi piel se heló.

-Así que, hasta acá llego el gran John the Murderer ¿No es así?

-Descuida, acá no se termina.

Large-2

-¿Cómo? Tu revolver no tiene balas, tus amigos no están contigo y no tienes tu cuchillo.

-No, pero hay algo que se llama entrenamiento.

En un movimiento rápido me agaché, tomé la pistola de Masky y empecé a golpearlo continuamente, llevándolo hacia una calle que aún tenía luces. Cayó al suelo con la máscara fracturada. Eran como las cuatro de la mañana ya, había un poco de gente, estaban de fiesta aparentemente, nos miraban con una expresión de terror, pero eso no me importó, me abalancé sobre Masky y lo golpee repetidas veces, su cara comenzó a sangrar. Vi como algunas personas, sacaban sus teléfonos y llamaban a la policía.

-¡No!- Exclamé.

Al no tener armas para acabar con la pelea, lo único que se me ocurrió fue patearlo en la cara y huir de la escena.

Punto de vista de MikeEditar

Al no estar tan herido como John decidí tomar un taxi. Luego de esperar un poco y parar a uno, me subí al auto y le dije:

-Señor, llévame a la calle “Pinos en llamas” Al 4005.

-Muy bien, señor- Respondió el taxista.

Todo continuó normal, hasta llegar a un semáforo.

-Eh, señor ¿Por qué tiene un arma?- Me preguntó.

-¿Eh? A esto, soy policía- Le contesté.

-Ok, quería saber nomas.

De pronto un neumático por alguna razón se pinchó.

-Espere un minuto, iré a ver que pasa- Dijo el taxista al percatarse de eso. 

Se bajó y se agachó para ver que sucedía. En ese momento un fierro afilado atravesó su cuello, provocando que se asfixie y se desangre.

-¡Señor!- Grité yo.

El hombre cayó desangrándose rápidamente. Me bajé del auto y tomé mi pistola, pero no vi a nadie.

-¿Pero qué demonios?- Me pregunté.

Repentinamente me golpearon con una piedra en la cabeza, tirándome al suelo y haciendo que mi arma se deslizó hasta el frente.

-¡Ahh! ¿Qué? ¿Quién eres?- Pregunté desde el suelo.

No recibí respuesta alguna, me volvió golpear, esta vez en la espalda, no sé cómo no me rompió la columna. Tomé mi navaja y traté de clavársela en los gemelos, pero él esquivo el ataque y solo llegue a hacerle un tajo en la ropa. Me levanté y entré en batalla, miré fijamente a mi enemigo diciendo:

-Hoody.

No contestó, pero eso no me importó y me dirigí directo a su corazón, lo esquivo y me golpeó en la cabeza, apunté a su cara, le rasgué la máscara y pude notar un poco de su piel. Tomé mi cuchillo, pero enseguida me tacleó y caí al suelo. Hoody, tomó mis manos donde sostenía mi cuchillo y empezó a forzarme a incrustarme mi propia arma en mi corazón.

-N-no, no lo ¡No lo permitiré!

Apoyé mi pierna en su estomago, tomé fuerza y lo arrojé al suelo, mi arma blanca cayó de costado por suerte, giré hacia la izquierda y me puse en pié. Le pegué un golpe en la nuca, acto seguido de una patada y terminó por caer al suelo.

-Arghh-

-¡Hasta que dices algo!

Salté y traté de pegarle un codazo, pero antes de que lo tocase, tomó un ladrillo de su bolsillo y me lo arrojó, este me dió en el pecho, pero me mantuve parado. Se levantó con dificultad y me enfrentó.

-Desgraciado y sin vergüenza Proxy.

Hoody se mantuvo tranquilo, no logré ofenderle.

De repente mi oponente me arrojó otro ladrillo, pero esta vez logre esquivarlo.

-(No podemos seguir así ¡Debo atacar!)- Pensé.

Los dos corrimos hacia el centro para atacar, nuestros puños chocaron, eso fue doloroso.

-Ah, eso no es nada.

Le pegué una patada de punta en la axila, aparentemente eso dislocó su brazo izquierdo y lo tomé con fuerza.

-¡Ahhhhh!-

-Ohhh♥... Qué pena, tu brazo-

-Hhh-

Con su otro brazo me golpeó el en pecho y en la cara repetidas veces, hasta que lo solté y lo alejé, acto seguido tomó un tercer ladrillo de su otro bolsillo y me lo lanzó, este ultimo me dió en la cara, haciendo que sangre por la nariz y provocando un dolor muy fuerte, tenía dificultades para respirar, ya no podía más. Supe que ya no podía seguir, si se tratase de John él pelearía hasta el final, incluso si eso implica morir, pero yo en estas situaciones veo inútil continuar con la batalla.

Así que dije con dificultad:

-Sabes, ese ladrillo (Tose) no me dejó muy bien que digamos (Vuelve a toser) ¿Qué tal si lo dejamos hasta acá? ¿No es mejor así?...

-Tal vez…

Luego de eso Hoody desapareció en la oscuridad. Por lo que parecia él también estaba herido, estaba jadeando y tenía sangre.

-(Que ingenioso…)- Pensé.

Punto de vista de FacundoEditar

Mi casa era la que más lejos quedaba, no podía llegar, no con el sueño que tenía, sin mencionar que en la ausencia de John un Proxy llamado “Thorzi” Me golpeó con un palo con clavos en mi pierna, la cual me está doliendo, entonces no tuve otra idea que recostarme en un callejón como un vagabundo. En el camino, había pasado por una tienda, compré un aperitivo que comí en el camino y una botella de licor.

Ya estando sentado en el callejón, dije:

-Ohh… Que dura esta noche, je, bueno, por lo menos en el camino pude comprar esto.

Me quité la máscara del equipo, tomé mi botella y empecé a tomar.

-(Bueno, al menos se alivió el dolor)- Pensé

La noche estaba muy callada y tranquila, estaba a punto de dormirme ahí nomas. Pero de repente una voz perturbó ese silencio.

-¿Hey, sabes lo que es un hacha?- Me preguntó una voz desde un techo.

Levanté la mirada y un hacha se dirigía rapidísimo hacia mí, aún con el efecto del alcohol fui capaz de reaccionar y corrí mi cabeza hacia la derecha, haciendo que el hacha se clave en el muro.

-¡Hijo de tu hermana!- Le dije para insultarlo.

-¿Hermana? Yo no tengo hermana.

Tres sujetos saltaron del techo y me levanté con dificultad.

-Toby…- Dije al ver a mi atacante.

-Sí, soy yo, el mismísimo Ticci Toby-

-Trajiste amigos... ¿No es algo injusto?...- Le pregunté con algo de miedo.

-Ja, Ja, el mismo Facundo de siempre, miedoso… ¡Ataquen lacayos!-

Los acompañantes de Toby tomaron sus armas y atacaron, uno tenía un palo con alambre y el otro un bate de base ball. Uno intentó golpearme con el palo pero lo bloqueé con el hacha del vagabundo. Cerré mi puño con fuerza y lo golpee en las costillas, pero el efecto del alcohol redujo mi fuerza. Su compañero me golpeó en las piernas con el bate, haciendo que caiga al suelo, pero el efecto del alcohol hizo que casi no sienta dolor.

-¿Últimas palabras?- Me preguntó.

En ese momento me acordé de que todavía poseía mi AK. La tomé y disparé hacia mis enemigos, ambos cayeron al suelo rápidamente. Toby al ver que sus compañeros habían perdido, enojado dijo:

-Hmm, maldición, los acompañantes cada vez más inútiles, tendré que encargarme yo.

Recogió su hacha la cual lanzó, tomó una segunda y se abalanzó sobre mí. Rodé hacia la izquierda, me levanté e intenté darle con mi arma de fuego.

-¡Muérete!- Exlcamé

Antes de que pudiera disparar, en un movimiento rápido, destruyo la punta de mi arma con una de sus hachas

-¡Maldición!

Intentó clavármela en el cráneo, pero empuñe el hacha del vagabundo y la bloquee.

-Ya ríndete, tengo dos y tú una- Dijo Toby al ver que trataba de resistirme.

Me atacó con su segunda arma, pero falló y terminó por darle a la pared.

-Menos mal...- Susurré.

Le di un golpe en su nariz, en ese momento esta se puso roja y empezó a sangrar. Estornudó sangre, se limpió con el hombro y enojado dijo:

-Nadie me lastima la nariz y se sale con la suya.

Me tomó del cuerpo y me arrojó al suelo.

-¡Hay!

-Bien, bien… parece que la diversión se terminó.

-Eso no fue divertido para nada divertido...- Le contesté.

-Qué pena…

Me agarró del cuello y me puso contra la pared.

-Te haré sangrar por tu estomago- Dijo de una forma macabra.

Tomó su arma y la alejó despacio, sabía que me mataría, entonces le pegué una patada en su pierna.

-Ouch, eso me dio más razones para matarte- Contestó frustrado.

Su hacha se enterró en mi estomago, el dolor era indescriptible. Ya apunto de morir, en mi ultimo respiro, logré decir.

-Gh, gh, (Jadeos), John, Mike y Nico... me vengaran... Gh… (Jadeos)

-Descuida, los demás Proxys me cuidaran- Respondió.

Luego de que Toby allá dicho eso, arrancó su hacha de mi cuerpo, acelerando el sangrado. Mi vista se nubló... había muerto…

Punto de vista de JohnEditar

Luego de escapar de la policía llegue a mi cuartel y me recosté, al rato me quedé dormido pensando en lo que había pasado, luego un golpe en la puerta me despertó.

-¿Uh? ¡Maldición, me quede dormido-

Miré al reloj y ya eran las 5 A.M. Me levanté de mi cama, tome una pistola 9mm que tenía en un cajón y fui a atender la puerta. Tengo algunas cámaras instaladas afuera, para no tener que correr peligro, me senté en el sillón y me fijé, se trataba de Mike.

-John, soy yo, rápido abre, algo terrible acaba de pasar- Me dijo con angustia.

-No te desesperes- Le contesté con total calma.

Luego de contestarle, apreté el botón que sirve para abrir la entrada.

-¿Qué sucede Mike?

Mi compañero, sin decir nada, levantó su mano.

-¿Qué?

Miré mejor y me percaté de lo que había sucedido, no fue lindo.

-Ah… ah… eso… debe ser una broma ¿No?- Pregunté con el doble de angustia.

-Lo lamento, pero no lo es- Me respondió tristemente.

Si, lo que tenía Mike en su mano, era la chaqueta de Facundo, manchada con sangre y con una cortadura bastante parecida a la de un hacha.

-John, lo lamento, no pude hacer nada, escuché la pelea, pero para cuando llegué... ya era muy tarde.

Comencé a recordar todos los momentos y asesinatos que tuvimos juntos, lagrimas comenzaron a brotar de mis ojos con dolor.

-Glup, estos proxys… ¡Pagaran! ¡Mike, entra de una maldita vez! ¡Tenemos que alistarnos para, la matanza final!- Exclamé con furia.

Capitulo 3: La matanza finalEditar

Nos preparamos para ir por nuestra última presa, Slenderman y el resto de sus lacayos.

-Mike, toma esto- Le dije.

Acto seguido le entregué una máscara especial a mi compadre y un G.P.S.

-¿Y esto para qué sirve?

-Escucha con atención, esa máscara te protegerá de los poderes y distorsiones de Slender, y ese G.P.S es para rastrearnos, le di uno a Nicolás antes de todo esto, tengo uno yo y ahora uno vos, le tenía que entregar el otro a Facundo… pero ya no está entre nosotros.

-Me parece bien ¿Ya tienes tus armas?- Me preguntó

-Sí, las tengo- Contesté

Esta vez tomé una ametralladora AK-47, una Desert Eagle, mi confiable cuchillo y claro, la bomba que mataría a Slender, Mike tenia básicamente el mismo equipamiento que yo.

-Excelente Mike, marchando.

Luego en las afueras de un Galpón enorme en el bosque naranja.

-Bien, escucha, distraelos y yo los matare desde acá ¿Ok?-Le dije a Mike justo detrás de unos arbustos.

Había cuatro Proxys cuidando la entrada, ese era mi plan.

-Muy bien- Me contestó.

Mike salió corriendo de entre los arbustos y fingió caerse y lastimarse. Los Proxys se alertaron y corrieron para acabar con él.

-John, ¡Ahora!

Pero no hice nada.

-John, hablo enserio.

Yo rogaba porque Mike no corra o de ese modo arruinaría mi plan, esperar el momento justo.

-¡Basta John!

-(Bien, ¡Ahora sí!)

Apunté mi arma hacia las cabezas de esos pobres diablos y dispare, cayeron uno por uno, disparo tras disparo. Luego me paré y salí de los arbustos, acto seguido ayude a Mike a levantarse.

-Pudiste dispararles más rápido ¿Sabes?- Me dijo un poco enojado.

-Entiende que el plan no hubiera funcionado, pero eso no importa ya ¡Moviéndose! Ve por la entrada trasera.

-Bien, cuídate.

-No te preocupes, sabes que no caeré.

Entonces Mike se fue corriendo hacia la parte de atrás.

-Y yo… iré por el gran botín-

Cargué mi arma, tomé el cuerpo de uno de esos bobos y entré. Luego dentro, había dos Proxys custodiando la entrada. Al percatarse de mi presencia, uno dijo:

-Vaya vaya, el gran asesino que ha causado tantos problemas- Dijo en tono sarcástico.

-No te confíes amigo, soy más difícil de vencer de lo que aparento- Contesté firmemente

-Claro, veamos cuanto aguantas contra nosotros dos- Dijo su compañero.

Entonces ambos empuñaron palas como armas y giraron en círculos lentamente para atacarme.

-Esa estrategia no les servirá- Les dije

Agarré mi Desert Eagle y le disparé a mi enemigo de la izquierda, bloqueó los disparos con la pala y corrieron hacia mí. Uno intento cortarme el cuello con su pala, pero me agaché y lo esquivé, sus palas chocaron.

-Les advierto, no soy fácil de vencer- Dije desde el suelo.

-¡Cállate!- Exclamó.  

El otro trató de clavarme su arma, pero yo lo bloqueé con el cuerpo de su compañero, ya era mi turno, empuñe mi arma de fuego y disparé contra uno de mis oponentes, provocando que muera.

-Bien, ya era hora de que ese estúpido muriera- Afirmó el otro Proxy.

-¿Así es como tratas a tus compañeros?- Le pregunté

Acto seguido le dispare una bala al corazón y dos en el estomago, sin decir mas, cayó al suelo como una pluma.

-No me canso de matarlos, sinceramente.

Solté el cadáver y sin bajar la guardia comencé a caminar hacia adelante. Hasta que de repente una voz proveniente del entrepiso interrumpió el silencio, diciendo:

-Así que, te gusta matar a mis compañeros ¿Eh?

Levanté mi mirada y apunté con mi arma. Luego pregunté:

-¡¿Quien eres tu?!

A lo que el respondió:

-Pos me llamo “The trager” O en español, “El portador”- Dijo.

-¿Y qué harás? ¿Caerás como pluma también?- Le pregunté burlandome.

-No… pero hoy tu lo harás.

En ese momento, desde el entre piso sacó un rifle y empezó a dispararme, ¡Bang! ¡Bang!.

-¡Maldición, debo cubrirme!- Me dije a mi mismo.

Vi un barril de metal justo a unos pasos míos y sin dudarlo, corrí, me deslice por el suelo y me apoyé de espalda contra este.

-Bien, esto ya me hizo enojar- Me dije a mi mismo.

Le comencé a disparar sin mirar a mi oponente, pero no parecía atinarle.

-¡Ja, Ja, Ja! No puedes darme si no miras- Afirmó.

-(Y yo no puedo darte si apenas te veo, y tampoco es que la máscara ayude mucho que digamos)- Pensé

En ese instante tuve una idea que me salvaría, arrastrar el barril hasta una de las puertas y así subir al entrepiso. Lo tomé y comencé a arrástralo por el suelo, entonces The Trager dijo en un tono burlón:

-¿Qué pasa? ¿Estás escapando, gallina?

-No estoy escapando, enfermo, estoy dirigiéndome a una posición más conveniente para acabar contigo- Le contesté.

-Eso lo veremos...

Dejé el barril y abrí la puerta, entré y me puse a salvo.

Punto de vista de MikeEditar

Luego de separarme de John, tomé el camino alternativo que estaba 100 metros a la derecha, la noche estaba oscura y hacía frío. Ya comenzaba a notar sombras en las colinas a mis costados las cuales tenían muchos árboles y arbustos, entonces decidí parar, tomé el AK-47 y me puse alerta.

-Muéstrense ¿Acaso tienen miedo?-

En ese instante uno de ellos se enojó, saltó de los arbustos con un cuchillo de carnicero en sus manos, hice una tumba carnera para atrás y le apunte con mi arma.

-Quieto ahí, no quieres que dispare ¿O sí?

-Y tu tal vez deberías recordar en mirar para atrás.

Miré hacia atrás, pero los demás proxys no habían atacado, fue una trampa. Trató de apuñalarme, pero yo di un saltito para atrás, solo me corto la piel de mi panza, le volví a apuntar, pero él de un golpe mando a volar mi arma.

-Ya no eres tan rudo desarmado- Afirmo el oponente.

Mientras se burlaba le encajé un puñetazo en el estomago.

-Huy…-

Entonces tomo su panza y con mucho dolor comenzó a gritar. Saque la Desert Eagle y le apunté a la cabeza, pero sus amigos no me dejaron, uno me tomó de mis brazos y me sacó el arma, mientras que el otro de los dos que vinieron a ayudar tenía un cuchillo para comer (De esos que tienen serrucho) Creí que iba a morir, no tenía forma de soltarme. Pero en un momento desesperado ¡Pum! Un disparo de francotirador salió de la nada, destruyendo por completo la cabeza del que me sostenía. Todos fijamos nuestra mirada en la cabeza destruida durante dos segundos, luego decidí no perder más tiempo. Tomé mi navaja y le corté el cuello al Proxy de enfrente, solo quedaba uno ahora.

-Ja, Ja, ahora no eres tan rudo sin tus compañeros ¿O sí?

-Maldición, por favor, no me mat…-

Antes de que pudiera terminar, mi arma blanca se enterró en su cabeza, matandolo al instante. A pesar de terminar con esos tontos, me arrepentí de matarlo, John es alguien frio que no dudara en asesinarte sin remordimiento alguno, pero yo no, no soy como John, yo siento gran remordimiento si me piden piedad e igual los mato. Pero eso no podía detenerme, el tiempo estaba corriendo. Miré mi reloj para ver la hora.

-5:45 ¡Rayos, debo ser rápido!-

Y sin alargar mas tomé la Desert Eagle del suelo y me fui corriendo hasta la entrada de atrás.

Punto de vista de John Editar

Ese tonto de “The Trager” Ya me estaba cansando, sabía que los Proxys eran inútiles, pero nunca imaginé que me enfrentaría a uno tan camper,. Entonces decidí subir al entrepiso para poder matarlo con mis propias manos, por cierto, gracias a él tengo una bala en mi pierna y otra me atravesó la mano, por lo que tuve que vendarme. Estaba llegando al final de las escaleras, cuando de repente el camper del siglo salió de la nada, se puso delante de las escaleras y me disparó tres veces, esquivé los disparos, tomé mi arma de fuego y disparé todas las balas, entonces el cobarde corrió.

-Ya eres mío, Trager- Dije.

Acto seguido recargué mi arma y terminé de subir las escaleras.

-¡No te acerques si no quieres que te dispare a la cabeza!- Exclamó de cobarde.

-Sigue soñando.

En ese instante comenzamos un tiroteo entre nosotros dos. Disparo tras disparo. Me paré y dispare medio cartucho. Por lo que pude ver una, bala le dio en la pierna.

-¡Arghh! Pagaras por eso- Dijo.

Entonces apuntó a un lugar que no era donde estaba yo.

-¿Qué haces?- Pregunté

Miré hacia donde el apuntaba y me percaté de que había un barril de nafta/gasolina/combustible.

-¡Maldición!- Exclamé

Me metí a las escaleras de nuevo y cerré la puerta, me fui para abajo, me tire al suelo y me agarre con fuerza la cabeza. La explosión derribó una puerta que casi me la arranca, y a la otra la dejo bastante rota.

-Pagaras Trager- Dije luego de levantarme.

Devuelta corrí hacia arriba, al llegar apunté, pero ya no estaba.

-¿Donde estas? Maldito imbécil.

En ese instante un barril de madera cayó del techo y se destruyó.

-Pero qué diablos-

Mire hacia arriba y seguían cayendo, estaban tratando de matarme desde las vigas de soporte las cuales eran anchas y estaban muy altas. Vi una salida a este peligro, varias puertas, fui con la primera, pero al tratar de abrirla resultó estaba bloqueada.

-¡Malditos!

Miré hacia arriba y un barril estaba a punto de caerme justo en la cabeza, me arrojé a un costado y se destruyó contra el suelo.

-Esto me está frustrando.

Guardé la Desert y tomé la AK que tiene un alcance de 4 cuadras y media. La puse en semiautomático, me levanté y comencé a dispararles, no podía darles, la precisión del arma no era mucha, seguí disparando hasta que le di a uno, cayó muy rápido hacia la planta baja y el suelo se manchó de sangre. Entonces su compañero decidió escapar, intento salirse por una de las ventanas altas, pero cuando estaba a punto de romperla, disparé quebrándola en pedacitos y el proxy gracias al envión que había tomado para pegarle, termino cayendo muy tontamente.

-Pfff, más fáciles que la tabla del uno.

Luego de terminar mi frase sarcástica una bala de rifle se enterró en mi pierna.

-¡Ahhh! ¡T-trager!

Me levanté con un poco de dificultad y empecé a dispararle con el AK esta vez.

-Espero que te gusten las balas de rifle Johnsito, porque con el buffet de esta noche no llegaras a Slender a tiempo.

-¡Cierra la boca!

Entonces en tres disparos mas de mi parte, logre darle en un punto crítico. Cayó al suelo en una escena de cámara lenta y estando en alerta me dirigí hacia él.

-Bien Trager, ahora, en tus últimos segundos de vida ¿Hacia dónde está Slenderman?

-Ja… Ja… no creas que será tan… fácil que te lo di-di-diga (Tose)

-¡¿Quieres que haga que estos últimos segundos sean totalmente dolorosos?!-

-Tonto… haz lo que quieras… moriré de todas formas… ya estoy viendo el infierno… te veré cuando mueras… nos reencontraremos… para el último round… en el infierno… Ja… Ja.

Sus ojos se dieron vuelta y murió con una sonrisa que debo admitir que me sacó un susto.

-Aterrador…

En ese instante de silencio total, una puerta se abrió de golpe, eso me sacó otro susto, me paré, me di vuelta y apunte firmemente, para solo darme cuenta que era Mike.

-¡John, baja el arma, soy yo!

-¡Pero seras idiota! ¡Mira si te disparaba!

-´Lo siento, escuche disparos y vine hacia aquí ¿Que paso?

-(Suspiro) Ese literalmente muerto de ahí poseía un rifle de caza y me proporcionó varios balazos.

-Oh, ok, ven acá, te ayudaré a caminar.

Entonces Mike puso mi brazo arriba de sus hombros, ayudándome a caminar.

-Mike… ya estamos a punto de encontrar a Slender ¿Sabes?

-Sí, y eso es lo que me aterra, nosotros, dos simples humanos contra esa monstruosidad.

-Lo sé, por eso fabriqué estas mascaras y la bomba con la ayuda de Nico.

Seguimos caminando y bajamos las escaleras, hasta el punto sin retorno de esta aventura.

-Bien Mike, ahí está, el gran Slender.

Este estaba sentado en un gran sillón, con Masky, Hoody y Ticci Toby como guardias delante de él.

-Bien Mike escucha, encárgate de Masky y Hoody, mientas me haré cargo de Slenderman y Toby.

En ese instante Slender se levantó, sus tentáculos salieron y una distorsión fuerte sonaba, pero gracias a las máscaras no tuvo efecto alguno. En ese instante Slender levanto su brazo y nos señaló a ambos, los tres últimos Proxys lo entendieron perfectamente y atacaron.

-Ok John, me encargaré de ellos.

Enseguida Mike con la Desert Eagle comenzó a dispararles a ambos, pero ellos esquivaban los disparos de cualquier forma y se empeñaron en perseguirlo. Mientras tanto yo tomé mi cuchillo para atacar a Toby, él empuño sus hachas, los metales chocaban, trató de cortar mis piernas con una de sus hachas, pero de un salto termine por estivarlas y hacerle un tajo en la cara.

-¡Pagaras por eso!- Exclamó.

Toby me pateó y caí al suelo. Trató de clavarme un hacha, pero la bloquee con el cuchillo, saltaron algunas chispas. Tomé la Desert Eagle y disparé dos veces, pero de un salto mortal hacia atrás, esquivó todas. Me lanzó un hacha, moví mi cabeza hacia la derecha y me corto un poco de pelo.

-Nadie me corta el pelo y se sale con la suya.

-Y a mí nadie me corta la cara y escapa con vida.

Volví a disparar con la pistola, pero el bloqueó dos de mis disparos con su arma y el tercero simplemente se agachó. Corrió hacia mí y con su arma blanca me hizo un tajo en el pecho.

-¡Ahhh!

Le pegue una trompada en la cabeza, lo que lo hizo retroceder un poco. Intento clavármela en el estomago (Al igual que a Facundo) Pero hice un movimiento de limbo y terminé por esquivarlo, tomé la AK, la puse en modo automático y traté de darle, pero él se arrojó al suelo y mis disparos le dieron a Slender, eso lo hizo enojar, se levantó de su asiento y se teletrasportó justo enfrente mío, trato de clavarme un tentáculo pero lo corté con mi cuchillo de carnicero.

-Vamos a lo Jeff the killer- Dije.

Punto de vista de MikeEditar

Luego de que Masky y Hoody se fijaron en mí, me persiguieron hasta un corredor algo oscuro.

-(Diablos, no puedo verlos)

De repente me hicieron un tacle entre los dos, uno puso su pierna y el otro me empujó hacia atrás.

-¡Auch!

Caí al suelo de espaldas, y los dos me miraron fijamente, Masky poseía un cuchillo que resplandecía en la obscuridad, y Hoody tenía un palo en cada mano.

-Prepárate para caer, Mike-

-Yo no estaría tan seguro-

En ese instante tomé la Desert Englade, dispare y logré darle en la pierna a Masky.

-¡Ahhh!-

Entonces Hoody trató de golpearme con los palos, pero rodé hacia la izquierda esquivándolos, me levanté, empuñe mi navaja y me dirigí directo al corazón de Hoody, el bloqueó todos mis ataques con sus palos de madera, lo patee en la pierna derecha y en respuesta el me golpeo en las costillas con uno de los palos

-¡Au!-

Masky vino corriendo y trató de acuchillarme, pero lo esquive y termino chocando contra las armas de Hoody.

-Lo siento Hoody, vamos por ese tonto.

Entonces hicieron un ataque coordinado entre ambos, Hoody me lanzo un palo que me distrajo, en ese momento su compañero trato de apuñalarme, justo a tiempo me percaté de eso y de una patada en la mejilla logré evitar su ataque y tumbarlo al suelo. Hoody me tomó del cuerpo y me tiró al piso, acto seguido levantó su palo para golpearme en la cabeza pero lo bloquee con la navaja.

-Necesitaran más que un ataque coordinado para derrotarme- Les dije seguro.

En ese instante le pegué una patada a Hoody en la rodilla con el talón de mi pie, Hoody cayó al suelo adolorido, le apunté con mi arma de fuego para acabar con él, disparé, pero Masky se puso en medio, provocando que la bala impacte contra él y no contra mi objetivo. Volví a disparar, lo perforo de nuevo, esta vez en el estomago y la bala prosiguió a enterrarse cerca del estomago de Hoody.

-¡Ah! Masky…

-No te preocupes… estaré bien… encárgate… de detener su plan de acabar con nuestra legión...

En medio de esa conversación me quede asombrado, no sabía que los Proxys podían sentir sentimientos como la amistad y el sacrificio.

-Hoody, debes detenerlos… toma mi cuchillo y tu palo, mátalo… y ayuda al Rey Proxy y… a Toby…-

Masky cayó lentamente al suelo.

-Masky… tu... tu… ¡Pagaras desde luego!

En ese instante Hoody recogió su palo y el cuchillo de Masky, se levantó bruscamente, le apunté de nuevo, pero el dió un giro y logró desviar mi arma. Trató de clavarme su arma blanca, pero esquivé el ataque y solo llego a cortarme la ropa. Luego tomé mi navaja y ataqué, los metales chocaban, dió otro giro y me golpeó en la cabeza con aquel palo, caí al suelo con la vista borrosa y aturdido. Trato de apuñalarme pero me eche un poco a la derecha y lo esquivé. Arroje mi navaja a su estomago y esta se enterró.

-Uc, con que así termina… ¡No! ¡Nadie mata a mis amigos y se sale con la suya!

Sin arrancarse mi navaja, procedió a atacarme varias veces con su palo, yo bloqueaba los golpes con mis brazos, era muy doloroso, comencé a sangrar y mi piel se hinchó.

-¡Ya para!

Lo pateé justo donde tenía clavada la navaja y esta se enterró aún más.

-Ahhh… (Jadeos) Glup.

Con la Desert le pegue dos tiros en el pecho, acto seguido Hoody me patea en la cabeza fuertemente y quedo inconsciente

-Masky… ya voy…- Solo eso pude escuchar durante antes de quedar completamente inconsciente

En ese momento Hoody cayó al suelo y murió.

Punto de vista de JohnEditar

Mientras estaba chocando metales contra Toby, Slender seguía tratando de hacer esas distorsiones sin lograr nada. Luego cansó de eso y comenzó a atacar con los tentáculos, me tiré al suelo esquivando sus ataques, de repente brotó otro de estos que se dirigió directo a mi corazón, rodé a la derecha y lo esquivé. Slender se hizo a un lado y dio paso a Toby, me levanté de un solo movimiento, cargué la Desert y le disparé, pero Ticci se deslizo por el suelo esquivando mis disparos, se paró y me pegó un cabezazo lo que me dejó un poco aturdido. Empuñe mi cuchillo al revés y me dirigí directo al cráneo de mi actual oponente, pero volvió a bloquearlo con sus armas.

-¡Como molestas con esas hachas!- Exclamé.

-Son mis inseparables armas- Afirmó.

Luego de esas palabras seguimos chocando metales, en un choque muy fuerte nuestras armas de cuerpo a cuerpo salieron volando.

-¡Mis hachas!- Exclamó.

Me abalancé sobre él y empezamos a golpearnos con nuestras propias manos, le pegué en la mandíbula, él tomó mi mano y me golpeó en el estomago con la otra, y seguimos golpeándonos, sangrábamos, era doloroso. Toby me pegó un codazo doble en mi cabeza y termine por caer al suelo.

-Es tu fin, John- Dijo entre jadeos.

-Bueno… pero todavía tengo un as en la manga-.

Le apunté con mi Desert Eagle, Ticci Toby tuvo una reacción de asombro y miedo.

-Es tu fin, Toby- Dije.

Jalé el gatillo, pero solo se escucharon los típicos sonidos “Chac, Chac” Así era, ya no tenía munición.

-¿Uh? Ja, Ja, Ja, que mala suerte para el villano de esta maldita historia-

-No… Dash… Al menos moriré como un valiente, y no como un cobarde, Je, Ja, Ja-

-Supongo que es bueno morir sin resentimiento alguno ¿No?

Entonces Toby agarró un caño de tubería que estaba apoyado contra la pared, lo alzo arriba de su cabeza y dijo estas palabras:

-¡Adiós, asesino de Proxys!

-Vete al infierno, asqueroso asesino de amigos.

Ya sabía que era mi fin, Toby estaba a punto de matarme, hasta que de pronto ¡Bang, Bang! Dos balas perforaron a mi oponente.

-¡¡¡Ah!!!- Exclame asombrado.

-Uc… maldito…-

En ese instante cayó al suelo sin decir más.

-¿Estás bien, John?- Preguntó Mike.

-Más o menos… Toby si es duro de batir

-Comparado a lo que viene ahora, Toby no es nada-

Entonces miramos fijamente a Slender, que basándose en la cantidad exagerada de tentáculos que brotaban de su cuerpo, parecía muy enojado.

-Bien Mike, recuerda la bomba- Le dije.

-Está bien, lo distraeré lo más que pueda-

En ese instante Mike le apuntó a Slenderman y disparo todas las balas, yo saque mi AK-47 a la que solo le quedaba un cartucho entero.

-¡Mike, cuidado!- Exclamé al ver que Slender trataba de atacarlo.

-¡Diablos!-

Una gran cantidad de tentáculos iban agresivamente hacia mi compañero restante, para salvarlo empecé dispararle a esos tentáculos, derribe algunos y Mike aprovechó para correr.

-Ya eres mío delgadito.

Con mi cuchillo de carnicero me dirigí a su cuerpo y pegué cuchillada tras cuchillada, pero no tuvieron efecto alguno. Slender me tomó con sus tentáculos, me levantó en alto y me arrojo bruscamente al suelo. Cuando estaba cayendo resultó que Mike me atrapó.

-Gracias amigo- Le dije.

-De nada, deja que yo lo entretenga, tu prepara la bomba.

-Bien.

Entonces Mike con su navaja, pegó un grito de guerra y atacó a Slender, cortando sus tentáculos y proporcionándole heridas. Mientras tanto yo estaba preparando la bomba.

-Bien… esto acá, esto otro por allá y… ¡Listo!- Decía mientras preparaba la bomba

En cuanto yo apretara el botón, la bomba estallaría. Mientras tanto, Mike estaba recibiendo cortaduras por los tentáculos de Slender.

-¡¡¡John!!!

-¡Aguanta Mike!

Intervine en la batalla cortando todos los tentáculos posibles, de repente uno de estos, brotó y destruyo la máscara protectora de mi compañero.

-¡Ahhh!

-¡Mike, tu protección, corre, no puedes sobrevivir sin ella!-

Mike intentó escapar con dificultad y sangrado, pero Slender tenía otros planes. Nos agarro a los dos con sus tentáculos y nos dejó suspendidos de cabeza. Empezó a provocar distorsiones fuertes, Mike sangraba por la boca, la nariz y los ojos.

-¡Amigo! Tengo que hacer algo.

Arrojé mi cuchillo, por suerte le di y corté el tentáculo que sostenía a mi compañero. Mike cayó al suelo y ahí quedó.

-¡Maldito Slender, muérete!-

Queda bien...

Eso lo enfadó aun más, hizo brotar más tentáculos y los mandó directo a mi corazón y estomago, pero antes de que llegaran los atrapé y los sostuve. Slender soltó mi pierna y empezó a sacudirme para que me suelte, pero yo me mantenía.

-¡Necesitaras más que eso para quebrar mi estabilidad!- Exclamé.

Solté mi mano izquierda y tomé la bomba de mi bolsillo, apreté el botón con la nariz y la bomba comenzó su secuencia. Pip, pip ¡Pip, pip, pip! Le tiré la bomba a la cara y este mando la onda de sonido, lo que lo desestabilizó haciendo que sus tentáculos se derritan junto al resto de su cuerpo, caí al suelo.

-¡Ahhh! ¡Mike levántate!

Como estaba más que inconsciente, con mis últimas fuerzas, lo levanté y corrí para protegernos de la explosión que venía.

¡KABOOOM! La bomba explotó destruyendo por completo a nuestro oponente. El sol salió justo a tiempo, todo había terminado… o al menos eso creíamos.

-¿Estás bien?- Le pregunté.

-Lo estoy, gracias a ti- Me contestó.

-Bien, vayámonos de acá.

De repente una voz desde atras dijo:

-No tan rápido-

Miramos hacia atrás y se trataba de Ticci Toby empuñando mi AK-47 que se me había caído, había sobrevivido después de todo.

-Mataron a los Proxys… Mataron a mis amigos… y ahora matan al rey Proxy… no se saldrán con la suya- Dijo enojado.

-Maldición Mike, ya no puedo siquiera correr.

-Ni lo menciones...

-Ahora sus familiares y amigos sentirán lo que yo siento ahora… ¡Dolor! ¡Jajajajaja, Jajajajaja…

En ese instante una bala de francotirador destruyó por completo la cabeza de Toby. Miramos hacia la dirección de donde provino y se traba de ni más ni menos que Nicolás.

-Siento llegar tarde- Solo eso dijo Nico antes de que esta historia termine…

El fin…Editar