FANDOM


Another creepy pasta card 4th candy pop by gatanii69-d83qx4h

Erase una vez en un reino de hielo y nieve; el imperio estaba bajo una ola de frío, era invierno en ese momento, la noche era joven, casi demasiado hermoso para ser incluso llamada noche. Las estrellas brillaban. Tan sereno, tan tranquilo, casi como si hubieran sido silenciados y todo lo que quedaba eran sus restos brillantes de gas y luz.

Una niña de 6 años con el cabello castaño rizado llamada Alexa, podía sentir una corriente de aire frío que entraba por una rendija de la ventana. El escalofrío pasó por ella como cuchillos. La joven princesa se sacudió y agarró un paño del cajón de su cómoda de roble para correr rápidamente para poner el pañuelo en la pequeña grieta.

La corriente de aire frío pronto dejó de ir hacia la sala y pronto todo pasó. El cuarto frío, la piedra y la madera se volvieron acogedores y seguros con el fuego que hacía más cálido el lugar.

Su habitación era su propio santuario, y no había ningún otro lugar que se sintiera más en casa que su habitación.

Alexa fue a la ventana donde se sentó y contempló las estrellas nuevamente; ya que ella pensaba que todas aquellas luces brillantes eran ángeles. La princesa saltó de alegría y giró a su alrededor mirando su habitación. Tomó una de sus muñecas, bailó con ella, la abrazó y siguió bailando con la muñeca hasta el cansancio. Cayó sobre el suelo de madera y miró el techo mientras abrazaba a su pequeña muñeca para después desempolvar su vestido que era de color negro y verde.

En el verde se podían ver los estampados florales mientras que el color negro cubría su cuello y las mangas. Estaba incrustado en una textura sedosa de color negro, donde el pecho es una pequeña flor rosada.

Alexa miró el reloj, ya de pie, y volvió a caer una vez más en su cama haciendo que sus pequeños pies toquen en el piso de roble mientras miraba el péndulo del reloj balancearse hacia izquierda y derecha provocando sonidos de tic-tac. Ella lo observó como si fuese atraída por este e hizo sonidos con la lengua imitando el sonido del reloj.

La voz de la madre de Alexa llega a lo largo de las paredes del castillo haciendo que la pequeña salga corriendo por la puerta emocionada por el regreso de su madre, quien estaba en un viaje a Inglaterra.

La princesa saltó de arriba hacia abajo por el gran entusiasmo que tenía por ver las maravillas que su madre había traído para compartir con ella.

La reina sólo sonrió dulcemente hacia su hija, quien traía su hermoso cabello rubio atado en un moño. Su madre arrastró su larga cabellera que le llegaba hasta la parte inferior de su vestido, dejando brillo que pronto se derritió en su estela.

Alexa se rió dulcemente. Ella había esperado a su madre para verla tan pronto, como los sirvientes colocaban todas sus pertenencias en sus respectivos lugares.

La reina se sentó en la silla de madera de sauce y tomó sus anteojos de oro mientras Alexa se sentaba en su regazo para que ambas miraran la nieve posarse en su ventana

El aire se destiló tranquilamente. Los pasillos resonaban y crujían por los sonidos que habían dentro del castillo, ya viejo.

Alexa miró a su madre, no podía contener su emoción de estar con su madre nuevamente.

— ¿Mamá? — Murmuró Alexa.

Sólo bastaba una palabra de Alexa para obtener toda la atención de la reina.

La reina contempló a Alexa y mantuvo los ojos ocultos detrás de un velo negro mientras acariciaba la mejilla poco rubor de Alexa.

La pequeña jadeó sintiendo las frías manos de su madre. Sentía que algo había cambiado dentro de su madre pero, tal vez, era el paso del tiempo que había hecho que la "sensación" cambiase un poco. Alexa no prestó atención a su propio pensamiento; suspiró lentamente y movió sus ojos hacia abajo para luego mirar una vez más a su madre. Tiró otra vez de la manga de la reina para ganar su máxima atención.

La reina contempló una vez más a Alexa y ladeó la cabeza. Sabía lo que su joven hija posiblemente podría desear de ella.

Alexa tragó saliva y reunió el valor suficiente para después hablar con un ligero temblor en su dulce voz.

— Mamá, ¿puedes contarme la historia otra vez?

La reina sonrió y asintió con la cabeza, a la pregunta de la niña.

Alexa se sentó en el suelo y se acomodó esperando escuchar el relato de su madre.

La reina se sentó en su silla y suspiró del aire frío profundamente para luego empezar a contar la historia a la joven princesa.

— Hace mucho tiempo, cuando el hombre era joven y el dragón ya viejo; la gente vivía en paz porque se bañaban en la calidez de la luz. A todos nos encantó la luz de nuestros protectores divinos pero pronto la gente comenzó a luchar por él. Querían que la luz sea de sí mismos haciendo que la oscuridad nazca en el corazón del hombre. La propagación de la oscuridad tragó la luz y los corazones de la gente haciendo que el mundo desaparezca. Pero para nuestros protectores, aquella bendición se convirtió en una... ¡maldición!

La Reina gritó junto un sobresalto de un trueno haciendo a Alexa saltar. Pero sólo la risa de su madre hizo que Alexa se calmara un poco.

— ¡Mamá, eso no fue gracioso! ¡Esa historia es aterradora! — Alexa proclamó, aún en estado de shock.

Estaba bastante enojada con su madre por su pequeña broma.

— Yo no quise asustarte, mi dulce flor de cerezo. Sólo traté de animar esa carita triste tuya — Dijo la reina mientras se ponían rosadas las lindas mejillas de Alexa.

La pequeña princesa tomó una respiración profunda y se echó a reír también.

— Mamá, ¿es real esa historia?

— No, cariño, por supuesto que no. Mi madre me lo contó cuando yo tenía tu edad — Rió — Recuerda que todo es un cuento de hadas, que no son reales.

Alexa notó el ligero cambio en su madre: Nunca había intentado asustarle a alguno de sus hijos, cosa que a Alexa la desconcertó.

La pequeña niña heredera se preguntó dónde estaba su padre y cómo le iba. Pero tomó profundamente la idea que quizás su papá seguía en negocios dejando a su madre en casa para que cuidara de ella y su hermano mayor, Alexander.

El tic-tac del viejo reloj se hizo eco. El sonido dejó un escalofriante recordatorio de la historia que la reina le había dicho a su hija, Alexa.

Alexa regresó a sus aposentos encontrando a su hermano, de 11 años, en el camino.

Alexander era un muchacho alegre con un increíble sentido de la justicia, aunque el joven príncipe tenía sus travesuras con su pequeña hermana.

10649690 663906183707197 5291323561147897623 n


Alexa vio a su hermano jugando caballeros y dragones con sus muñecas. Sobre todo con una de las muñecas, la más querida por Alexa, una muñeca con una dulce sonrisa en su carita de payaso.

Alexander quedó mirando el muñeco blanco y negro a rayas, arrojándolo a un lado y encogiéndose de hombros mientras se reía para sus adentros.

— Los payasos no son lo mío — Dijo Alexander.

La joven princesa cogió su muñeca hasta llegar a su habitación para arrojarlo a un lado y rápidamente ponerse su camisón.

La caída de la nieve caía suavemente sin cesar, dejando todo el reino con en el temor del poder que cubría los prados y las casas de la gente de abajo.

Alexa pronto cayó profundamente en un sueño, en sus dulces sueños.

(...)

A la mañana siguiente, Alexa y su hermano paseaban por las calles de la enorme ciudad con su madre.

Los niños se reían y saltaban de emoción. Era el día de “La Fiesta De Los Locos”, y todo el mundo estaba vestido para la ocasión. Habían yugulares, tragafuegos y rarezas de diferentes naturalezas; todos reunidos en un sólo lugar donde los artistas vendrían a entretener a la gente con sus traviesas payasadas.

Alexa miró a su alrededor y se rió del entusiasmo. La joven princesa llevó a su madre de un lugar a otro mostrando todo lo que había de ver. Pero a su madre no le importaba ver lo que su hija le mostraba, es como si estuviera en busca de algo que la intrigaba más que el propio festival.

La reina se detuvo y giró para dedicarles una sonrisa a sus dos hijos. La mirada de la reina

cayó sobre una vieja capa de circo; la cual estaba andrajosa, brillante, de color azul y púrpura.

Las pancartas tenían sonrisas y coloridas serpentinas azules y púrpuras balanceándose hacia adelante y atrás en la brisa. La reina empujó suavemente a sus hijos hacia la apertura de la carpa y se limitó a sonreír a ambos niños.

Alexa se quedó mirando a su madre y sintió una ligera molestia que venía del propio circo pero si su madre dijo que estaba bien, entonces seguramente, estaba bien para entrar; mientras Alexa pensaba, Alexander agarró la mano de su hermana difícilmente al que los otros niños que entraron al circo.

Dentro habían espejos que reflejan a los niños de ida y vuelta, en algunos prisma de colores. Sus rostros se reflejaban en los espejos y se proyectaban sobre las paredes. Las linternas crujían de un lado a otro con sus luces tenuemente brillantes, amenazando con salir en cualquier momento.

Alexander sintió un leve escalofrío por su columna vertebral. Un ligero soplido de aire rozó su cuello haciendo que sus pelos se pongan de punta hacia los extremos mientras que los otros niños temblaban pero aún con el deseo de seguir adelante.

Podría ser, al final, un laberinto de reflejos e ilusiones.

Alexa caminó con su hermano, y en un par de minutos, alcanzó la apertura del fin del laberinto de espejos.

Al final del túnel encontraron un hermoso regalo de color púrpura y azul. El presente tenía en su parte superior un arco de plata y oro.

Los niños reían de alegría mientras corrían hacia la caja y los dos hermanos sonrieron el uno al otro. La emoción se hinchó dentro de todos los niños haciendo que Alexa y Alexander, sincronizados, agarraran los extremos de la cinta. Él se apoderó del final de oro y ella del extremo de plata. Los niños sacaron y desenredaron la cinta de plata y oro.

La tapa del regalo se abrió y, al instante, confeti de muchos colores salió disparado al igual que el humo de color rosa y azul entrelazados entre sí. En la esquina de la habitación se veía un viejo piano polvoriento que se mantuvo inactivo. El humo de color rosa y azul se llenó de estrellas brillantes, como si fuera la propia magia. Era como si el viejo lugar comenzó a cobrar vida una vez más. Las velas se encendieron en una variedad de colores, el viejo piano empezó a tocar por su cuenta mientras que una melodía alegre y pegadiza salía de las viejas tuberías del viejo órgano. Dos voces en eco se escuchan a la distancia.

Alexa abrazó a su hermano con fuerza y Alexander hizo lo mismo. Los niños temblaban sin saber lo que habían hecho.

El humo se arremolinaba, a la vez que se retorcía en formas y formas hasta estallar dejando dos cajas mágicas a su paso. Las cajas se abrieron y una mano frágil se mostró saliendo de la caja rosa al igual que se mostró otra mano de un macho que emergía de la caja azul.

Los niños se apartaron para luego mirar jadear por la ráfaga de viento que volaron las cajas abierta haciendo que dos seres salgan de ahí saltando y girando.
Anime screenshot candy pop creepypasta by candypout-d9k6ej8

Los seres reían y saltaban en la punta de la parte superior de la pelota mientras se balanceaban juntos. Sus espaldas se enfrentaban entre sí mientras se tomaban de la mano y miraban a los niños.

El bufón de la mujer miró a los niños con sus profundos ojos magenta que brillaban en la oscuridad al igual que los brazaletes en sus muñecas, los tobillos y el pelo. Traía su cabello en coletas de color aguamarina, los cuales, tenían campanas de oro en los extremos y sobresalían como las púas de un puerco espín. Su falda era toda negro pero llevaba a un patrón-poka con punto rosa sobre ella, ya que su parte superior era toda negra con rayas de color rosa. Su correa para el cuello de color rosa en su cuello brillaba como aqua neón al igual que el macho.

El bufón macho también lleva las pulseras en el pelo que parecía un sombrero de su especie. Su cabello consistía en tres colas de caballo, la cual, era color azul profundo de neón que brillaba en la oscuridad junto con el resto de su ropa. Su ropa apretada parecían como si fueran de su piel misma; traía un jersey de cuello, manga larga ajustada que cortó en los hombros, y los cuales siguieron con una manga larga púrpura apretada que terminó con su mano enguantada. Su torso inferior tenía dos cintas individuales que colgaban a los extremos con dos campanas de plata.

El bufón masculino sonrió a los niños, los cuales, temblaban y vibraban mientras éste saltaba fuera de la bola.

Los dos bufones caminaron hacia los niños y bailaron alrededor de ellos dando trucos de preformación y la magia para su deleite eterno. Las campanas en los dos zapatos de los seres tintineaban haciendo sonidos deliciosos adondequiera que iban.

Alexa se rió y se rió mientras Alexander daba palmadas asombrado.

Los bufones se inclinaron y hablaron al mismo tiempo y al ritmo de la melodía.

— Servimos a la reina en las alturas de nuestra lealtad incuestionable e incuestionada es nuestra lealtad hasta que viene el día. Vamos a simplemente esperar el momento oportuno, registrado en un cable en espiral. Conectado por siempre y eternamente, eternamente y conectado por siempre. Nuestros destinos entrelazados, nuestra coincidencia.

Ambos sonrieron mientras se arrodillaban hacia el pequeño príncipe y la princesa guardando silencio.

Alexa abrazó a su hermano y contempló a los dos bufones mientras los demás niños no paraban de reír.

— ¿Q-Quién eres tú? — Preguntó la pequeña princesa mientras temblaba y miraba a los bufones.

El bufón masculino sonrió ampliamente con un brillante color púrpura profundo en sus ojos.

Los bufones gemelos se rieron y hablaron ambos a la vez con un tono ridículo.

— Si fuéramos uno, ahora dos. Uno o dos mitades, es lo mismo; lo mismo es que... ¡somos dos!

Los bufones rieron y miraron a los niños.

El bufón azul aplastó sus manos revelando una flor para Alexa, luego le da a su hermano un soldado de juguete.

Alexander tomó el juguete, tiró de la cadena del soldado y lo puso en el suelo mirando cómo caminaba el juguete. Alexa tomó lentamente la flor del bufón azul y permanece en silencio. El pequeño príncipe sólo podía sonreír y ver como su hermana sonría de igual manera al ver a los niños contentos con sus regalos. Alexander contempló a los bufones, les sonrió a los dos riendo y aplaudiendo con sus manos, mientras éstos realizaban trucos para los niños.

— ¡Madre mía! ¡Es simplemente maravilloso! ¡Por favor, digan sus nombres! — Exclamó Alexander alegremente.

Ambos bufones rieron y giraron en torno a los niños, se rieron mientras saltaban sobre un trapecio y se balanceaban en el aire. El bufón masculino aterrizó primero perfectamente para después coger a su hermana, el bufón rosa, extendió sus brazos y el confeti explotó de las piñatas al instante.

Dos banderas en plata y oro se postraron y revelaron sus nombres de los dos bufones.

El joven príncipe se rió y se quedó sin aliento en gran deleite, a punto de gritar los nombres su boca fue cubierta por la mano del bufón de rosa.

— Silencio, cariño, silencio — Susurró el bufón rosa.

Cuando los niños permanecieron en silencio se les dio una cajita de música a cada uno.

Alexander estaba a punto de abrirla pero el bufón azul lo detuvo, lentamente alzó la cabeza para mirarlo y parpadear repetidas veces.

El bufón azul dio instrucciones sobre cómo utilizar la caja, la forma de ver todo su esplendor y las maravillas que contenía dentro.

— Hemos sido atrapados por un largo tiempo, estamos cansados de estar aquí. Atrapados, no podemos dejar nuestra prisión eterna pero ustedes dos... — Señaló el bufón azul a los pequeños príncipes — Ustedes dos pueden ayudarnos a nosotros, sus amigos. Si nos ayudan, estaremos a su entera disposición.

Alexander vio las caras tristes de ambos bufones, sólo podía llorar por ellos hasta que asintió con la cabeza y sonrió con alegría.

— ¡Yo los ayudaré! — Exclamó con entusiasmo el príncipe — ¡No! ¡Mi hermana y yo los ayudaremos! — Tomó a Alexa y sonrió.

Ella asintió con la cabeza sin aliento y después permaneció en silencio.

El bufón azul se arrodilló, le dio unas palmaditas a la caja de música, se echó a reír con tanta alegría, miró a los ojos de Alexander y le dijo a las normas sobre el uso de la caja.

— Los dos son muy amables de ayudarnos. Sólo los puros de corazón pueden utilizar esta caja. Una vez que lo van a jugar con nosotros para siempre, y ser finalmente libres de la antigua maldición que nos une aquí. Todo lo que tienes que hacer es decir esta pequeña rima. Debes decirlo bien y recordarlo. Si no lo haces nos vamos a quedar aquí para siempre, nunca más veremos la luz del día y jamás seremos capaces de ir a jugar con los dos. Queremos a alguien para ser sus amigos así que, por favor, ¿quieren ser nuestros amigos?

El bufón azul sonrió al igual que su hermana. Ambos bufones se abrazaron con los príncipes pero no desaparecieron sin dejar dos tarjetas de atrás.

Una tarjeta era azul y la otro de color rosa, ambos tenían imágenes de dos diferentes tipos de dulces haciendo alusión a los nombres de los bufones.

Sus voces fueron susurros haciéndose eco al dejar un mensaje escalofriante.

— Y recuerda, para compartir...

Las voces dejaron a Alexa temblando y gimiendo mientras miraba la caja.

Alexander tomó rápidamente las tarjetas y las puso en su bolsillo. La pequeña niña, que es tan curiosa como su hermano, quería ver el cuadro pero sólo ganó una bofetada de parte del pequeño príncipe. Alexa tocó su mejilla con su pequeña mano mientras miraba a su hermano con el ceño fruncido y gemía por el dolor. Él miró su hermana y negó con la cabeza.

— Esto no es para ti. Puedes romperlo, y además ¿por qué dejaría que lo use una bebé como tú?

Alexa frunció el ceño y saltó arriba hacia abajo tratando de conseguir la caja de música recibiendo un empujón de su hermano haciendo que se aleje de él mientras ella frunce el ceño y lo mira.

— ¡Está bien, quédate con tu tonta caja de música! ¡No quiero de todos modos!

Alexa se cruzó de brazos y se mantuvo en silencio pero, aún así, no podía sacar ese sentimiento de curiosidad sobre lo que podría suceder si abría la caja.
Poppy poooo by jesterca-dakfsb0

Días más tarde después de lo sucedido en el festival, todas las noches en que Alexa podía oír la risa proveniente de la habitación de Alexander y la curiosidad sigue estando en la cabeza de ella.

Era una pequeña caja de música tonta de dos bufones. ¿Qué cosa le dieron para que sea realmente divertido?, ¿cómo podría? Alexa tenía que averiguarlo. Sin embargo, desde ese día en el festival, su hermano comenzó a llegar lejos. Siempre estaba encerrado en su habitación de forma aislada, pero el nunca dejó de reír. Alexa comenzó a crecer más y más preocupada por su hermano.

Una noche fría y oscura; la princesa tuvo el valor suficiente para ir a la habitación de Alexander, su hermano.

La joven princesa se deslizó rápidamente sus pies en las zapatillas para luego, agarrar una linterna con el fin de ver todo con claridad en el proceso. Alexa abrió lentamente la puerta de su habitación y entró de puntillas hasta el final del pasillo, donde su hermano se encontraba dentro del aislamiento. Giró hacia la derecha el pomo de la puerta pesada de roble de la habitación de Alexander mientras ésta crujía lentamente. Ella miró el interior de la habitación para ver a su hermano ahí. La princesa entró en la habitación viendo las cosas de su hermano en el piso.

Las luces se encendían y apagaban en la habitación de Alexander y detrás de ella las luces revelaron toda la sangre que había en las paredes mientras que la famosa caja de música descansaba en la misma esquina de la habitación.

Rápidamente Alexa se arrodilló colocando su linterna a un lado de ella y le quitó la tan querida caja de música a su hermano. Contempló la caja de música, la cual, estaba cerrada. Mirando a su alrededor, encontró una llave brillante en el suelo con las remolinos y gemas grabadas en la tecla. La princesa miró a la cerradura de la caja de música e insertó la llave dentro de la ésta y lentamente giró la llave.

La caja de música se abrió al instante haciendo que dos figuritas de bufón bailando salieran. Alexa sacó lentamente la llave que estaba detrás de la caja de música provocando que las pequeñas campanillas que vinieron en la caja de música sonaran distorsionadas.

La caja de música comenzó a tocar lentamente una melodía inquietante y dulce. La melodía era que aquella que su madre cantaba con ella todas las noches para ir a dormir.

La joven princesa siguió lo largo de la canción despacio y suavemente en la noche, ya que la música juegame lentamente.

— ¡Vengan, hijitos! Vamos a una tierra de encanto. ¡Vengan, niños pequeños! Los tiempos son para jugar, aquí en mi jardín de las sombras... — Se detuvo la música.

Alexa quedó mirando la caja de música, puso la caja en el suelo mientras miraba hacia abajo y recogió su linterna del suelo. Se dio vuelta y sobre ella pudo ver el cadáver de su hermano tumbado contra el techo. Su cuerpo se retorcía y se pegaba al techo destrozado. Ella gritó, y de pronto, el cuerpo de su hermano estaba en llamas. Jadeó y retrocedió mientras se iba rápidamente dejando atrás.

Los pasillos se llenaron rápidamente de humo mientras Alexa llamaba a su madre gritando con fuerza.

Sus lágrimas fluían fuertemente por sus mejillas mientras jadeaba pesadamente y gemía de dolor mientras corría frenéticamente hacia la habitación de su madre.


La luz del fuego iluminaba la habitación, todo en un cálido resplandor inquietante para que en unos segundos Alexa encontrara a su madre.

Le agarró la mano y la sacudió incontrolablemente. Gritos y llantos de Alexa se escuchaban a través de los pasillos del gran castillo para que la princesa llame la atención de su madre.

— ¡Mamá, mamá! ¡Por favor! ¡Por favor, mamá! Tienes que despertarte, hay fuego y sangre! ¡Algo está mal! ¡Alexander! ¡Mamá, por favor! ¡Por favor! ¡He...!

Alexa fue interrumpida por la extraña risa de su madre, la cual, se detiene bruscamente cuando la reina se puso de pie mirando a su hija con sus ojos brillantes con una ligera luz púrpura. La pequeña jadeó negando con la cabeza, retrocedió pero topó con algo grande detrás de ella. Se dio la vuelta y al ver a su padre lo abraza profundamente pensando que por fin volvió a casa de su viaje.

El rey abrazó fuertemente su hija y acarició la cabeza de ella lentamente, luego su pequeña espalda mientras que Alexa recordaba todo lo que había sucedido hace unos minutos haciendo que la pequeña empezara a decir lo que le pasó a su hermano y que tenían que irse ahora, antes de que algo más pasara. El rey se rió entre dientes y consoló a su pequeña hija.

— No, mi pequeño puff dulce. No hay nada malo. Sí, nada... malo.

El rey empieza a agarrar fuertemente a Alexa haciendo que ella gritara por el dolor.

La princesa abofeteó a su padre como pudo y lo empujó con sus manos logrando alejarse de él. Mira por última vez a su padre y él se levanta sonriente como si no hubiese sucedido nada. Alexa retrocedió mientras que veía cómo su padre se inclinaba con los brazos abiertos con una sonrisa que no desaparecía de su rostro.

— ¿No vas a darle a tu papá un abrazo, pastelito?

Alexa se negó, sin saber que éstos no eran sus padres. La princesa salió corriendo por la puerta mientras gritaba y lloraba, esperando que nadie pudiera escuchar sus gritos.

La risa sínica se hizo eco a través de los pasillos del gran castillo del rey y la reina.

Candy pop becons by thenamelessholocaust-d80d9hw

El corazón de Alexa palpitaba cada vez con más fuerza. Entró en pánico y gritó con la esperanza de encontrar un lugar donde esconderse. Alexa intentó abrir todas las puertas pero todas estaban cerradas hasta que finalmente encontró un armario donde se podía esconder; en cuanto se escondió, el olor a descomposición se hizo presente. La niña miró hacia atrás lentamente para mirar los cuerpos de sus padres, los cuales, apestaban por todas las semanas de la decadencia. Rápidamente Alexa salió corriendo del armario pero, al instante, algo la tomó por la espalda y cubrió su boca instantáneamente. La princesa oyó un susurro en su oído haciendo que se estremezca y sus lágrimas por sus mejillas.

Una sensación viscosa se deslizó por su cuello mientras ella gritaba por el disgusto que sentía, a la vez que lloraba y se inmovilizaba.

Alexa suplicó y lloró para pedir ayuda teniendo la esperanza que cualquier persona que venga para ayudarle pero todo fue en vano.

— ¡Por favor, déjame ir! ¡¿Quién eres tú?! ¡¿Qué..?!

La voz de Alexa es cortada por una mano enguantada haciendo sacudir sus ojos y temblar por los murmullos que venían detrás de ella.

La voz masculina llevaba tal sed de sangre en lo que hizo a Alexa gritar. La voz del hombre dejó notar todos los grandes planes homicidas que este hombre cometió mientras la risa de una mujer se escuchaba por todo el pasillo como si fuera el mismo viento riéndose y llenando cada parte del lugar.

Alexa cerró los ojos negando con la cabeza con las ganas profundas de querer salir de ese lugar. Pero no había manera de hacerlo, no hay vuelta atrás.

El tiempo se acababa para ella, y la princesa sabía que era el punto final de su historia.

El macho se apoderó de Alexa difícilmente arañando su piel y rasgando su vestido mientras él sonreía mostrando los dientes de trituración igual a cuchillos afilados que pronto morderían a su próxima víctima. La mujer cogió la linterna de Alexa y la volvió a encender en la cara de la pequeña princesa.

Alexa negó con la cabeza pensando que los gemelos bufones eran sus amigos pero estaba equivocada, estaba equivocada en todo. Ella sabía que, en ese momento, en el circo que algo andaba mal. La princesa jadeaba y gemía mientras miraba al bufón rosa cubierto de la sangre de su propio hermano.

La risa se oía desde su habitación, cosa que hace días había mantenido tan integrada a Alexa. Alexander se había reído por todas las travesuras que éstos habían hecho. Los bufones se unieron en un cable en espiral; una vez fueron uno pero fueron considerados frente a ojos de Alexa como dos, dos manifestaciones que ambos jugaron y sacrificaban en un unísono alegre.

Ella no podía aceptarlo. La princesa miró al bufón rosado femenino que adoraba los colores de neón. Alexa vio rápidamente a su muñeca monocromo de rayas blancas y negras en el suelo, la cual, había lanzando a un lado hace semanas. Rápidamente agarró la muñeca y por su cono distintiva forma de la nariz, la utilizó para apuñalar al bufón macho como si fueran puñales en el ojo.

Ambos bufones chillaron de dolor y gritaron con ira profunda, se convertidos en mistlike rosa y azul de antes y se combinaron en un gas de color púrpura de purpurina y confeti. Los guantes de los bufones fueron destrozados, ya que sus manos se convirtieron en garras. Tenían el rostro desgarrado por ambos lados mostrando sus dientes afilados, los cuales, goteaban sangre y carne de Alexander.

El límite del infierno pronto cobrará su furia a Alexa.

Alexa corrió y gritó corriendo hacia el fuego que quemó tan brillantemente. Rápidamente Alexa corrió al cuarto de su hermano y buscó la caja de música que contenía a los bufones gemelos, los cuales, ahora estaban combinados en un infierno como criatura. Alexa jadeaba mientras buscaba la caja sin éxito.

— ¿¡Dónde está!? ¡¿Dónde está?!

Alexa no podía pensar con claridad, su corazón latía con fuerza pero sintió como se detuvo al momento que oyó un crujido proveniente de la madera y la caída de la primera torre del castillo.

El fuego ya ha alcanzado el pico de la base de la torre, tanto por debajo como en el propio techo. Brasas de madera crujían haciendo que el sonido se extendiera desde los grandes pasillos hacia la habitación de los padres de Alexa.

Alexa escuchó un gruñido profundo por parte de los bufones gemelos, a la vez que escuchaba voces combinadas desde detrás de ella. Rápidamente se dio la vuelta y vio el infierno Neonic arañando las paredes y subiendo en el techo como una araña en busca de su presa. Alexa no aguantó y gritó haciendo que el Gemini atrapara su atención hacia ella. La joven heredera retrocedió y gritó al ver a la bestia con la boca abierta mientras ésta envolvía su larga lengua alrededor de su pierna izquierda. Alexa gritó y gritó con horror la mayor parte del tiempo, rápidamente miró a su alrededor desesperada, agarró un tablón y lo tiró en los ojos de la bestia.

El bufón fusionado chilló y retrocedió golpeando su cabeza en el suelo. El Gemini comenzó a fallar en varias ocasiones, y en ese instante, se divide de nuevo en los gemelos. Ambos gemelos rieron a la vez. El bufón azul pronto llegó a subir y se tambaleó hacia atrás y adelante para después levantarse rápidamente al ver a su hermana sonriendo apenas mirándolo y asintiendo con la cabeza en silencio. El bufón azul se quedó sin aliento, giró lentamente la cabeza hacia Alexa y la miró fijamente. Él golpea la madera haciéndola caer metros lejos de él.

Alexa es tomada por el cuello y levantada hacia las ardientes llamas mientras ella gritaba pidiendo ser liberada.

— ¡Por favor, por favor! ¡Alto! — Gritó Alexa pateando.

No quisieron saber nada de ella y la estrellaron a Alexa en el suelo manifestando un martillo de muchos colores.

Alexa sintió como el impulso de arranque aplastaba sus costillas y se rompían en el proceso, sentía cómo la temperatura crecía más y las llamas eran más violentas con cada minuto que pasaba. Aún podía escuchar el tic-tac del reloj; el tiempo se agotaba. La princesa gritó al ver la cara frontal del mazo gigante con una cara sonriente descender sobre ella. La niña jadeó y tomó la ceniza ardiente para tirarlo en la cara del bufón haciéndole chillar.

Las ventanas se rompen y la tierra tiembla fuertemente de un sólo golpe, los incendios cesan y las ventanas, lo que una vez fue descanso para la nieve, se rompieron.

Alexa retrocedió y se escabulló mientras miraba al bufón iracundo.

El bufón de pelo azul jadeó mirando a Alexa través de un ojo, ya que la mitad de su rostro había sido quemado. Él sólo podía sonreír se balanceaba hacia atrás y adelante, y caminaba hacia Alexa arañando las paredes, empujándolas contra él. Se acercó al oído de Alexa y le susurró profundamente con voz gutural.

— ¿Crees en los cuentos de hadas ahora, cariño?

Alexa se quedó sin aliento cuando la criatura imitó la voz de su madre.

Todo este tiempo su madre, a quien tanto amaba, llevaba mucho tiempo muerta. Los cuerpos quemados que colgaban en el armario, en el que ella se escondió, eran los de sus padres.

Alexa negó con la cabeza y gritó tratando de empujar al bufón azul y morado mientras sentía un dolor agudo en el pecho y gritaba de terror.

La garra del bufón en su piel rasga a la niña como un jirón de visión.

Smile smile smile pop by xsuicidecircusx-d6rh1w4

La heredera comienza a desvanecerse hasta que cae al suelo y sólo ve una imagen borrosa del bufón azul mirando hacia abajo sonriente, riendo, burlándose de ella.

El bufón cogió la caja de música entre los escombros y giró la llave y puso la caja en el suelo dejándolo abierto para que Alexa pueda escuchar la melodía distorsionada en el tonto aire. Él sólo podía reír y alejarse del blanco, cubrió campos de nieve y hielo sólo para mirar hacia atrás, donde estaba Alexa para decir sus últimas palabras.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.