FANDOM


Carretera-Infinita

Si mi mente me deja recordar, yo vivía en una casa que estaba al lado de una carretera, la temible carretera 11, una carretera conocida por ser un gran peligro para los viajeros y además de que los viajeros que viajaban por ella nunca volvían.

Para evitar cualquier accidente,  siempre viajábamos por la carretera contraria o por algún otro modo, pero jamás por la carretera 11.

Aunque nunca  fui o pude ir por la carretera, pero la curiosidad  me venció y planeé la forma de saber que pasaba allí.

Un día, llegó a la casa un extraño sujeto,  era muy flaco y sus dientes estaban todos mugrientos, el ojo derecho torcido hacia un lado y un pie amputado.

Mientras que el tipo estaba arreglando un problema en la casa, aproveche el momento y  puse una cámara dentro de su auto,  la escondí al lado de la silla para grabar al tipo mientras conducía por la carretera.

El sujeto se fue de la casa y en vez de devolverse o ir por otro lugar,  se fue por la carretera 11. Solamente se fue, sin prestarle atención  a las advertencias que le dieron, pero el simplemente los ignoro  y se fue simplemente diciendo: “No hay ningún problema, la carretera 11 es segura, además, nunca termina, nunca para; es infinita”.

El carro se movió rápidamente y en solos unos minutos desapareció.

Active la cámara desde la computadora y la deje que grabara el  viaje.

Para resumirlo,  la cámara grabó durante un tiempo incalculable,  calcular la duración sería imposible y lo que hubiera sido grabado tenía que ser algo  muy impactante.

Descargue el video y después lo empecé  a ver, lo único que se había logrado grabar la cámara fue un largo, aburrido e imposible viaje,  en una carretera que parecía no tener fin, hasta aquí todo parecía normal, hasta que me di cuenta de un pequeño detalle,  un detalle que se hacía que todo fuera perturbador.

Aunque la carretera nunca terminaba, al sujeto  se le iba terminando la vida. Hora tras hora,  cada vez se volvía más deforme,  minuto tras minuto,  su piel iba cayendo por pedazos, segundo tras  segundo,  sus huesos se convirtieron en polvo.

Después de que el sujeto desapareciera,  todo lo que  quedaba en el auto se empezó a dañar, la comida se pudrió, el metal se oxidó y el auto siguió viajando por la carretera, nunca se detenía, nunca paraba.

Lo último que se pudo grabar antes de que todo quedara en negro, fue el polvo de un cadáver en la silla, los objetos todos dañados y un viaje que nunca terminaría, sería para siempre; sería infinito.


Autor: Eovoru

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.