FANDOM


Es obvio que las personas quieran independizarse luego de que las mismas, están en la instancia de ser adultos y eso es normal. A lo que voy es que en una de esas circunstancias de querer vivir por cuenta propia, hay algo que no es normal en una casa. Les contaré:

Hace tiempo en los alrededores de una ciudad ubicada en Estados Unidos, existía una casa (la cual actualmente está destruida por razones que se va a detallar ahora mismo) que estaba maldita. ¿Cómo puede eso posible? Se puede decir que el dueño original de la vivienda, era un desquiciado que sentía placer por torturar a sus víctimas en el sótano. Secuestraba a mujeres para luego someterlas a una continuidad de torturas; y la razón por las que hacía estos actos era desconocido.

Las autoridades policíacas iban a dar a luz las cosas crueles que hacía este hombre luego de una serie de investigaciones relacionadas con la desaparición de un número determinado de mujeres. Cuando la policía entra al hogar de ese desgraciado, se encuentra con el hombre colgado de una soga en sótano de la casa: se suicidó. El lugar se hallaba cuerpos de mujeres mutiladas, otras con marcas de quemaduras, entre otras cosas que el hombre le hacía estas inocentes mujeres.

Conforme pasaba el tiempo, hubo una vez en que un grupo de 3 personas jóvenes, los cuales eran hermanos entre ellos, se instalaron en la casa para comenzar sus vidas independientemente. Olvidé mencionarles que luego de los sucesos anteriormente ocurridos en aquella vivienda, tomaron la misma para ponerla en venta. Uno pensaría de como las personas que se ocupan de la compraventa de viviendas, tomar dicha casa para su beneficio; también quiero aclarar que los encargados de este tipo de empleo, se aseguraron de que se no se supiera nada acerca del dueño original de la casa y sus macabras acciones que se llevaron a cabo en aquel lugar.

Luego de instalarse en su nuevo hogar, los hermanos acomodan sus cosas para finalmente convivir entre ellos mismos. Los primeros días eran geniales: se sentían independientes, invitaban a amigos a su nuevo hogar y por supuesto, un fin de semana aprovecharon para hacer una fiesta entre sus amigos. Todo era perfecto hasta que comenzaron los inconvenientes: luego de una semana, uno de los hermanos sentía escalofríos cuando entraba a su habitación; era el hermano del medio. En cambio, el hermano mayor sentía que alguien estaba detrás de él cuando estaba en la cocina. Era una presencia desagradable... lo mismo pasaba con el hermano menor; solo que sentía esa sensación cuando estaba el sótano del hogar.

Un día ocurrió algo que no podrán olvidar fácilmente: cuando se percataron que el hermano menor no estaba en su habitación en la mañana de un martes, se dispusieron a buscarlo, pero nunca pensaron lo que verían más tarde: encontraron al hermano... colgado de una soga... se suicidó. Los hermanos, con cara de angustia, se decían entre ellos el por qué su hermano menor hizo tal acto. Nunca supieron la razón de su suicido. Al no saber que hacer con el cuerpo de aquella persona que se acabó suicidándose, tomaron el cuerpo y lo llevaron al patio del hogar. Acto seguido, tomaron una pala y comenzaron a cavar un hoyo para posteriormente, meter el cadáver en el hoyo.

Pasaron los días y aún así, lo es era ahora mismo en aquel entonces un dúo de hermanos, no superaban la pérdida de su hermano menor. Tuvieron suerte que sus nuevos vecinos, no se hayan percatado acerca de la "ida" de uno de los habitantes de esa casa. No fue fácil aceptar la perdida de un ser querido, pero de uno u otro modo tenían que continuar con sus vidas, siendo que pensaban que su hermano no quería que ellos vivieran sufriendo por su ausencia. Y así fue... pasado 2 meses de aquel incidente, volvieron como eran antes: pasando sus días como si nada malo hubiera pasado.

De no ser lo que vendría después, las cosas que ocurrían en aquella vivienda pudieron ser diferentes... pero no. Con tal de decir que habría otro suceso similar hace meses atrás, ya se puede deducir fácilmente lo que ocurría después: resulta que el hermano mayor escuchaba voces en sótano del lugar por las noches. Eran gritos y los llantos de dolor... eran como las de unas mujeres. En cambio, el hermano del medio escuchaba risas; se dio cuenta que eran las risas de un hombre dentro de su habitación. Al día siguiente, de ese mismo el hermano mayor va a la habitación de su otro hermano para despertarlo, pero no estaba en su cama. Lo que vio a su vez, lo dejaba muy impresionado: había rastros de sangre en las paredes de la habitación, siguiendo de un camino de sangre que llegaba hasta la puerta del sector.

Buscaba a su hermano por toda la casa, hasta que le ocurrió ir al sótano. Al llegar, se encontró rastros de sangre donde llegaba a una esquina del lugar: estaba su hermano acostado... en un gran charco de sangre... tenía rasguños y cortaduras por todos sus brazos y piernas... estaba muerto. El hermano mayor gritó horrorizado, preguntándose el por qué le pasaban estas cosas en su vida. Cerca del cuerpo, tenía un cutter... eso le hizo pensar que se había suicidado. Recordando lo que había pasado con su hermano menor, no dudó en repetir el proceso con el cual decidió como el lugar del descanso definitivo de su hermano menor: tomando el cuerpo y llevarlo en el patio de casa para luego enterrarlo durante la noche para que nadie supiera del estado actual de uno de los hermanos.

¿Cómo podía continuar asumiendo que otro de sus hermanos no estaba presente en su vida? Llevado por la angustia, decidió llamar a sus padres para informarles acerca del suicidio de sus hermanos. Obviamente no fácil, pero luego de una charla por teléfono, convenció a sus padres en ir a su hogar para hablar lo ocurrido. Al día siguiente, cuando los padres llegaron al hogar de su hijo, notaron algo extraño: la puerta principal estaba semi abierta y cuando entraron al hogar, no se percataron de que su hijo estaba allí. Lo bueno es que estaba su hijo, en el patio, ya que el padre lo vio en él sentado entre el único árbol que estaba allí.

Raramente, no parecía que su hijo mostraba señal alguna de su condición actual, así que sus padres se dirigieron al patio para verlo. Pero cuando lo vieron más de cerca, la madre con cara de horror, vio que tenía atado una soga en el cuello. El padre rápidamente va hacia donde está su hijo para ver cómo estaba. Pero cuando tocó uno de sus brazos... ya sabía lo que había pasado... con solo ver una soga rota atada hacia una rama, no podía evitar llorar... peor aún cuando se trataba de la madre.

No sé cómo, pero de alguna manera, se deshicieron la casa destruyéndola por completo. Supuestamente era porque la misma emanaba una energía negativa. Un ejemplo de ello: luego de 8 meses de la muerte de los 3 hermanos, una pareja recién casada consigue la casa. Lo más indignante de todo es como es que la pareja no supo lo que los acontecimientos ocurridos en aquella casa. Luego de 3 días ocupando la vivienda, no se supo nada acerca de la pareja hasta que las autoridades policíacas metieran sus narices. Descubrieron que el hombre de casa se había suicidado luego que descubrieran su cuerpo en el sótano, que a su vez, el cuerpo tenía múltiples cortes en los brazos; además del charco de sangre que había en aquel entonces y en las cercanías, un cuchillo de cocina, descansaba sobre el suelo.

¿Y qué fue de la mujer? Simple: la encontraron tirada en la cocina con la misma condición que el hombre y el objeto responsable por la pérdida excesiva de la sangre de la mujer era un cuchillo. ¿Y cómo fue que la policía dedujo que los dueños de la vivienda se había suicidado? Digamos que luego de examinar detenidamente los objetos filosos, solo encontraron el ADN de las últimas personas que utilizaron dichos objetos... en este caso, la pareja en sí.

Posiblemente te estarás preguntando: ¿Y qué fue de los padres de que aquel trío de hermanos el cual habitaron la casa anteriormente? Pues es sencillo: cuando la policía notó que había algo raro en el patio de la vivienda mientras hacían su labor después del suicidio de la pareja, se encontraron los cuerpos enterrados de los 3 hermanos, luego de que inteligentemente, decidieran excavar el suelo para confirmar sus sospechas. Y para su sorpresa, también se encontraron los cuerpos de los padres.

Descubrieron que los cuerpos de los padres, tenían marcas profundas en sus cuellos; rápidamente dedujeron que era acto de suicidio. Y ahora pregunto: ¿Quién fue el que enterró los cuerpos del hermano mayor y de los padres, sabiendo que ninguno de los vecinos pudieron haber escuchado sonidos raros en la propiedad? Nadie lo sabe...