FANDOM


Corrían los 40 y el circo Wonderland llego a la ciudad. Desde que fui un niño, siempre me aterraron los circos, no me preguntes por que. Mis padres tuvieron esa loca idea de llevarme a mi y a mis hermanos a conocer el circo y sus animales salvajes.

En esos días, el circo puso a un personaje sorpresa para alegrar a los niños. El show comenzó con los payasos, todo era risa y mas risa venida de la gente sentada en las butacas. Yo abrazaba fuertemente a mi madre y me negaba a observar el show, el presentador nombro al personaje sorpresa tan esperado...Jacko.

De un salto el apareció, un miedo profundo vino hasta mi. Jacko era un tipo alto y muy delgado, parecía desnutrido y con faltas de comer, llevaba un traje negro con rayas verdes, cabello de dos colores y un rostro con una alargada sonrisa que termino por perturbarme.

Jacko

Los demás niños gritaban y aplaudían de felicidad, ¿como les podía gustar algo como eso? era un monstruo, ni siquiera lo considere humano.

Practico algunas acrobacias en el aire y luego cayo en una silla, no entendí como pudo hacer eso. Su cuerpo parecía tener una flexibilidad o algo por el estilo.

-¡Hey mis niños! ¿se están divirtiendo? -Pregunto con una voz muy aguda que destrozaba mis oídos-

Los niños sonrieron y contestaron a su pregunta, el soltó una risa de horror que hizo que me diera un escalofrió.

-Les tengo un amigo para presentarles, mis niños -Dijo sacando un títere de su espalda que nunca note al principio del show -El es mi fiel amigo Smiley Cat (Gato sonriente)

Ese títere era algo perturbador, su mirada parecía perdida, tenia una larga fila de dientes y estaba algo sucio y lleno de polvo, uno de sus ojos no estaba en su cuenca. Los niños gritaron de la emoción.

El sujeto contó algunos chistes improvisando la voz del títere, pero para mi parecía muy falso.

-Eso es falso, nada de esto es real -Dije sin miedo y con valor absoluto, aquel sujeto me escucho para estar a 5 metros alejado de mi-

-¿Así que crees que esto es falso verdad? -Pregunto en un tono de furia- ¿Por que no vienes aquí y me lo dices mas de cerca, niño?

Yo no quería ir al frente de todo el publico, pero mis padres me llevaron de la mano hasta Jacko. Observe sus ojos y estos iluminaban dos pupilas del color carmin mas brillante y parecía llorar sangre, observe al publico y todos tenían una sonrisa en el rostro. Parecían no ver lo que yo estaba viendo.

-Vamos a ver que tenemos aquí atrás -Dijo Jacko y saco una moneda de tras de mi cabeza- ¡Es una moneda de oro, mi niño! -El publico asombrado aplaudió a Jacko- Mira la pelota niño, ¿no es de curiosidad?

Observe la pelota y tenia un diseño extraño, como si estuviera llorando.

-Ahora la vez, y ahora ya no -Dijo Jacko y escondió la pelota en la boca del títere- Creo que tienes una cosa en tu bolsillo, mira dentro y sacala.

Retire el objeto pesado y me sorprendí al verlo. Era la pelota que Jacko había escondido en el títere. Nuevamente el publico aplaudió fuertemente. Jacko hizo que regresara a mi asiento junto a mis padres, el show continuo con mas trucos de magia, los niños se turnaban para que Jacko hiciera sus trucos de magia con ellos.

De un momento a otro, Jacko saco varias pelotas con diseños extraños del títere que sostenía en su mano. Y se las lanzo a varios de los payasos.

No se cuantas horas pasaron pero el show ya había terminado, el presentador, los payasos, acróbatas y demás se despidieron del publico. Pero después de eso, no volví a ver a Jacko ni a su títere.

Luego de 2 semanas, el circo aun seguía allí. Salí de la escuela y pase por cerca de los escenarios. Una voz me llamaba por mi nombre, no le tome importancia y simplemente seguí mi camino, observe por atrás para ver si alguien me seguía pero no vi a nadie. Choque con esa persona que me llamaba por mi nombre...Era el mismo Jacko y su títere, esta vez colgaba de su espalda con esa mirada perdida y esa misma sonrisa.

-¿Adonde vas, mi niño? -Pregunto-

-A casa, mis padres y mis hermanos me esperan -Respondí con un escalofrió, me pareció raro que Jacko estuviese afuera de la carpa del circo con ese extraño traje y su cabello de dos colores. Eso no era normal

-Te tengo una sorpresa solo para ti...Mi niño, una entrada gratis al circo -Dijo extendiéndome un boleto de la función- Solo estaremos tu y yo, en la gigantesca carpa ¿que me dices?

Mis ojos se perdieron en un miedo horrible, no acepte la invitación de Jacko. Yo no conocía sus intenciones. Salí corriendo de allí, mire atrás y Jacko no estaba, ese sujeto me da escalofríos. Cuando volví a casa, me lleve una sorpresa al ver a mis primos tomando café junto a mis padres y hermanos. Seria un problema, ellos son fanáticos del circo y de sus personajes. Esa misma tarde me llevaron de nuevo.

El mismo show, los mismo payasos y acróbatas. Hasta que llego Jacko, los niños aplaudieron y se rieron de los chistes de Jacko y su títere, una vez mas saco las pelotas de la boca de Smiley Cat y las lanzo al cielo. Una a una las atrapo sin que tocaran el suelo.

Jacko2

Los demás niños gritaban y se reían, amaban a Jacko. Pero yo lo veía como un extraño ser, simplemente era algo perturbador.

Jacko me señalo con sus alargados dedos, y dijo que viniera al escenario con el. Una vez allí, me sentó en una silla y lanzo una sabana blanca en mi cuerpo. Dijo que no me moviera y luego la retiro, el publico me aplaudió pero yo no sabia por que.

Mire mi ropa y estaba diferente, los harapos cambiaron a una ropa mas de mi edad y mas cómoda.

-Es un regalo de parte mía -Dijo Jacko haciendo un reverencia-

Jacko saco un mazo de cartas y repartió 8 para cada uno. Yo tenia al rey y el a la reina.

-Mi niño, ¿estas seguro que tienes al rey entre tu mazo? mejor revisa en tus bolsillos -Dijo Jacko, yo no le creí pero le hice caso y metí las manos en mis bolsillos, el rey apareció en mi mano derecha y la reina en mi mano izquierda

-¿Pero que paso? -Pregunte, y el publico aplaudió

Jacko tomo los dos mazos de cartas y volvió a juntarlas, excepto a las que yo tenia. Oculto los mazos de cartas en la boca del títere y me ordeno que revise nuevamente mis bolsillos. Me asombre al sacar un comodín, luego otro, después otro y otro mas.

-¿Que tal si revisas la carta del rey y de la reina? -Dijo Jacko, levante las cartas y el rey y reina cambiaron, esta vez eran comodines. Mostré al publico las cartas.

El show termino, y mis primos me esperaron en la entrada del circo para irnos a casa. Paso lo mismo, Jacko y su títere desaparecieron de los escenarios.

Después de 4 días, el circo anuncio que iban a dar sus ultimas funciones. Una noche me escape de casa y fui al circo, busque a Jacko pero el no jamas apareció. Ya me iba a dar por vencido cuando la función para niños de mayor edad estaba comenzando. No tenia dinero para comprar una entrada por lo que me quede observando atrás de la carpa.

Allí pude ver a Jacko, cruzando la cuerda floja. El publico aplaudía y felicitaban a Jacko, el hizo una reverencia ante todos. Pero algo pude notar en su rostro, aquellos ojos rojos aparecieron junto a lagrimas oscuras que salían de sus cuencas. Nunca entendí por que Jacko lloraba sangre ¿acaso sufría en los espectáculos? ¿se burlaban de el? no lo se...

Jacko3

Regrese a casa luego de que el show terminara, mis padres me castigaron por salir solo y sin avisar. Me quede dormido escuchando una voz que me llamaba, solo lo ignore. La voz no se callo ni un segundo, me levante de la cama y un miedo horrible me invadió.

Jacko estaba afuera de mi casa, ¿como sabe en donde vivo?

Esos ojos me observaban sin parpadear, su títere se acerco a un lado de su hombro y se reía con todo y sus dientes. Termine por cerrar las cortinas por un segundo, volví a abrirlas y Jacko ya no estaba. Esa noche dormí con mis padres.

Los días pasaron y el circo Wonderland viajo a la ciudad de New York. El tren en el que viajaban desapareció sin dejar rastros. La fecha en la que tenían que llegar se les había pasado. El circo jamas llego a New York. Los payasos, el presentador, los acróbatas y sobre todo Jacko habían desaparecido.

La policía siguió el camino por donde el tren había pasado y lo encontraron en medio del desierto, los animales no estaban, había sangre y viseras en los vagones del tren junto a cadáveres de los acróbatas y payasos. El presentador desapareció junto con los animales.

La policía no tenia claro que fue lo que ocurrió con el tren, pensaron que quizás fallaron los frenos o que el motor exploto, como lo encontraron destruido dentro de la maquina.

Luego de unos 3 días, fui a preguntar sobre Jacko. Pero la policía dijo que no encontraron nada relacionado con la persona de nombre Jacko. El caso del circo Wonderland no se cerro hasta 1952, cuando arrestaron a un tal William Lipsom y a su esposa, sospechosos de la desaparición del presentador del circo y de sus animales.

Pase noches pensando en Jacko, ¿en verdad murió?

Mis padres y hermanos perdieron sus emociones y la risa. Se sentían cansados y no querían hacer nada. Mi madre se negaba a ver a un doctor. La tragedia llego cuando mis hermanos se infectaron por una extraña bacteria y mis padres de una fuerte tuberculosis. Yo solo me preocupaba por ir a la escuela, pero esa misma voz que me llamaba desde lejos, seguía y no cesaba.

El viernes 23 de Junio regrese a casa. No había nadie en la calle y me sentía algo incomodo y observado a la vez. Llegue a casa y toque la puerta 3 veces, nadie respondió, toque otra vez y la puerta se abrió sola. Entre de lo mas tranquilo y todo estaba oscuro, llame a mis padres y a mis hermanos pero ninguno de ellos me contesto. Subí las escaleras y me aterre al ver un gran charco de sangre, marcas de manos en las paredes, rasguños y demás.

El rastro de sangre termino en mi habitación, tomo la perilla de la puerta y la abrí. Lo primero que vi fue la habitación cubierta del rojo carmin, los cadáveres de mis padres y hermanos se encontraban allí, sus estómagos estaban rasgados, no tenían órganos y su ojos estaban arrancados de forma tan brutal.

Una respiración se sintió en mi nuca, mire atrás con aquel terrible escalofrió que me rosaba la espalda y mis ojos se quedaron petrificados...Era...Era...Jacko

Jacko7
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.