FANDOM


Hay un lugar que muy pocas personas conocen, es un lugar del que se dice que existe, pero pocos lo encuentran, allí solo puedes llegar, si eres un inadaptado social, alguien que tiene muchos secretos, o tal vez solo uno, pero que no puede hablar de el, ya que nadie entendería, personas que viven tratando de encajar en una sociedad que no los aceptaría, si supieran a que se dedican, así que viven disimulando ser “normales”, con familias y trabajos comunes, pero llegan aquí a desahogarse, a conversar con personas como ellos, y así sacar toda esa oscuridad que llevan por dentro, y de paso, a lo mejor, conocer ese ser especial que comparta su vida, era un lugar de citas a ciegas “especiales”.

Arturo finalmente dio con el lugar, ya cansado de aparentar ser alguien que no es, y con deseos de encontrar esa pareja perfecta. Después de llegar a un callejón muy oscuro, sucio, y que se sentía como entrar a otra dimensión, fue atendido por un tipo muy extraño, el cual le dio las reglas del lugar:

-Buenas noches señor y bienvenido a este lugar “especial”, las reglas son simples, solo entre, baje las escaleras y siéntese en una mesa, al hacerlo, todas las luces del lugar se apagaran, y créame, quedara muy oscuro, no vera nada, luego alguien se sentara en la mesa con usted, no diga su nombre, el anonimato es importante, converse con la persona, pero por ningún motivo encienda las luces, a menos que al final ambos decidan hacerlo y quieran conocerse mas, si es así, se encenderá una pequeña luz en la mesa, y se verán, por ultimo, aquí dentro no se permite golpear, ni asesinar a nadie, esas cosas se hacen afuera, tiene una hora para hablar, ha entendido?

-Perfectamente, haré lo que me dice.

-Puede pasar entonces.

Así lo hizo Arturo, bajo las escaleras, se sentó a la mesa, apagaron las luces y espero, mientras se dio cuenta de que el lugar olía un poco mal, y solo había una mesa. Luego de un rato, se escucharon unos pasos en la oscuridad que se acercaron a la mesa, la silla se movió y alguien se había sentado.

-Hola buenas noches…dijo Arturo, y la voz de una dama le respondió:

-Hola…me alegra que estés aquí, es mi primera vez en este lugar.

-Igual para mi, estoy un poco nervioso, pero a la vez emocionado…que tal si me cuentas cosas de ti, al final tal vez podamos encender la luz y vernos.

-Me parece bien, y ya que tenemos una hora pues empecemos. De mi te puedo decir que soy una chica joven, que esta cansada de vivir aparentado ser una persona sociable, cuando en realidad mi mayor deseo, es que todos los que me rodean murieran de formas horribles, simplemente odio todo de esta sociedad falsa, y créeme ya estoy tomando medidas, que tal tu?

-Wow! ya tenemos mucho en común, yo también solo deseo el mal para todos, detesto que tener que ir a la iglesia los domingos aveces, estar sonriendo con hipocresía cuando me saludan, estas malditas personas no tienen idea de quien soy y lo que hago, y menos lo que estoy por hacer esta noche.

-Esta noche?

-Así es!

-Vaya, que casualidad, yo también tengo algo para hoy, quieres que te cuente?, luego tu me cuentas a mi la tuya, esta bien?

-Claro….dijo Arturo

-Bueno, la verdad es que espero que no te asustes, la razón por la que vine aquí hoy, es para que me animen a hacer algo, yo he asesinado a algunas personas, nunca me han atrapado por eso, trabaje en un hospital de enfermera, y solo por placer envenenaba a los pacientes en estado critico, así morían y yo gozaba con el sufrir de sus familias. Pero la verdad es que ya eso no me llenaba, y empece a hacer ritos satánicos en mi casa, logre hacer contacto con un demonio muy peligroso, el cual debo hacerle un sacrificio humano esta noche, para que me cumpla el deseo de poder asesinar mas y mas personas, el me dará su fuerza para hacerlo, pero debo hacerlo esta noche y lo haré, ya tengo a la victima seleccionada, es la que el me pidió.

-Y quien es esa victima?

-Pues un tipo con quien estoy saliendo, un idiota que cree que soy una linda dama a la que debe proteger y cuidar, parece estar muy enamorado de mi, pero eso no importa, deseo que muera y me deje en paz, si no lo hago esta noche, ese demonio vendrá y se llevara mi alma, después de la cita contigo, saldré a buscarlo y a matarlo, así cumpliré con mi trato, tendré solo 30 minutos para hacerlo, ya que me dio un tiempo limite.

-Jaja no lo puedo creer, tenemos tanto en común, te entiendo perfectamente, yo también logre hacer pacto con ese demonio, parece que le gusta el sacrificio de las parejas, yo también debo hacerlo esta noche saliendo de aquí, al igual que tu salgo con una estúpida a la cual parece que le gusta que la traten como reina, debo abrirle la puerta, llamarla todo el día, y comportarme como acaballero, esa maldita no sabe cuanto lo odio, pero esta noche morirá, y así el demonio me dará lo que quiero, al igual que tu deseo su fuerza para volverme el mayor asesino en serie que esta asquerosa ciudad haya conocido.

-Jaja! sera después de mi, pero tienes razón, tenemos mucho en común, creo que seria muy interesante que una vez que cumplamos nuestros objetivos, nos encontráramos para salir y conocernos mejor, creo que serias muy interesante, aunque en esta oscuridad no puedo ver lo guapo que debes ser.

-Tienes razón, y seguro que también eres muy guapa, pero lo que me atrae de ti es tu mente retorcida como la mía, y me gusta tu tono de voz, delicado, pero fuerte y firme, no como el de la estúpida con la que salgo que quiere como dormirme hablándome tan delicado.

-Es verdad, así hace el payaso que sale conmigo, quiere sonar sensual y suena como tonto.

-Y cuéntame como lo vas a matar.

-Fácil, aquí tengo un hacha, debo desmembrarlo y con su sangre, dibujar el pentagrama, luego poner su cabeza en medio y hacer unos rezos, no puedo esperar para hacerlo….y tu?

-Lo mio sera parecido, aquí pendo un cuchillo para degollarla, yo voy a hacer el pentagrama con mi sangre, a ella la pondré en medio, y luego iré comiendo las partes de su cuerpo, empezando por sus genitales, sera genial, hasta orgasmico creo que yo, jaja!

– bueno demos esta cita por terminada, creo que ambos debemos salir a hacer nuestro trabajo, o se llevaran nuestras almas al infierno…pero antes de irnos, me has gustado mucho, siento química entre nosotros, quisiera encender la luz, te gustaría?

-Por supuesto que si chica, así podremos vernos al regresar, estas lista?

Decidieron encender las luces, después de haber sostenido una de las mas macabras conversaciones que se pueden tener en una cita a ciegas, y mas ciega que esta imposible. Pero su sorpresa fue mayor, al ver sus rostros, y darse cuenta que estuvieron hablando uno del otro toda la noche, el novio idiota, y la estúpida novia, no eran mas que ellos mismos, nunca habían sido tan claros como esa noche, lastimosamente, esta cita ya no era romántica, puesto que ambos tenían algo muy importante que hacer. Sus rostros estaban pálidos, a pesar de haber hablado tan cómodamente toda la noche, ahora no salia palabra alguna, estaban paralizados, pero cada uno empuñaba con cada vez mas fuerza sus respectivas armas, ya no había vuelta atrás, ni tiempo.

Mientras, ambos escucharon los pasos del tipo de la puerta que venia a decirles algo muy importante:

-Señores, la hora que dura la cita ha terminado, debo pedirles que salgan del lugar, ya que es parte de las reglas.

Luego sus ojos cambiaron a un brillo rojo y siniestro…

-También debo recordarles a ambos, que solo les quedan 20 minutos para cumplir con el ritual que me prometieron, o les puedo jurar que sus almas ya tienen un lugar a mi lado en el infierno.