FANDOM


Hace un tiempo existió una familia feliz, unida y cariñosa; la niña de aquella familia se llamaba: Emilia Torres.

Su padre se dedicaba a la química y su madre a la biología, ambos eran científicos reconocidos; un día el padre, Ernesto, descubrió que al mezclar agua, ADN humano, 100g de hierro y 700g de acero, logró crear un liquido espeso que podía endurecer y dar filo cortante a toda cosa que se le inyectase. Emilia, por su parte no sabía nada de esto hasta que un día sus padres le dicen que baje al sótano para darle una sorpresa, ella con tan solo 12 años y no media mas de 1.50 cm de alto, bajó con los ojos vendados y entusiasmada sin sospechar que era una trampa que cambiaría el resto de su vida; su madre, Elena, la guió hasta el sótano, y atrás de la niña se encontraba el padre con una jeringa y este con un movimiento rápido se la clavó y la madre le tapó la boca a la niña para que no gritara mientras esta le decía-Shhhh...calma ya va a pasar...shh-y una vez dicho eso Emilia cayó en un profundo y largo sueño por varias horas...

Su padre aprovechó ese momento para inyectarle la fórmula y hacer un par de cortes para que no se comporte agresivamente una vez que despierte, también la amarró a una pared y la vistió como si ella estuviera en un manicomio, tiempo después de realizar los procedimientos la llevó a un cuarto de color blanco y limpio, este cuarto solo poseía una cama con sabanas blancas y una almohada, una mesa de noche blanca y una pequeña mesa con una silla de un gris claro casi parecido al blanco. Cuando ella al fin despierta, se da con la sorpresa que esta en un lugar vacío y desconocido aparte de estar amarrada a la pared con piernas y brazos abiertos; ella intenta zafarse pero no lo consigue, no se puede mover porque el cuello, la cintura, los hombros, las muñecas, los tobillos y sus rodillas están anclados a unos aparatos metálicos incrustados en la pared. y también se da con la sorpresa que tiene unas heridas en la espalda y hombros lo que le impedía realizar movimientos muy bruscos, luego de un minuto sus padres vieron a su hija a través de la pared-visible y le dijeron en un solo coro de voz - Nosotros lo hicimos, nosotros te metimos ahí - En el rostro de esa hermosa niña se formo una cara de espanto, furia y tristeza, mientras ellos decían - No te preocupes, una vez que sepas dominar ese ¨poder¨ que te he dado te dejaremos salir poco a poco hasta que finalmente puedas volver a estar en la calle - dijo Ernesto - Mi amada hija, nosotros siempre vamos a desear lo mejor para ti, ya nadie más te molestará, ni se atreverán a burlarse de ti o de tu familia, y a sí eres perfecta - menciono Elena - ¡Ustedes están locos! ¡Yo no quiero ser así, yo quiero ser como antes sin este "poder" que ustedes me dicen! ¡Yo no quiero ser perfecta solo quiero ser normal, no quiero estar aquí no como un perro, no quiero ser el monstruo que soy! - dijo Emilia gritando; el padre perdió la paciencia con ella y le lanzó una descarga eléctrica fuerte, a través del collar y brazaletes que la mantenían pegada en la pared, y el dijo - ¡MIENTRAS ESTÉS AHÍ HARÁS TODO COMO SE TE DIGA, ME OÍSTE! ¡¡DE AHORA EN ADELANTE TE LLAMAS SUJETO DE PRUEBA N° "01527" DEL EXPERIMENTO 97.03-C, ENTENDIDO!! - dijo el padre furioso, y Emilia sollozando asintió con la cabeza y este le mencionó - Bien, ahora ¿Como te llamas, pequeña? - Emilia alzo su cabeza y le respondió - Mi nombre es... Sujeto de Prueba N° 01527 del experimento 97.03-C - Hay querida no hacia falta exagerar tu nombre es: 01527, nada más ¿Ok? - dijo Elena en tono de burla, Emilia no tuvo de otra mas que contestar si...

Meses después de tortura,sufrimiento y práctica; Emilia se convirtió en una persona diferente, no se le podía reconocer, sus cabellos negros que combinaban con el color de la noche más fría y oscura, se convirtieron en cabellos fucsias del color viviente.

Durante todos esos meses que pasaron ella aprendió a dominar ese "poder", descubrió que si en combate le cortaban sus garras estas se podían volver a unir si estaba a una distancia de 60 cm, sus brazos eran inmunes a las balas pero solo realizaba todo tipo de tortura con la esperanza de poder salir de esa fría y triste habitación, un día por su gran avance, en poco tiempo, se le concedió irse de esa habitación blanca, por su antiguo dormitorio, notó que su casa había cambiado un poco y es que los padres pusieron sistemas de seguridad, un montón de cámaras, las ventanas eran de vidrio-espejo, por dentro se veía lo de afuera pero desde afuera solo se veía el reflejo y no lo de adentro; pero sin importar que sus padres la seguían llamando "01527".

Un día durante la noche decide poner en marcha su plan maestro, este lo estuvo ideando desde hace un mes de anticipación, ella burlaría todo sistema de seguridad de su casa para poder salir, pero la única forma era que sus padres escriban la clave y pusieran su huella digital en una computadora, aparte para salir de casa tenían que escanear los ojos de sus padres para que el sistema de seguridad cediera a abrir la puerta principal y tenia un limite de 15 minutos para lograrlo y salir de ahí, pero no solo quería escapar de esa casa sin más también quería acabar con los responsables de ese cambio, así que agarró una pequeña mochila y se puso un vestido fucsia, un pantalón, un short, un polo manga corta y uno manga larga más la ropa que tenía puesta, se puso la mochila en la espalda cogió una manzana y también la guardó, luego fue al cuarto de sus padres y con sus largos dedos afilados les cortó la garganta sin mucho esfuerzo, le cortó el dedo meñique de la mano izquierda a su padre para ponerlo en la computadora, y una vez en la computadora escribió el código que lo había escuchado accidentalmente cuando sus padres conversaban, ella empezó a correr desde que encendió la computadora, escribió la contraseña, puso el dedo meñique de su padre y ya solo faltaban los ojos por lo que volvió a subir y les arranco los ojos que necesitaba, los puso en la puerta, el sistema los empezó a escanear y la puerta cedió, era libre, cuando se dio cuenta que había matado a sus padres dejó un rastro de sangre y en varias paredes mensajes en los que ella redactaba el tiempo y sufrimiento de ahí y al final firmo con su nuevo nombre...

En realidad detesto recordar esos días, aún la policía no me ha encontrado y aparte tengo una apariencia muy dulce por lo que cuando se dan cuenta que tuvieron a una asesina en su casa ya me había ido, normalmente mato científicos y al buscar comida me hago pasar por una niña adorable e indefensa, lavan mis ropas sucias y aveces me dan ropa nueva, con esa gente buena nadie sospecha sobre mi, pero les he contado mi historia por que ya no aguanto más quedándome callada, espero que ustedes me entiendan... A todo esto, no les he dicho mi nombre jejeje... me llamo: Knife Fingers. Tengan cuidado si conocen a alguien como mis padres, no deseo que acaben como yo..., no pasen por lo que yo sufrí.

-"No quiero lastimarte...pero tu lastimas a otras cosas..."- Knife Fingers