FANDOM


No sé si alguien recordará esa vieja serie de espadachines, guerreros, y piratas. Era genial, de hecho era un gran fan de la serie, seguía todo lo que hacían y los imitaba cuando estaba solo o con mis amigos.

Para el que no la recuerde, se llamaba Dante & Los Mirmidones, y trataba sobre cuatro aventureros en un mundo de fantasía, haciendo travesías a través de cinco continentes inexistentes, haciendo proezas dignas de campeones. Dante, Ethan, Charlotte y Joseph eran cuatro espadachines de agraciado movimiento en sus muñecas. No daré más detalles sobre la serie, no quiero alargarme mucho con la historia.

La serie fue transmitida por CBS Broadcasting Inc. en los años 60, para ser más específico desde el 4 de agosto de 1963. Fue todo un éxito y le llegó a muchos niños de la época, muchos imitaban lo que veían en esta serie y compartían sus ideas constantemente sobre los personajes, antagonistas, sucesos, etc. Se transmitieron alrededor de 420 capítulos, de los cuales no me perdí ninguno en 10 años de constantes emisiones.

Con el tiempo, la gente empezó a notar un cambio en la serie, pues, según los demás televidentes empezaron a decir que la serie no era nada productiva, no ofrecía valores morales a los niños, era muy violenta, no era apta para un público infantil, algo que me parece una ridiculez. Si se dedican a ver la serie desde el principio, comprobarán que nunca hubo tal cambio.

En lo personal, creo que fue que la juventud se apartó de tan maravillosa serie, pues usualmente escuchaba novedosos comentarios sobre ídolos como los Sex Pistols, y cuando se me ocurría comentar algo sobre la serie me decían "anciano", "vives en el pasado abuelo", o bien "¿qué diablos es eso?". Me parecía una total falta de respeto que se refirieran así a algo tan extraordinario como lo era aquella serie.

Cuando declararon la serie como un fracaso total en la nueva época, simplemente no lo pude creer, a mi cabeza solo vino ira y mi cuerpo reflejó estos sentimientos. Destruí mis pósters de la serie uno por uno, arrojé las figuras de acción de Dante y Charlotte a la basura. Me sentía en el limbo sin algo que me distrajera de la realidad de mi época, el libertinaje.

Para suerte mía, decidieron concluir con un capítulo de despedida, al que le hicieron publicidad como nunca antes había visto. Me rompí el coco pensando durante toda la semana qué harían para finalizar la serie, seguro que algo sorprendente como siempre hacían.

Llegó el tan esperado sábado por la noche, y la emisión comenzó tal que así:

Los cuatro actores que hacían de Dante, Ethan, Charlotte y Joseph se encontraban en el set con un fondo totalmente negro, o parecía un fondo al menos.

- ¡Hola, querido público! - Dijo el actor que hacía de Dante con mucha euforia -. ¿Cómo están? Yo espero que muy bien, en sus casitas bien cómodos.

- Lastimosamente nuestra serie fue cancelada - Dijo aquella que hacía de Charlotte -, a causa de los bajos ratings que tuvo la serie en estos últimos 2 años. Pero no se angustien, que este último capítulo será algo digno de recordar.

Los cuatro esbozaron unas sonrisas que muchos dirían perturbadoras... Yo diría que fueron fabulosas. Las luces se encendieron para dejar ver que lo que parecía aquel set oscuro no era nada más y nada menos que una bodega muy amplia, con múltiples mantas blancas que cubrían muchos muebles... ¿Y sí eran muebles?

- Miren a quién tenemos aquí - Dijo el que hacía de Joseph removiendo una de tantas mantas blanca -. ¡Nuestro camarógrafo de siempre nos acompaña en esta emisión!

Aquel hombre estaba atado de manos y pies en una silla con pinchos que se incrustaban sobre sus extremidades. Vendado, apaleado, casi inmóvil, se veía el esfuerzo aplicado sobre el camarógrafo.

- ¿Saben qué es lo triste? - Preguntó aquel que hacía de Ethan con un tono retórico-. Que nuestro amigo aquí presente fue uno de los que sugirió la cancelación la serie por el poco valor educativo que aportaba la serie a esta juventud.

- ¡Vaya tontería! ¿No creen? - Dijeron todos al unísono.

- ¡¡AYÚDENME!! - Gritó con desesperación aquel "amigo".

- Pero creo que nuestro amigo podrá ver lo educativa que es la serie con esta lección rápida - Dijo Dante-. Primero, cojemos este pequeño cuchillo y lo insertamos lenta y dolorosamente en su entrepierna.

Dante fue enterrando el cuchillo en sus genitales, mientras los gritos de aquel hombre atravesaban el almacén y hacían eco en el mismo. Cuando los gritos del camarógrafo cesaron, se escuchaban gemidos que provenían de otras mantas, otros amigos.

- Mira su rostro Dante - Dijo Charlotte -. Creo que le gustó mucho, no para de llorar de alegría.

- Sí, es cierto - Dijo Joseph con alegría - Pero creo que será más feliz si hago esto...

Joseph empezó a cortar la piel que cubría su pecho, como haciendo una incisión en su tórax. Los gritos de aquel camarógrafo me hacían sentir extasiado. Cuando Joseph terminó de cortar, Charlotte y Ethan agarraron los extremos recién cortados y empezaron a halarlos, desprendiendo la piel del músculo en un torrente de sangre imparable. Cuando terminaron de hacerlo, aquel buen amigo yacía muerto.

- ¡Oh, creo que ha tenido mucha diversión por hoy! - Dijo Ethan-. Es hora de dejarlo descansar, ¿no creen?

- ¡Sí! - Dijeron los otros tres.

Agarraron el cuerpo sin vida y lo metieron en una máquina trituradora de hielo. La encendieron y el cuerpo fue destrozado en cuestión de un minuto, incluso se escuchaba el crujir de sus huesos y se podía ver la salpicadura de su carne por doquier.

- Pero no hay de qué preocuparnos - Dijo Dante-. No es el único invitado que tenemos el día de hoy, ¿no?

- ¡Más amigos! - Dijeron todos a destiempo mientras removían todas las mantas.

Cuerpos sin vida, máquinas e instrumentos cortapunzantes, y cientos de...,  ¡amigos con quienes divertirse!

- Miren nada más a quién tenemos aquí - Señaló a un chico de no más de 14 años -. Es un amigo que nos ha hecho sentir muy tristes. Nos envía cartas diciendo que nuestro programa es una mierda. Pero no se preocupen, le haremos cambiar de opinión.

Todo el capítulo fue una sinfonía de sangre, horror y muerte:

  1. Charlie Myers: Típico chico bravucón que hace lo que quiere. Circunsición absoluta, corte de las muñecas y derramamiento de sangre. Postdeceso: Usar sus intestinos como una bufanda de carne.
  2. Josh Dalton: Encargado de la producción de la serie. Inflamación de los globos oculares a base de nitrógeno introducido al cuerpo con una aguja por ambos ojos, termina en el estallido de ambos globos oculares y la salpicadura de trozos de sesos.
  3. Andrew Weighthen: Jefe de guionistas. Electrodos introducidos en su pecho con una fuerza brutal, descargas de 100 megawatts por 2 segundos, a la segunda descarga muere al instante. Postdeceso: Cortar extremidades y jugar con ellas como si fuesen espadas.
  4. Daniel Spot: Director de la cadena televisiva. Cortar su estómago dejando un gran agujero, en donde se introduce una carga de dinamita encendida, que termina en una vorágine de entrañas y víceras.
  5. Philiph Johnson: Guardia de seguridad de la cadena. Jugar a las dianas con él como objetivo, en donde se le penetra los testículos, ambos brazos, y el ojo izquierdo, este último, mortal. Postdeceso: Limar su piel hasta llegar a lo más profundo del músculo.

. . .

Toda la cadena de televisión se vio inmersa en aquella masacre. Cuerpos sin vida, cuerpos destruidos, cuerpos agonizando, vísceras y entrañas, sesos y órganos, músculos y huesos, todo en un capítulo especial. ¿Qué más se podía pedir?

- Bueno, chicos, creo que han llegado los chicos malos a dañarnos el show - Dijo Dante en referencia a los sonidos de sirenas policíacas.

- Ha llegado la hora de irnos, querido público - Dijo Charlotte.

- Espero nos recuerden como los cuatro mirmidones que luchaban contra el mal - Dijo Ethan.

- ¡Ha sido un gusto tremendo haberles servido! - Dijo Joseph

Los cuatro sacaron una pistola por cada uno y decidieron apuntarse en la cabeza.

- ¡Hasta la próxima! - Dijeron a la vez, luego jalaron el gatillo, desprendiendo exageradamente el recubrimiento del cráneo, terminando con el show de las risas.

Vaya despedida la que se marcó esta serie. ¡Amigos por doquier que luego de festejar terminaron sumidos en un descanso muy pasivo! Fue algo glorioso, algo que me gustaría compartir con los otros tres mirmidones. Pero bueno, ¡conseguiré más amigos en un futuro con quienes hacer grandes fiestas, y podremos luchar contra las fuerzas del mal! Espero que esta cicatriz en la cabeza no vaya a asustar a mis futuros amigos. ¡Aunque no es para tanto, se me ve muy genial!

Como sea, pronto habrá otra reunión de amigos. Estén atentos a la tele, porque Dante & Los Mirmidones apenas hizo su debut.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.