FANDOM


GuillotinaXD ARTÍCULO EN JUICIO

Este artículo no es digno de pertenecer a Creepypasta Wiki (así lo sostienen sus acusadores) por no poseer la calidad suficiente ni seguir los estatutos del "concepto de creepypasta", cosa que cualquier noob podría saber. Tú puedes votar para decidir su sentencia. Dirígete a La Guillotina y ayuda a esta pobre alma a encontrar su destino.


Estaba yo sentado en la pared de aquel lugar que alguna vez había frecuentado. Una guitarra sin cuerdas era la única decoración de aquel viejo salón de música.

En la primaria siempre nos metíamos ahí y nos considerábamos rebeldes, escuchando música con el celular y hablando de temas que no nos concernían… ni a mí ni a él.

Y llegó la secundaria. La escuela era otra, ya no estábamos juntos, pero aun así nos veíamos.

Entonces el desencuentro, la putrefacción vinieron, súbita y letalmente.

Desde las sombras escucho pasos. Vera, y su inconfundible amiga, quien agarró una afición extraordinaria por el porro a los catorce años, Lucía. Se sentaron al lado mío. Sólo Vera conocía mi sufrimiento, la otra seguro sólo sabía de la Muerte. El silencio fue abrasador.

Mi amigo y yo teníamos una particular afición por el chocolate amargo, el Águila. Siempre comprábamos uno antes de ir al abandonado salón, y una parte muy importante de nuestra amistad podría decirse que consistía en no comer nunca uno de esos fuera de ahí sin el consentimiento o la presencia del otro.

Las de la secundaria, teniendo en cuenta el silencio y lo tenso de la situación, se levantaron. Lucía se fue como si nada, pero Vera no. A mitad de camino se volvió a mí y me dejó un chocolate Águila. Se fue.



La guitarra, el chocolate y yo éramos entonces todo lo que quedaba de mi difunto amigo.