FANDOM


Demon-0

Te despiertas sobre tu sudor frío. Siempre lo haces, pero este se siente diferente. Has tenido muchos sueños últimamente. Sueños que no tiene mucho sentido para ti. Eran siempre los mismos, pero en diferentes lugares. Ellos siempre terminaban igual, una masacre ejecutada por el asesino, y un lago de sangre cubriendo tus pies. Comenzó hace 3 años, cuando tuviste la única oportunidad de cambiar tu vida, pero no lo hiciste...

Febrero 14, 2010. Llegas a casa de la escuela con una brisa fresca detrás de ti. Tú y tu amigo, Andy, caminaron hasta casa y hablando sobre varias cosas, como autos y motocicletas. "Siempre he querido un McLaren ", dice Andy, "Lucen bien, son increíblemente rápidos, y muy caros, así que ¿Quién no querría uno?". Tomas todo esto con calma, conoces tus pensamientos y él ha estado intentando persuadirte sobre ese auto desde que se enteró sobre la muerte tu abuelo... y de los 2 millones de dólares que te dejó heredados. "Piensa en ello, sin embargo, podríamos parecer unos totales cabrones durante los días del último año e impresionar a todo el mundo!". Lo miras y sonríes brevemente, "Joder, eres demasiado entusiasta con ésto, pero ya veremos. Podría funcionar". Es todo lo que puedes decirle.

Despiertas en medio de la noche, para escuchar a tu madre golpear la puerta. "¿Está todo bien?", es todo lo que le oyes decir, entonces escuchas un chillido angustioso. UN RUIDO SORDO. Finalmente vences los nervios de moverte hacia la puerta, pero das un paso sobre algo resbaladizo y caes, sangre. Recuerdas el hedor metálico y sangre. Te levantas y rápidamente al abrir la puerta ves a tu padre en pie con los ojos inyectados en sangre. "Hola , hijo."

Han pasado tres días desde que tu padre mató a tu madre y huyes para quedarte con Andy. Después de decirle todo, finalmente te mira y dice; "Lo siento, he causado ésto...", lo observas con incertidumbre, no sabes lo que significa esa declaración. "Tuve que decirle a tu padre nuestro plan y quiere la herencia para sí mismo. Lo lamento". Lo miras atento, y te das cuenta que esto ocurrió fuera de tu propia conservación, ya que sabes que tu padre siempre ha sido un gilipollas con todo el mundo. "No Andy, lo siento. Lamento lo qué está a punto de suceder". Caminas hacía la cocina para tomar un cuchillo de mesa, que ha sido afilado en su punta. Andy camina detrás de ti, esperando que cometas suicidio. Estaba en lo cierto, tomas el cuchillo, sobre el lado derecho a punto de sumergirse en el pecho, hábilmente él te desarma. " Ningún amigo mío hijo de puta va a cometer suicidio". Te das cuenta de que estaba en lo cierto. "Ahora, vamos a la cama y hablaremos mañana".

Pero te despiertas para oír un grito que hiela la sangre.

"¡Andy, quita la película!", fue lo primero que gritaste. En el reloj ya hacen las 3:08 p.m. Genial, sin poder dormir una vez más. Te levantas y abres la puerta, y percibes ese mismo hedor metálico y sangre. Precipitadamente te diriges a la habitación de Andy para encontrarlo inmovilizado contra la pared por... ¿garras?. Los cuchillos se asemejan a garras de aves, ya que no tienen asa. Observas mientras te das cuenta de que todavía está vivo, y en terrible agonía. "¡Andy! ¿Qué demonios ha pasado?". Él levanta su brazo y con voz temblorosa apunta a puerta, la fuerza abandona su cuerpo al sufrir tan inmenso dolor. " Mátame... ". Es todo lo que dice. "(Sería misericordioso, pero ¿Qué tal si soy condenado por ello?), Lo siento Andy, no puedo. Ningún amigo mío hijo de puta va a morir esta noche..." Corres para llegar a tú teléfono y darte cuenta de que éstas llorando. Marcas 9-1-1 y escuchas al operador responder al teléfono. 5 Minutos más tarde, y escuchas las sirenas fuera de la casa. Corres y uno de los policías te da un golpe arduo sobre la quijada y te esposa. "¿Cómo te atreves a matar a mi hijo". El padre de Andy.

El juez te deja explicar a la corte pero, no accedes por miedo a que nadie te crea una sola palabra. Te llevan a un asilo y te encierran en una habitación acolchada. Es entonces cuando empezaron los sueños.

Tres años y los sueños no se detienen. Terminan de la misma manera. Sangre sobre tus manos y despiertas sudando frío. Eres presentado frente a un sacerdote quien ofrece limpiar tus pecados. "No he hecho nada para merecer su piedad, viejo hombre". Es todo lo que ofreces antes de ser llevado de vuelta a tu habitación.

Despiertas esa noche de otra masacre, se siente diferente. Rápidamente limpias tu nariz e inhalas un poco de aire. Huele a carne, pero no puedes decir de qué tipo. Percibes otra cosa, un toque metálico de... ¿qué?. Tus sentidos se han aturdido y no puedes identificar de qué trata. Sangre, recuerdas y te das cuenta después de limpiar tus manos sobre el tapete, dejando una mancha oscura. Siempre has despertado sobre sangre, no hay sudor. Pero ¿por qué? ¿Por qué haces esto? Parece que no recuerdas, haces memoria rápidamente sobre tus sueños y te percatas de que siempre han habido espejos, mirabas en ellos para ver tus propios ojos rojizos. No inyectados en sangre, pero actualmente de un ardiente color carmín. He sido el asesino de todo este tiempo. ¡YO!, el guardia te lleva por las escaleras frente al pelotón de fusilamiento. Estás sentenciado a muerte por los asesinatos cometidos. Das un vistazo a tu entorno y ves un rostro, tiene una sonrisa de complicidad...

... Y los ojos demoníacos lanzan un guiño a ti antes de que tu mundo se torne completamente en oscuridad.


Creado Por:Editar

Escrito por Agnerstein El contenido está disponible debajo CC -BY -SA