FANDOM


Poco se sabe de los escalofriantes detalles que sucedieron en los crueles experimentos que se llevaron a cabo en los campos de exterminio. Y mucho menos de uno de sus mayores genocidas, el Dr. Josef Mengele.

Dr Josef Mengele
Como investigador científico, veo muy asiduamente fotografías de autopsias, vídeos e incluso he presenciado algún instituto forense. Pero Mengele rebasaba cualquier fotografía o análisis que yo pueda hacer.

Mengele era un hombre obsesivo, su sed de experimentos era insaciable, aparecía por los barracones cuando menos se lo esperaban, cuando se quedaba sin material humano. Aparecía silbando unas tonadas de ópera, cual fúnebre sinfonía de la muerte. Su llegada provocaba el espanto de cualquiera, incluso de los propios soldados alemanes, que, al oír su nombre, temblaban.

Entre sus experimentos más macabros, la cosificación de niños, es personalmente, la que más me repudia. Un hombre mediocre, que se le da la oportunidad de ser Dios, y la utiliza.

Cosificación de niños hasta producirles la muerte por infección, cosificación también de gemelos a ver cuál duraba más sin morir.

Practicaba la llamada vivisección, es decir, hacer la autopsia de un sujeto vivo y sin ninguna clase de anestesia para ver cuánto dolor podía aguantar el ser humano dependiendo de su raza. Era también partidario de la utilización de la eutanasia y la castración que practicó a más de 4000 mujeres y hombres. Lo hacía de diferentes formas, pero la más macabra era aplicar rayos ultravioletas directamente sobre los órganos sexuales y provocar tal quemazón que incluso morían del dolor.

Otras veces extirpaba los órganos masculinos o los ovarios. Durante una de las plagas tifoideas en Birkenau, mandó a la cámara de gas en menos de 2 días a casi 2500 gitanos, limpió los barracones y ceso. Inyectaba colorantes en las pupilas para crear ojos azules, creó cíclopes artificiales torciendo los ojos, aplicó duchas de bajas y altas temperaturas que tenía como resultado la muerte del sujeto experimental, inoculó enfermedades como el tifus, inyectaba en el corazón nafta e insecticidas, para producir la muerte rápidamente y poder estudiar la anatomía sin ningún daño. Doctor en Medicina, antropólogo y genetista, su único fin era crear una raza pura, blancos, rubios, de ojos azules, altos, corpulentos, en fin, la idea de un hombre nórdico. Por supuesto, no consiguió aportar nada a la medicina.