FANDOM


El joven Edwards en su mansión estaba,
Y una hermosa sinfonía él, atento, escuchaba.
Era dulce y refinada. Bella, en pocas palabras.
Le hacía acordar al su bella Glotieta, ¡Oh, Glorieta, te extraño tanto!
Pero ella lo había dejado para ir a su eterno descanso.
La sinfonía seguía sonando,
Y, en un estado de nostalgia, el joven Edwards estaba entrando.
Esta provenía de su viejo piano, el cual ya no era utilizado.
Mezclas de notas musicales eran escuchadas: Mi, Si, Fa, Do...
Pero el joven Edwards, con misterio y angustia, estaba,
Cuando, revisando su mansión, no encontró al pianista que buscaba.