FANDOM


Estaba en mi habitación, eran las once de la noche aproximadamente.Fuera de la ventana se podía divisar una fuerte tormenta. Leía una historia algo aburrida y cliché en Wattpad desde mi computadora de escritorio. Por alguna razón desvié la mirada a la puerta, parecía normal, pero me quede observándola por unos momentos. No se notaba luz cercana por el pequeño orificio que quedaba de la puerta al suelo, excepto por la casi nula claridad que emitía la bombilla en la pared de las escaleras. Noté una sombra. Alguien -suponía yo- se había parado frente a mi puerta y no se movía. Lo observe hasta que la sombra se movió, indicándome que quien quiera que la emitiera simplemente pasó de largo hacia el final del pasillo, me imagino que para bajar las escaleras, ya que no hay habitaciones allí. No le di mucha importancia, supuse que era mi hermano mayor que por alguna razón se paró a esta hora -quizás para tomar agua, o algo así-.

Seguí leyendo, hasta que escuche un estruendoso ruido en la cocina.Supuse que había sido mi tonto hermano, que tumbó algo por estar recién levantado. Para evitar escuchar más ruidos que me desconcentraran quise poner algo de música. Prendí el pequeño televisor de mi cuarto, noté que el canal que estaba puesto era de pura estática. Imaginé que tenía que ver con la fuerte lluvia que azotaba la antena. Cambié de canales, y era todo lo mismo. Apegué el televisor y busqué mi carpeta de música entre mis archivos del computador. Cliché la lista de reproducción titulada "Lentas". Seguí leyendo, pero no por mucho, ya que cuando la canción había avanzado hasta cierta parte, se detuvo de golpe y en su lugar empezó a sonar la voz de una mujer -un poco tétrica, para ser realista- hablando en un idioma que aun hoy por hoy no he descubierto ni vuelto a escuchar. ¡Es que no puedo escuchar música en paz! Cuando fui a ver que pasaba con mi reproductor, la computadora se volvió loca, el internet se calló, las pestañas se cerraron y empezó a sonar por los audífonos alguna extraña canción de Rock pesado. ¡¡Que es esto!! ¡A mi ni me gusta esa música! ¡Que mierdas le paso a mi computadora!

El monitor pareció apagarse, pero la canción aun sonaba por mis audífonos, los que ya obviamente había arrojado a la mesa. El monitor volvió a prender dejando ver la imagen de una extraña criatura toda llena de sangre. Primero pensé que era una foto, pero no. Estaba totalmente aterrorizada. La criatura se empezó a mover en sus cuatro delgadas, largas y pálidas patas, poniéndose despaldas a lo que sea que la estuviese grabando, dejando ver su cuerpo, pálido también. Por toda su espalda -o lomo- se notaban los salientes huesos de la columna, que llegaban hasta una especia de cola sin pelos. Se le notaban una especie de venas por todo el cuerpo. Yo estaba en total shock, solo me quede mirando la pantalla, sin poder gritar o correr, descifrando la apariencia de la criatura -ya que estaba oscuro donde sea que esa... cosa estuviera- Al verlo mejor, noté que era una especie de humanoide, sin pelo, y con los brazos mas largos, pálido y desnutrido. Al voltear la cabeza -extrañamente hacia el punto desde que yo lo observaba- pude ver que tenía la cuenca de los ojos vacíos, y se derramaba de los orificios un extraño líquido negro. No tenía nariz, sino tres pequeños y alargados orificios en su cara. Y en su boca, se dibujaba una sonrisa aterradora -una sonrisa que hasta hoy en día me persigue- mientras que de sus afilados colmillos se derramaba el mismo extraño líquido de sus ojos. Se quedo inmóvil, viendo ese punto, como si me estuviera viendo -y de hecho, creo que de alguna forma eso era lo que hacía- hasta que descubrí en donde estaba. Esa fue la gota que derramó el vaso, fue lo que me hizo poder reaccionar al fin. La... cosa estaba en mi cocina ¡¡ESO FUE LO QUE SE PARO FRENTE A MI PUERTA E HIZO ESE ESPANTOSO RUIDO UN RATO ANTES!! 

Como si me hubiese leído el pensamiento, se dio cuenta de que ya sabía su ubicación exacta y el monitor y la música se apagaron a la vez. Salté de la silla de mi escritorio y corrí lo más rápido que pude, escuchando como detrás mío unas garras rozaban con el piso, en búsqueda mía. Pasé la puerta del baño y seguidamente la de el cuarto de visitas ¡¡Por qué esta maldita casa tenía tantos cuarto inútiles!! Llegué a la puerta del cuarto de mi hermano mayor y sin pensarlo dos veces entré, tirando la puerta muy fuerte y cerrándola con seguro, para saltar sobre mi hermano y abrazarlo, empezando a llorar como idiota.

El preocupado me seguía preguntando que me pasaba y yo no paraba de decir las palabras "cosa pálida y fea" "mi computadora" "la música"... Hasta que por fin me di cuenta de que ya no había ningún ruido más que el que yo hacía al llorar y el de mi hermano preguntando y preguntando. ¿Que había pasado con esa cosa?.

Solo me quedé viendo un punto en la pared, esperando oír algún ruido o ver algo que me dijera que "eso" seguía por aquí rondando, sin embargo, me quedé dormida un rato después.

Al día siguiente me desperté en la cama de mi hermano, el cual no recordaba lo sucedido anoche. Al principio me supuse que había sido un sueño -rogaba porque lo hubiese sido- Pero al salir al pasillo y ver la alfombra de esta rasgada por uñas largas y manchado de algo negro, estuve segura de que no lo fue. Al bajar a la cocina encontré a mi hermano molesto intentando limpiar el desastre que había en esta. Todo estaba regado por doquier. Vasos y platos rotos, comida esparcida por todo el piso, el mantel de la mesa totalmente destrozado y rasgado -como la alfombra del pasillo- y manchas de esa sustancia negra por todos lados.

Sin decir nada, ayudé a mi hermano a terminar de limpiar; el tampoco dijo nada. Al terminar, corrí a mi habitación a ver que pasaba con mi computador. Pero este ni siquiera prendía. Y los audífonos ya no estaban en ningún lado. Lo peor fue cuando me pare de la silla y voltee hacia la ventana para cerrarla, ya que hacía algo de calor. La cosa estaba ahí. Ya no estaba cubierto de ese líquido negro, ni de sangre como anoche, pero parecía muy molesto. Abrió su boca y dejó salir un ruido horrible, como una especia de gruñido, pero más agudo y desagradable. y luego saltó de la ventana. En ese mismo momento, mi hermano entro al cuarto, con el ceño aun fruncido, diciéndome que ese mismo día nos iríamos de esa casa, para siempre.

Muchas veces le he contado esta historia, y a pesar de que el me cree, sigue sin recordar nada de esa noche, ni del momento en el que limpió la cocina, ni nada. Tampoco recuerda la localización de nuestra antigua casa, ni yo tampoco. Solo recordamos el haber tomado un avión y viajado lejos, iniciando todo desde cero.

He contado mi historia en foros y cosas por el estilo, hay quienes me insultan y tratan de mentirosa, y también quienes dicen haber visto una "cosa" con la misma, exactamente la misma descripción.Lo único distinto, es que esas personas perdieron ha todos los demás que estaban en su casa en ese momento. Entre todas esas personas y yo, decidimos llamarlo "El Eso" ¿por qué? porque su aspecto no nos dejaba ponerle un nombre que lo describa bien, sin hacer una larga oración. Porque no era alguien, ni algo. era...  Eso.

Lo que no logro entender, es como mi hermano no lo recuerda y yo si. O como sobrevivió y las otras personas que estuvieron cerca de Eso sin verlo no. Solo se que esa diabólica sonrisa me persigue en mis sueños hasta hoy en día, a pesar de que no he vuelto a ver a Eso otra vez.

By: CristtyScars