FANDOM


Corría el año de 1920, a 3 días de la ciudad más cercana había un pueblo, este pueblo era poco transitado por forasteros quienes rara vez se aventuraban a explorarlo, sus habitantes eran simples campesinos y obreros, pendientes de sus tierras. En aquel pueblo la gente contaba historias a los demás, posiblemente la más famosa era aquella que hablaba sobre el viejo Crocker, quien solía ser un campesino como el resto de los demás, tenía la cosecha más grande del pueblo, al año cosechaba demasiado alimento como para alimentar a todo el pueblo durante 5 meses. Su labor consistía en cosechar maíz, trigo, frutas y verduras de todo tipo, ir a la ciudad a vender su cosecha y regresar forrado de dinero, razón por la cual, él era la persona más adinerada del pueblo. Muchos creerían que este señor por ser campesino era humilde, pero no, la avaricia y la depresión de nunca haber podido tener una familia solo lo convirtieron en un hombre amargado que odiaba todo, apenas si salía de su casa, no permitía que las personas se acercaran a su cosecha, normalmente el disparaba para alejar a quienes se acercaran, tanto así que una vez llegó a herir a una mujer y mato a un perro. La gente también lo odiaba, más allá de los celos que le tenían por ser la persona más adinerada del pueblo, su actitud lo condeno muchas veces a ser juzgado en tribunales, pero siempre logro salir libre sin problemas, las especulaciones de soborno hacía los jueces y policías no se hacía esperar. Quitando al viejo señor Crocker de la historia (por un momento), el pueblo en si era perfecto, un lugar donde el trabajo y tranquilidad siempre estaban presentes, la gente compartía la comida, se proporcionaban ayuda y siempre aprovechaban las festividades para convivir entre todos, festividades como el día de Halloween, Navidad, Año Nuevo, la independencia del país, entro otras festividades. Los animales paseaban felizmente por los campos individuales de los granjeros, caballos, ovejas, puercos, gallinas, perros o gatos, todo un paraíso en el cual la vida era perfecta, sin odio, sin maldad y la única preocupación era si un día un animal llegaba a matar a otro. Pero todo cambio un día en aquel mes helado como lo es Diciembre. Alrededor de las 3 A.M. en las calles del pueblo se escuchaba un grito desgarrados de miedo y socorro, mientras las mujeres y niños se acurrucaban en sus camas, los hombres se asomaban por las ventanas y puertas ante el llamado de socorro de la persona:

- Ayuda, ayúdenme, ha matado a mis animales, ha devorado mi granja, está en mis tierras, auxilio, por favor.

Algunos hombres armados con picos, martillos y palas salían a la calle para auxiliar a aquella persona, quien después de repetir los mismo gritos de auxilio 10 veces por fin encontró ayuda en un grupo de hombres quienes rápidamente lo ayudaron, fue cuando se dieron cuenta que era el viejo Crocker. Este temblaba de miedo y con su respiración entre cortada por el cansancio y miedo volvió a repetir el mismo grito de socorro. Los hombres lo trataron de tranquilizar y cuando finalmente lo consiguieron, uno de ellos le pregunto:

-¿Qué es lo que ha pasado señor?-

El anciano quien aún temblaba por el miedo y el frio extremo respondió entrecortadamente:

- Esa cosa… mato a mis animales… los mutilo… mis cosechas… todo… destruido… por favor, ayúdenme…

Después de un momento de silencio y miradas entre sí, el viejo Crocker, se puso de pie y les pidió una vez más a los hombres que lo ayudaran. Hubo un momento de silencio hasta que uno de ellos le habló:

-¿Pudo ver a quien mato a sus animales y destrozo su cosecha?-

- No. Yo estaba dormido cuando comencé a escuchar ruidos en mi granero, pensé que se trataba de un perro hurgando entre mi paja, tome mi escopeta y salí, cuando llegué a mi granero vi los bultos de paja destrozados… tome mi arma con más fuerza y me dirigí a buscar quien había sido el maldito que había hecho eso, pero me encontré con otra sorpresa, las cabezas de 2 de mis vacas y 1 pata de borrego ya hacían en la entrada de mi cosecha y ahí mismo también me di cuenta que esta estaba destruida, el maíz, el trigo… todo. Escuche ruidos entre los maizales así que apunte mi arma preparada para volarle la cabeza a cualquiera que se encontrara allí, pero cuando solté el disparo una gran vestía salto, no la pude ver, estaba encapuchado, pero era enorme, media al menos unos 2.5 metros, era demasiado delgada, casi esquelética, cuando salto, comenzó a volar, tenía alas… en ese momento tire el arma y salí corriendo hacía aquí.-

Después de un momento de dudas y conversaciones, una pareja de hombres se apuntó para ir a la casa del viejo Crocker a inspeccionar, si encontraban algo, uno de ellos regresaría para avisar a los demás. Los hombre se encaminaron hacía la casa del viejo Crocker y comenzaron a buscar en todas partes, en la casa, en el granero, el los establos, solo faltaba la cosecha. Cuando entraron buscando algo que pudieran mostrar a los demás se encontraron con un enorme espantapájaros, tenía cabeza de calabaza y un sombrero hecho de paja, una manta negra desgastada y sobre sus hombros había algunos cuervos que solo les cacareaban por así decirlo, asombrados por aquella figura decidieron regresar al pueblo con los demás, pero uno de ellos cambio de opinión y decidió quedarse para seguir buscando, mientras el otro iría a avisar a los demás que solo habían encontrado al espantapájaros. Cuando el hombre estaba buscando entre las cosechas totalmente destruidas, vio algo que le pareció curioso, una pata de vaca estaba tendida cerca de aquel espantapájaros, cuando se acercó y se agacho se dio cuenta que esta presentaba marcas de dientes enormes, cuando se puso de pie para comenzar a correr y llevar la prueba con los demás se dio cuenta de algo, aquel espantapájaros tenia patas; patas de un ave, cuando se acercó más a él vio que su manta estaba manchada de un líquido rojo, cuando lo toco, sus dedos se mojaron de aquel líquido que claramente era sangre. Mientras tanto el otro hombre que había regresado ya al pueblo comenzó a contar lo que había pasado:

- Pues no encontramos nada, en el granero solo está la paja y partes de animales y en los establos no hay nada, solo sangre… ¡ha! Si, en la cosecha solo estaba el espantapájaros del señor Crocker.-

En ese momento el anciano frunció el ceño, miro rápidamente al hombre y con una voz seca le preguntó:

-¿De qué espantapájaros hablas?-

- Pues del que está en su cosecha, el de cabeza de calabaza y la manta negra.- Contesto el hombre un tanto confundido.

- Yo no tengo espantapájaros en mi cosecha, mis perros eran quienes la cuidaban.- Respondió el viejo Crocker.

Rápidamente el hombre dio media vuelta y comenzó a correr, los demás también lo siguieron. Cuando llegaron a la casa del señor Crocker, se adentraron en su cosecha buscando al otro hombre, hasta que se toparon con una escena macabra; el hombre que se había quedado estaba ahí, empalado, con la misma manta y aún peor, su cabeza había sido decapitada y se encontraba a unos pocos metros, en su lugar estaba esa cabeza de calabaza con el sombrero de paja. Los demás hombre quitaron el cuerpo del hombre y lo cubrieron con una manta. Mientras lo hacía uno de ellos grito a los demás:

- La bestia, está ahí, volando hacía la luna.

Todos voltearon a verlo, efectivamente, estaba ahí, volando con aquellas alas enormes y alejándose poco a poco de la vista de los demás hombres.

El Señor De La Oscuridad


Creado Por: ESDLO Tu Alma Ya Descansa En Paz

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.