FANDOM


El Faro Oscuro no existe en ningún mar ni en ningún cuerpo de agua. Por el contrario, lo encontrarás en algún lugar al azar en el Medio Oeste estadounidense o el sur de Canadá. No tiene una ubicación establecida, y se mueve con tanta frecuencia que de todos los objetos, el secreto que contiene puede ser el más difícil de encontrar.

Si lo encuentras, entonces estarás de pie en medio de un campo de trigo, vigilando las oscilantes olas de granos, o entre los tallos de maíz en Iowa, esperando pacientemente por ti, justo antes de la última cosecha del año. La mayoría de los agricultores de la región conocen al Faro Oscuro, pero eligen no mencionarlo, por miedo a lo que vive en lo más profundo de su estructura.

El Faro Oscuro no es como cualquier otra estructura similar que hayas visto en otras partes del mundo. Es mucho más alto y sobresale del suelo como un gran diente, hecho del mismo material que las cornamentas de los ciervos. Su luz no gira; en cambio, brilla por una ventana recortada en la parte superior del pilar. El rayo de luz oscilará entre todos los colores en el extremo inferior del espectro electromagnético, yendo entre gamas de azul, púrpura, a un rayo ultravioleta que puede hervir fácilmente la piel de los huesos.

No conduzcas hasta el Faro Oscuro, incluso si eres capaz de alcanzarlo. En primer lugar, está lejos de la carretera, y no quieres quedarse atorado fuera de la carretera en ninguno de los campos sobre los que tiene lugar la vigilia. Por otro lado, es posible que no desees generar más ruido del que debes en las cercanías del Faro. Muchos buscadores lo han hecho, y se ha retirado a las Tierras desde donde nacieron.

En vez de eso, deslízate lentamente hacia la colosal torre. Si escuchas sonidos que no sean tus propios pasos, entonces espera a que las criaturas que puedes sentir a tu alrededor sean inofensivas. No puedes verlas, pero están en todas partes cerca del Faro. Algunas de ellas son herbívoras, contentos de pastar en los cultivos aquí. Otros gustosamente te consumirán vivo.

Cuando llegues a las puertas dobles de cien pies de alto del Gran Faro, pueden o no estar abiertas. Si no lo están, solo regresa por donde viniste. No puden ser forzadas, no importa lo mucho que lo intentes. Si lo están, puedes entrar si así lo deseas. Sin embargo, no puedo decir que lo recomiende.

El interior del Faro es un espacio abierto, cerca de cien pisos de altura. Está oscuro aquí, pero deberías ser capaz de distinguir una escalera de caracol que conduce a la cima. Las luces azules arrojarán un resplandor sobre él, pero no hacen nada para iluminar el resto del interior del Faro. Debes estar agradecido. En las sombras habitan un enjambre de pequeñas criaturas voladoras que, si son despertadas por la luz, te destrozarán y luego atravesarán el campo, sacrificando ganado y hombres en todo el condado hasta que sacien su casi ilimitado apetito.

La escalera será traicionera, plagada de los esqueletos de los Buscadores y de las personas pobres y desafortunadas que se toparon con este lugar sin saber. No te detengas a presentar tus respetos a los muertos, o te unirás a ellos. A lo largo de estas escaleras hay trampas horribles, evidenciadas por el estado de algunos de los huesos sobre los que puede que tengas que caminar.

En la parte superior de las escaleras, entrarás en la Sala de la Luz. También estará lleno de horrores voladores, solo que estos son más grandes y siempre estarán despiertos. Se cuelgan boca abajo del techo, envueltos en sus grandes alas membranosas. No te dejes engañar. Ellos pueden verte fácilmente. Ellos protegen la Luz Oscura y operan el Faro. Ellos son sus Holders.

Después de esto, debes ser muy rápido. Siempre y cuando no toques nada, los guardianes de la Luz Oscura no harán ningún movimiento para hacerte daño, pero a medida que vayas sacando la Luz de su contenedor, te enjambrarán. No importa lo que pase por tu mente, debes saltar por la ventana. Hazlo bien, y milagrosamente sobrevivirás al aterrizaje ileso. Hazlo mal, y... bueno, estarás cayendo cerca de mil pies ¿Realmente tengo que deletreartelo?

El Faro se replegará en el suelo y el amanecer romperá las llanuras. Ahora estás a salvo, aunque en la improbable oportunidad de que vuelvas a ver el Faro, no querrás pensar en el destino horrendo que te sobrevendrá.

La Luz que tienes ahora es el objeto 508 de 538. Puedes llevar luz a la oscuridad, o oscuridad a la luz, y si la unes con los demás, te proporcionará iluminación para la caza sin fin de los horrores voraces que seguramente desatarás.