Wiki Creepypasta
Advertisement

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución mental o centro de reinserción social donde puedas llegar. Cuando alcances el escritorio principal, pregunta por visitar a alguien que se hace llamar El Holder del Hecho.

Los trabajadores lentamente girarán su cabeza de los inevitables montones de papeleo en los que estuvieron concentrados, y una sonrisa de astucia surcará sus rostros, como una mueca silenciosa. Entonces lentamente se pondrán de pie y te guiarán hasta la entrada. En lugar de la puerta de ingreso, estará una escalera de estilo gótico.

Mientras subes, oirás blasfemias insanas pronunciadas por voces murmurantes, y el llanto de dolor de alguien gritando tu nombre desde abajo, y pidiéndote que abandones esta locura. Es de vital importancia que continúes, pues solo horrores te esperan al pie de las escaleras ahora.

Eventualmente llegarás a una gran puerta al final de las escaleras. Toma firmemente el pomo, cierra los ojos y entra. Sigue caminando. No importa que escuches, no importa que sientas: es crucial que no abras los ojos.

Sin importar hacia donde vayas, deberías pronto estar en un callejón sin salida. Frente a ti habrá un estante completamente vacío a excepción de un pequeño y modesto libro con tapa de cuero. En él hay una imagen de una llave. Levanta la vista otra vez. Estarás frente a una puerta de piedra, con las palabras Deus ex Insania talladas sobre ella.

Abre la puerta, con cuidado de no atragantarte cuando el polvo de centurias de antigüedad sople sobre ti. Agachado en una esquina, casi invisible por la tormenta de polvo agitado por tu intrusión, estará el Holder. Ella garabatea con locura; el chirrido del antiguo cincel en sus manos forma palabras en el subconsciente de tu mente, mientras el Holder las escribe.

El cincel te contará de antiguos horrores, de demencia memorable, de la absoluta amargura del indiferente cosmos, y te contará de tu pequeña e insignificante existencia, como una mera gota de tinta esparcida en la infinidad del universo, y finalmente, te dirá una sola pieza de la información, que dejó a muchos Buscadores como una cáscara rota de un ser humano. El cincel te dirá su verdadero nombre.

Ese nombre es el Objeto 136 de 538. Conócelos para poder conocerlo a él.

Advertisement