FANDOM


El caso más extraño del que tengo memoria ocurrió durante mi infancia en La costa este de nuestro país. Un gran amigo mío llamado Josué había sido brutalmente asesinado en su habitación durante unas vacaciones en la casa de veraneo de sus padres. Su cuerpo presentaba mordidas, golpes y cortes hechos por algún tipo de arma blanca. La policía siempre tuvo una sola sospechosa y se llamaba Beatriz, tenía la misma edad de mi amigo –alrededor de 15 años-, y además tenían un parentesco que les unía: eran primos.

Según lo expuesto por la policía, Josué solía ir de vacaciones con su familia cerca de la costa casi todos los años y Beatriz se unió al viaje aquel maldito verano. Él no deseaba que su prima les acompañara por una razón que todos desconocían, salvo yo, pero que más tarde salió a la luz y era que Josué le tenía un terror inmenso a los muñecos de porcelana y en especial a un juego de pequeños muñecos de apariencia gótica que su prima había comprado en una tienda no recuerdo dónde. Mi amigo me comentó una vez que vio a uno de los muñecos atravesar una distancia de más o menos dos metros desde el pasillo de la cocina hacia el patio trasero durante una tarde. Este hecho habría ocurrido un día en que Beatriz había ido a visitarle llevando su juego de muñecos y en el que ambos estaban solos.

Otro dato anecdótico que recuerdo es que durante una noche Josué escuchó como un grupo de personas discutían en la habitación de Beatriz, siendo que ella se encontraba totalmente a solas en el cuarto.

La paranoia de mi amigo llegó a tal extremo que aseguraba que su prima tenía tratos con el diablo y que esos muñecos eran malignos, si mal no recuerdo habían querido internarle en una institución psiquiátrica, pero cuando el chico cambió su versión y reconoció que exageraba, pues la familia desistió de la idea. Sin embargo las relaciones entre él y su prima continuaban bajo un manto de misterio y temor. El solía evitarla, para los días festivos en donde la familia suele reunirse, aparentaba estar enfermo y con dolores con tal de no tener que verle.

Finalmente todo acabó en ese viaje de vacaciones, según se supo, Josué ya con los nervios destruidos y afectado por la psicosis quiso deshacerse del grupo de muñecos de su prima, mientras ella y la familia andaban en la playa, pero algo ocurrió que el pobre chico resultó muerto con severas heridas en su cuerpo. La policía dijo que en el cuarto del chico se encontraron fósforos y una botella de combustible, aparentemente para quemar los muñecos de su prima.

Beatriz fue cuestionada por un par de días, pero nada más ya que la coartada era muy sólida y nada conectaba a la chica con el asesinato de su primo… salvo sus muñecos.

Es uno de esos homicidios que yo llamo “omelette”. El Omelette no se sabe bien lo que es, pero uno está seguro de que es huevo. Pues en este caso nadie sabe que fue lo que realmente pasó… pero aun así hay un homicidio.