FANDOM


Cuenta la leyenda de mi barrio, que cerca del final del callejón sin salida había una casa abandonada.

Los niños no se atrevían a entrar para ir en busca de las pelotas que sin querer se colaban ahí dentro, y los mayores dudaban en llamar a la policía cuando se incendiaba el medio bosque que tenía la casa como patio. Lo que nadie sabe es que dentro de la casa había un reloj de pared en el salón, modernista, sí, un reloj de ésos que tenían un péndulo enormemente grande y que sonaban cada vez que se completaba una hora.

Dicen las ancianas ex vecinas de aquella casa, qué, por la noche, a las 3:00 am el reloj de pared no sonaba, si no que se oían tres chillidos, exactamente calculados con una pulsación casi musical. Tres chillidos de la misma voz... Rotos, inarticulados, que nadie quería oír.

También dicen que la casa la habitó una hermosa joven que le quedó como una herencia de su abuela, a quien le regaló el reloj de pared, y que inexplicablemente murió.

Esta es la historia de Marie, la leyenda urbana más cercana que tengo:

11 octubre 1954.

Marie llegaba tarde a su casa y su marido estaba a punto de llegar, aún tenía que hacer la cama, preparar la cena y ponerse algo más cómodo. Para su sorpresa, cuando entró a su habitación encontró a su esposo y  su hermana metidos en la cama.

Ella se fue corriendo... Hacía dos años que estaba casada con Víctor y no esperaba que tan pronto le fuese infiel, y menos con su hermana, con su querida hermana.

Marie, emprendida de rabia cogió el anillo de compromiso "un diamante considerablemente grande" y lo tiró contra la esfera del reloj de pared, y éste, se paró justamente a las 3:00 pm.

La mujer lloraba de dolor... Ese día quería afirmarle a su marido que estaba embarazada.

Dolida, rabiosa, asqueada y deshecha se fue a la cocina, cogió el cuchillo para carne y se apuñaló el abdomen, tratando de abortar.

Víctor quien se estaba vistiendo mientras escuchó los tres chillidos de Marie en la cocina fue corriendo y se la llevó al hospital más cercano... Donde murió a las 3:00 am.

Víctor, viudo, dejó embarazada a su cuñada, quien tuvo una niña preciosa.

Sin escrúpulos continuaron viviendo en la misma casa.

El 11 de octubre de 1956, a las 2:59 am Víctor dormía abrazado a su nueva esposa, pero ella no podía dormir. Se levantó, fue directamente para la cocina y al entrar sonaron los mismos chillidos rotos e inarticulados que propinó su hermana hacía apenas dos años. Para su sorpresa, después del susto retiró la mirada y se encontró en el suelo a su hija apuñalada en el abdomen, y unas letras en el suelo hechas con la sangre de la niña, que decían:

-El amor revienta las venas del cerebro.

Después de lo sucedido Víctor y su esposa abandonaron la casa, enterraron a la niña en el cementerio del pueblo y se fueron a vivir a Francia, donde murieron al mes de vivir ahí en un accidente de tráfico.

La casa se quedó sola, y por las noches, a las 3:00 am las vecinas aún escuchaban los tres chillidos ensordecedores que nadie tenía el valor de escuchar.

Mandaron a derrumbar la casa.

Dicen que si a las 3:00 am estás cerca de la tumba de Marie puedes escuchar su llanto y sus chillidos de dolor...

Pero la gente que ha tenido el valor de hacerlo ya no está aquí para contar si es cierto.