Wiki Creepypasta
Advertisement

No se sabe dónde ocurrió este extraño suceso, pero cuentan que fue una calurosa noche de verano en algún lugar de Sevilla, España.

El protagonista es un conductor de autobuses que, tras una agotadora jornada al volante, se consoló al pensar que solo le quedaban unas pocas paradas que hacer.

Iba conduciendo a una velocidad moderada cuando, de repente, un niño se cruzó en su camino a gran velocidad. El conductor no pudo esquivarlo y se lo llevó por delante con un brutal golpe.

Aterrado y conmocionado, el hombre condujo más deprisa aún, sin detenerse en los paradas que le quedaban, hacia la autopista. Entonces notó una respiración entrecortada detrás de él, y por el espejo retrovisor vio aterrorizado al niño al que había atropellado hace unos minutos, sentado en un asiento del fondo y llorando mientras le miraba fijamente.

Advertisement