FANDOM


Mi casa está ubicada por detrás de un extenso bosque... Nunca me gustó vivir ahí, y especialmente a mi abuela le parecía horrible.

Durante la noche reinaban las sombras y los demonios de mi abuela. Cada noche cantaba una canción de cuna, la cual decía que su padre había encontrado una muñeca en un ataúd enterrado en donde estaba nuestra casa en el bosque. Esa muñeca, a pesar de faltarle un brazo y su cabello, siempre fue importante para ella. A mí no me gustaba la muñeca (Eleonora, como se llama), y no se debe a un espíritu, sino a su aspecto horrible y decadente; pienso que si no fuera por ella, mi abuela hubiera sido más cariñosa conmigo.

Ella realmente la amaba. Durante su último día de vida, cometí una estupidez, de la cual me arrepiento: tuvimos una discusión con respecto a Eleonora, pues yo quería deshacerme de ella. Nada volvió a ser igual después de ese día, ya que a la mañana siguiente, mi abuela no despertó. Mi vida sin ella es muy aburrida... Sentí que aquel objeto era culpable de todo, aunque fuera importante para mi difunta, pensaba que tenía que deshacerme de ella. Al no poder afrontar la soledad, me mudé a la ciudad. Al principio era un sueño, pero pronto empezaron los problemas... Me deshice de la muñeca arrojándola al mar.

Todo fue perfecto durante los siguientes días: mis compañeras del trabajo eran divertidas, y el jefe muy amable. Sin embargo, al regresar a casa todo era aburrido y depresivo, los viejos fantasmas de mi abuela reinaban a mi alrededor. Al llegar me acostaba a dormir hasta escuchar la alarma.

Esa noche fue diferente: me desperté por un fuerte golpe, supuse que estaba soñando, así que me di la vuelta y seguí durmiendo. Cinco minutos después volví a oírlo, pero esta vez más débil, parecía provenir del baño. Me levanté y fui a ver qué era. Del fondo del pasillo, una sombra se levantó desde el suelo. Me miró fijamente con una horrible mueca en su rostro. Me percaté por primera vez que la muñeca se parece a mí. Mí abuela y yo inventamos a ese demonio, y ahora me arrepiento. Eleonora llegó para quedarse... Es por eso que escribo esto: si no puedo deshacerme de ella lo mejor es acabar con mi vida.