FANDOM


Hola, soy Alejandro y esta es mi historia... Corría el año de 1943 y en esa entonces tenía 15 años, yo vivía en una ciudad guatemalteca llamada Cobán, ese día lo recuerdo bien, parecía un día normal, otro día donde tenía que ir a la escuela, pero no sabia que ese día cambiaría mi vida para siempre... Me levante muy temprano para ir a la escuela, hasta aquí todo normal, hasta que fue el día de la salida, mi madre vino por mi a la escuela, cosa que era inusual, mientras íbamos por la calle vimos cosas alarmantes, el ejército se estaba desplegando en la ciudad, veía tanques y aviones de guerra pasar cada 4 minutos, en el periódico que tenía mi madre en la mano había como encabezado principal: Guatemala en guerra, México nos declaró la guerra... Entonces yo me pregunte en la mente ¿México, donde queda eso? ¿Es la bota que queda en Europa no?. Cuando llegamos a la casa mi madre se fue a trabajar y me dejo con mis hermanos, en la noche ella no volvió y vi mi primera expriencia de guerra, aviones estaban bombardeando la ciudad. Al otro día fui a la escuela y por el camino vi las casas destruidas por el bombardeo, cuando entre en la escuela hicieron que hicieramos formación por estaturas y unos militares entraron a la escuela, hicieron que nos metieran en un salón a los que ya casi cumplíamos los 15 años y uno nos dijeron:

Los afanes imperialistas mexicanos han vuelto, la patria corre peligro, Estados Unidos no nos puede defender ahora, el esta ocupado luchando otra guerra, debemos defendernos solos y no hay suficientes soldados... Niños siéntanse se orgullosos, van a defender a la patria.

Nos entrenaron para matar... Un entrenamiento de un día, solo para eso, para matar... Al otro día de nuestro entrenamiento nos dijeron que Guatemala se había rendido. Ese día me enoje tanto que me escape junto a un cuchillo y una pistola y entre a casa de una pueblerina y la torture y la mate... Se sentía tan bien, ver el sufrimiento que provocaba... Había empezado a escuchar voces en mi cabeza que decían ¿Qué se siente? Verdad que se siente rico matar...

Al otro día encontré un televisor y sintonice las noticias, el ejército había sido desarmado y ahora Guatemala estaba bajo ocupación militar mexicana... Así que pensé no hay mas escapatoria, me vengare... Cuando el ejército mexicano llego a ocupar Guatemala violaba todo, en la noche se ponían siempre borrachos y violaban mujeres y niñas y rafagiaban las casas, así que podía utilizar esto a mi favor para llevarlos a uno de ellos al callejón, torturarlo y matarlo. Así fue espere a que uno se callera de borracho, regularmente los soldados de la ocupación no tenían no más de 18 años, lo lleve al callejón y lo desperté con una bara que había estado en el fuego como una hora, le empece a quemar todo el cuerpo, el pedía piedad... Pero yo no se la pensaba dar, causa de muerte: decapitación... Se sentía tan bien matar... Aveces incluso les regalaba cerveza a los soldados, y un cigarrillo, y gracias a una hierba que machacaba en la cerveza eso hacia combustión espontánea, disfrutaba ver a los soldados quemándose... Yo me llamaba a mi mismo, el hijo de Satanas... Otro día había unos soldados durmiendo en el pasto, agarre mi pistola y les dispare, el primero murió durmiendo y el otro alzo la cabeza al oír el tiro, pero inmediatamente lo mate.

1944

Para esta fecha había torturado y matado a 34 soldados, pero no solo mataba y torturaba soldados, también había matado a 4 ancianos pegándoles con un palo hasta dejarlos muertos y había matado y violado a una mujeres desmenbrandola... Era un mounstro... La ocupación seguía y había más soldados que matar, pero se habían instaurado unos toques de queda desde las 19:00 hasta las 7:00 y todos los que no lo respetaban eran asesinados en las calles, había visto atraves de mi ventana como un soldado mexicano le volaba la cabeza a una joven que salió para ir al hospital porque a su hijo bebe no le bajaba la fiebre, este toque se debía a que Japón estaba bombardeando los paises ocupados de México, todas las noche escuchábamos baterías antiaéreas siendo disparadas y aviones mexicanos disparando a los japoneses o diseversa.

Esa noche el soldado que le disparó a la joven... Lo hice pagar por ese asesinato, le vine por atrás y lo asesine y le deje en sus labios excrementó de perro... Al fin y al cabo eso era para mi ese soldado.

1945

Decidi dejar esta ola de resentimientos y asesinatos a un lado y suicidarme... Conseguí una cuerda y me ahorque de un ventilador.