FANDOM


Me llamo Jessica. Lo que les voy a relatar nos ocurrió a una amiga y a mi cuando regresábamos del trabajo hace como un año y dos meses, lo recuerdo muy bien. Mi amiga se llama Tina y nosotras trabajamos en una tienda..

Había sido un día muy agotador, acabábamos de salir de la escuela y nos dirigíamos a casa para comer e irnos al trabajo. Nos despedimos del parquecito que queda justo frente a la escuela, ella dobló la esquina y yo me fui derecho a casa. Una hora después nos encontramos de nuevo para irnos a la tienda. Se nos había hecho tarde; Tina me dijo que conocía un atajo para llegar a tiempo y que no nos pille el jefe. Empezamos a caminar, al doblar la esquina nos encontramos una casa abandonada, pero en muy buen estado.

En la parte frontal tiene dos ventanas con cortinas y una puerta de madera...

"Linda casa", le comenté a Tina.

"Cada vez que se me hace tarde paso por aquí sola y me entran unos escalofríos al pasar frente a esta casa", me dijo

"¡Ay! No seas exagerada", le contesté.

"Sí -decía- tal vez sea sólo mi imaginación."

Seguimos caminando hasta llegar a la tienda, trabajamos arduamente hasta las 10 de la noche y Tina me propuso regresar por el camino que vinimos, yo, para demostrarle que no tenia miedo, asentí. Empezamos a caminar y nos topamos de nuevo con la casa, la calle estaba muy oscura.

"Creo que sería mejor si vamos por otro camino, me da miedo pasar por aquí", me dijo Tina.

"No seas miedosa, ¿ya ves que no aguantas nada?", le respondí.

Al fin y al cabo, íbamos a dar la vuelta, cuando, de repente, la casa se iluminó; era una luz azulada, la casa se veía preciosa, pero al mirarla daba un escalofrío que es imposible describir; Tina me dijo que nos fuéramos, pero no nos podíamos mover, estábamos como pegadas al suelo.

De repente vimos cómo una niña de unos 6 años nos saludaba con la mano desde la ventana; estábamos pálidas del miedo, las luces se apagaron y quedamos otra vez en penumbras. Escuchamos un grito que venía desde la casa y sentimos como algo que nos empujó hacia el suelo. Caímos y nos levantamos en seguida, habían sido los 5 minutos más largos de mi vida..... corrimos por donde habíamos venido y Tina llamó a su madre para que nos fueran a buscar; estábamos temblando. Doña Sara (la mana de Tina) nos preguntó qué había pasado y se lo contamos todo.

Ella nos dijo que en esa casa habían asesinado a una niña de seis años y que había pasado como a las 10 de la noche, justo a la misma hora en que nosotras la vimos. Después de haberla asesinado la habían enterrado en ese mismo lugar, la verdad es que no sé si lo que nos dijo Doña Sara sea verdad, lo que sí sé es que la vimos ese día y nunca lo voy a olvidar.